Conéctate a nuestras redes

Cine

Kingsman: El Círculo Dorado

Publicado

en

Cuando “Kingsman: The Secret Service” fue estrenada en 2014, logró acaparar la atención tanto de la audiencia como de la crítica debido a su fresco acercamiento al cine de espionaje, exacerbando sus principales características, pero de cierta forma renovando el género. La sorpresa que esta adaptación del comic del mismo nombre levantó, ha generado que su segunda parte llegué con altas expectativas para comprobar si es capaz de expandir su universo narrativo y repetir la fórmula sin agotarse.

Después que las oficinas centrales de la agencia de inteligencia Kingsman han sido destruidas, Eggsy (Taron Egerton) deberá partir a Estados Unidos para contactar a los agentes de la Statesman, el símil de su agencia secreta. Junto a ellos, deberá luchar para salvar al mundo de las manos de una poderosa mujer de negocios (Julianne Moore) que amenaza acabar con la población mundial si no consigue sus objetivos.

Luego del éxito alcanzado con la primera entrega de Kingsman, las expectativas puestas en esta secuela son bastante altas, cuando ya se ha establecido un mundo narrativo sorprendente y lo suficientemente sólido como para desprenderse del material original y expandir su universo. En ese sentido, una de las formas para lograr este objetivo es profundizar en su protagonista, quien resulta ser uno de los elementos más fuertes de la cinta y quien logra sostener gran parte de la misma.

Si bien, las secuelas buscan refrescar y sumar ingredientes que ayuden a extender un mundo narrativo, también existe la necesidad de transitar un lugar que parezca familiar. En base a aquello, en esta segunda parte se establece un tono que permite reconocer los aspectos positivos de su antecesora, destacando el uso y espacio que se le da a la comedia. De esta forma, la cinta adquiere un ritmo mucho más liviano, que avanza con mayor agilidad cuando su argumento pierde el rumbo y se intenta encauzar a la fuerza. Por otro lado, la dinámica entre el protagonista y el resto de los personajes secundarios expone el crecimiento que estos han tenido y cómo ellos ayudan a generar una atmósfera de fraternidad, posicionándose como uno de los motores del relato.

En “Kingsman: El Círculo Dorado” existe una evidente autoconsciencia de ser concebida como una segunda parte y, aunque a ratos descansa en ello porque ya no es necesario introducir a su protagonista y sus motivaciones, intenta desesperadamente alejarse de su antecesora hasta agotar todos los recursos posibles en este proceso. Por una parte, el cambio de escenario desde Londres a Kentucky no es casualidad, aprovechando esta oportunidad para presentar a la contraparte estadounidense de la agencia secreta británica, a través de un cambio geográfico donde se introducen personajes que logran tener intervenciones que funcionan adecuadamente en la trama, pero que no son aprovechados como tal, perdiendo la oportunidad de explorar en sus motivaciones.

Ahora, sabiendo que la ya franquicia Kingsman está inserta en el género de espías, se espera que las misiones, rescates y peleas abunden en la pantalla, creando así los momentos más interesantes de todo el metraje. Los problemas empiezan a aparecer cuando la ostentosidad visual ahoga cualquier intento por establecer hilos narrativos que sigan cierta lógica, esto debido a la decisión de incluir la mayor cantidad de subtramas posibles, las que carecen de sentido al no conseguir que ninguna cierre bien, tratando de abarcar mucho más de lo que puede y rellenando con secuencias innecesarias, resultando en una extensión innecesaria en la duración total del metraje, extendiendo hasta agotar sus posibilidades narrativas.

Las secuencias de acción son el motor principal de una película que sabe bien el género que trabaja y el medio que tiene para desarrollarlo, por lo tanto, están llenas de un hipnotismo que mantiene la tensión y el deleite visual del espectador en un alto nivel. Sin embargo, el trabajo realizado con el CGI provoca una desconexión inmediata en las escenas donde el peligro deja de ser real y los personajes se ven insertos en un escenario poco creíble, y que claramente no se adhiere con el resto de la construcción fotográfica de la película.

“Kingsman: El Círculo Dorado” cumple con los objetivos necesarios para extender el universo narrativo de su franquicia, destacando su ritmo ligero y un tono de comedia suficiente para convencer a un público expectante. Sin embargo, es su ambición desmedida al querer contar una historia mucho más grande de lo que puede desarrollar, lo que le juega en contra cuando ya no es posible encausar una narración que tenga un sentido lo suficientemente claro como para salir sin rasguños y que visiblemente sale dañada en este proceso.

Por Ángelo Illanes

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Robert de Niro formará parte del reparto de lo nuevo de Scorsese: “Killers of the Flower Moon”

Publicado

en

El actor norteamericano Robert de Niro es uno de los más aclamados en la historia del cine. Aunque de raíces italianas e irlandesas, De Niro nació en la ciudad de Nueva York el 17 de agosto de 1943. En sus inicios cinematográficos trabajó en diversas ocasiones con el director Brian de Palma, aunque sería con Francis Ford Coppola con quien conseguiría su espaldarazo definitivo en la gran pantalla. Interpretando el papel del joven Corleone en “El Padrino II”, en 1974 comenzó a saborear definitivamente las mieles del éxito. No obstante, de la mano de Martin Scorsese a través del largometraje “Calles Peligrosas” (Mean Streets) en el año 1973, obtuvo su primer gran éxito como actor cinematográfico.

El idilio en el cine entre Robert de Niro y Martin Scorsese ha dado como resultado un gran número de largometrajes con el actor neoyorquino como principal protagonista. Un total de nueve películas y un cortometraje desde que iniciaron su andadura en el año 1973. Títulos relacionados con el juego y el crimen, como los que detallamos a continuación, son sus principales obras; muchas de ellas galardonadas y consideradas como auténticas joyas del séptimo arte:

  • Mean Streets (1973)
  • Taxi Driver (1976)
  • New York, New York (1977)
  • Raging Bull (1980)
  • The King of Comedy (1982)
  • Goodfellas (1990)
  • Cape Fear (1991)
  • Casino (1995)
  • The Audition (2015)
  • The Irishman (2019)

De igual modo, este director ha mostrado siempre su predilección por las salas de juego, hecho reflejado principalmente en la película “Casino” (1995) con Robert de Niro a la cabeza. Este género cinematográfico es uno de los preferidos del público norteamericano. En tal contexto, cabe destacar los millones de adeptos a los casinos con los que cuenta el país de las oportunidades. Asimismo, la irrupción de los juegos de azar en línea, como en JackpotCity Casino, ha hecho aumentar aún más el número de jugadores. Y es que la cultura norteamericana se ve representada de algún modo con el mundo de los casinos y el póquer.

En la actualidad, y tras “The Irishman”, Martin Scorsese y Robert de Niro seguirán con su idilio cinematográfico. La película, Killers of the Flower Moon será el punto de encuentro entre estos dos gigantes del séptimo arte. Es una adaptación de la novela de género de crimen con el mismo título del escritor David Grann. Un largometraje en cuyo elenco de actores ya se encuentra Leonardo DiCaprio. Este actor y director estadounidense también suele estar presente entre los actores preferidos de Martin Scorsese.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 3 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 4 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 5 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 1 semana

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 3 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas