Conéctate a nuestras redes

Cine

Jobs

Publicado

en

Luego de la muerte de personas famosas, e indudablemente importantes, quedan algunas interrogantes respecto de sus vidas íntimas, casi como detalles morbosos. Y el biopic se ha encargado de sacarle el mayor provecho a este género cinematográfico, centrándose en destacados exponentes de las artes, política, deportes, y toda clase de quehaceres del ser humano. Recientemente, se le ha dado importancia a individuos del área de la tecnología, que con pequeñas ideas han forjado grandes compañías. Y tal como en “The Social Network” (2010) David Fincher retrata la concepción de Facebook en manos de Mark Zuckerberg, el director Joshua Michael Stern presenta “Jobs”, basado en la vida del fallecido co-fundador de Apple Computers, Steve Jobs. Pero, ¿como recrear una historia innovadora, si ya sabemos el desenlace?

JOBS 01En “Jobs” nos encontramos con la vida y los vaivenes de un intrépido y obstinado Steve Jobs (Ashton Kutcher) desde sus años universitarios hasta la fundación de Apple. Junto a sus amigos ingenieros Stephen “Woz” Wozniak (Josh Gad) y Daniel Kottke (Lukas Haas), comienzan una prematura empresa llena de dificultades en el garage de su casa, todo a partir de una sola idea que de pronto nace frente a los ojos del protagonista y que, luego, dominará el mundo de la tecnología.

La historia que se retrata en la película parte en 2001, donde Steve muestra la última revolución tecnológica de bolsillo: un iPod. Luego se salta abruptamente a sus años de universidad en 1974. Los hechos posteriores van sucediendo de forma cronológica, exponiendo una mirada rápida a situaciones históricamente relevantes y mezclando elementos ficticios, a ratos, fastidiosos. Su viaje hecho a la India y su constante experimentación, en todo sentido, presentan las bases para notar la transformación íntima que el protagonista sufre a lo largo de su vida.

La gracia del personaje retratado es demostrar la habilidad para convencer y la persistencia para sobrellevar una idea, y luego, una compañía cuya base es la innovación pura, todo a través de su poder discursivo y la tozudez que despierta en él cuando se le lleva la contra. Otro punto fuerte es la importancia de los amigos y los seres cercanos. A pesar de mostrar a Steve Jobs como un genio difícil de carácter, la amistad que forja con Woz, especialmente, lo ayudan no sólo a sacar adelante a su empresa, sino que a darse cuenta del valor de las personas, lejos de ser consumidores. Se hacen referencias a la vida personal de Steve, como su ensimismamiento de la producción del computador “Apple Lisa” versus el abandono de Lisa Brennan-Jobs, su hija.

Ashton Kutcher logra representar una actuación sólida, llena de pequeños detalles que hacen olvidar, por un momento, que es el actor de una gran cantidad de filmes intrascendentes. Las referencias a la forma de vestir del empresario, sus muecas, silencios, palabras repetidas y toda clase de posturas y gestos, inclusive su caminar, ayudan a que Steve Jobs se personifique mágicamente en la pantalla, entregando un agregado de realismo que, pese a no ser del todo perfecto, se agradece.

Por otro lado, sin embargo, la música más que acompañar o acrecentar la riqueza del relato, hace que la atmósfera creada entre el espectador y la pantalla sea incómoda, entorpeciendo en muchos momentos escenas que podrían ser motivadoras, dirigiéndolas a un vergonzoso y barato chantaje emocional. Se extraña, además, un mayor desarrollo o explicación de los hechos, ya que se dejan no muchos, sino demasiados, cabos sueltos y se hace necesario tener conocimientos anteriores para entender la mayoría de ellos.

El legado de Steve Jobs se deja en claro a lo largo del filme. Más allá de sus icónicos inventos como el Mac, el discurso sobre la simplicidad a toda costa, alcanzar todos los objetivos propuestos, nunca rendirse y eso de “arriesgarlo todo por una idea”, funcionan. Así y todo, el producto resulta ser un JOBS 03“gracias por todo, Steve” más que una biografía atípica que nos abra los ojos y nos cambie la percepción del personaje principal. O mejor dicho, la cambia, pero en el mal sentido: lejos de la imagen del tipo sonriente y decidido de jeans, zapatillas, polera manga larga negra y lentes, ahora vemos a Steve como un ser confuso, perdido y empecinado en que todo se haga a su manera, con pataletas, aunque argumentadas, pataletas al fin y al cabo.

El filme se constituye, así, en un viaje por la extraña mente del genio Steve Jobs, por su vida, por alguna de sus obras y por la constante pelea interna entre sus emociones y su juicio racional, pero que no logra ser una cinta que vaya acorde a su línea conceptual, es decir, la innovadora.

Por Daniela Pérez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Llamado Salvaje

Publicado

en

El Llamado Salvaje

El CGI (Computer Generated Imagery) en el cine es a menudo un tema controversial al ser a veces mal utilizado, o ser técnicamente deficiente. A veces el efecto que genera es simplemente espantoso, como en el caso de “Cats” (2019), en otras busca ser casi lo único valioso en una película, más que historia o personajes, como en el caso de “Avatar” (2009). Esto se debe en gran medida a que es un recurso relativamente nuevo en la historia del cine, y las capacidades técnicas de los efectos especiales siempre están evolucionando. Algo notable de “El Llamado Salvaje” desde un principio es el uso de CGI para generar personajes casi en su totalidad, lo que es definitivamente una apuesta arriesgada. Sin embargo, el resultado, a pesar de no ser perfecto, es un buen camino a seguir para la industria en el futuro.

La historia sigue a Buck, un perro grande y afable, criado por una acaudalada familia en California, que es secuestrado y vendido durante la Fiebre del Oro, y enviado a Yukon, al norte de Canadá. Ahí vivirá diversas aventuras y conocerá a diferentes perros y personas que lo acercarán a su lado más salvaje, lo que finalmente lo llevará a su destino.

“El Llamado Salvaje” es una sólida película de aventuras, en gran medida porque el personaje principal es profundamente querible. Pese a que puede ser sumamente difícil generar empatía con un protagonista que no habla, por lo que se vuelve difícil entrar en su mundo interior, el film toma las decisiones adecuadas de utilizar una voz en off que a menudo nos dice lo que piensa, y hacer uso del CGI para darle al animal un gran rango de emociones y personalidad. Inmediatamente somos capaces de conectarnos con Buck, y además de entender su relación con los otros animales que conoce, los que también son sumamente expresivos.

Y ese es uno de los grandes aciertos de la película. El uso que le da al CGI tiene más que ver con construir personajes expresivos y queribles que con buscar un fotorrealismo que sea técnicamente sorprendente, o con generar un mundo de fantasía que sea el gancho de la cinta. A diferencia de “The Lion King” (2019), acá los personajes caninos están llenos de expresividad y personalidad, incluso a pesar de no tener voz, y esto es casi en su totalidad a lo efectivo del CGI.

Aunque, claro, la falta de prolijidad técnica en la animación de los personajes se siente, y en algunas escenas casi llega a distraer de la historia. Hay momentos en que estos no alcanzan a mezclarse bien con su ambiente y se sienten como personajes de videojuego, moviéndose por un ambiente de manera desconectada. Sin embargo, el film completo genera una sensación de fantasía y plasticidad que se complementa bien con este aspecto.

Básicamente, todo es un poco plástico, pero al menos de manera coherente. Se siente como un film animado, tanto por su textura visual como por su puesta en escena, lo que tiene sentido, considerando que es la primera película live action del director Chris Sanders, famoso por “Lilo & Stitch” (2002) y “How To Train Your Dragon” (2010) y “The Croods” (2013). Esto lleva a que los momentos en que el CGI falla se vuelvan menos choqueantes y nunca lleguen a ser más llamativos que la historia en sí.

“El Llamado Salvaje” no es una película perfecta, tiene algunas falencias de guion, algunos de sus personajes (particularmente los villanos) son algo caricaturescos y el final se vuelve sobre explicativo, alargándose y siendo innecesariamente cursi. Sin embargo, al igual que el viaje de Buck, es una película con altos y bajos: una vez terminada, es un viaje que valió la pena tomar. Y no sólo eso, es también un buen ejemplo de las posibilidades narrativas que puede tener el uso de CGI en el cine, si dejamos de centrarnos en el aspecto técnico y volvemos a concentrarnos en la historia y los personajes.


Título Original: The Call Of The Wild

Director: Chris Sanders

Duración: 105 minutos

Año: 2020

Reparto: Harrison Ford, Dan Stevens, Bradley Whitford, Karen Gillan, Omar Sy, Jean Louisa Kelly, Terry Notary, Cara Gee, Colin Woodell, Wes Brown, Anthony Molinari, Brad Greenquist


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 6 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 4 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas