Conéctate a nuestras redes

Cine

La Canción de tu Vida

Publicado

en

Chico es cantante callejero y oficia de técnico de aspiradoras. Chica es vendedora de rosas y se divierte tocando piano en una tienda de música. Chico y chica tienen el corazón herido y se conocen en las calles de Dublín. Eso era “Once” (2006), película irlandesa de espíritu musical con la que John Carney asombró, gracias a su enternecedora simpleza, hace ya ocho años. Siguiendo varios de los ejes que tan bien funcionaron en esa obra, Carney hace su debut en Hollywood con “La Canción de tu Vida”.

BEGIN AGAIN 01La historia sigue a Dan Mulligan (Mark Ruffalo), un ejecutivo de un importante sello de música estadounidense que ve cómo su vida se dirige al precipicio.Una noche, luego de vivir una jornada de furia, descubre el talento de Gretta (Keira Knightley), una joven mujer que intenta recomponerse luego de que fuera dejada de lado por su pareja, un músico de creciente fama (Adam Levine). El entusiasmo de Dan llega a tal punto que no duda en ofrecerle  que trabajen juntos, para lo que desplegará sus años de experiencia y redes de influencia, al tiempo que se esforzará por acercarse a su única hija (Hailee Steinfeld).

Sorprendentemente, después de la ola de éxito que le trajo “Once”, John Carney no dio en seguida el salto a las grandes ligas, sino que extendió su trabajo en su tierra natal para sumergirse sin mucha fortuna en la comedia negra –“Zonad” (2009)- y el thriller sobrenatural –“The Rafters” (2012), que no consiguió distribución internacional-. Como muchos otros extranjeros recién llegados a la cuna del cine, en su primera película en Estados Unidos el giro ha sido volver sobre la cinta que lo catapultó a la fama. En lo más medular, la trama parece ser la misma (chico y chica dañados se conocen, y la colaboración artística es el motor de cambio en sus vidas), pero está tan matizada, condimentada y extendida, que toma una considerable distancia con respecto a filme de 2006. Lo más obvio sería decir que el director sólo se aligeró, al poner en escena en esta ocasión a personajes que de alguna manera se codean con el éxito y no deben pasar las penurias de los encarnados por Glen Hansard y Markéta Irglová, sin embargo, muy pronto la película deja en evidencia que realizar tal sentencia equivaldría a una simplificación muy burda.

BEGIN AGAIN 02En buena parte por la interpretación de las canciones, “Once” era mucho más que un drama sobre dos personajes en la búsqueda de su lugar en el mundo tras haber resultado dañados. “La Canción de tu Vida” también cuenta a su favor con eso, pero además con una esmerada estructura que la convierte en una cinta, a fin de cuentas, distinta y mucho más que una réplica de la misma. El director y guionista irlandés abriga esta historia de un envoltorio que permite entrar con mayor facilidad en su engranaje. Se arma de muchos más elementos, los que incluyen cambios de perspectivas y saltos temporales, que ayudan a configurar de manera grata y lúcida las historias de Dan y Gretta. Si bien es innegable que el filme pierde cierta limpieza narrativa porque estos recursos no están aplicados con maestría, se gana bastante dado que los personajes quedan revestidos de mayores capas. Una de las opciones que abre es la ramificación correspondiente a la relación de Dan con su hija, que pareciera que va a obstaculizar el desarrollo del relato, pero finalmente se ofrece como una interesante subtrama que potencia el núcleo argumental, por más que no sea en sí misma de mayor novedad.

La sorpresa asalta cuando comprobamos que, pese a la significativa cuota de atrevimiento que recorre su trazo, muchos de sus mejores momentos los alcanza en los instantes en que los protagonistas se encuentran y empiezan a conocerse, en que la calle sirve para que inmiscuyan uno en la vida del otro, y en menor medida cuando nos metemos en la colaboración artística pura. Es en esos pasajes que la cinta roza las fronteras de la trilogía romántica de Richard Linklater –en especial “Before Sunrise” (1995)-, tal como de cierta forma también lo hacía “Once”, aunque en ese caso la porción en que la pareja interpretaba sus temas propios, superaba largamente en carga emotiva a los encuentros callejeros. El cautivador intercambio de líneas entre sus dos personajes protagónicos, ambos de personalidad magnética, da paso a momentos que no palidecen para nada, los que también incluyen potentes secuencias puramente musicales, donde brillan tanto Adam Levine (líder de Maroon 5, que hace su debut actoral en cine) como Keira Knightley.

BEGIN AGAIN 03El filme encuentra un pilar en el despuntante desempeño de Knightley y Mark Ruffalo, quienes mantienen el interés a tope incluso hacia el final, cuando el guión hace un amago de diluirse producto de que la resolución de algunos de sus conflictos no es la más sutil ni más prudente. Knightley  encandila con su sonrisa y presencia, en una actuación que avala que el género en el que mejor se desenvuelve es la comedia, mientras que Ruffalo, no sin una cuota de cinismo, se come la pantalla bajo la piel de este ejecutivo musical venido a menos.

John Carney, al expandir  los límites de su más relevante obra, consigue mantener a tope el encanto, así como también la sensibilidad emanada de su inmenso amor por la música. A la película la atraviesa una brisa, un refrescante brío, que la hace una cinta que se disfruta incluso por sobre sus limitantes. Diríamos que, por sus alcances, es un filme más bien convencional, pero habría que retirar de inmediato tales palabras. Porque, ¿con cuántas películas de esta sencillez y efectividad nos ha sorprendido Hollywood en años recientes? No es necesario calcular.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Doctor Sueño

Publicado

en

Doctor Sueño

The Shining” (1980) de Stanley Kubrick y la novela de Stephen King en que está basada, son sin duda una de las historias más alabadas y adoradas de la historia, siendo ambas analizadas hasta el día de hoy en el estudio de sus respectivas disciplinas. Por lo que, cuando Stephen King anunció una secuela que seguiría la vida de Dan Torrance, uno de sus protagonistas, los fans se mostraron tan entusiastas como sospechosos. El resultado fue “Doctor Sueño”, una novela que se mueve en el mundo del suspenso y la aventura más que en el terror visceral de la primera parte.

La adaptación cinematográfica está a cargo de Mike Flanagan, un realizador cuyo nombre ya debiera ser conocido para fanáticos del género, que con cintas como “Oculus” (2013) y la serie de Netflix “The Haunting of Hill House” (2017) no sólo se ha perfilado como uno de los realizadores de terror más exitosos del último tiempo, sino como un acérrimo fanático de Stephen King, utilizando recursos narrativos similares, e incluso adaptando una de sus novelas menos conocidas, “Gerald’s Game” (2015). Sin embargo, pareciera que es en parte esta devoción al trabajo del escritor lo que hace que “Doctor Sueño” fracase en muchos aspectos, apoyándose demasiado en la nostalgia sin ofrecer suficiente sustancia.

“Doctor Sueño” continúa con la vida de Dan Torrance (Ewan McGregor), uno de los protagonistas de la primera película, a medida que aprende a lidiar con sus poderes sobrenaturales, buscando principalmente suprimirlos. Sin embargo, cuando Abra (Kyliegh Curra), una niña que “resplandece” poderosamente, comienza a comunicarse con él, un adulto y más maduro Dan se ve enfrentado a un grupo de vampiros liderados por la siniestra Rosa, La Chistera (Rebecca Ferguson), que se alimentan del poder telepático que personas como Abra y él mismo poseen. De esta manera se teje una trama de gato y ratón que, si bien tiene elementos interesantes, a ratos se siente algo tonta.

Uno de los elementos más llamativos de la película es la profundización en los poderes de Dan y la revelación de este culto de seres antiguos que sobreviven en base a la energía que roban de gente con habilidades similares. “El Nudo Verdadero”, como se autodenominan, a pesar de ser entidades sumamente poderosas y antiguas que han existido por siglos alimentándose de la energía de las personas que “resplandecen”, nunca se sienten como una real amenaza, ya que los primeros encuentros que los protagonistas tienen con ellos no provocan grandes consecuencias. Casi se sienten como pares, como adversarios en un mismo nivel, generando que haya poco en juego realmente. Por otro lado, el procedimiento que el grupo usa para extraer la energía telepática es algo desconcertante. Sin entrar en detalles, el efecto visual resulta incómodo y a ratos se ve francamente ridículo, lo que termina por eliminar cualquier tipo de temor que los antagonistas podrían causar en el espectador.

Por otra parte, casi todos los personajes se sienten superficiales y aburridos. Tanto Rosa como Abra son acartonadas y caricaturescas, y sus enfrentamientos siempre están cargados hacia la teatralidad y la exageración, lo que distrae un poco del conflicto. Dan Torrance, por otro lado, se siente soso y sin vida, y el filme se apoya demasiado en que la audiencia ya lo conoce. Su lucha contra el alcoholismo y los fantasmas de su pasado se reduce a un par de pesadillas y una que otra escena en que mira una botella de whisky mientras suena una música tensa. Si suena algo burdo, es porque lo es. Todo lo demás es material casi reciclado de “The Shining” en forma de flashbacks calcados de la película original.

Esto lleva a que la película, buscando apelar a la nostalgia, se apoye demasiado en los recuerdos que su público tiene de la obra original. La misma música incidental y planos que emulan secuencias emblemáticas de la película original, entre otros guiños, se sienten forzados. Es como si los realizadores no hubieran tenido suficiente confianza en el material con que trabajaban y hubieran necesitado recordar constantemente a la audiencia que el presente relato es la continuación de una historia ya venerada, más que una película que funciona por sí misma. Más que intentar capturar lo que hizo que “The Shining” tuviera cierto impacto en la audiencia y hacerlo propio, “Doctor Sueño” pareciera simplemente aprovecharse de los aciertos del filme anterior, fallando en el intento.


Título Original: Doctor Sleep

Director: Mike Flanagan

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Ewan McGregor, Rebecca Ferguson, Kyliegh Curran, Zahn McClarnon, Carl Lumbly, Alex Essoe, Bruce Greenwood, Jacob Tremblay, Catherine Parker, Robert Longstreet


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas