Conéctate a nuestras redes

Cine

La Noche Más Oscura

Publicado

en

Tras el éxito de “The Hurt Locker” (2009), la segunda colaboración de la directora Kathryn Bigelow y el guionista Mark Boal no podía quedar exenta del interés y escrutinio del público y, desde su producción mantenida en secreto hasta su estridente recepción, “La Noche Más Oscura” ha sido una de las cintas más comentadas del año y no ha logrado pasar desapercibida.

“La Noche Más Oscura” trata sobre la operación enfocada en la búsqueda de Osama bin Laden por parte de un equipo de oficiales de la CIA a lo largo de casi una década, y muestra de forma episódica los obstáculos que fueron enfrentados, las pistas que fueron seguidas y las decisiones tomadas para lograr cazar al infame líder de Al Qaeda. Al medio de la investigación se encuentra Maya (Jessica Chastain), una determinada joven que fue reclutada por la CIA al terminar sus estudios y quien, tras haber dedicado la totalidad de su carrera al acecho del “hombre más buscado del mundo”, finalmente toma las riendas de la operación y los peligros tácitos que ella conlleva.

Originalmente, la película habría sido concebida como un drama que tratara la búsqueda –hasta el momento, infructífera- de Osama bin Laden. Fue en 2011, cuando el rodaje se encontraba a punto de comenzar, que las noticias del hallazgo y muerte del terrorista surgieron, y el equipo de producción se vio forzado a replantear la trama de la película, reescribir el guión y partir prácticamente de cero. Es aquí donde se vuelve admirable la labor de Mark Boal, previo periodista de guerra que consiguió acceso privilegiado a archivos de la CIA y dedicó años a recopilar datos y documentos del caso en cuestión, así como también a entrevistar tanto a fuentes directas involucradas como a oficiales y militares de la organización. El mérito aquí está no sólo en la obtención de dicha información, sino que en la administración de ella en la creación de una estructura narrativa cinematográficamente eficaz y dramáticamente potente, que no cae en la ZERO DARK THIRTY 02sobre exposición de ideas, y presenta a un personaje interesante y complejo en su centro.

Dicho material logra desarrollarse en plenitud gracias a Kathryn Bigelow, quien toma el guión de carácter procesal de Boal –cuya estructura está completamente ligada al desarrollo del caso de Bin Laden y los obstáculos que a él se le presentan- y lo dota de sus mayores fortalezas como directora, convirtiéndolo en una cinta envolvente, primando una creación lenta y creciente de tensión, y una particular atención a la atmósfera para equilibrar escenas de acción como atentados y persecuciones, con el impacto que dichas situaciones tienen en los personajes involucrados. Por su parte, en el papel protagónico, Jessica Chastain entiende a Maya. Detalles de su vida personal no entorpecen la historia, pero esto es quizás porque Maya no posee más que su trabajo, al que se vierte por completo y el que funciona como fuente tanto de desesperanza como de júbilo.

ZERO DARK THIRTY 03Viendo más allá de la determinación, testarudez y el convencimiento de una mujer que sabe que está en lo correcto –a pesar de la dubitación de todos a su alrededor-, podemos encontrar detalles de quién es en realidad esta máquina y cómo el pasar de los años con un único objetivo en mente, así como las tragedias que ha observado y de las que ha aprendido a desapegarse, la vuelven cada vez más hastiada.

En “La Noche Más Oscura”, la propuesta de Bigelow es distinta a la presentada en su celebrada obra anterior. La directora se apoya en el uso de archivo y grabaciones de los incidentes, evita la simplificación del lenguaje técnico utilizado por los oficiales de la CIA, y utiliza recursos como la cámara en mano y numerosos planos detalle. Estas decisiones ayudan a crear una experiencia más inmersiva que resulta sorpresivamente íntima.

Ninguna película existe en el vacío y, a pesar de sus méritos, a estas alturas es imposible referirse a “La Noche Más Oscura” sin hacer mención a la polémica recepción que ha tenido y a la discusión que ZERO DARK THIRTY 04ha generado, esto debido a sus escenas iniciales que muestran a operativos de la CIA interrogando y torturando a detenidos para conseguir información que les ayude en su búsqueda. La postura más bien neutral de la película frente a estos hechos, que no condena la tortura y más bien la asocia con la obtención de resultados, además de acusaciones sobre la imprecisión de los hechos presentados, llevó a que la prensa norteamericana se encargara de convertir a “La Noche Más Oscura” en una de las películas más controversiales del último tiempo.

Pero la postura de los realizadores no es la de quedarse al margen, sino la de analizar los hechos de forma más objetiva, no conformarse con crear una fantasía patriota de victoria yanqui y mostrar situaciones sin realizar acusaciones, trazar una línea entre lo blanco y lo negro, apuntar con el dedo o celebrar asesinatos. A pesar de que se agradece cuando una película fomenta la discusión de temas contingentes, termina siendo lamentable que la conversación sobre “La Noche Más Oscura” se centre ZERO DARK THIRTY 05simplemente en fracciones específicas de su metraje, ignorando que alrededor de dichas secuencias se encuentra una obra apremiante que ve a los realizadores en su mejor forma.

Por eso se vuelve necesario aclarar que, a pesar de la extensa labor de Boal, esta es una obra basada en hechos reales, no una cuenta periodística de los acontecimientos tal como sucedieron. Más allá de cuestionar la veracidad de los hechos presentados y juzgar a la película por su trato de algunas temáticas, la invitación es a valorarla como una interesante revisión a un hecho reciente en la historia, una cautivante obra de ficción y otra fusión exitosa entre la rica investigación de Boal y la impecable dirección de Bigelow.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
5 Comentarios

5 Comments

  1. Dandbari Bataglia

    19-Feb-2013 en 2:25 pm

    Hubiese preferido una crítica que se hiciese cargo del peso importante del contexto histórico que se da una vez que aparece “la versión oficial” (aun nadie de opinión pública, ni siquiera periodistas, han visto fotos del cadáver de OBL), y no una chupa de medias olímpica como la que se hace en la crítica don Ignacio Goldaracena.

    Me parece impresentable esta cinta, y su ánimo propagandista como nunca hubo uno en la historia del celuloide. Esta película viene a reforzar y a dar por hecho la versión norteamericana de su golpe final en la guerra contra el terrorismo. Nuevamente ganadores, nuevamente saliéndose con la suya, los norteamericanos, campeones mundiales en escribir como se les planta la historia universal, han “oficializado” el fin de esta década sangrienta de la guerra contra el terror, iniciada con la cada vez más poco creíble caida de las torres gemelas a manos de Al Qaeda.

    Similar en su idea con el bodrio de Oliver Stone (WTC), esta cinta no tiene más valor que en su cinematografía. Está claro que es un trabajo bien hecho, una historia bien contada, de buen pulso y con un guión cinceleado. Mi problema es que una vez comido el dulce, la ficcionalización se transforma en visión oficial. Han hecho bien el trabajo los estadounidenses: siguen escribiendo la historia de la humanidad a su antojo, ahora aprovechando recursos como el cine.

  2. Jimbo Raisin

    19-Feb-2013 en 6:28 pm

    Concuerdo con Dadbari y entre Lincoln, Argo y ZDT (todas candidatas al oscar) cuál de todas más fascistoide, es casi una burla que se aclamen impunemente este tipo de películas en países que han sufrido los abusos históricos de los gringos, pero aún más una vergüenza que cuando discutimos este tipo de películas la mayoría de la gente evite la discusión sobre el trasfondo ideológico implícito en ellas, que finalmente alimenta nuestro actuar diario, validando un modelo que nos imponen silenciosamente para que sigamos siendo esclavos sonrientes

    • Dandbari Bataglia

      19-Feb-2013 en 11:55 pm

      Nadie pudo decirlo de mejor manera. El cine es un arma caliente.

  3. AleCastroHarrison

    20-Feb-2013 en 12:51 am

    Es increíble como se olvida que esto fue una “ejecución” y no una simple muerte. Este celuloide solo viene a consolidar lo que el 7mo Vicio en su afán norteamericano, introduce en el sentido común , la mortífera idea de quienes son los malos y los buenos. Cuestión muy usada en la guerra fría con tantas películas desde Stallone hasta Chuck Norris, desde el humor hasta el teatro. Esta es la misma fórmula “ordinaria” y “baja”. Para responsabilizar al Islam como lo antidemocrático, lo que no tiene moral. Sin duda nadie recuerda que lo que verdaderamente ocurrió ese día fue una muerte sin juicio, es decir una categoría política internacional nueva, la ejecución del enemigo de la democracia, en nombre de la democracia, pero sin hacerse cargo de una democracia, un juicio … Si hasta los criminales más grandes de la 2da guerra mundial tuvieron juicios … Pero esta película trata de instalar pura discriminación con lo islámico, decontextualizando la historia

  4. otrew

    21-Feb-2013 en 6:13 am

    Vi la película sin que me importara el basado en una historia real, no soy fanatico de las conspiraciones, pero esta claro que los cabos sueltos aun dentro de la “version oficial” son muchisimos, aun asi no me parecio una buena pelicula, la encontre larga, con personajes poco desarollados que nunca me generaron empatia y el estilo de cámara con influencia documentalistas me generaba ver un documental sobre el tema en vez de seguir viendo la película. lejos lo que menos me gusto es que la película pareciera no tomar un punto de vista claro, ya que en momentos quiere ser muy patriota, en momentos pretende no serlo y en momentos nos hace preguntar si todo lo que se hiso valio la pena para tan solo ejecutar a un hombre o dicho directamente vengarce, cualquiera de esos temas pudo haber echo una buena película (independiente de la postura ideologica del espectador), pero la película termina siendo un popurri de todos esos elementos y no convence.

Responder

Comentarios

Midsommar

Publicado

en

Midsommar

“Midsommar”, el segundo largometraje de Ari Aster, logra reafirmar un estilo particular de dirección para abordar el terror. A diferencia de “Hereditary” (2018), su película anterior, aquí la idea de la ritualidad es abarcada desde una puesta en escena que ya no es oscura y nocturna, sino que totalmente iluminada para transmitir una idea pureza y virginidad.

Dani (Florence Pugh) es una joven estudiante que acaba de sufrir el fallecimiento de su hermana y de sus padres. Christian (Jack Reynor), su pareja, es el único lazo que la contiene frente a sus constantes crisis, pero la relación de ambos se encuentra en un momento de inestabilidad. Dani se entera por el grupo de amigos de él de que viajarán todos juntos a Suecia, donde se celebrará un evento especial de la comunidad a la que uno de ellos perteneció. Por compromiso, Christian decide invitarla. Entregados a admirar y participar de este festival de verano, al poco tiempo son testigos de rituales que son a lo menos duros de mirar, y de los cuales inevitablemente se van volviendo parte, hasta convertirse en pilares fundamentales de la celebración.

La construcción de esta historia gira en torno a lo desconocido y lo ajeno que resulta para los personajes todo lo que está por ocurrir en esta semana de festividad de acuerdo a las creencias de los mismos participantes. Sin embargo, estas son mostradas con antelación al espectador, por lo que el desarrollo de la película no estaría marcado precisamente por la sorpresa de los acontecimientos, y más bien se avanza a través de ella como compañeros de su protagonista, interpretada por Florence Pugh, quien encarna perfectamente a este personaje atormentado y confundido, siendo parte de un universo que no entiende, pero del que se sumerge casi sin darse cuenta.

Si bien, el guion juega con darle un carácter de “cultural” o una justificación religiosa a las acciones de sus antagonistas –ya que los mismos personajes mantienen la intención de una investigación antropológica–, no profundiza en ello, para así dejarnos principalmente con la sensación de terror frente a imágenes crudas que no pueden ser fácilmente entendidas por quienes no somos parte de esa espiritualidad, la que, a su vez, pareciera tener un futuro ya predeterminado.

Ari Aster crea así una atmósfera de ensoñación acorde a los estados de sus personajes, drogados con las pócimas, la belleza del lugar y lo extraño de los distintos acontecimientos. El Midsommar es representado desde la dirección de arte a través de un espacio que se presenta como pulcro y perfecto, con los colores cálidos del verano y el colorido de las flores. La fotografía, por su parte, forma una especie halo blanco que remite a un lugar paradisíaco, bañado con la luz del sol, el que se distorsiona de manera interesante en ciertos momentos para enfatizar un estado mental abierto a “la influencia”.

La calidad en las distintas áreas técnicas del cine del director logra formar una pieza de valor artístico que es sin duda un aporte para el género de terror, sin embargo, si bien aquí de todas maneras juega con elementos de suspenso a través de la música o sus movimientos de cámara, “Midsommar” no resulta una película que deje con una sensación constante de demasiado miedo ni terror, sino más bien de una espera frente a lo que está por venir y una contemplación constante.

Conociendo a grandes rasgos los elegantes mecanismos técnicos que le dan a Aster un carácter de autor al que vale la pena seguir el rastro, su tercer filme exigirá dar un paso más allá respecto de cómo abordar situaciones “terroríficas”, donde quizás su mayor desafío sea el de seguir mezclando una buena historia de terror o suspenso con una hermosura de imágenes y sonidos que le den otra capa de profundidad o, al menos, algún tipo de cuestionamiento de la misma, y así poder ver las dos caras de la moneda, es decir, poder percibir lo “especial” que ve el antagonista respecto a eso que a nosotros nos da terror. En este sentido, no remitirse al susto exclusivamente por lo brutal e inesperado, sino que enlazarlo con una mirada artística, que necesite cada vez menos sustentarse en los clichés, continuando también con una construcción de personajes y dirección de actores impecable, que puedan transmitirnos una historia completamente ajena al espectador, pero a la vez cercana y posible.

“Midsommar” resulta una película que aborda el terror desde un interés cercano a la antropología, que, al igual que “Hereditary”, explora la idea del ser parte de una comunidad con ciertas creencias y tradiciones que ya tienen un plan establecido para los protagonistas, y de los que ellos no están enterados, pero que, en el caso particular de esta cinta, propone crear un contraste entre prácticas brutales y una apariencia visual pura o virginal, idea que pudo haber sido explotada más profundamente para generar un impacto potente en el espectador, y que acá no se consigue del todo. De todos modos, cabe destacar que, en lo que va de su filmografía, Aster logra unas gloriosas escenas finales, que dejan con una sensación perturbadora e incómoda de, a pesar de todo, estar admirando algo realmente bello.


Título Original: Midsommar

Director: Ari Aster

Duración: 147 minutos

Año: 2019

Reparto: Florence Pugh, Jack Reynor, Will Poulter, William Jackson Harper, Ellora Torchia, Archie Madekwe, Vilhelm Blomgren, Julia Ragnarsson, Anna Åström, Anki Larsson


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 4 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 4 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 4 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 4 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 2 semanas

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 1 mes

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 mes

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: