Conéctate a nuestras redes

Cine

Jessabelle

Publicado

en

Algo posee el sur profundo de Estados Unidos que contiene los elementos idóneos para plantar una historia de misterio, es cosa de fijarse en su insistente aparición en películas de terror promedio y, de paso, preguntarle al creador de “True Detective”. Inmensos terrenos bucólicos por los cuales no ronda un alma, pueblillos atascados en el tiempo que apenas aparecen en el mapa, construcciones roñosas habitadas por familias que tristemente honran el estereotipo del norteamericano campesino tosco. Pantanos, fundamentalismo religioso, herméticas comunidades de principios dudosos, magia negra. Es que los dueños del mundo no son sólo el glamour de Nueva York y Los Angeles, también ocultan JESSABELLE 01un lado feo que no aparece en los catálogos.

La vida de la joven Jessabelle (Sarah Snook) cambia radicalmente cuando un accidente le quita a su novio, el bebé que esperaban, y la movilidad de sus piernas, debiendo mudarse junto a su padre con quien cortó relación desde la muerte de su mamá. En esta casa lidiará con la presencia de un espíritu que, por razones que eventualmente descubre, pretende hacerle daño.

Guionistas del culebrón venezolano más sensiblero se quedarían cortos igualando las tragedias que sufre la desgraciada Jessabelle. Sin embargo, ella, dando lecciones de resiliencia, da vuelta la página y se mantiene entera con cara de que aquí no ha pasado nada. Es preciso hacer hincapié en la importancia de una heroína que no se derrota ante la adversidad, siempre y cuando exista un debido trabajo de matices que sea coherente con la quejumbrosa vida que el destino le deparó (cuidado que esta vez no aparece por ningún frente). Es que la fortaleza de un personaje que pierde a cada uno de sus seres queridos, aborta de forma involuntaria y encima queda discapacitada de la noche a la mañana, sólo tiene un límite de verosimilitud. La –por decir lo menos- cuestionablemente lúdica JESSABELLE 02propuesta de arte para una chica que salta de un trauma a otro, pasa incluso a segundo plano ante a una construcción psicológica demasiado trivial.

Snook se encumbra por sobre el resto, tiene carisma y su miedo es palpable, pero las ya mencionadas debilidades de su rol coartan lo que pudo ser un potencial mayor. Entre actuaciones secundarias regulares (la actriz que interpreta a la madre bordea en la sobreactuación) y una puesta en escena carente de un toque sutil que enriquezca el texto en su conjunto, para variar el espacio físico en que se desenreda el sórdido embrollo es allá bien al sur, en Luisiana, donde las palabras terminan con un sonsonete especial. Siempre pintada como la esquina de los resignados, esos que deambulan en sus jeans holgados y no conocen más allá del río fronterizo, aquella latitud por cierto que tiene material como para erizar los pelos, aunque la cinta no le haga justicia a esa mitología.

Independiente de que la locación esté a tono porque ha sido probada mil veces antes, es difícil conectar con la atmósfera si la vuelta de tuerca se predice a mitad de camino. Sin distracciones ingeniosas que puedan reforzar el impacto de la verdad detrás del conflicto, la segunda mitad del film simplemente se transforma en un trayecto que, aunque sin ser tedioso en términos de ritmo, carece JESSABELLE 03de sobresaltos que le hagan honor al género y se satura de obviedades conforme desembocamos en el clímax. Esto, por supuesto, sin siquiera mencionar una escena (y plano) final de tamaña hilaridad, que acaba por ridiculizar todo el esfuerzo previo por ser tomada en serio.

Quizás habrán deseado que el truco publicitario de bautizarla con un título sospechosamente parecido al de la taquillera “Annabelle” (2014) pasara inadvertido, mas no es el caso. A pesar de que no colindan en su trama central, basta con el efecto mental involuntario de asociación de nombres como para darle un empujoncito extra a esta, pero ni eso le alcanza para sumar bonos. La productora Blumhouse estará acostumbrada a los triunfos, unos más justificados que otros, no obstante en esta ocasión disminuyeron el umbral de eficacia y como resultado debutó un producto deficiente. Después de todo, la terrorífica fama que goza el sur pueblerino de los Estados Unidos no hace su magia sin un buen relato que la complemente.

Por María José Álvarez

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Saw

    19-Ago-2015 en 12:27 pm

    Oigan pero esta película es del 2014 poh y salió antes que Anabelle!
    Así que nada que ver su comentario con respecto a copiar el nombre…

    • Claudio Tapia

      19-Ago-2015 en 12:49 pm

      Es de 2014, al igual que “Annabelle”, y no salió antes: se estrenó 3 meses después.

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 1 semana

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 semana

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 semana

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: