Conéctate a nuestras redes

Cine

Guagua Cochina

Publicado

en

Sin duda, las últimas décadas han traído consigo una revolución en lo referente a cuestionar las normas morales socialmente impuestas, en favor de lo que se ha defendido como los derechos de las disidencias, siendo quizá el punto más controvertido el de las sexuales. Este conflicto en particular ha llevado a resignificar los más prístinos fundamentos de lo que entendemos por familia, abriendo la posibilidad de incluir dentro de esta categoría la paternidad por parte de parejas homosexuales y, por qué no, por personas que deciden traer hijos al mundo prescindiendo de una pareja con quien compartir esta labor.

NASTY BABY 01Esta es la premisa que da origen a “Nasty Baby”, donde se relata la historia de Freddy (Sebastián Silva), quien ha accedido a la petición de su mejor amiga, Polly (Kristen Wiig), de convertirse en el padre del hijo que ella tanto desea engendrar. Tras seis meses de infructuosos intentos, un examen revela que Freddy se encuentra biológicamente inhabilitado para ayudar a su amiga, por lo que involucran en este plan a Mo (Tunde Adebimpe), novio del primero. Los constantes miedos e inseguridades que de por sí embargan a cualquier futuro padre, se ven radicalmente acrecentados en este atípico trío, quienes deberán lidiar con una serie de dificultades, entre las cuales el prejuicio y la discriminación no podían estar exentos.

Ambientada en un barrio de Brooklyn, popularmente conocido por albergar en sus calles a los sectores marginales de la población neoyorquina, la cuidada selección de las locaciones resalta el encanto que existe en sus viviendas aglomeradas y las vías públicas saturadas de asfalto, dando como resultado una producción estéticamente agradable. El cuidado puesto en la composición de las escenografías es evidente y se agradece, incluso cuando esto implica agregar elementos no utilitarios NASTY BABY 02al conflicto central, como por ejemplo, la fijación de Mo con las plantas. Toda esta puesta en escena se complementa con una fotografía que evade las tonalidades fuertes, acaso para otorgar a través de la imagen un toque de neutralidad a tan controvertido tema.

Sin embargo, en esta inclinación por lo visualmente atractivo, irrumpe también lo grotesco. Y es que para plantear la extrañeza que le produce al protagonista el acérrimo deseo que existe en engendrar hijos propios, que perpetúen los genes de sus padres y que se les asemejen físicamente, Freddy está elaborando una obra audiovisual cuyo nombre da el título a la cinta, y que consiste en registrar a personas adultas disfrazadas como bebés y comportándose como tal. Sin duda la intención de Silva, escondida tras la obra de Freddy, cumple con instalar en el espectador un dejo de repulsión, y es que ver a estos adultos chillando y balbuceando como los bebés que ya no son, logra bordear lo irritante.

No obstante, la cinta presenta varios reparos que le pesan y terminan por opacar toda buena intención. Y es que el recurso de desarrollar la historia a través de la más íntima cotidianeidad de sus protagonistas, termina por sobrecargar la narración hacia lo insípido; el relato es plano y casi sin sobresaltos, por lo que progresivamente se va disolviendo el interés de hasta los más pacientes. A esto se suma la deficiente distribución de los tiempos, donde en los primeros tres cuartos de metraje NASTY BABY 03la trama es laxa y se remite a lo anecdótico, en desmedro del reducido espacio que se dispone para los eventos finales, los cuales, por su gravedad, merecían un tratamiento en mayor profundidad de manera de sostener un guión responsable y cohesionado. Sin embargo, la forma en que son situados en términos de ejecución como por su lugar dentro del guión, torna sus últimos minutos en una cadena de eventos forzados, restándole credibilidad.

Es así como “Nasty Baby” no trata únicamente sobre la homoparentalidad o el deseo de una mujer soltera de ser madre a como dé lugar, o de las enrevesadas situaciones que se dan lugar cuando juntamos a esto tres personajes, sino que es también una hipérbole de los miedos, inseguridades y ansiedades que implica la decisión de traer bebés a este mundo. Una temática interesante e incluso necesaria de abordar en el formato cinematográfico, cargada de potencial suficiente como para ser atractiva sólo por la controversia que aborda, pero que se pierde irrevocablemente en una narrativa plana y de tiempos mal distribuidos, restándole valioso atractivo imprescindible a la hora de efectivamente instalar este tema en el público. Finalmente, tras el visionado de “Nasty Baby” prima la extrañeza y las dudas acerca de si nos encontramos ante una obra irreverente, o si sólo presenciamos una buena idea ejecutada con insuficiencia.

Por Evelyn Munzenmayer

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Sonic: La Película

Publicado

en

Sonic: La Película

Las películas basadas en videojuegos siempre han tenido grandes dificultades en adaptar su material de origen. A menudo, los videojuegos presentan mundos imposibles de traspasar a la pantalla de forma verosímil, otras veces simplemente no tienen una historia y personajes suficientemente desarrollados. “Sonic: La Película” se ve obligada a enfrentarse a estos dos problemas, con la dificultad agregada de ser lo suficientemente simple y fácil de entender para una audiencia infantil, fracasando estruendosamente en todos estos aspectos.

Primero, trata de solucionar el problema del mundo que el videojuego presenta simplemente alejándose de él. Sonic empieza su historia viviendo en el paisaje tropical que tradicionalmente se relaciona con su personaje, lleno de junglas misteriosas y formaciones rocosas imposibles, pero rápidamente se ve obligado a transportarse a la Tierra, donde transcurre un noventa por ciento de la historia. Aquí, Sonic vive escondido a las afueras de un pequeño pueblo llamado Green Hills, pero cuando accidentalmente causa un gran apagón, debe pedirle ayuda al policía local Tom Wachowski (James Marsden) para que lo ayude a escapar del Dr. Robotnik (Jim Carrey), quien es enviado por el gobierno para investigar el origen del apagón.

El segundo desafío de la adaptación es darle una personalidad a Sonic. De todos los problemas que tiene la película, probablemente el más importante está en él y en los otros dos personajes principales. Muchas películas infantiles caen en el vicio de hacer que sus protagonistas, en un esfuerzo por ser lo más empatizables posible, terminan transformándose en un personaje soso y sin mucha personalidad. Sonic se apoya demasiado en bromear y hacer referencias de cultura pop, y no hay crecimiento ni evolución en él. Se siente constantemente como si fuera un youtuber intentando ser gracioso todo el tiempo, diciendo chistes cada tres palabras, esperando que al menos uno funcione. Por otro lado, su contraparte, Tom, tiene incluso menos personalidad. Es aburrido, predecible, y su viaje es simple y superficial.

El personaje que más profundidad tiene –que tampoco es mucha– es el Dr. Robotnik, sin embargo, su personalidad nunca es explorada con mayor detención, fuera de un par de diálogos. Queda enterrada bajo la anfetamínica interpretación de Jim Carrey, que vuelve a canalizar sus actuaciones en “The Mask” (1994) y “Ace Ventura: Pet Detective” (1995). Ninguno de los personajes resulta interesante, por lo que poco importa el viaje que tienen durante la historia, al punto de que, una vez terminada, uno termina preguntándose exactamente qué ocurrió durante esa hora y media.

La película es plana, se apoya demasiado en secuencias de acción que tampoco son particularmente emocionantes, y en un humor burdo y básico que ya se ha visto en innumerables cintas de aventura. A veces intenta jugar visualmente con la supervelocidad de Sonic e integrarla en las escenas de acción, cosa que a veces funciona, pero rápidamente se vuelve repetitivo y poco original, ya que utiliza los mismos recursos que antes han usado todas las películas que incluyen a un personaje con esta habilidad.

El humor es también un punto débil, mostrándose repetitivo y simplista, en parte porque los personajes no tienen gracia, pero también porque simplemente las bromas que los personajes dicen y los gags no son graciosos. Es como si constantemente los guionistas estuvieran yendo por la primera idea que se les ocurre, siempre la opción más fácil, sin esforzarse por llegar a nada original ni creativo, lo que hace que la película más que terrible, ofensiva o decepcionante, sea simplemente aburrida.

Adaptar un videojuego al cine tiene una dificultad mayor a la de otros medios, es verdad, pero cintas como “Pokémon: Detective Pikachu” (2019) demuestran que sí es posible tomar buenas decisiones, construir mundos visualmente atractivos y personajes interesantes. E incluso, más allá de los videojuegos, es posible hacer cine efectivo para niños sin caer en el lado más burdo de lo infantil, con bromas fáciles y tontas, e historias superficiales y predecibles. Sabiendo esto, sólo queda preguntarse exactamente hacia quién está dirigida esta película y por qué siquiera existe.


Título Original: Sonic The Hedgehog

Director: Jeff Fowler

Duración: 100 minutos

Año: 2020

Reparto: James Marsden, Jim Carrey, Ben Schwartz, Neal McDonough, Adam Pally, Leanne Lapp, Shannon Chan-Kent, Debs Howard, Bailey Skodje, Frank C. Turner, Dean Petriw, Tika Sumpter


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Marigold Marigold
DiscosHace 6 días

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 2 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 3 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas