Conéctate a nuestras redes

Cine

Hombre Irracional

Publicado

en

Ser mujer, no altamente intelectual y público de Woody Allen parece ser una ecuación improbable. De haber una excepción, correspondería a aquella persona que está dispuesta a presenciar espectáculos que, no con mucha sutileza, denostan el género femenino y que parafrasean un racimo de bibliografía que demanda una riqueza literaria superior al promedio –o mejor dicho, que alardea de leer mucho con el tonito elitista de ese que se toma un café en Starbucks con un Heidegger en mano–. De ahí la gigantesca falta de sorpresa al tener que toparse otra vez con lo mismo.

IRRATIONAL MAN 01Reconocido por sus lúgubres escritos y rumores sobre su vida privada, el profesor de filosofía Abe Lucas (Joaquín Phoenix) llega a una universidad a hacer clases. Ahí se involucrará con una alumna y una colega, sin embargo, será un homicidio el que inesperadamente dará un vuelco en la vida de todos.

Cuando Abe le comenta a Jill (interpretada por Emma Stone) que la mujer existe a expensas del hombre y ella sin más concuerda, el cuento se transparenta. La autoría de Allen se olfatea en todas sus películas, pero a ratos se llega a visualizar; a tocar. Su lente de imperceptible no tiene nada. Él revolotea todo el tiempo, dejando la estela de su perspectiva personal de la vida, haciendo sombra. “Hombre Irracional” es un ensayo filosófico kantiano auto-indulgente; una entre varias obras que plasman tanto la virtud de su creador para echar a andar historias, como sus fetichismos instigadores de arqueos de cejas.

Un atribulado sujeto en posición social de privilegio (tremenda novedad, ¿o lo es?) se involucra con una mujer que lo deslumbra y confunde, y entre medio se desencadena uno que otro enigma, cuyas profundidades se nutren de referencias artísticas que tendrán a los lectores de elite viendo estrellas. Descripción que no sólo se ajusta a esta última producción, y es que el estadounidense ha perfilado un espectador objetivo exigente que a estas alturas le debe demandar ejercicios de analogías cultas, casi como manteniendo una broma cómplice que se retoma film tras film. La omnipresencia de IRRATIONAL MAN 02Dostoievski continúa, en una saga que todavía no se agota; Allen es su adherente estrella, embajador del estudio de sus obras, en específico “Crimen Y Castigo”.

Eminentemente es un cuestionamiento respecto a la existencia de la casualidad y el forjamiento de nuestro propio destino. Abe es un hombre desencantado, pero porque sabe demasiado, ha racionalizado todo, y por tanto ha perdido el goce que otorga la dulce mundanidad. Juega a la ruleta rusa como quien juega a las bolitas, haciendo hasta de su posible suicidio un asunto ensayístico: no es que quiera morirse, pero tampoco le importa demasiado si el gatillo dispara, y de paso explora la incidencia de la chance. Entonces, en términos de texto –literalmente de guión–, la cinta es por cierto un interesante desarrollo existencialista. Allen se desliza con soltura en esa categoría, sabiendo introducir a los personajes para luego generar un desafío a través de un siempre atractivo incidente incitador.

Pero es mezquino, y ostentoso. Incluso dejando de lado la pobreza del despliegue audiovisual a nivel de concepto, que es sin duda la debilidad recurrente del realizador aunque él esté consciente y apruebe de aquello, el problema es que se embelesa tanto con esas discusiones académicas, que lleva a cabo con sus espectadores inteligentes (de los cuales una minoría deben ser féminas, porque quién tiene estómago para su sexismo) que descuida la construcción de la historia. Es, Allen, un profesional IRRATIONAL MAN 03capaz de dotar de encanto relatos de complejidad pesada, que en vez de transformar sus trabajos en manuales para tontos, les otorgan una segunda lectura que les enriquece mucho más. Aquí, no obstante, simplemente se agarra de esa extrañeza innata de Phoenix y su nueva adoración que es Emma Stone, los pone en escena como títeres y los usa como dispositivo. Sus presencias son una excusa; transportan el mensaje en lugar de interpretarlo.

Desaprovechar a Phoenix es un pecado mortal: para que su actuación no sea más que circunstancial, pensando en un actor cuyo rango de capas sólo es comparable a los Hoffman y Day-Lewis, algo mal se tuvo que haber hecho. Arranca prometedora, como todo lo del director, pero pronto se estanca en la complacencia de los pensamientos propios de Allen que hacen rodar los ojos, y se diluye. A diferencia de sus buenas películas, la recepción positiva de esta solo puede adscribirse dentro de su pandilla defensora, que de todas formas es amplia.

Por María José Álvarez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mujercitas

Publicado

en

Mujercitas

2019 fue un gran año para el coming-of-age. “Good Boys” y especialmente “Booksmart” nos entregaron visiones nuevas sobre cómo representar la adolescencia y el paso a la adultez en el nuevo milenio. Sin embargo “Mujercitas” nos recuerda que las clásicas historias sobre romance pueden seguir vigentes, y que son clásicos por una razón. Greta Gerwig adapta y actualiza la historia de las hermanas March (y hasta cierto punto la historia de su creadora, Louisa May Alcott) y nos entrega una bella historia sobre amor –tanto romántico como fraternal–, dolor y crecimiento.

“Mujercitas” cuenta la historia de las hermanas March, Meg (Emma Watson), Jo (Saoirse Ronan), Beth (Eliza Scanlen) y Amy (Florence Pugh), principalmente desde la perspectiva de Jo. Las seguimos a través de su adolescencia y su paso a la adultez a fines de la Guerra Civil norteamericana, sus aventuras, sufrimientos y amores, profundizando especialmente en su relación con sus vecinos, Theodore Laurence (Timothée Chalamet) y su abuelo (Chris Cooper).

Es difícil explicar la trama de la película sin entrar en simplificaciones que flaco favor le harían, ya que, si bien se podría decir que “Mujercitas” trata sobre la relación entre Jo March y Theodore Laurence, la verdad es que la película habla sobre mucho más. Greta Gerwig, en su magistral sensibilidad, se asegura de mantener a sus personajes interesantes tanto en los momentos más dramáticos, como en las situaciones más nimias, haciendo que la cotidianeidad de las hermanas (verlas desayunando, jugando, entre otras cosas) adquiera relevancia y profundidad. Cada momento cuenta, cada momento nos dice algo sobre la familia, el amor y la bondad. Esto, a pesar de que los personajes a veces se pueden sentir un poco cliché.

Cada hermana es un poco arquetípica dentro del mundo de novela romántica de fines del siglo XIX. Jo es la niña tomboy con pretensiones artísticas, que se rehúsa a pensar en romance; Meg es la hermana mayor, bondadosa y romántica; Amy es la menor, celosa e inmadura; y Beth es la más balanceada, sensata y con un profundo sentido moral. Es incluso posible hacer un paralelo directo con las hermanas Bennet de la novela “Orgullo y Prejuicio” y sus posteriores adaptaciones, lo que hace que a ratos sintamos que ya hemos visto a estos personajes.

Afortunadamente, gracias a un guion que nos permite conocer a las cuatro hermanas en profundidad, viéndolas crecer y evolucionar como personajes, y también a las brillantes actuaciones de todo el elenco, los personajes logran escapar del cliché y se transforman en personas de carne y hueso. Sus acciones son comprensibles y sus reacciones se sienten honestas, particularmente por la sutileza de las interpretaciones. Los momentos más dramáticos son tratados actoralmente de manera elegante y contenida, entregando una ventana mucho más potente a la interioridad de los personajes.

Entrando en un aspecto técnico, la película es impecable. El uso del encuadre y la iluminación a menudo adquieren un gran protagonismo, generando atmósferas y sensaciones que reflejan también el estado de los personajes. Los colores cálidos y los rayos de luz que Greta Gerwig usa para retratar la adolescencia de las hermanas March genera una atmósfera de ensueño, lo que, sumado a una puesta en escena teatral, se siente casi como un cuento de hadas. En contraste, la adultez es retratada en colores fríos y apagados, reflejando la melancolía de los personajes, utilizando además un lenguaje más naturalista en la puesta en cámara. Esto, en conjunto con una hermosa banda sonora, hace que la película sea una montaña rusa de emociones.

“Mujercitas” es una película sumamente especial y llena de gracia, es una historia bellísima y atemporal, es tanto estudio de personaje como melodrama de época y al final (discutible si lo logra o no) se aventura en un ejercicio metalingüístico sobre el arte de narrar. Es una película ambiciosa que, a pesar de centrarse en algunos temas que podrían considerarse anticuados, entrega profundas reflexiones sobre el amor, la familia y el espacio que la feminidad ocupa en la sociedad, temáticas siempre contingentes. En casi todo aspecto, “Mujercitas” es un triunfo narrativo y cinematográfico.


Título Original: Little Women

Director: Greta Gerwig

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep, James Norton, Louis Garrel, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Tracy Letts


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas