Contáctanos

Cine

La Entrega Inmediata

Publicado

en

Hollywood es una industria, y más que eso, es un microcosmos sustentado por el negocio del entretenimiento. Entre sus características como tal, está la posibilidad de incubar estrellas desde la más temprana edad, ya sea por padres deseosos de explotar el talento de niños que juegan más que actúan; o porque son hijos de los mismos trabajadores del show business. Uno de los (no tan) nuevos niños prodigios de Hollywood es Joseph Gordon-Levitt, quien ostenta una carrera extensa pese a su corta edad, desarrollando una interesante propuesta actoral en películas independientes que son cartel seguro en festivales tipo Sundance. Desde el éxito de “Brick” (2005) o “(500) Days Of Summer” (2009) ha participado en varios blockbusters, destacando su nombre en el cierre de la trilogía del Caballero de la Noche, y en “Looper” (2012). Sumado a esto, posee una productora independiente, y dirigirá su primer largometraje, que vería la luz en 2013. Era de esperar que el siguiente paso lógico fuera el de explotar una veta en la acción, como lo hizo junto a Bruce Willis en la antes mencionada cinta de ciencia ficción. Para efectos prácticos, “La Entrega Inmediata” es su primer protagónico en el género, y sale más que bien parado del experimento.

Wilee (Joseph Gordon-Levitt) es un ciclista que aborrece las oficinas y las corbatas tanto como ama su bicicleta de una velocidad y piñón fijo. Para evitar la monotonía de un empleo como abogado, se dedica a entregar correspondencia en Nueva York, donde prefiere la eficiencia, rapidez y libertad de acción sobre dos ruedas. Este joven vive sin peligros, más allá de los porrazos por malas maniobras, hasta que le toca entregar un sobre aparentemente inofensivo, que atrae el interés de un violento sujeto (Michael Shannon), que lo persigue y amedrenta por las calles de la Gran Manzana.

La apuesta de “La Entrega Inmediata” es original desde el comienzo, no sólo en su premisa, también en el tratamiento narrativo que propone. La estructura de la película, fragmentada e intencionalmente cronometrada, asume que se estará ante un relato ágil, vertiginoso, y que entregará pequeños paquetes de información según se sucedan los hechos. La construcción del guión, realizada sobre una tarde de trabajo “rutinario” de Wilee, hace pensar que este es el “pan de cada día” para un ciclista mensajero en Nueva York, lo que acentúa la sensación de incertidumbre y adrenalina. Más aún, la elección de Gordon-Levitt en el protagónico no es antojadiza, entregando un peso dramático al personaje, inusual a los registros planos e inexpresivos de los héroes de acción típicos de Hollywood. Junto a él, Michael Shannon, su antagonista, da la nota en un papel que le acomoda –como ya hemos visto en su personaje en la serie “Boardwalk Empire”-, el de maniático impredecible y de reacciones violentas.

Todo va sobre ruedas, hasta que la película “se baja de la bicicleta”, y no sólo en el sentido metafórico. Porque se pierde toda la fuerza que se gana en el primer tercio, cuando el protagonista se baja del vehículo, o cuando vemos las explicaciones (lamentablemente necesarias) que sustentan la trama, vale decir, el exacerbado interés por un sobre a todas luces común y corriente. Hay que reconocer que, en su premisa, la cinta es novedosa: traspasar las persecuciones desde la destrucción acostumbrada de choques automovilísticos, a la fragilidad de las bicicletas. Es ahí donde radica la fascinación por las entretenidas y muy bien logradas escenas de acción que combinan cámara lenta, tiempo congelado y el recurso de las “consecuencias posibles” según la decisión del personaje principal. La posibilidad de terminar bajo las ruedas de un camión o rebotando en el parabrisas de un taxi, o con un brazo o piernas destrozados, aumenta la sensación de inseguridad y hace que la historia no pierda interés.

Varios son los pecados que terminan sepultando proyectos de acción con una originalidad escasa en el género. “La Entrega Inmediata” comete dos graves: un pobre desenlace, y el desaprovechamiento de un antagonista que pintaba para robarse la película, pero que acaba por repetir los clichés de todos los bad guys. Estos dos errores se juntan en el final, demasiado simple para lo que ya habíamos visto, y con Michael Shannon perdiendo toda la fuerza que había ganado durante el metraje. En parte, es también culpa de la escenografía. Porque Nueva York termina por ser una ciudad tan amigable, después de tantos peligros y obstáculos que había puesto en la ruta. Quizás, y jugando a mezclar tramas, habría sido interesante que la ciudad totalmente corrupta de “Safe”, estrenada la semana pasada, se hubiera presentado acá. Así, seguramente, una simple bicicleta no habría bastado para salir airoso.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Streaming del nuevo disco de John Carpenter: “Anthology: Movie Themes 1974-1998”

Publicado

en

John Carpenter

Streaming de “Anthology: Movie Themes 1974-1998“, el nuevo disco de John Carpenter. Se trata del tercer larga duración del cineasta y compositor norteamericano.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL ÁLBUM

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 1 día

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 2 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas