Conéctate a nuestras redes

Cine

Guardianes

Publicado

en

El cine ruso no es conocido por su masividad en occidente, por lo que la idea de superhéroes desde esa parte del mundo genera un nivel de curiosidad dentro de un género que continúa gozando de popularidad. Un país como Rusia, con esa historia e identidad cultural, podría traer un vuelco interesante, pero la película dirigida por Sarik Andreasyan prefiere acercarse a los peores exponentes del género, pareciendo más un videojuego de antaño o un clip musical, como ocurrió con “Suicide Squad” (2016). “Guardianes” pudo ser una oportunidad para conocer un enfoque diferente, sin embargo, desperdicia la identidad rusa apelando a la audiencia occidental, acostumbrada al estilo hollywoodense sin tener el presupuesto para realizarlo.

En la Rusia contemporánea, cuatro superhumanos con poderes otorgados mediante experimentos durante la Guerra Fría son llamados a servir al proyecto secreto del gobierno. Su misión es volver a formar un equipo llamado Los Guardianes y derrotar al científico que fue su creador, quien antes pensaban muerto, pero que hoy amenaza con tomar control sobre el país e incluso destruirlo con los poderes que ha ganado.

“Guardianes” es el intento de la industria de cine rusa por entrar a la competencia del género de las películas de superhéroes, hasta hoy dominado por Hollywood. A la industria le viene bien un rival para querer mejorar sus producciones, y a la audiencia le sirve para tener variedad, pero no si esta es la calidad que llega a competir. La falta no está en el notorio bajo presupuesto, sino que esto resulta un detalle mínimo al compararlo con los problemas de trama, tema, personajes y edición que tiene a lo largo de sus eternos 89 minutos de duración.

La propuesta inicial, a pesar de no ser nada nuevo, tiene potencial y pudo llegar a ser interesante e incluso entretenida, pero para que una idea poco original tenga éxito, debe brillar en otras áreas. No es el caso de “Guardianes”, donde sus protagonistas –que pudieron ser la salvación de esta producción– resultan planos, tontos sin excepción, poco interesantes y sin personalidad ni características que los definan demasiado. Sus historias son expuestas mediante diálogo en momentos que arruinan el contexto y la credibilidad, asunto que también se traspasa al villano, absolutamente genérico, pero además sin un plan coherente ni motivaciones claras.

La razón por la que películas como “The Avengers” (2012) funcionan, no es sólo por los millones de dólares de presupuesto en efectos especiales y estrellas reconocidas, lo que sin duda ayuda a una producción hoy en día. A pesar de tener tramas recicladas y malos villanos, los personajes que logran construir resultan interesantes para la audiencia, tienen rasgos que detestar o que amar, además de generar química entre los protagonistas con diálogos dinámicos que no resultan forzados, como sí ocurre en “Guardianes”. Además de forzar las relaciones entre los personajes, se fuerza la edición. En su mejor expresión esta es una herramienta que pasa desapercibida, entrega ritmo o estilo, pero en la peor –como en esta producción– distrae de la trama, es notoria, crea un ritmo cortado o incluso carece del mismo, causando que la percepción del tiempo sea confusa. Estos problemas llevan a que la película carezca de orden y estilo, lo que no sólo se expresa en la edición de imagen, sino también en la de sonido, particularmente en los momentos que eligen usar la banda sonora, demasiado ruidosa en momentos que el silencio sería más efectivo.

El guion tiene un trabajo difícil, ya que al pretender emular a un estudio como Marvel, que demoró años y varias películas en preparar su universo cinematográfico, tiene la tarea de condensar todo ese tiempo previo en una sola película que nos introduce a personajes que no conocemos, en un contexto que nos es ajeno. Por esto, es un guion que está plagado de diálogo lleno de información, pero incluso así la trama es poco clara e inconsistente, dejándola de lado para enfocarse en los malos efectos especiales y la acción, que también está editada con desorden y poca claridad.

La premisa de “Guardianes” no es mala y pudo resultar interesante al tener el factor de lo desconocido, pero al carecer de identidad sería lo mismo que dijeran que la historia ocurre en Rusia, Estados Unidos o Alemania. La posibilidad de exponer un contexto distinto alimentando el género de superhéroes, se ve anulada por las constantes ideas y escenas sacadas de otras cintas occidentales populares, representadas con falta de sutileza sin ser parodia. Esto, más una trama sin riesgo o consecuencia alguna, no ayuda a darle un sentido propio ni una identidad particular, quedándose en una imitación de menor presupuesto que se acerca a las peores películas del género.

Por Valentina Vinet

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Cine

Han Solo: Una Historia de Star Wars

Publicado

en

Han Solo: Una Historia de Star Wars

Desde el estreno de “Star Wars: The Force Awakens” (2015), la nueva etapa de la saga se ha mantenido vigente anualmente en la retina del público, y gracias a los spin off denominados “Una historia de Star Wars” se le ha otorgado un respiro a los episodios oficiales, por lo tanto, estas versiones que corren de manera alternativa tienen la libertad de explorar rincones desconocidos y que de todas maneras se ajustan a la gran historia. La primera de ellas, “Rogue One” (2016), logró sorprender y adherirse de manera natural a la franquicia, así el desafío quedó planteado para las siguientes.

El reto de tomar a uno de los protagonistas de la saga y contar su propia historia es bastante grande, considerando que la figura de Han Solo se ha construido en el imaginario colectivo por más de cuarenta años, más aún si se suma la casi inseparable figura de Harrison Ford como intérprete. La producción de la cinta, en un principio dirigida por Phil Lord y Christopher Miller, enfrentó varios problemas que la llevaron a ser replanteada y terminar al mando de Ron Howard, por lo que la expectación a su alrededor es bastante alta.

“Han Solo: Una Historia de Star Wars” se centra en los inicios del contrabandista Han Solo (Alden Ehrenreich), quién, luego de escapar de su planeta natal, pretende volver en busca de su novia y compañera, Qi’ra (Emilia Clarke). En el camino descubre un desconocido mundo criminal que lo llevará a conocer a Chewbacca (Joonas Suotamo), su inseparable compañero de viaje abordo del Halcón Milenario.

Uno de los desafíos que ha tenido que enfrentar esta nueva etapa de la saga está en el tono en el que las nuevas producciones se van ajustando a la franquicia, por consecuencia, el reto de mantener el equilibrio entre una historia que parezca encajar en las reglas de este universo ficticio, pero que se sienta fresca, es bastante alto. En ese sentido, esta nueva producción logra caminar con mayor seguridad dentro de esa línea y el relato da cuenta de la familiaridad con que los personajes son retratados y la natural exploración de sus mundos, aquellos que no necesitan mayor presentación, por lo que el foco está puesto en la edificación inicial de sus personalidades e interacciones. Y su resultado es el retrato de una aventura en un mundo familiar con personajes que, no siendo nuevos, dejan sentir una frescura satisfactoria.

La nueva imagen y representación de Han Solo logra romper una construcción definitiva y entrega el esbozo de lo que se convertirá, pues en esta nueva versión de origen se distingue su espíritu intrépido y rebelde, pero a la vez se percibe como un personaje desconocido y distante, con el potencial de realizar el extenso viaje hasta “Star Wars: The Last Jedi” (2017). La interpretación de Alden Ehrenreich logra representar esta idea de novedad como un personaje encubierto, desafiando a ser destapado y, por otra parte, la familiaridad y guiños a su propio universo están presentes durante toda la cinta, evidenciando su autoconsciencia y agotando la sorpresa. Sin embargo, el centro de ella está puesta en la interacción de sus personajes, y sin duda ver el primer encuentro entre Han Solo y Chewbacca y la evolución de su relación es uno de los puntos altos de esta entrega.

Este spin off descansa en lugares comunes y en la evidente autoconsciencia de su universo, desarrollándose una historia que no logra ganar relevancia y que tambalea cuando comete torpezas para unir cabos de manera forzada. No obstante, abraza con seguridad una naturaleza basada en la aventura pura de un space-western y en la nostalgia del cine de décadas pasadas. Su estructura, hecha a través de secuencias de escapes, asaltos y batallas, fortalece una propuesta que logra balancear la entretención y el manejo de la acción, y en ese camino el universo narrativo es expandido, alejándose de La Fuerza y los Jedi y concentrándose en el mundo que está abajo, donde en cada rincón se está gestando la rebelión.

“Han Solo: Una Historia de Star Wars” se une al extenso catálogo de la franquicia como una propuesta que funciona y cumple con el objetivo de expandir la construcción de un personaje fundamental, y que encuentra sus aciertos en su estructura y forma de llevar el relato, logrando en ese viaje explorar rincones desconocidos, pero aún llenos de nostalgia. Sin embargo, su relevancia puede ser cuestionada cuando no logra ajustarse de manera natural al resto de las entregas, viéndose forzada y a ratos artificial, por lo que la mencionada autoconsciencia se hace presente y plantea una vez más la pregunta frente a la explotación de la saga.


Título Original: Solo: A Star Wars Story

Director: Ron Howard

Duración: 135 minutos

Año: 2018

Reparto: Alden Ehrenreich, Emilia Clarke, Donald Glover, Woody Harrelson, Thandie Newton, Phoebe Waller-Bridge, Warwick Davis, Clint Howard, Paul Bettany, Richard Dixon, Joonas Suotamo, Sarah-Stephanie


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 4 días

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 5 días

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 semanas

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 3 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 3 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 1 mes

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 meses

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas