Conéctate a nuestras redes
La Isla de los Pingüinos La Isla de los Pingüinos

Cine

La Isla de los Pingüinos

Publicado

en

“La Revolución Pingüina” fue el nombre que se le dio al movimiento del año 2006, donde los estudiantes de educación media de todo Chile se movilizaron para lograr cambios en el sistema educacional de nuestro país. A través de marchas, paros y las tomas de los colegios alzaron la voz, y como protagonistas establecieron el debate frente a la crisis de la educación. A casi doce años desde las movilizaciones, el impacto que causó en toda una generación da pie al tercer largometraje de Guille Söhrens, quién con “La Isla de los Pingüinos” retrata con propiedad una época en la historia reciente de nuestro país.

Los estudiantes de un colegio observan cómo se levanta una revolución educacional en el país y, sin quedarse abajo, deciden tomarse su establecimiento, siendo el primer colegio privado en sumarse al movimiento. Durante la duración de las movilizaciones se darán cuenta de la importancia histórica que están viviendo, al mismo tiempo que enfrentan la realidad, sus miedos e identidades.

Un poco más de una década ha transcurrido desde aquella movilización estudiantil, lo que permite contar con la distancia necesaria para mirar hacia atrás, con una sensación de verdadera nostalgia frente a la época escolar y el contexto sociopolítico que se estaba viviendo. Y en esto la cinta exhibe un especial cuidado en los detalles, que hablan de un período previo al estadillo de redes sociales, cuando Fotolog y MSN eran los medios de comunicación entre los jóvenes, aquellos que habían nacido a finales de los 80 y principio de los 90, y que ansiaban cambiar el sistema en el que estaban insertos. Aquella representación consigue crear el contexto ideal para trabajar los conflictos de un relato centrado en las dinámicas dentro de una toma estudiantil.

En este contexto, el foco principal está puesto en representar el conflicto estudiantil y cómo este atraviesa a los protagonistas. Utilizando hechos reales y, a la vez, recreando lo que ocurría al interior de las tomas, el relato se va moviendo en una mezcla de realidad y ficción, y es justamente esta combinación la que pavimenta el camino para presentar a los personajes que conforman la historia y que conviven en esta rebelión. A pesar de estar situada en un hecho de nuestra historia en particular, los personajes son adolescentes a punto de terminar la enseñanza media, por lo que sus conflictos internos no dejan de ser universales, donde cada uno de ellos son empujados a crecer y cuestionarse el mundo en el que viven.

El relato no está centrado los líderes y liceos emblemáticos del movimiento, por el contrario, toma a un colegio anónimo que opta por sumarse, pero sus estudiantes carecen de protagonismo y deben aprender en el camino cómo liderar una revolución, por lo tanto, estos se vuelven propensos a la equivocación entre el ímpetu por lograr cambios y los miedos propios de la incertidumbre. Es ahí donde la mirada de Martín (Lucas Espinoza), como protagonista, se vuelve importante al capturar con franqueza la posición y visión de muchos estudiantes que se encontraban en el medio de su propia búsqueda de identidad y los cambios que se vivían a nivel nacional. Y sin existir una crítica social explícita, se otorga el espacio para la reflexión frente al manejo que tuvieron los estudiantes secundarios al tomar con seguridad el papel de protagonistas y pensar desinteresadamente en las generaciones futuras.

El contar una historia coral que trata de abarcar las distintas personalidades que habitan en el contexto escolar, provoca que el foco se vaya perdiendo a medida que la narración avanza. Por lo tanto, cuando es momento de encauzar el relato y darle un rumbo sólido a cada uno de los personajes, este se debilita y pierde una orientación clara, pero la responsabilidad final queda en el viaje que los personajes han hecho y la forma en que el conflicto educacional ha cruzado sus vidas.

Sin embargo, “La Isla de los Pingüinos” habla con total claridad y honestidad, estableciendo como su médula el retrato de una época y el legado de un movimiento del que no se esperaba el impacto que alcanzó. Así, se le otorga especial énfasis a los conflictos que se vivieron en aquel período, logrando conectar con el espectador a través de sensaciones que se vuelven palpables y que cruzaron la revolución estudiantil.


Título Original: La Isla de los Pingüinos

Director: Guille Söhrens

Duración: 105 minutos

Año: 2017

Reparto: Lucas Espinoza, Rallén Montenegro, Juan Cano, Paulina Moreno, Germán Diaz, Ana Tijoux


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Dolor y Gloria

Publicado

en

Dolor y Gloria

Algunos autores lo hacen al principio, no pudiendo escapar de sus propias influencias; otros deciden hacerlo hacia el ocaso de una carrera marcada por logros que no supusieron este nivel de exposición personal. Son creaciones como “8 ½” de Fellini o “Stardust Memories” de Woody Allen donde el autor se refleja sin tapujos en su obra, haciendo explícita su biografía y poniendo como tela de conflicto sus propias inseguridades y ruminaciones. En “Dolor y Gloria” Pedro Almodóvar nos muestra pasajes que, por ser personales, nos afectan más de lo que deberían. El niño que pasa del pueblo rural a la escuela de curas, la madre que le pide no ser retratada, pero a quien homenajea de todas maneras, y un protagonista, de pelo canoso y parado, que se planta temeroso ante su carrera de cineasta.

Aquí Antonio Banderas es Salvador Mallo, un hipocondríaco y enfermo director de cine, que afirma en reiteradas ocasiones que su vida no tiene sentido si no está rodando, pero que se demuestra reticente a volver a escribir o filmar alguna película. Está en un momento de parálisis creativa, una abundancia de tiempo libre que sólo lo lleva a enfermarse más, deprimirse y entregarse a los vicios.

Retraído, esta estasis se rompe por una serie de coincidencias que, más que fortuitas, son señaladas por el guion como tales, de esas que podrían ocurrir en la vida: el reencuentro con un amor no superado, una pintura significativa que reaparece desde su infancia, un actor problemático con el que peleó hace años. Salvador se plantea frente a las circunstancias que remecen su bloqueo con la calma de alguien que no espera mucho más de la vida, mientras internamente se empiezan a mover los engranajes que lo podrían impulsar de vuelta a la acción.

Es Almodóvar haciendo las paces con la vida, cerrando ciclos, admitiendo errores, saldando deudas. Deambulante, la película no siempre anuncia hacia dónde va, o incluso se podría decir que ese destino no está tan claro o prefijado. Son, en muchos sentidos, pasajes de la vida. Escenas sorprendentemente cortas, cómicas o dramáticas; momentos o frases que sentimos que el autor anotó en su celular o una servilleta cuando ocurrieron en la vida real, de escasa relevancia dramática a primera vista, pero que van armando un efecto acumulativo mayor al que tendría la más prístina y compleja de las tramas.

Almodóvar es un maestro guionista, y en varias de sus películas anteriores es el plot, los giros narrativos y las sorpresas lo que exige la atención del espectador. Ese nivel de dominio parece haberle enseñado al director que lo contrario puede ser igualmente efectivo, y aquí se plantea algo similar a lo insinuado en “Los Abrazos Rotos” (2009), también la historia de un cineasta, valiéndose más de una atmósfera melancólica que de impresionantes giros dramáticos.

Es una suerte de síntesis del trabajo de Almodóvar en una trama muy poco almodovaresca, un experimento –o auto ficción, como lo llamaría él– que huele un poco a despedida y nos deja con la duda de hacia dónde irá después. Si bien, no es su obra más conmovedora o dramática, “Dolor y Gloria” se trata –como ha anunciado la crítica y él no se ha molestado en desmentir– del trabajo más personal de uno de los directores más influyentes de la historia, y esa es razón suficiente para inmiscuirse en el mundo que decidió compartir con nosotros.


Título Original: Dolor y Gloria

Director: Pedro Almodóvar

Duración: 113 minutos

Año: 2019

Reparto: Antonio Banderas, Asier Etxeandia, Penélope Cruz, Leonardo Sbaraglia,Julieta Serrano, Nora Navas, Asier Flores, César Vicente, Raúl Arévalo, Neus Alborch, Cecilia Roth, Pedro Casablanc


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 meses

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 3 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 4 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 6 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 año

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas