Conéctate a nuestras redes

Cine

La Canción de tu Vida

Publicado

en

Chico es cantante callejero y oficia de técnico de aspiradoras. Chica es vendedora de rosas y se divierte tocando piano en una tienda de música. Chico y chica tienen el corazón herido y se conocen en las calles de Dublín. Eso era “Once” (2006), película irlandesa de espíritu musical con la que John Carney asombró, gracias a su enternecedora simpleza, hace ya ocho años. Siguiendo varios de los ejes que tan bien funcionaron en esa obra, Carney hace su debut en Hollywood con “La Canción de tu Vida”.

BEGIN AGAIN 01La historia sigue a Dan Mulligan (Mark Ruffalo), un ejecutivo de un importante sello de música estadounidense que ve cómo su vida se dirige al precipicio.Una noche, luego de vivir una jornada de furia, descubre el talento de Gretta (Keira Knightley), una joven mujer que intenta recomponerse luego de que fuera dejada de lado por su pareja, un músico de creciente fama (Adam Levine). El entusiasmo de Dan llega a tal punto que no duda en ofrecerle  que trabajen juntos, para lo que desplegará sus años de experiencia y redes de influencia, al tiempo que se esforzará por acercarse a su única hija (Hailee Steinfeld).

Sorprendentemente, después de la ola de éxito que le trajo “Once”, John Carney no dio en seguida el salto a las grandes ligas, sino que extendió su trabajo en su tierra natal para sumergirse sin mucha fortuna en la comedia negra –“Zonad” (2009)- y el thriller sobrenatural –“The Rafters” (2012), que no consiguió distribución internacional-. Como muchos otros extranjeros recién llegados a la cuna del cine, en su primera película en Estados Unidos el giro ha sido volver sobre la cinta que lo catapultó a la fama. En lo más medular, la trama parece ser la misma (chico y chica dañados se conocen, y la colaboración artística es el motor de cambio en sus vidas), pero está tan matizada, condimentada y extendida, que toma una considerable distancia con respecto a filme de 2006. Lo más obvio sería decir que el director sólo se aligeró, al poner en escena en esta ocasión a personajes que de alguna manera se codean con el éxito y no deben pasar las penurias de los encarnados por Glen Hansard y Markéta Irglová, sin embargo, muy pronto la película deja en evidencia que realizar tal sentencia equivaldría a una simplificación muy burda.

BEGIN AGAIN 02En buena parte por la interpretación de las canciones, “Once” era mucho más que un drama sobre dos personajes en la búsqueda de su lugar en el mundo tras haber resultado dañados. “La Canción de tu Vida” también cuenta a su favor con eso, pero además con una esmerada estructura que la convierte en una cinta, a fin de cuentas, distinta y mucho más que una réplica de la misma. El director y guionista irlandés abriga esta historia de un envoltorio que permite entrar con mayor facilidad en su engranaje. Se arma de muchos más elementos, los que incluyen cambios de perspectivas y saltos temporales, que ayudan a configurar de manera grata y lúcida las historias de Dan y Gretta. Si bien es innegable que el filme pierde cierta limpieza narrativa porque estos recursos no están aplicados con maestría, se gana bastante dado que los personajes quedan revestidos de mayores capas. Una de las opciones que abre es la ramificación correspondiente a la relación de Dan con su hija, que pareciera que va a obstaculizar el desarrollo del relato, pero finalmente se ofrece como una interesante subtrama que potencia el núcleo argumental, por más que no sea en sí misma de mayor novedad.

La sorpresa asalta cuando comprobamos que, pese a la significativa cuota de atrevimiento que recorre su trazo, muchos de sus mejores momentos los alcanza en los instantes en que los protagonistas se encuentran y empiezan a conocerse, en que la calle sirve para que inmiscuyan uno en la vida del otro, y en menor medida cuando nos metemos en la colaboración artística pura. Es en esos pasajes que la cinta roza las fronteras de la trilogía romántica de Richard Linklater –en especial “Before Sunrise” (1995)-, tal como de cierta forma también lo hacía “Once”, aunque en ese caso la porción en que la pareja interpretaba sus temas propios, superaba largamente en carga emotiva a los encuentros callejeros. El cautivador intercambio de líneas entre sus dos personajes protagónicos, ambos de personalidad magnética, da paso a momentos que no palidecen para nada, los que también incluyen potentes secuencias puramente musicales, donde brillan tanto Adam Levine (líder de Maroon 5, que hace su debut actoral en cine) como Keira Knightley.

BEGIN AGAIN 03El filme encuentra un pilar en el despuntante desempeño de Knightley y Mark Ruffalo, quienes mantienen el interés a tope incluso hacia el final, cuando el guión hace un amago de diluirse producto de que la resolución de algunos de sus conflictos no es la más sutil ni más prudente. Knightley  encandila con su sonrisa y presencia, en una actuación que avala que el género en el que mejor se desenvuelve es la comedia, mientras que Ruffalo, no sin una cuota de cinismo, se come la pantalla bajo la piel de este ejecutivo musical venido a menos.

John Carney, al expandir  los límites de su más relevante obra, consigue mantener a tope el encanto, así como también la sensibilidad emanada de su inmenso amor por la música. A la película la atraviesa una brisa, un refrescante brío, que la hace una cinta que se disfruta incluso por sobre sus limitantes. Diríamos que, por sus alcances, es un filme más bien convencional, pero habría que retirar de inmediato tales palabras. Porque, ¿con cuántas películas de esta sencillez y efectividad nos ha sorprendido Hollywood en años recientes? No es necesario calcular.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Milagro en la Celda 7

Publicado

en

Milagro en la Celda 7

Los lazos familiares y los obstáculos que estos deben sortear para mantenerse firmes, es un tema recurrente en producciones que tienen como principal objetivo conectar emocionalmente con la audiencia, generando un vínculo que apele a las sensibilidades del espectador. Sin embargo, aquel objetivo no es fácil de alcanzar si no se cuenta con personajes que logren representar con honestidad las complejidades de las relaciones familiares.

“Milagro en la Celda 7” es el remake turco de “7-Beon-Bang-Ui Seon-Mul”, una cinta surcoreana estrenada con gran éxito en el año 2013. La historia se centra en la vida de Memo (Aras Bulut Iynemli), un hombre con discapacidad intelectual, y su hija Ova (Nisa Sofiya Aksongur), quienes ven cómo su apacible vida cambia cuando él es acusado de asesinar a una niña y, teniendo todo en contra, deberá demostrar su inocencia.

La primera y principal característica que resalta en “Milagro en la Celda 7” es la entrañable relación entre padre e hija, siendo cada una de sus interacciones el corazón de una historia que no pretende ser más de lo que está relatando en pantalla. En ambos se puede ver el compromiso que existe hacia el bienestar del otro y lo que están dispuestos a sacrificar (dentro de sus posibilidades) para poder estar juntos. El fuerte vínculo que los une es el motor que los mantiene firmes una vez que deben estar separados, y es así cómo el relato hace lo posible para poder resaltar aquellos momentos.

Para alcanzar tal objetivo y que resulte con naturalidad, la actuación de ambos actores interpretando a sus protagonistas logra la complicidad necesaria para hacer de su relación un vinculo creíble y capaz de enternecer la mirada de la audiencia. La dinámica de ambos juega a favor cuando quieren mostrar con total espontaneidad la relación que se ha construido, pero, además, en el momento en el que se ven distanciados, cada uno logra destacar en el entorno en el que se ven expuestos. De esta forma, logran crear personajes verosímiles y capaces de trascender a la historia en la que se ven insertos.

Por otra parte, la cinta es lo suficientemente honesta consigo misma al momento de plantear sus objetivos y lo que quiere generar en el espectador. Por lo tanto, utilizará todos los recursos necesarios para encausar y mantener el relato en el drama y, aunque a veces existen momentos de respiro para sus protagonistas, estos vuelven rápidamente a sumergirse en obstáculos que pretenden impedir esos momentos de calma. En ese sentido, su construcción narrativa está apuntando constantemente en enfatizar las dificultades que les ha tocado atravesar, donde la compasión y la empatía se vuelven esenciales para acompañarlos.

Utilizando recursos que a ratos podrían parecer insistentes, su relato se arma con el propósito de conmover a quien está viendo una cinta que no niega de su melodrama. Y aunque las técnicas utilizadas empujan con fuerza hacia las lágrimas, la sinceridad con la que se sostiene pide que esos elementos sean aceptados como las piezas que le dan el corazón a su narración.

Considerando que dicho melodrama permea cada rincón de la película, esta característica se acentúa no tan sólo con su guion, sino que también a través del montaje y la música, características que podrían poner en riesgo la complicidad con la que se ha trabajado la relación entre el relato y el espectador. Sin embargo, dichos elementos están incluidos para empujar la aflicción y lograr su principal finalidad: conmover a su público.

Con todo a su favor para lograr su propósito, “Milagro en la Celda 7” no es más que lo que promete ser: un drama familiar con los elementos necesarios para encontrar conflicto en cada paso que dan sus protagonistas. De esta forma, logra transformarse en una cinta honesta y directa cuando empieza a encausar su estructura y, a pesar de casi transitar en la desdicha, es capaz de entregar momentos de calidez apoyándose en la sencillez e ingenuidad de sus protagonistas.


Título Original: Yedinci Kogustaki Mucize

Director: Mehmet Ada Öztekin

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Aras Bulut Iynemli, Nisa Sofiya Aksongur, Deniz Baysal, Celile Toyon Uysal, Ilker Aksum, Mesut Akusta, Yurdaer Okur, Sarp Akkaya, Yildiray Sahinler, Deniz Celiloglu


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Heavy Light Heavy Light
DiscosHace 4 horas

U.S. Girls – “Heavy Light”

Con su séptimo álbum bajo el proyecto de U.S. Girls, Meghan Remy nos ofrece un material libre de restricciones, reflexivo,...

Underneath Underneath
DiscosHace 4 días

Code Orange – “Underneath”

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias–...

Aló! Aló!
DiscosHace 6 días

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 1 semana

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 2 semanas

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 2 semanas

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 2 semanas

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 3 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 3 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 3 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Publicidad
Publicidad

Más vistas