Conéctate a nuestras redes

Cine

Guagua Cochina

Publicado

en

Sin duda, las últimas décadas han traído consigo una revolución en lo referente a cuestionar las normas morales socialmente impuestas, en favor de lo que se ha defendido como los derechos de las disidencias, siendo quizá el punto más controvertido el de las sexuales. Este conflicto en particular ha llevado a resignificar los más prístinos fundamentos de lo que entendemos por familia, abriendo la posibilidad de incluir dentro de esta categoría la paternidad por parte de parejas homosexuales y, por qué no, por personas que deciden traer hijos al mundo prescindiendo de una pareja con quien compartir esta labor.

NASTY BABY 01Esta es la premisa que da origen a “Nasty Baby”, donde se relata la historia de Freddy (Sebastián Silva), quien ha accedido a la petición de su mejor amiga, Polly (Kristen Wiig), de convertirse en el padre del hijo que ella tanto desea engendrar. Tras seis meses de infructuosos intentos, un examen revela que Freddy se encuentra biológicamente inhabilitado para ayudar a su amiga, por lo que involucran en este plan a Mo (Tunde Adebimpe), novio del primero. Los constantes miedos e inseguridades que de por sí embargan a cualquier futuro padre, se ven radicalmente acrecentados en este atípico trío, quienes deberán lidiar con una serie de dificultades, entre las cuales el prejuicio y la discriminación no podían estar exentos.

Ambientada en un barrio de Brooklyn, popularmente conocido por albergar en sus calles a los sectores marginales de la población neoyorquina, la cuidada selección de las locaciones resalta el encanto que existe en sus viviendas aglomeradas y las vías públicas saturadas de asfalto, dando como resultado una producción estéticamente agradable. El cuidado puesto en la composición de las escenografías es evidente y se agradece, incluso cuando esto implica agregar elementos no utilitarios NASTY BABY 02al conflicto central, como por ejemplo, la fijación de Mo con las plantas. Toda esta puesta en escena se complementa con una fotografía que evade las tonalidades fuertes, acaso para otorgar a través de la imagen un toque de neutralidad a tan controvertido tema.

Sin embargo, en esta inclinación por lo visualmente atractivo, irrumpe también lo grotesco. Y es que para plantear la extrañeza que le produce al protagonista el acérrimo deseo que existe en engendrar hijos propios, que perpetúen los genes de sus padres y que se les asemejen físicamente, Freddy está elaborando una obra audiovisual cuyo nombre da el título a la cinta, y que consiste en registrar a personas adultas disfrazadas como bebés y comportándose como tal. Sin duda la intención de Silva, escondida tras la obra de Freddy, cumple con instalar en el espectador un dejo de repulsión, y es que ver a estos adultos chillando y balbuceando como los bebés que ya no son, logra bordear lo irritante.

No obstante, la cinta presenta varios reparos que le pesan y terminan por opacar toda buena intención. Y es que el recurso de desarrollar la historia a través de la más íntima cotidianeidad de sus protagonistas, termina por sobrecargar la narración hacia lo insípido; el relato es plano y casi sin sobresaltos, por lo que progresivamente se va disolviendo el interés de hasta los más pacientes. A esto se suma la deficiente distribución de los tiempos, donde en los primeros tres cuartos de metraje NASTY BABY 03la trama es laxa y se remite a lo anecdótico, en desmedro del reducido espacio que se dispone para los eventos finales, los cuales, por su gravedad, merecían un tratamiento en mayor profundidad de manera de sostener un guión responsable y cohesionado. Sin embargo, la forma en que son situados en términos de ejecución como por su lugar dentro del guión, torna sus últimos minutos en una cadena de eventos forzados, restándole credibilidad.

Es así como “Nasty Baby” no trata únicamente sobre la homoparentalidad o el deseo de una mujer soltera de ser madre a como dé lugar, o de las enrevesadas situaciones que se dan lugar cuando juntamos a esto tres personajes, sino que es también una hipérbole de los miedos, inseguridades y ansiedades que implica la decisión de traer bebés a este mundo. Una temática interesante e incluso necesaria de abordar en el formato cinematográfico, cargada de potencial suficiente como para ser atractiva sólo por la controversia que aborda, pero que se pierde irrevocablemente en una narrativa plana y de tiempos mal distribuidos, restándole valioso atractivo imprescindible a la hora de efectivamente instalar este tema en el público. Finalmente, tras el visionado de “Nasty Baby” prima la extrañeza y las dudas acerca de si nos encontramos ante una obra irreverente, o si sólo presenciamos una buena idea ejecutada con insuficiencia.

Por Evelyn Munzenmayer

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Terminator: Destino Oculto

Publicado

en

Destino Oculto

Treinta y cinco años han pasado desde el estreno de “The Terminator” (1984) y la saga continúa viva gracias al recuerdo imborrable de sus personajes y de una particular premisa, que en aquella época fue lo suficientemente original como para tomar un lugar importante en el género de acción y ciencia ficción a la vez. Después de cinco producciones cinematográficas y una serie de televisión, Tim Miller toma la dirección de una cinta producida por James Cameron y que pretende establecer las bases para un nuevo camino en la saga.

Sarah Connor (Linda Hamilton) y Grace (Mackenzie Davis) deben proteger a una joven (Natalia Reyes) que está siendo perseguida por un nuevo modelo de Terminator. Juntas intentarán escapar, luchar y descubrir lo que existe debajo de esta persecución.

Los hechos ocurridos en “Terminator: Destino Oculto” se instalan años después de “Terminator 2: Judgment Day” (1991), dejando a un lado lo ocurrido en las secuelas que fueron estrenadas entre 2003 y 2015, y la serie de televisión también producida hacia finales de la década pasada. Esta decisión encuentra sus bases en el intento de darle una dirección definitiva a la saga, y claramente apostando a la nostalgia que implica tener a Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger juntos en pantalla una vez más desde 1991.

Como la nostalgia prima en esta nueva entrega, también se decide seguir un camino seguro, que proporcione las características suficientes para justificar la producción de esta película. De esta forma, se puede realizar una equivalencia evidente entre los hechos establecidos en las primeras dos entregas y esta nueva producción, particularmente en el tratamiento que se le da una de sus protagonistas y que actúa como protegida de Sarah Connor y Grace. La joven debe escapar de las manos que la quieren ver muerta y así cambiar el destino de la humanidad una vez más; en ella se puede percibir la misma incertidumbre que Connor tenía en la primera película, cuando era perseguida por el modelo T-800. La diferencia es que el cambio de actitud de la joven es evidente en el tercer acto, donde toma el control de la situación y se posiciona horizontalmente frente a sus compañeras.

El trío de mujeres que protagoniza esta cinta resulta ser su mayor fortaleza, evidenciando la autoconsciencia que se tiene frente a la trascendencia de Sarah Connor como protagonista, otorgando la oportunidad de traspasar un legado imborrable. Linda Hamilton logra transmitir el peso significativo de lo que he Sarah ha vivido, siendo su presencia un constante recordatorio de su importancia como personaje. Y siendo aquella fortaleza la base de su figura, las nuevas protagonistas que la acompañan logran estar a la altura, generando una dinámica natural y que puede sostener una trama que afloja, pero no decae.

“Terminator: Destino Oculto” sienta sus cimientos en la acción y, como tal, cumple al tener secuencias que mantienen la tensión y son capaces de entregar un espectáculo competente, capaz de estar a la altura de sus antecesoras más antiguas. Por otra parte, el villano encarnado en un nuevo modelo de Terminator trata de cumplir con el legado de Schwarzenegger y Robert Patrick en la cinta de 1991, pero sus atributos no son los suficientes como para generar la angustia necesaria que un rol como ese necesita. Si bien, la presión de la persecución está presente, estas secuencias se vuelven repetitivas al no contar con una base que sustente la existencia del nuevo androide. Sin embargo, las características del género de acción –que están presentes en esta película– logran que el estado de entretención se mantenga frente a los hechos ocurridos en pantalla.

Si bien, los intentos por otorgar aires frescos a la saga son evidentes, estos no alcanzan a dar el salto definitivo como para posicionar esta nueva producción como una secuela necesaria. La falta de originalidad le juega en contra, incluso considerando la aparición y dinámica establecida entre los personajes de Schwarzenegger y Hamilton, aunque este hecho no logra justificar del todo una nueva entrega de una saga que parece no poder salir a flote, pero que, aun así, intenta permanecer viva, recurriendo al recuerdo e impacto que causó el estreno de “The Terminator” y su posterior segunda parte.


Título Original: Terminator: Dark Fate

Director: Tim Miller

Duración: 128 minutos

Año: 2019

Reparto: Linda Hamilton, Mackenzie Davis, Natalia Reyes, Arnold Schwarzenegger, Gabriel Luna, Diego Boneta, Enrique Arce, Tristán Ulloa, Alicia Borrachero, Tom Hopper, Cassandra Starr


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 3 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 1 semana

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 1 semana

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 1 semana

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 1 semana

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas