Conéctate a nuestras redes

Cine

La Bella y La Bestia

Publicado

en

Como la máquina de estrujar fórmulas que conocemos es el conjunto de grandes estudios estadounidenses, no asombra que Disney, uno de los mayores colosos de la industria, trate a sus clásicos como bolsas biodegradables. La regla de las tres erres es lo que parece aplicar en su esencia como empresa, de modo que la conclusión que los guía es categórica: ¿para qué darle desarrollo a ideas inventivas, cuando se puede ahorrar material de ese mundo finito llamado creatividad? Dentro de su lote de producción más familiar y todo espectador, la última novedad que tiene para presentar es “La Bella y La Bestia”, probablemente la más esperada adaptación en acción real de sus clásicos animados y el título que, fruto de su impacto, protagonice una de las mayores cimas financieras de la compañía en el último tiempo.

Manteniéndose fiel a la cinta original de 1991, la película de Bill Condon cuenta la historia de una joven (Emma Watson) de un pueblo francés que vive con su padre (Kevin Kline) y siente que no encaja con los otros habitantes, partiendo por Gastón (Luke Evans), un insistente pretendiente que cuenta con la venia de la comunidad. De modo imprevisto, los deseos por emanciparse y salir de Bella terminan encontrando respuesta cuando, en busca de su padre, queda encerrada en un castillo mágico, donde los objetos parecen tener vida propia y una Bestia (Dan Stevens) es el arisco dueño de casa.

Los embrujos, la magia, el amor y las moralejas son las piezas sobre las que se mueven los clásicos de Disney, y también sobre tales baldosas giran las respectivas actualizaciones con actores de carne y hueso, negadas en jugarse por ofrecer en abundancia nuevas miradas. No existe decidida intención de hacer algo distinto, y salvo especies de spin-off/secuelas como “Maleficent” (2014) –abordada desde un ángulo diferente, pero una pálida cinta–, las cartas ya están echadas. Eso, evidentemente, conlleva alto riesgo porque no certifica alcanzar las mismas raciones de encanto y chispa de la primera vez, pues en muchas ocasiones la única mejora que puede garantizar una nueva versión en acción real es su mayor solidez visual, fruto de contar con millones para destinar a ese apartado y algunos de los mejores técnicos de la industria.

Cargada de mucho canto y baile, e impulsada con personajes bajo motivaciones demarcadas fugazmente, esta segunda “La Bella y La Bestia” se afirma y hace lo suyo con soltura, dándole quizá como mayor variación una dosis de autoconsciencia y humor a una historia definida sobre ejes más trágicos de los aparentes. Por ahí el asunto tiende a funcionar; pierde fuerza eventualmente en las idas y vueltas del castillo al pueblo y en los continuos cambios de parecer de sus personajes, situaciones generadas sobre todo en el primer tercio. En tanto, con saldo victorioso pasa el grupo de actores que prestan sus voces (desde Ian McKellen a Emma Thompson) y, en general, las secuencias musicales, que lucen menos como paradas obligadas y más como adiciones amenas y significativas. El mayor fulgor lo caza la canción “Be Our Guest”, que lidera Lumière (Ewan McGregor) con ímpetu y acompañado de una inspiración visual que la película ojalá tuviera en más episodios del relato, más bien conducido con freno de mano. Esto, fruto de una moral Disney manejada con regular empuje: se gana el precio de la entrada de entretención de matiné, pero sin sobrarle nada.

En este viaje alguna sorpresa puede brotar, aunque claramente aquello no está en la relación de Bella con la Bestia, ni tampoco en alguna escena de énfasis dramático o emotivo. Entran a desarmar algo el molde Gastón, bajo una interpretación de gran humor por parte de Luke Evans, y su admirador y compañero LeFou, el primer personaje gay de Disney, encarnado con convicción y gracia por Josh Gad. Además de ser una introducción histórica, la narración adquiere interés por la dinámica que se construye entre ambos, donde uno es explosivo y el otro se preocupa de contenerlo y adularlo, dando como resultado una tensión que le otorga un color distinto a la primera parte y luego, en un espacio harto más reducido, zarandea un poco el relato de cierta comodidad propia del tránsito de enemistad a enamoramiento de los protagonistas.

Lo anterior es parte de lo más divertido de una cinta donde todo está en su lugar y no manifiesta grandes fallas, pero difícilmente exalte ánimos, menos si se tiene fresca la original, todo un clásico que no hay que olvidar que fue la primera apuesta animada en ser candidata a Mejor Película en los Oscar. Un logro al que el filme de Bill Condon (hoy capacitado sólo para hacer producciones dignas) no asomará ni la nariz. En él, Emma Watson –que habría sido clave en que el personaje adoptara una actitud más propia de estos tiempos, con intereses reales y sin la obligación de utilizar corsé– hace un trabajo correcto, mas no resplandece. No tiene grandes líneas y su personaje vive una evolución un tanto brusca, mientras que su inquietud inicial se condensa en apenas un par de minutos. Un trazo grueso al que queda sometida y le cuesta torcerle la mano.

Irreprochablemente, a Disney le ha salido bien apegarse a un molde al momento de llevar de nuevo a la pantalla sus animaciones –algo más de gracia tuvo tal vez “The Jungle Book” (2016) de Jon Favreau– y no va a cambiar su dirección a menos que se produzca algún batacazo extrafílmico. Eso no va a ocurrir, así que mejor hacerse la idea de que afloren un par de novedades por cinta y el resto sea una revisión ligeramente más fatigada de lo mismo. No es decepcionante, pero difícilmente dé pie para que se acerquen a deslumbrar como lo hacían con las grandes películas de antaño.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Trailer de “Biggie: I Got A Story To Tell”, documental sobre The Notorious B.I.G.

Publicado

en

Novedades sobre The Notorious B.I.G. Se dio a conocer el primer trailer del documental “Biggie: I Got A Story To Tell” acerca del músico asesinado en 1997 y quien fuera incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 2020. La producción abarca entre los años 70 y 90 del rapero en Brooklyn, y su fecha de estreno es el 1 de marzo a través de Netflix.

La realización del filme demoró cuatro años, cuenta Emmett Malloy, director de la nueva entrega que abarca la carrera del artista. Y eso no esto todo, ya que, como productores, se encuentra la madre del protagonista, Voletta Wallace, y un colaborador cercano: Sean “Puff Daddy” Combs. Por último, está Wayne Barrow, manager de The Notorious B.I.G., quien tiene el rol de productor ejecutivo.

A continuación, te dejamos el trailer del documental:

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ignorance Ignorance
DiscosHace 1 semana

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 1 semana

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 4 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Bob's Son Bob's Son
DiscosHace 4 semanas

R.A.P. Ferreira – “Bob’s Son: R.A.P. Ferreira In The Garden Level Cafe Of The Scallops Hotel”

Cuando Rory Allen Phillip Ferreira abandonó Milo, su antiguo nombre artístico, para adoptar la identidad de R.A.P. Ferreira, también coincidió...

Publicidad
Publicidad

Más vistas