Conéctate a nuestras redes

Cine

La Habitación

Publicado

en

De vez en cuando aparece de la nada una película que logra generar un impacto al conectar con la gente y expandirse mucho más de lo esperado. Sí, existían fans de la novela “Room” de Emma Donoghue que anticipaban el estreno de “La Habitación”, película basada en ésta, pero para la mayoría de los espectadores la cinta ha sido una sorpresa. Y el secreto de su éxito es tan sencillo que parece ridículo constatarlo: empatía. El crear personajes interesantes que uno entiende y quiere seguir en su viaje, sintiendo con ellos lo que les ocurre. Es el truco más viejo y el eterno objetivo en la meca del cine, pero la historia ha demostrado que lograr aquel vínculo que mueva a la audiencia no es tarea fácil.

ROOM 01En “La Habitación”, Jack (Jacob Tremblay) es un niño de cinco años que vive con su madre a quien llama Ma (Brie Larson) en el único espacio que conoce: un pequeño cobertizo dotado con lo justo para sobrevivir. Nació ahí y ahí ha crecido, y Ma se ha asegurado de darle estabilidad y sentido a la idea de mundo que tiene su hijo. Lo que se devela es que la razón por la que madre e hijo se encuentran allí es que, cuando ella era una adolescente, fue secuestrada por un extraño que la ha mantenido retenida ahí por años, abusando de ella, y que producto de una de esas violaciones nació Jack.

Dejar ver más puntos de la trama puede ser perjudicial para experimentar una película que gana mucho a partir de la tensión que genera el encontrarse en ese espacio con los personajes. Es terreno delicado el que aborda la película, pero cualquier innecesaria caída en la sordidez se evita en la sobriedad de la realización, además de las decisiones de esconder al enemigo (el responsable del encierro es una presencia continua pero no siempre concreta, lo que también lo hace más atemorizante) y de abordar todo el relato estrictamente desde el punto de vista de Jack.

ROOM 02Desde la cercanía de la cámara que lo encuadra, pasando por escenas que solo presenciamos desde su perspectiva, hasta una ocasional voz en off, “La Habitación” es la historia de Jack y su limitada comprensión del mundo, y el optar por este camino hace de la cinta una mucho más devastadora, al incluir la permanente ironía dramática de que el niño no entiende a cabalidad la gravedad de la situación en que se encuentra. En ese sentido se logra hacer el vínculo emocional con Ma, y captar los pequeños guiños que Larson entrega sobre la repugnancia que yace debajo de la normalidad que ha logrado crear en su vida en aquel lugar.

El acotado marco temporal y físico en que se sitúa la historia lleva al espectador a especular constantemente, atento a la doble significancia de las acciones e interacciones que se despliegan (gracias a un guion que pocas veces peca de revelar demasiado), recogiendo pistas que ayudan a completar el pasado de estos personajes y conjeturar un futuro al que tendrán que enfrentarse. Y llegando a este punto no queda nada más que exaltar las interpretaciones de Larson y Tremblay, el aspecto más destacable de una película que sobresale en muchos otros apartados.

ROOM 03Larson contiene en sus expresiones todo el historial de su personaje, estratégicamente escogiendo cuándo mostrar rabia, seguridad, valentía o resignación, y Tremblay la acompaña con una naturalidad que hace imposible no seguirlo en su viaje. Es, indudablemente, una de las mejores actuaciones por un niño en el último tiempo y esto es un logro también de dirección, montaje y el trabajo previo de los actores para lograr esta dinámica.

“La Habitación” gana infinitamente con la química entre ambos intérpretes, fundamental para el éxito del acabado de la película. Son personajes que se sienten reales, que nos importan y es por eso que conectamos con ellos y con su historia. “La Habitación” es una película modesta, pero son ejemplos como este los que hacen que uno vuelva a confiar en la capacidad del medio para conmover, valiéndose solo de dos actores, una habitación y el pacto que hace una audiencia dispuesta a acompañar en el viaje que emprenderán los personajes.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 6 días

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 7 días

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 semana

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas