Conéctate a nuestras redes

Cine

Hasta El Último Hombre

Publicado

en

Por definición, la objeción de conciencia es un derecho que permite negarse a realizar actos que atenten contra la religión o ética personal, permitiendo dar un paso al costado cuando los intereses impuestos por superiores –en ámbitos como la medicina o lo militar– se comprometen con las creencias. Lo que para algunos puede sonar como cobardía frente a una orden o una salida fácil para una decisión difícil, puede ser ámbito de estudio y admiración cuando la convicción y los valores de una persona son más fuertes que la lógica de las circunstancias.

Así lo sugiere la historia verídica de Desmond Doss, soldado estadounidense que en plena II Guerra Mundial fue el primer objetor condecorado por su valentía, sobreviviendo a un hecho pese a que jamás portó arma alguna en el campo de batalla. A casi 10 años de “Apocalypto” y a 13 del estreno de “The Passion Of The Christ“, Mel Gibson vuelve en gloria a la pantalla grande en la dirección de esta historia basada en un hecho tan extraordinario como interesante, por supuesto contada a través de su crudo y visceral lente.

En la Batalla de Okinawa, uno de los combates más sangrientos de la guerra, el soldado Desmond Doss (Andrew Garfield) ingresa voluntariamente al ejército para formar parte del destacamento médico, pero negándose a siquiera poner las manos sobre un arma y mucho menos preparándose para quitarle la vida a otro ser. Pese a las advertencias de su familia y el acoso de sus superiores y compañeros, Doss está convencido de servir a su país sin ser parte de la violencia.

Si hay un adjetivo que puede describir el cine de Gibson, ese es “brutal”, en su sentido más práctico y material. Sin escrúpulos calculados sobre qué mostrar y por cuánto tiempo, el director sabe cómo producir aversión adictiva a través de herramientas pretenciosas –pero eficaces– para cuestionar hasta los sentimientos más básicos de nuestra naturaleza humana. A través de imágenes impetuosas y violentas que destacan lo efímero de la vida (o que tal vez se burlan de la falsa complejidad de la vida decodificando el fin último de los conflictos entre naciones), se logran secuencias realmente asombrosas que, aunque estén llenas de efectismos, no son vacías, sino que permiten entregar valores adyacentes que van más allá de la importancia del protagonista como ícono de valores patrios o religiosos: antes que todo, fue un hombre en cuyo contexto de vida encontró un camino y un motor para enfrentar el resto de su existencia.

Un excelente Andrew Garfield personifica al héroe de esta cinta, en el que es uno de sus mejores papeles hasta el momento. Mediante sus ojos sentimos su miedo, pero también comprendemos su razonamiento y aprendemos de él, de sus circunstancias de vida y de su seguridad, pese a que como cualquier humano es dubitativo. Garfield trabaja con dedicación la riqueza del guion, acompañado de un excelente reparto que funciona de maravilla.

A pesar de sus extenuantes escenas bélicas, que agotan emocionalmente y objetan la capacidad de asombro o aguante, en ningún momento se siente dilatada sin razón, pues su travesía de dolor se balancea astutamente con los toques familiares y sentimentales de la historia del soldado. De esta manera, el horroroso espectáculo de la guerra en las trincheras –franco, áspero y desolador– es una experiencia que sumerge de lleno al espectador, debido a que sus escenas bélicas son sin lugar a dudas las mejores logradas de esta producción. En este aspecto, entran en juego la cinematografía, sucia pero cálida a la vez, además del gran trabajo entre mezcla y edición de sonido, donde la respiración del protagonista y el hábil uso de los silencios conceden un contexto sombrío y humano que traspasa la fisonomía violenta de la guerra como tal.

Hay quienes acusan a Gibson de sensacionalista, y sí que lo es, pero bajo su presuntuosa manera de dirigir y mostrar las historias encuentra una forma de inyectar motivos y significados precisos. En “Hasta El Último Hombre” hay toda una dinámica detrás del vacío solitario y efectista de las imágenes más sangrientas que producen repulsión –perfeccionadas por el trabajo de arte y efectos especiales–, en cuya evaluación más profunda se encuentran representaciones simbólicas que relacionan lo corpóreo y horroroso de los enfrentamientos con su propio existencialismo.

Siempre con espacios para desarrollar temas espirituales, pero con los toques de realismo cercanos a “Saving Private Ryan” (1998), la historia de Doss se cuenta como una sobre admirable convicción dispuesta a través de un certero film acerca de los principios que nos mueven como humanos. Un relato intenso y dramático, a veces redundante, pero con álgidos momentos de suspenso, crudeza visual y emocional, y sobre todo de valor humano trascendente.

Por Daniela Pérez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Escándalo

Publicado

en

El Escándalo

La combinación de hechos reales y ficción, para así representar historias de relevancia mediática, podría reforzar una reflexión sobre el trasfondo de ciertos eventos; más aún, cuando existen permanentes discusiones sobre temas controversiales y que están forjando nuevas miradas en la sociedad contemporánea. En este contexto, existen ciertas producciones cinematográficas que toman este medio para adentrarse y otorgar una voz a sus protagonistas.

En 2016 se destapó uno de los más grandes secretos de la televisión estadounidense, cuando la ex conductora de Fox News, Gretchen Carlson, acusó y demandó a Roger Ailes, fundador y ex director del canal, de acoso sexual. El revuelo de la denuncia provocó un remesón en la cadena y ayudó a que muchas trabajadoras tomaran la decisión de denunciar a Ailes por el mismo comportamiento hacia ellas, incluida Megyn Kelly, conductora e importante figura del canal en ese entonces.

Dirigida por Jay Roach, “El Escándalo” se centra en cómo Gretchen Carlson (Nicole Kidman) interpone la demanda por acoso sexual en contra de Roger Ailes (John Lithgow) y las consecuencias de este hecho en el canal. Esta denuncia empujará a otras mujeres a alzar la voz, entre ellas Kayla Pospisil (Margot Robbie), una nueva conductora en ascenso, y a la figura más importante de Fox News, Megyn Kelly (Charlize Theron).

Al estar inspirada por hechos reales, el guion, a cargo de Charles Randolph, transita el terreno de la ficción, pero, al mismo tiempo, no deja a un lado la realidad y, casi como si fuera un documental, expone los hechos alrededor de una difusa veracidad. Esta idea permea la estructura de la cinta, fragmentando su hilo conductor e incorporando elementos que apoyen una mirada cómplice por parte del espectador. En ese sentido, la inclusión de voz en off, insertos visuales, romper la cuarta pared y movimientos de cámara simulando un falso documental, son parte de la sustancia que pretende dar autenticidad y punto de vista al relato, recordando el trabajo de Adam Mckay en “The Big Short” (2015) y “Vice” (2018).

Además, la cinta no tan sólo toma el punto de vista de quienes decidieron demandar y denunciar a Ailes, sino también agrega una tercera perspectiva para ahondar en la reiterada conducta sexual del ex director hacia las trabajadoras del canal. Por un lado, seguimos la mirada de Megyn Kelly, quien en ese momento era una de las figuras más importantes del canal, destacada por emplazar a Donald Trump cuando estaba en plena carrera presidencial. Kelly es puesta como el punto de fragmentación entre sus intereses profesionales y su postura individual cuando se enfrenta al destape iniciado por su ex compañera de canal, en ella se manifiesta el conflicto más profundo entre callar o sumarse a la denuncia, dicha disputa es llevada con gran habilidad a través de la interpretación de Theron, quien logra un extraordinario acercamiento a la figura real de Kelly.

Por otra parte, la representación de Gretchen Carlson es el disparador del gran escándalo y, aunque su presencia es primordial en la progresión de los hechos que terminaron en la denuncia en contra de Ailes, la construcción de su personaje queda incompleta al momento de profundizar en la manera en que escaló el gran destape. Por el contrario, la inclusión de un personaje ficticio en este conflicto permite una entrada hacia lo más oscuro que ocurría en el canal en ese entonces, donde se observa la conducta de George Ailes hacia las mujeres que trabajaban con él, pero también una sutil critica en contra de la industria televisiva y cómo la articulación del poder se interpone para obstaculizar el desarrollo profesional. El personaje interpretado por Margot Robbie resulta ser el más complejo de las tres, otorgando una mirada hacia su vida personal y cómo sus valores, postura política y religiosa chocan y se enfrentan a la situación en la que se ve envuelta.

“El Escándalo” intenta exponer con cierto grado de autenticidad los hechos ocurridos hace cuatro años y, a pesar de sus diferentes miradas, le resulta difícil comprometerse con un punto de vista en particular, por lo que pareciera incompleta en su propuesta. Su mayor fortaleza recae en la actuación de sus protagonistas y el trabajo de maquillaje y caracterización, el que acerca la ficción a su inspiración en la vida real, resultando en una película que sólo limita su relato a una representación superficial y parcial de la acusación que involucraba a grandes figuras de la industria televisiva.


Título Original: Bombshell

Director: Jay Roach

Duración: 109 minutos

Año: 2019

Reparto: Nicole Kidman, Charlize Theron, Margot Robbie, John Lithgow, Allison Janney, Kate McKinnon, Malcolm McDowell, Mark Duplass, Alice Eve, Connie Britton, Alanna Ubach


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas