Conéctate a nuestras redes

Cine

La Grande Bellezza

Publicado

en

De vez en cuando surgen películas que pareciera apuntan un poco más alto que el resto. Juegan con, o incluso sacrifican, las formas narrativas tradicionales (especialmente la noción de historia, como una narración que parte en un punto y termina en otro, con un desarrollo y evolución de sus elementos entre medio) con el fin de capturar nociones más amplias, más difíciles de reducir a una sola historia que funcione como alegoría del concepto. Por lo mismo, estas obras suelen  alzarse triunfantes y brillar, o caer en un desastre envuelto en llamas. El éxito del año pasado fue “The Master” (2012), y el de este, “La Grande Bellezza”, a pesar de llegar a los cines chilenos varios meses más tarde de su estreno mundial.

LA GRANDE BELLEZA 01La película sigue la vida de Jep Gambardella (Toni Servillo, absolutamente inolvidable), un periodista solicitado y famoso, que también destaca –en un epíteto autoasignado- como “El rey de los mundanos”, al estar dedicado constantemente a dar las fiestas más lujosas y salvajes de la Roma actual. Tienen todo lo que puede desear, sus entrevistados se deshacen en disculpas y elogios, y parece ser el hombre más popular de Italia, pero aun así él está en la búsqueda de más.

“La Grande Bellezza” llega a los cines locales precedida por su éxito en los premios Oscar, donde ganó en la categoría de Mejor Película Extranjera. Pero este elogio le queda absolutamente corto; de hecho, si no fuera por la autocomplacencia de los premios a la hora de nominar, habría arrasado en las categorías de más peso. Todo en la película está tratado con minuciosidad, visión y mucho conocimiento estético: desde la fotografía y los paisajes, hasta los personajes.

LA GRANDE BELLEZA 02Cada plano de la película rebosa belleza en sí mismo, incluso los que pretenden ilustrar lo contrario; con una ciudad como Roma de fondo suena fácil, pero la obra va más allá de lo común para crear un mundo real, pero que parece pintado con colores de ensueño. En este mundo se mueve Jep y sus acompañantes, personajes cuya complejidad es tal, que el mismo protagonista parece tener problemas para categorizarlos como simpáticos o insoportables. Cada conversación, e incluso cada gesto de Jep cuando está con alguien, da la sensación de pertenecer a un orden superior, pero no por lo que dicen (el guión se preocupa de mantener la verosimilitud a toda costa), sino por la forma en que lo hacen, con un convencimiento absoluto, pero que aun así suena aprendido, revelando que este rey Midas vestido de seda y sus acompañantes se esfuerzan en mantener el mundo que habitan como les gusta.

De esto se desprende la esencia de la película, que a pesar de subyacer a lo aparente, es palpable desde su inicio: Jep no se siente a gusto en su mundo, lo siente intrascendente e incluso irreal, una mera ilusión de algo fantástico, pero cuyos cimientos no resisten la más mínima briza. No obstante, a su vez, es esta cálida seguridad, ajena a cualquier duda, la que lo mantiene en funcionamiento.

Sus amigos, sus visitas, y todas las personas que conocem son intelectuales, cultos y artistas, respetados y famosos, pero viven a costa de exagerar estas características sustentadas en lo mínimo, si no es en nada; el mismo Jep reconoce que lo único de valor que ha producido fue una novela en su juventud, que al mismo tiempo fue su puerta de entrada a un mundo que esperaba más de él, pero que tampoco se molestó cuando Jep lo decepcionó.

LA GRANDE BELLEZA 03Por muy amargo y agudo que pueda parecer el comentario que hace la obra, nunca se siente incómodo ni enojado. Para esto aporta mucho una importante cantidad de humor, muy refinado y natural, que opta por desvanecerse si la situación amenaza con tornarse ridícula. Da la sensación de que, más que enunciar los problemas del mundillo de Jep, el director optara por mostrarlo tal como es y dejar que sus fallas salgan a la superficie por sí mismas. El sentido de la película, en cuanto a la contraposición de la trascendencia y la inmediatez de algo que vaya a echar raíces para el futuro con los placeres inmediatos del presente, resulta inquietantemente contemporáneo. Con la aparente preponderancia de las marcas y el consumo por sobre las creencias y los proyectos de vida, “La Grande Bellezza” se siente a ratos como una fotografía de lo que podrían llegar a ser las cosas una vez que la generación actual haya madurado y envejecido; en cuerpo, al menos.

Sin un segundo de sobra en sus casi dos horas y media de duración, la película resulta tan entretenida como conmovedora, en base a su magistralmente logrado equilibrio entre ilustrar un maravilloso mundo, al mismo tiempo que destrozarlo desde su interior. Nunca antes una reflexión sobre la superficialidad y la falta de sustancia ha tenido un envoltorio tan bello.

Por Lucas Rodríguez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Llamado Salvaje

Publicado

en

El Llamado Salvaje

El CGI (Computer Generated Imagery) en el cine es a menudo un tema controversial al ser a veces mal utilizado, o ser técnicamente deficiente. A veces el efecto que genera es simplemente espantoso, como en el caso de “Cats” (2019), en otras busca ser casi lo único valioso en una película, más que historia o personajes, como en el caso de “Avatar” (2009). Esto se debe en gran medida a que es un recurso relativamente nuevo en la historia del cine, y las capacidades técnicas de los efectos especiales siempre están evolucionando. Algo notable de “El Llamado Salvaje” desde un principio es el uso de CGI para generar personajes casi en su totalidad, lo que es definitivamente una apuesta arriesgada. Sin embargo, el resultado, a pesar de no ser perfecto, es un buen camino a seguir para la industria en el futuro.

La historia sigue a Buck, un perro grande y afable, criado por una acaudalada familia en California, que es secuestrado y vendido durante la Fiebre del Oro, y enviado a Yukon, al norte de Canadá. Ahí vivirá diversas aventuras y conocerá a diferentes perros y personas que lo acercarán a su lado más salvaje, lo que finalmente lo llevará a su destino.

“El Llamado Salvaje” es una sólida película de aventuras, en gran medida porque el personaje principal es profundamente querible. Pese a que puede ser sumamente difícil generar empatía con un protagonista que no habla, por lo que se vuelve difícil entrar en su mundo interior, el film toma las decisiones adecuadas de utilizar una voz en off que a menudo nos dice lo que piensa, y hacer uso del CGI para darle al animal un gran rango de emociones y personalidad. Inmediatamente somos capaces de conectarnos con Buck, y además de entender su relación con los otros animales que conoce, los que también son sumamente expresivos.

Y ese es uno de los grandes aciertos de la película. El uso que le da al CGI tiene más que ver con construir personajes expresivos y queribles que con buscar un fotorrealismo que sea técnicamente sorprendente, o con generar un mundo de fantasía que sea el gancho de la cinta. A diferencia de “The Lion King” (2019), acá los personajes caninos están llenos de expresividad y personalidad, incluso a pesar de no tener voz, y esto es casi en su totalidad a lo efectivo del CGI.

Aunque, claro, la falta de prolijidad técnica en la animación de los personajes se siente, y en algunas escenas casi llega a distraer de la historia. Hay momentos en que estos no alcanzan a mezclarse bien con su ambiente y se sienten como personajes de videojuego, moviéndose por un ambiente de manera desconectada. Sin embargo, el film completo genera una sensación de fantasía y plasticidad que se complementa bien con este aspecto.

Básicamente, todo es un poco plástico, pero al menos de manera coherente. Se siente como un film animado, tanto por su textura visual como por su puesta en escena, lo que tiene sentido, considerando que es la primera película live action del director Chris Sanders, famoso por “Lilo & Stitch” (2002) y “How To Train Your Dragon” (2010) y “The Croods” (2013). Esto lleva a que los momentos en que el CGI falla se vuelvan menos choqueantes y nunca lleguen a ser más llamativos que la historia en sí.

“El Llamado Salvaje” no es una película perfecta, tiene algunas falencias de guion, algunos de sus personajes (particularmente los villanos) son algo caricaturescos y el final se vuelve sobre explicativo, alargándose y siendo innecesariamente cursi. Sin embargo, al igual que el viaje de Buck, es una película con altos y bajos: una vez terminada, es un viaje que valió la pena tomar. Y no sólo eso, es también un buen ejemplo de las posibilidades narrativas que puede tener el uso de CGI en el cine, si dejamos de centrarnos en el aspecto técnico y volvemos a concentrarnos en la historia y los personajes.


Título Original: The Call Of The Wild

Director: Chris Sanders

Duración: 105 minutos

Año: 2020

Reparto: Harrison Ford, Dan Stevens, Bradley Whitford, Karen Gillan, Omar Sy, Jean Louisa Kelly, Terry Notary, Cara Gee, Colin Woodell, Wes Brown, Anthony Molinari, Brad Greenquist


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 5 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 4 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas