Conéctate a nuestras redes

Cine

La Casa Del Miedo

Publicado

en

El cine se debe a su formato. Como medio expresivo y vehículo de transporte de ideas y sensaciones, la máquina de hacer (y exhibir) películas apuesta por integrar de forma simbiótica, la narración y la expresión artística. En este sentido, los grandes monumentos del séptimo arte entregan un texto que, en su complejidad, no pueden existir fuera del cinematógrafo. En la medianía, la mayoría de los creadores se abocan a explorar una u otra faceta, ya sea resaltando el poder de una buena narración o la calidad del formato que se explote. Junto con el montaje, quizás la técnica que mejor representa la singularidad del cine es la total ausencia del mismo: el plano secuencia. Desde los albores de esta arte, cuando simplemente se fijaba la cámara para un “teatro filmado”, a las posibilidades impensadas de planos eternos y movedizos en cámaras digitales, esta técnica ha sido el fetiche de los cineastas, y cuenta entre sus puntos altos a “La Soga” (1948) del maestro Hitchcock y la más actual “El Arca Rusa” (2002). Pero, como todo artificio, requiere de pericia en su ejecución o termina por convertirse en una trampa de arena de la cual es imposible salir. Algo que le sucede a “La Casa Del Miedo”, remake de la cinta uruguaya “La Casa Muda” (2010).

En general, la historia es la misma respecto a su símil uruguayo, salvo pequeños detalles. Sarah (Elizabeth Olsen) acompaña a John (Adam Trese), su padre, a reparar una casa de campo abandonada, propiedad de Peter (Eric Sheffer Stevens), su tío, quien la pondrá en venta. La idea es pasar la noche en ella para comenzar las labores temprano en la mañana. Pero al entrar a la vivienda, Sarah comienza a escuchar extraños ruidos en el segundo piso, y al quedarse encerrada, estos se materializan en presencias que la perseguirán y atacarán sin razón aparente.

Sustentada en el plano secuencia, al igual que la original uruguaya, esta película se centra en el punto de vista de la protagonista, y es a través de ella que presenciamos los giros que dará la trama, hasta revelar el “ni tan” secreto final (si ya se vio la anterior). La sorpresa, y el juego, está en descubrir los elementos nuevos que se integran al relato, y que cambian en parte el enfoque del conflicto. Pero ninguno de estos detalles llega a cambiar el panorama principal, siendo más anécdotas o justificaciones para el nuevo proyecto, como si al cambiar un par de palabras por sinónimos se fuera a modificar el sentido del texto.

Es más fácil enumerar las pocas diferencias que las similitudes que tiene “La Casa Del Miedo” con “La Casa Muda”, porque aquí lo que se presenta es una fotocopia de la original: el mismo guión, la misma puesta en escena, los mismos efectos para provocar miedo, los mismos clichés. Ni siquiera existe una intención de ocultar la imitación del plano secuencia, artificio que ni siquiera es real en el sentido estricto, ya que ante ojos más versados se revelan los cortes necesarios, ya sea por restricción de la cinta filmada o por simple comodidad en el montaje. Pero el punto no es ese. Esta técnica basa su éxito expresivo, más que en el centro de la imagen, en sus alrededores. Lo interesante es mirar de reojo, y ver cómo la profundidad de campo o los elementos del encuadre van complementando un punto central. Acá la cámara está tan concentrada en la protagonista, que termina por aburrir, lo que hace apartar la vista de la pantalla y perder el efecto.

“The Silent House” (su título en inglés), termina por convertirse en un déjà-vu, en la repetición inútil de un experimento que ya fue, y que tampoco entregó resultados tan satisfactorios en su momento. Porque, tal como es un error creer que el formato no influye en el resultado final de una película, también lo es creer que al cerrarse a una técnica y llevar la forma al límite, se logrará crear un producto final digno de ser visto.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Robert de Niro formará parte del reparto de lo nuevo de Scorsese: “Killers of the Flower Moon”

Publicado

en

El actor norteamericano Robert de Niro es uno de los más aclamados en la historia del cine. Aunque de raíces italianas e irlandesas, De Niro nació en la ciudad de Nueva York el 17 de agosto de 1943. En sus inicios cinematográficos trabajó en diversas ocasiones con el director Brian de Palma, aunque sería con Francis Ford Coppola con quien conseguiría su espaldarazo definitivo en la gran pantalla. Interpretando el papel del joven Corleone en “El Padrino II”, en 1974 comenzó a saborear definitivamente las mieles del éxito. No obstante, de la mano de Martin Scorsese a través del largometraje “Calles Peligrosas” (Mean Streets) en el año 1973, obtuvo su primer gran éxito como actor cinematográfico.

El idilio en el cine entre Robert de Niro y Martin Scorsese ha dado como resultado un gran número de largometrajes con el actor neoyorquino como principal protagonista. Un total de nueve películas y un cortometraje desde que iniciaron su andadura en el año 1973. Títulos relacionados con el juego y el crimen, como los que detallamos a continuación, son sus principales obras; muchas de ellas galardonadas y consideradas como auténticas joyas del séptimo arte:

  • Mean Streets (1973)
  • Taxi Driver (1976)
  • New York, New York (1977)
  • Raging Bull (1980)
  • The King of Comedy (1982)
  • Goodfellas (1990)
  • Cape Fear (1991)
  • Casino (1995)
  • The Audition (2015)
  • The Irishman (2019)

De igual modo, este director ha mostrado siempre su predilección por las salas de juego, hecho reflejado principalmente en la película “Casino” (1995) con Robert de Niro a la cabeza. Este género cinematográfico es uno de los preferidos del público norteamericano. En tal contexto, cabe destacar los millones de adeptos a los casinos con los que cuenta el país de las oportunidades. Asimismo, la irrupción de los juegos de azar en línea, como en JackpotCity Casino, ha hecho aumentar aún más el número de jugadores. Y es que la cultura norteamericana se ve representada de algún modo con el mundo de los casinos y el póquer.

En la actualidad, y tras “The Irishman”, Martin Scorsese y Robert de Niro seguirán con su idilio cinematográfico. La película, Killers of the Flower Moon será el punto de encuentro entre estos dos gigantes del séptimo arte. Es una adaptación de la novela de género de crimen con el mismo título del escritor David Grann. Un largometraje en cuyo elenco de actores ya se encuentra Leonardo DiCaprio. Este actor y director estadounidense también suele estar presente entre los actores preferidos de Martin Scorsese.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 3 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 5 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 6 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 1 semana

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 4 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas