Conéctate a nuestras redes

Cine

Hotel Transylvania 2

Publicado

en

Un grupo de seres que en otros tiempos sólo eran corazón y alma del terror y sus diversas variantes, tuvo en 2012 una temporada de particular triunfo, en la que hicieron reír y emocionar a la familia, y conquistaron a los premios. “Frankenweenie”, “ParaNorman” y “Hotel Transylvania” capturaron con lo feo y lo horroroso –con los miedos y traumas- desde la animación, transitando por tonalidades que van desde la búsqueda de la emoción al sentido de la autoparodia, y encontrando su canal más light en la última de las tres: una historia que, exponiendo amables versiones de Drácula, Frankenstein, hombres lobos y otros, montó una aventura familiar de buen disfrute, pero de fácil olvido, lo que se vio compensado en que sólo fue tomada en cuenta en los Globos de Oro, mientras que la cinta de Tim Burton y el largo de Laika fueron incluidos en los Oscar. Evidente es que para el estudio nada de ese tipo cobra demasiada relevancia cuando el triunfo en boleterías es incontestable, por lo que, tres años después, la menos consistente de ese grupo tiene en salas una segunda parte.

HOTEL TRANSYLVANIA 2 01Aunque existen varios años entre la historia de una y otra, la premisa de este segundo episodio se ciñe al camino más convencional y esperable que podría escoger una secuela de una cinta de por sí con escaso manejo de riesgo. Si antes el conde Drácula tenía aprensiones con que su hija Mavis conociera el mundo más allá de las paredes de su castillo, ahora el giro no es otro que él como un abuelo jugado en creer que su nieto es también un vampiro. Estos son días en que el hotel recibe con completa normalidad a humanos, y Mavis y Johnny ya se han convertido en padres de un niño, Dennis. Fiel a su torpeza, Drácula someterá al pequeño a una “Monstruo-formación”, tras quedar a su cuidado durante unos días, tarea en que le ayudará su pandilla, integrada por Frankenstein, el hombre lobo Wayne, Griffin, el hombre invisible, y la momia Murray.

Podrá parecer broma, pero no lo es: probablemente, el cambio más radical en el tránsito de una película a la otra radique en que la voz original de la obesa momia ya no la pone CeeLo Green, sino que Keegan-Michael Key. Tamaña discreción proviene del rudimentario hecho de que su segundo capítulo proporciona con la misma energía la misma dosis de la primera, que aliaba en dimensiones básicas pero efectivas humor físico, el aprovechamiento de la torpeza y la vuelta de tuerca de sus personajes, y temas como lo que implica ser diferente y practicar la tolerancia.

HOTEL TRANSYLVANIA 2 02Pero en la cinta de 2012, en su ligereza y cinismo de tomar a icónicas figuras para armar una aventura en la que prime el vértigo, no había desenfado ni menos irreverencia. Y, mirando la vereda de enfrente, en sus momentos de drama tampoco tocaba las teclas con el tino y la honestidad suficientes, huyendo de esta forma del balance que exigen las buenas cintas del género. Uno y otro desencuentro la alejaban, la limitaban y la convertían sólo en un divertimento pasajero, fácilmente eludible en el panorama actual. Tampoco algo desdeñable, sobre todo viendo su procedencia –el debut en la dirección de Genndy Tartakovsky (“El Laboratorio de Dexter” y “Samurai Jack”) y uno de los primeros intentos de Sony por hacer animación-, pero de todas formas un producto discreto de entretenimiento, que necesitaba un importante trabajo de ingeniería en caso de una continuación. Esa exigencia “Hotel Transylvania 2” no la presenta ni de cerca, conteniendo –como no pasaba en la original- pasajes que flirtean con el tedio, como la subtrama de Mavis y Johnny en la ciudad conociendo a los padres de él, y luego dudando sobre dónde debe crecer Dennis. Cualquier esfuerzo por entregarle consistencia es estéril, quedando todo el interés de la cinta en la aventura que emprende Drácula con su nieto y su pandilla. Ahí la ejecución del humor más torpe y básico se despliega cada cierto rato, y no deja indiferente, empujando hacia lo excesivamente evidente que detrás están Adam Sandler y parte del grupete de amigos que suelen acompañarlo en su constante desgracia (Kevin James, David Spade y Andy Samberg), con el aporte de sus voces, y en el caso de Sandler además contribuyendo como guionista, en una labor que comparte con Robert Smigel –uno de los escritores de la original- y que revive la colaboración de “You Don’t Mess With The Zohan” (2008), en la que ambos firmaron el guión junto con Judd Apatow.

HOTEL TRANSYLVANIA 2 03Aunque hay mucho del sello Sandler en esta secuela, y es lo más discreto del asunto, lo que guía la historia sigue siendo una conjunción muy simple de aventurilla familiar con comedia lejanamente corrosiva, donde hay espacio para la ineptitud de Drácula y el desarrollo de manual de sus amigos. Más provecho se le podría haber sacado a la idea de un grupo de monstruos al cuidado de un niño, pero el cariz conservador de la cinta echa por la borda una posibilidad de esa clase. Sus personajes no adquieren nuevo espesor y el mayor tesoro de la trama aparece muy entrado el desarrollo de la cinta y no tiene el empuje necesario, hechos que dicen bastante de la estrechez de ambición de la película. En síntesis, si en “Pixels” la huella de Sandler estaba por sobre Chris Columbus, en esta apuesta de comedia su impronta se reduce a ser uno de los responsables de un texto de brutal simplicidad, que ayuda a constituir una cinta que no es mucho más que un esfuerzo facilista por ocupar las mismas cartas de la primera.

Aun así, el discreto trabajo de maquillaje de la misma fórmula antes empleada permite que el filme avance sin latear. Con todo su halo de continuación temerosa y apegada a hacer caja rápido y sin esfuerzo, la cinta no deja de ser amena y de buen disfrute para el clan completo, además de un estreno a recibir con mucho más gusto que productos muy menores como “Maya The Bee Movie” y “Guardianes de Oz”. Nada quita, de todas formas, que pensar en una futura nueva entrega parezca un panorama bastante desechable.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas