Conéctate a nuestras redes
La Fiesta de la Vida La Fiesta de la Vida

Cine

La Fiesta de la Vida

Publicado

en

La dupla de directores Olivier Nakache y Eric Toledano se caracteriza por sus dramas-comedias de temáticas inofensivas, pero siempre con un toque de política y racialmente complejas. Así lo fueron “Intouchables” (2011) y “Samba” (2014), y hoy traen “La Fiesta De La Vida”, exhibida por primera vez al cierre del Festival Internacional de Toronto. Aunque cae dentro de la marcada línea por la que sus realizadores transitan, esta vez se dedican puramente a la comedia, sin incluir problemas sociales, privilegiando las risas y el encanto por sobre el contenido crítico. Aun así, siendo un éxito en su propuesta.

Max (Jean-Pierre Bacri) es dueño y líder de una empresa de catering y producción de matrimonios, y se encuentra organizando el que podría ser su último evento a la cabeza de la compañía. En su noche final debe lidiar con sus ineptos empleados, pequeños motines, el ultimátum de su novia, peleas del equipo, casualidades y el masivo ego del controlador y mal educado novio. Max, como siempre, decide aplicar su lema “Nos Adaptamos”, intentando que esa filosofía sea suficiente para sobrevivir la noche sin que los invitados se den cuenta del caos.

Además de encargarse de la dirección, Olivier Nakache y Eric Toledano también escriben “La Fiesta De La Vida”, una comedia francesa liviana, con pequeños toques dramáticos. Expertamente armada por ambos, y con la cinematografía de David Chizallet entregándole una fluidez que aprovecha los interiores y exteriores del palacio francés donde se desarrolla, esta película es sobre todo una comedia de situaciones y errores, enfocada en sus personajes y no en su trama, la que es simple y directa.

Los directores logran construir y caracterizar a sus personajes desde la primera escena en la que aparecen. Max, introducido en los primeros minutos, deja en claro su temperamento, no así sus motivaciones, pero aquella introducción es una buena pincelada para transformarlo en un personaje llamativo, con el que Jean-Pierre Bacri hace el trabajo de llevar gran parte del peso en cuanto al drama y empatía, también siendo el conductor y conector de las diversas tramas del filme. Estas introducciones se repiten para cada personaje con el que nos encontramos, dándoles un golpe inicial que causa interés y, en ocasiones, una primera risa.

Si bien, todos los personajes que habitan “La Fiesta De La Vida” tienen una personalidad clara y distintiva, bien construida en servicio de la comedia, esto no significa que sean siempre bien desarrollados. Sus personalidades y excentricidades resultan entretenidas, pero al correr de los minutos –a mediados del segundo acto– se puede predecir que, a pesar de lo amenos que son y el dinamismo con el que funcionan como conjunto, no tienen una progresión, movimiento, ni tampoco demasiado contenido, cosa que el dúo de directores pudo aprovechar, tal como han demostrado que saben hacer en sus filmes anteriores.

La crítica y la comedia más riesgosa tonalmente, insinuada en otros trabajos de Nakache y Toledano, es reemplazada por una simpleza inofensiva, no sólo en trama, sino también en tono, dejando de lado cualquier tema racial o político, aun teniendo la oportunidad de incorporarlo dado a la gran variedad étnica que tiene el elenco y las características entregadas a cada personaje. La oportunidad está ahí, pero no es aprovechada. Esto es reemplazado por una caricatura liviana, de pura y absoluta comedia, una sátira de lo que significa una tradición como lo es una gran fiesta de matrimonio.

Incluso con estas oportunidades desaprovechadas, “La Fiesta De La Vida” logra ser una comedia que encanta gracias a su conjunto de excéntricos personajes, con una trama de constantes conflictos en donde todo lo que puede ir mal, va a salir mal. Los errores van creciendo en tamaño y como audiencia nos preguntamos de qué proporciones va ser el siguiente, y cuando no nos podemos imaginar uno peor, Toledano y Nakache empujan la situación más cerca de su límite.

La compañía liderada por Max se adapta a la dificultad, tanto como los directores adaptaron su planteamiento temático y tonal a sus personajes, creando una tensión creciente con cada nuevo inconveniente que deben resolver para dar esa sensación de cuento de hadas que los invitados esperan. Del otro lado, los espectadores se quedan con la visión del caos tras la ilusión de fiesta perfecta, una que resulta agradable, graciosa, a veces tensa, pero sin demasiada trascendencia.


Título Original: Le Sens de la Fête

Director: Olivier Nakache y Eric Toledano

Duración: 117 minutos

Año: 2017

Reparto: Jean-Pierre Bacri, Vincent Macaigne, Kevin Azaïs, Suzanne Clément, Gilles Lellouche, Judith Chemla, Jean-Paul Rouve

 


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Llamado Salvaje

Publicado

en

El Llamado Salvaje

El CGI (Computer Generated Imagery) en el cine es a menudo un tema controversial al ser a veces mal utilizado, o ser técnicamente deficiente. A veces el efecto que genera es simplemente espantoso, como en el caso de “Cats” (2019), en otras busca ser casi lo único valioso en una película, más que historia o personajes, como en el caso de “Avatar” (2009). Esto se debe en gran medida a que es un recurso relativamente nuevo en la historia del cine, y las capacidades técnicas de los efectos especiales siempre están evolucionando. Algo notable de “El Llamado Salvaje” desde un principio es el uso de CGI para generar personajes casi en su totalidad, lo que es definitivamente una apuesta arriesgada. Sin embargo, el resultado, a pesar de no ser perfecto, es un buen camino a seguir para la industria en el futuro.

La historia sigue a Buck, un perro grande y afable, criado por una acaudalada familia en California, que es secuestrado y vendido durante la Fiebre del Oro, y enviado a Yukon, al norte de Canadá. Ahí vivirá diversas aventuras y conocerá a diferentes perros y personas que lo acercarán a su lado más salvaje, lo que finalmente lo llevará a su destino.

“El Llamado Salvaje” es una sólida película de aventuras, en gran medida porque el personaje principal es profundamente querible. Pese a que puede ser sumamente difícil generar empatía con un protagonista que no habla, por lo que se vuelve difícil entrar en su mundo interior, el film toma las decisiones adecuadas de utilizar una voz en off que a menudo nos dice lo que piensa, y hacer uso del CGI para darle al animal un gran rango de emociones y personalidad. Inmediatamente somos capaces de conectarnos con Buck, y además de entender su relación con los otros animales que conoce, los que también son sumamente expresivos.

Y ese es uno de los grandes aciertos de la película. El uso que le da al CGI tiene más que ver con construir personajes expresivos y queribles que con buscar un fotorrealismo que sea técnicamente sorprendente, o con generar un mundo de fantasía que sea el gancho de la cinta. A diferencia de “The Lion King” (2019), acá los personajes caninos están llenos de expresividad y personalidad, incluso a pesar de no tener voz, y esto es casi en su totalidad a lo efectivo del CGI.

Aunque, claro, la falta de prolijidad técnica en la animación de los personajes se siente, y en algunas escenas casi llega a distraer de la historia. Hay momentos en que estos no alcanzan a mezclarse bien con su ambiente y se sienten como personajes de videojuego, moviéndose por un ambiente de manera desconectada. Sin embargo, el film completo genera una sensación de fantasía y plasticidad que se complementa bien con este aspecto.

Básicamente, todo es un poco plástico, pero al menos de manera coherente. Se siente como un film animado, tanto por su textura visual como por su puesta en escena, lo que tiene sentido, considerando que es la primera película live action del director Chris Sanders, famoso por “Lilo & Stitch” (2002) y “How To Train Your Dragon” (2010) y “The Croods” (2013). Esto lleva a que los momentos en que el CGI falla se vuelvan menos choqueantes y nunca lleguen a ser más llamativos que la historia en sí.

“El Llamado Salvaje” no es una película perfecta, tiene algunas falencias de guion, algunos de sus personajes (particularmente los villanos) son algo caricaturescos y el final se vuelve sobre explicativo, alargándose y siendo innecesariamente cursi. Sin embargo, al igual que el viaje de Buck, es una película con altos y bajos: una vez terminada, es un viaje que valió la pena tomar. Y no sólo eso, es también un buen ejemplo de las posibilidades narrativas que puede tener el uso de CGI en el cine, si dejamos de centrarnos en el aspecto técnico y volvemos a concentrarnos en la historia y los personajes.


Título Original: The Call Of The Wild

Director: Chris Sanders

Duración: 105 minutos

Año: 2020

Reparto: Harrison Ford, Dan Stevens, Bradley Whitford, Karen Gillan, Omar Sy, Jean Louisa Kelly, Terry Notary, Cara Gee, Colin Woodell, Wes Brown, Anthony Molinari, Brad Greenquist


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 3 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 4 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas