Conéctate a nuestras redes

Cine

Godzilla

Publicado

en

Godzilla. Gojira. El rey de los monstruos es de aquellos personajes de la pantalla grande que no requieren gran presentación y, por lo mismo, en sus aproximaciones al cine realizadas en Occidente no se le ha tratado con el respeto que merece. Es imposible pasar por alto el “desastre” perpetrado por el “rey de las películas de desastre”, Roland Emmerich, en 1998, para graficar dicha aseveración. Es por ello que los realizadores de esta nueva versión occidental del Rey Kaiju han procurado ser lo más cautelosos posibles, respetando debidamente el material original, tanteando hábilmente el terreno (teasers en convenciones, filtraciones medidas) y, especialmente, tratando de adaptar y adecuar apropiadamente la historia a la realidad contemporánea.

GODZILLA 01Esta nueva versión 2014 procura volver a contarnos la historia del origen de Godzilla y cómo su aparición amenaza con arrasar todo a su paso y poner fin a la humanidad, y de los esfuerzos de un multifacético grupo de personas por contenerlo, derrotarlo o simplemente sobrevivir a la inminente destrucción.

El director Gareth Edwards (“Monsters”, 2010) y el equipo de realizadores se preocuparon de rendir innumerables homenajes en la cinta, partiendo por el diseño de Godzilla, más cercano al original de 1954 que al esperpento más cercano a un dinosaurio diseñado para la versión de Emmerich. Pero sin duda que el mayor homenaje está en la construcción del relato. Conscientes de estar sacando adelante una superproducción veraniega, Edwards, junto al guionista Max Borenstein, desenvuelve los acontecimientos de manera progresiva, conteniendo la aparición de Godzilla hasta bien avanzada la película, siguiendo la fórmula de clásicos como “Tiburón” (1975) o “Alien” (1979), al punto que el propio personaje de Cranston se llama Brody, al igual que el personaje de Roy Scheider en “Tiburón”. Así, el tercer acto se convierte en un festín visual del cual uno nunca se agota e inevitablemente pregunta si hay más aún. Afortunadamente, no cometieron la torpeza de insertar alguna escena post-créditos para aliviar esa necesidad.

Aún cuando sea promocionada como una película sobre monstruos gigantes, buena parte del metraje es sobre este pequeño grupo de personas ordinarias puestas en una situación extraordinaria. La misma forma en que se va construyendo el relato permite que conozcamos y nos involucremos con los personajes, cuyo destino se ha cruzado con los pasos de estas criaturas. Y es aquí donde figura una de las principales debilidades de la cinta. Ya sea por torpezas de guión (el cliché japonés encarnado por Ken Watanabe) o la propia incapacidad de los actores (especialmente Aaron Taylor-Johnson), los GODZILLA 02personajes no resultan siempre lo suficientemente atractivos como para hacer menos tediosa la espera por los monstruos. Sintomático también es el desaprovechamiento de Bryan Cranston, quien es capaz, aun con los diálogos más intrascendentes o técnicos posibles (o incluso en japonés), de añadir innumerables capas a su personaje. Sí es un acierto que no incluyeran ningún “alivio cómico”, lo que permite que la tensión aumente progresivamente y sin pausas hasta el final.

La cinta, por cierto, trata de funcionar en varios niveles, buscando dejar un mensaje. A lo largo de todas sus versiones, Godzilla ha pregonado un mensaje antinuclear, siendo el propio rey de los monstruos una alegoría sobre los devastadores efectos de las armas atómicas. Esta nueva versión actualiza un poco dicho mensaje, adecuándose lo más posible al actual escenario político y militar, como lo hiciera en su momento la vilipendiada versión de 1998, que recogió las polémicas pruebas en el Atolón de Mururoa y mostró a una Francia –encarnada en Jean Reno- dispuesta a todo para resarcir sus culpas. La versión 2014 intenta mostrar a un Estados Unidos más preocupado de controlar el número y uso de estas letales armas, incluso cuando queden resabios de la vieja escuela dispuestos a volar todo con la mayor cantidad de megatones posibles.

GODZILLA 03Esta vez Godzilla es presentado como una imparable fuerza de la naturaleza la cual, aún cuando se le haya estudiado detenidamente, y como ocurre igualmente con un huracán o un tsunami, la humanidad no puede hacerle frente a su imponente figura y por lo tanto se atemoriza, huye o, en el mejor de los casos, se limita a seguirla a prudente distancia. De este modo, los personajes se ven frecuentemente sobrepasados por la adversidad y los enormes desafíos que le presenta esta gigantesca amenaza que surge producto de la propia arrogancia de la humanidad, negándose a admitir que, en esta ocasión, nuestra civilización no es más que el telón de fondo para una batalla destinada a restablecer el orden sobre la Tierra.

Con algunos ripios, y cuando denota que en ningún caso tenía la vocación de alcanzar la perfección, este Godzilla versión 2014 sin duda cumple los objetivos que se piden para las grandes producciones: entretener en base a increíbles secuencias en las que se justifique cada peso invertido, tratando de asegurar la mayor destrucción posible. Por supuesto, contar con un eficiente y reconocible elenco, y una historia que se sostiene hábilmente durante las poco más de dos horas de metraje, ayudan bastante no sólo a disfrutar del espectáculo, sino también a creer que en un Hollywood cargado hace lustros al reciclaje indiscriminado, al menos también se está reciclando la forma de hacer blockbusters como los de antaño, como aquellos que sirvieron para acuñar el término en primer lugar.

Por Rodrigo Garcés

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. Pablo Bustos Figueroa

    14-May-2014 en 10:21 pm

    Buena critica, sobre la misma, me parecen muy acertadas 2 cosas: el hecho de mantener esa espera de la aparición del monstruo a base del correcto desenvolvimiento de los hechos, y segundo, el no tener esos “alivios cómicos” como les llamaron, mantener la atención y tenerte al borde del acierto es algo que solo buenos films pueden lograr.

  2. Alejandra Fuentes

    14-May-2014 en 11:43 pm

    Buenísima.. Salí con una carga de nostalgia tremenda.. Se asemeja mucho a el entrañable Godzilla de mi infancia… Gracias por la oportunidad de verla!!!

  3. Andrés Leiva

    18-May-2014 en 10:58 pm

    Crítica muy acertada. Es cierto que en los personajes, los cuales toman el protagonismo en más de la mitad de la película, podrían haberse trabajado más, pero en términos generales la película cumple el principal objetivo, mantener la tensión, acercarnos al Godzilla clásico y por supuesto, entretener. Añado la excelente banda sonora (destacando mucho entre mucha basura de hoy en día) y SPOILER las escenas en que se aprecian los mounstruos desde la perspectiva de la gente, como la secuencia del paracaídas, realmente AMAZING

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: