Conéctate a nuestras redes

Cine

La Canción de tu Vida

Publicado

en

Chico es cantante callejero y oficia de técnico de aspiradoras. Chica es vendedora de rosas y se divierte tocando piano en una tienda de música. Chico y chica tienen el corazón herido y se conocen en las calles de Dublín. Eso era “Once” (2006), película irlandesa de espíritu musical con la que John Carney asombró, gracias a su enternecedora simpleza, hace ya ocho años. Siguiendo varios de los ejes que tan bien funcionaron en esa obra, Carney hace su debut en Hollywood con “La Canción de tu Vida”.

BEGIN AGAIN 01La historia sigue a Dan Mulligan (Mark Ruffalo), un ejecutivo de un importante sello de música estadounidense que ve cómo su vida se dirige al precipicio.Una noche, luego de vivir una jornada de furia, descubre el talento de Gretta (Keira Knightley), una joven mujer que intenta recomponerse luego de que fuera dejada de lado por su pareja, un músico de creciente fama (Adam Levine). El entusiasmo de Dan llega a tal punto que no duda en ofrecerle  que trabajen juntos, para lo que desplegará sus años de experiencia y redes de influencia, al tiempo que se esforzará por acercarse a su única hija (Hailee Steinfeld).

Sorprendentemente, después de la ola de éxito que le trajo “Once”, John Carney no dio en seguida el salto a las grandes ligas, sino que extendió su trabajo en su tierra natal para sumergirse sin mucha fortuna en la comedia negra –“Zonad” (2009)- y el thriller sobrenatural –“The Rafters” (2012), que no consiguió distribución internacional-. Como muchos otros extranjeros recién llegados a la cuna del cine, en su primera película en Estados Unidos el giro ha sido volver sobre la cinta que lo catapultó a la fama. En lo más medular, la trama parece ser la misma (chico y chica dañados se conocen, y la colaboración artística es el motor de cambio en sus vidas), pero está tan matizada, condimentada y extendida, que toma una considerable distancia con respecto a filme de 2006. Lo más obvio sería decir que el director sólo se aligeró, al poner en escena en esta ocasión a personajes que de alguna manera se codean con el éxito y no deben pasar las penurias de los encarnados por Glen Hansard y Markéta Irglová, sin embargo, muy pronto la película deja en evidencia que realizar tal sentencia equivaldría a una simplificación muy burda.

BEGIN AGAIN 02En buena parte por la interpretación de las canciones, “Once” era mucho más que un drama sobre dos personajes en la búsqueda de su lugar en el mundo tras haber resultado dañados. “La Canción de tu Vida” también cuenta a su favor con eso, pero además con una esmerada estructura que la convierte en una cinta, a fin de cuentas, distinta y mucho más que una réplica de la misma. El director y guionista irlandés abriga esta historia de un envoltorio que permite entrar con mayor facilidad en su engranaje. Se arma de muchos más elementos, los que incluyen cambios de perspectivas y saltos temporales, que ayudan a configurar de manera grata y lúcida las historias de Dan y Gretta. Si bien es innegable que el filme pierde cierta limpieza narrativa porque estos recursos no están aplicados con maestría, se gana bastante dado que los personajes quedan revestidos de mayores capas. Una de las opciones que abre es la ramificación correspondiente a la relación de Dan con su hija, que pareciera que va a obstaculizar el desarrollo del relato, pero finalmente se ofrece como una interesante subtrama que potencia el núcleo argumental, por más que no sea en sí misma de mayor novedad.

La sorpresa asalta cuando comprobamos que, pese a la significativa cuota de atrevimiento que recorre su trazo, muchos de sus mejores momentos los alcanza en los instantes en que los protagonistas se encuentran y empiezan a conocerse, en que la calle sirve para que inmiscuyan uno en la vida del otro, y en menor medida cuando nos metemos en la colaboración artística pura. Es en esos pasajes que la cinta roza las fronteras de la trilogía romántica de Richard Linklater –en especial “Before Sunrise” (1995)-, tal como de cierta forma también lo hacía “Once”, aunque en ese caso la porción en que la pareja interpretaba sus temas propios, superaba largamente en carga emotiva a los encuentros callejeros. El cautivador intercambio de líneas entre sus dos personajes protagónicos, ambos de personalidad magnética, da paso a momentos que no palidecen para nada, los que también incluyen potentes secuencias puramente musicales, donde brillan tanto Adam Levine (líder de Maroon 5, que hace su debut actoral en cine) como Keira Knightley.

BEGIN AGAIN 03El filme encuentra un pilar en el despuntante desempeño de Knightley y Mark Ruffalo, quienes mantienen el interés a tope incluso hacia el final, cuando el guión hace un amago de diluirse producto de que la resolución de algunos de sus conflictos no es la más sutil ni más prudente. Knightley  encandila con su sonrisa y presencia, en una actuación que avala que el género en el que mejor se desenvuelve es la comedia, mientras que Ruffalo, no sin una cuota de cinismo, se come la pantalla bajo la piel de este ejecutivo musical venido a menos.

John Carney, al expandir  los límites de su más relevante obra, consigue mantener a tope el encanto, así como también la sensibilidad emanada de su inmenso amor por la música. A la película la atraviesa una brisa, un refrescante brío, que la hace una cinta que se disfruta incluso por sobre sus limitantes. Diríamos que, por sus alcances, es un filme más bien convencional, pero habría que retirar de inmediato tales palabras. Porque, ¿con cuántas películas de esta sencillez y efectividad nos ha sorprendido Hollywood en años recientes? No es necesario calcular.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 1 semana

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 semana

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 semana

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas