Conéctate a nuestras redes

Cine

La Chica Sin Nombre

Publicado

en

Si al hablar de un cine que logre retratar la sociedad europea sin ambigüedades, los hermanos Dardenne son los que aún se mantienen en la misma senda desde mediados de los 90, siendo su particular estilo visual su más fuerte característica al construir historias donde la moral y la ética se ponen en jaque, tal como lo viven los personajes que habitan en “Deux Jours, Une Nuit” (2014), o la simple idea de sobrevivir y encontrar un lugar en un mundo que se vuelve inhóspito, como lo representan los protagonistas de “L’enfant” (2005) y “Le Gamin Au Vélo” (2011).

“La Chica Sin Nombre” se centra en Jenny (Adèle Haenel), una joven doctora que, luego de un largo día de trabajo, decide no atender el timbre de su consultorio. Sin embargo, esta decisión cambiará su vida cuando se entera que aquel llamado correspondía a una joven que es encontrada muerta y sin identificación. Angustiada por este hecho, decide emprender la búsqueda de la identidad de la misteriosa mujer.

Se puede decir que en el cine de los hermanos belga los relatos se construyen alrededor de los personajes, pues a través de ellos se canalizan las ideas que hablan de la sociedad moderna y cómo estos tratan de sobrevivir en un sistema político y económico en particular. Estas son construcciones que exploran la naturalidad del diario vivir de una sociedad, donde ellos no ejercen el poder y sólo se ven afectados por los efectos colaterales de este, estableciendo una relación entre ellos y el espectador a través de la empatía y la identificación.

Jenny se presenta como la oportunidad de explorar otra arista dentro de la destacada narrativa de los directores, sirviendo casi como la observadora de una sociedad donde ella no se ve afectada directamente, pero que su entorno le exige tener consciencia e involucrarse en él. No es casualidad que ella sea una doctora altamente comprometida con su trabajo y sus pacientes, ya que es su responsabilidad social la que empujará su terquedad al máximo cuando se trata de ayudar al otro. Por lo tanto, la búsqueda que emprende sirve como pretexto para ayudar a alguien a quien ella negó aquel llamado valiéndose de su obstinación, dejando todo de lado con tal de cumplir sus objetivos.

Lo que parte como un drama centrado en un personaje, comienza lentamente a palpar elementos propios de un thriller policial, donde intrincados y sombríos detalles comienzan a florecer. Sin embargo, es sólo el intento de encasillar una historia donde el objetivo no es encontrar un asesino, acá la víctima es el centro de atención, sirviendo principalmente como pretexto para explorar la culpa y la exoneración –los grandes conceptos que viajan junto a Jenny– en una investigación por las calles de una ciudad que esconde tantos misterios como su víctima. Y será esta exploración la que saque a relucir los cuestionamientos de una sociedad moderna que aún debe lidiar y hacerse cargo de la diferencia de clases sociales y la inmigración. En este punto es donde más queda en evidencia el sello de sus autores, reflejando una comunidad sin engaños ni tapujos.

El centro de atención de la historia no sólo es representado por la construcción de su protagonista, el estilo visual de los directores también marca una presencia evidente, con una cámara tambaleante que sigue a los personajes en planos secuencia para evidenciar un naturalismo que los acerca a la realidad. Enfatizando en este retrato social moderno, la falta de música extradiegética crea esa sensación de proximidad, donde sólo el ruido ambiente es enfatizado, destacando cómo el sonido de teléfonos y timbres se vuelven una constante para sacar a la protagonista del letargo, casi en un constante llamado de atención. Este estilo natural que establece la narración obliga a que a ratos sea encauzado y fije nuevos rumbos, por lo tanto, algunos hechos podrían parecer forzados dada la casualidad con la que afectan la búsqueda de la protagonista, y que ponen en jaque toda la construcción narrativa que se estaba gestando. Se hace difícil disimular el aterrizaje forzoso de un relato que se pierde en su tercer acto, más aún después de planteamientos tan directos y necesarios en el panorama social actual.

“La Chica Sin Nombre” se puede considerar como una positiva nueva adición a la filmografía de los hermanos Dardenne, pero que, si se mira desde ese punto de vista, queda unos puestos más abajo dentro de lo más fuerte de su catálogo. Sin embargo, es innegable el marcado sello que exhibe y cómo presenta la oportunidad de plantear temáticas atingentes a través de la exploración y construcción de personajes insertos en una narración realista y a ratos desoladora.

Por Ángelo Illanes

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Robert de Niro formará parte del reparto de lo nuevo de Scorsese: “Killers of the Flower Moon”

Publicado

en

El actor norteamericano Robert de Niro es uno de los más aclamados en la historia del cine. Aunque de raíces italianas e irlandesas, De Niro nació en la ciudad de Nueva York el 17 de agosto de 1943. En sus inicios cinematográficos trabajó en diversas ocasiones con el director Brian de Palma, aunque sería con Francis Ford Coppola con quien conseguiría su espaldarazo definitivo en la gran pantalla. Interpretando el papel del joven Corleone en “El Padrino II”, en 1974 comenzó a saborear definitivamente las mieles del éxito. No obstante, de la mano de Martin Scorsese a través del largometraje “Calles Peligrosas” (Mean Streets) en el año 1973, obtuvo su primer gran éxito como actor cinematográfico.

El idilio en el cine entre Robert de Niro y Martin Scorsese ha dado como resultado un gran número de largometrajes con el actor neoyorquino como principal protagonista. Un total de nueve películas y un cortometraje desde que iniciaron su andadura en el año 1973. Títulos relacionados con el juego y el crimen, como los que detallamos a continuación, son sus principales obras; muchas de ellas galardonadas y consideradas como auténticas joyas del séptimo arte:

  • Mean Streets (1973)
  • Taxi Driver (1976)
  • New York, New York (1977)
  • Raging Bull (1980)
  • The King of Comedy (1982)
  • Goodfellas (1990)
  • Cape Fear (1991)
  • Casino (1995)
  • The Audition (2015)
  • The Irishman (2019)

De igual modo, este director ha mostrado siempre su predilección por las salas de juego, hecho reflejado principalmente en la película “Casino” (1995) con Robert de Niro a la cabeza. Este género cinematográfico es uno de los preferidos del público norteamericano. En tal contexto, cabe destacar los millones de adeptos a los casinos con los que cuenta el país de las oportunidades. Asimismo, la irrupción de los juegos de azar en línea, como en JackpotCity Casino, ha hecho aumentar aún más el número de jugadores. Y es que la cultura norteamericana se ve representada de algún modo con el mundo de los casinos y el póquer.

En la actualidad, y tras “The Irishman”, Martin Scorsese y Robert de Niro seguirán con su idilio cinematográfico. La película, Killers of the Flower Moon será el punto de encuentro entre estos dos gigantes del séptimo arte. Es una adaptación de la novela de género de crimen con el mismo título del escritor David Grann. Un largometraje en cuyo elenco de actores ya se encuentra Leonardo DiCaprio. Este actor y director estadounidense también suele estar presente entre los actores preferidos de Martin Scorsese.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 3 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 5 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 6 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 2 semanas

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 4 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas