Conéctate a nuestras redes
Geostorm Geostorm

Cine

Geo-Tormenta

Publicado

en

Las películas de catástrofes han servido para poner a prueba la capacidad de asombro cuando nos vemos en medio de una situación de destrucción masiva. Este subgénero, que con cintas como “Deep Impact” (1998), “The Day After Tomorrow” (2004), “2012” (2009) o “San Andreas” (2015), entre otras, pretende asombrar con el espectáculo visual de efectos especiales, entregando sólo una experiencia cinematográfica en particular, donde, sin aspirar a la trascendencia, sólo buscan el entretenimiento y, en su honestidad, la mayoría de la veces lo logran. Dean Devlin, quien ha trabajado como productor en varias cintas de Roland Emmerich –conocido por trabajar producciones de este tipo– está a la cabeza de este nuevo proyecto que tiene al cambio climático como foco de atención.

Luego de una serie de sucesos climatológicos que afectaron gravemente a la Tierra, se implementó un sistema de satélites que la protegen y controlan estos eventos naturales. Tras varios años de funcionamiento, el proyecto comienza a fallar, poniendo en riesgo la existencia de todo el planeta. Jake Lawson (Gerard Butler), gestor del proyecto, es reclutado para viajar a la estación espacial que controla la red y así salvar a la Tierra de una catástrofe masiva.

Luego de varios estrenos que ponen a la Tierra como foco principal y escenario de destrucción, existen ciertos patrones de fácil identificación, que cumplen el objetivo de crear una estructura familiar que prepare el camino para que la simulación digital de varias ciudades del mundo y sus monumentos más conocidos sean transformados en escombros.

La primera cinta dirigida por Devlin para la pantalla grande no se arranca de ello y comienza por establecer un ensamblaje narrativo ya conocido, adornado de artilugios que pretenden sorprender, pero que alimentándose de clichés sólo logran contar una historia que parece haber sido experimentada antes. Y de cierta forma no pretende hacer algo diferente, pues, siendo honesta en su propuesta, logra encausar la narración para que todo pueda explotar hacia el esperado clímax. En ese sentido, existe una construcción de la tensión y la sensación de peligro adecuada para mantener la atención y comprometer al espectador hasta el final.

Considerando y asumiendo aquella construcción narrativa, es imposible seguir involucrado cuando situaciones forzadas comienzan a tener lugar en pantalla, principalmente en el drama que envuelve a su protagonista. Para lograrlo, se toma como pretexto los lazos familiares de Jake, en particular la relación que tiene con su hermano (Jim Sturgess), la que, por causa de disputas que involucran al proyecto climatológico, se mantiene rota. Esta situación da pie a una seguidilla de diálogos que disfrazan la poca profundidad con la que se está trabajando, en una dinámica que parece creada a la fuerza.

Además de la débil construcción de sus personajes, las preguntas comienzan a ser inevitables cuando se necesita ensamblar todas las piezas que llevan a la humanidad a verse enfrentada a una situación de esta magnitud, y es ahí cuando los vacíos narrativos comienzan a inundar la pantalla, sin lograr dar explicaciones lo suficientemente lógicas y sólidas para entregarle verosimilitud al relato. Su autoconsciencia y la carente capacidad para manipular al género a su favor le juegan una mala pasada, a pesar de que aprovecha de tocar temas mediáticos y que tienen relación con la actual situación sociopolítica que Estados Unidos está viviendo en estos momentos.

Si bien, al enfrentarse a una película centrada en un desastre natural masivo, se asumen ciertos vicios del género y se buscan sólo los objetivos que pretende entregar. Sin embargo, esta no es capaz de desarrollar satisfactoriamente las secuencias de destrucción, de manera que hacia su último tercio se vuelve tediosa y frustrante al no cumplir con lo planteado desde su inicio, perdiéndose entre el cruce de temáticas y géneros que quiere abordar, y de esta forma no se compromete con ninguno de ellos.

Aunque, sin desconsiderar los intentos que se realizan para sostenerse, apoyándose principalmente en sus secuencias digitales de destrucción masiva –las que resultan ser lo más atractivo y cumplen con el espectáculo esperado–, estas no logran ser suficientes para sostener a “Geo-Tormenta” cuando se observa la suma total de los elementos que la construyen, entregando un resultado poco satisfactorio y carente de originalidad


Título Original: Geostorm

Director: Dean Devlin

Duración: 109 minutos

Año: 2017

Reparto: Gerard Butler, Jim Sturgess, Abbie Cornish, Ed Harris, Andy Garcia, Zazie Beetz, Robert Sheehan, Alexandra Maria Lara, Mare Winningham, Arnold Chun, Sue-Lynn Ansari, Eugenio Derbez


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Hoyo

Publicado

en

El Hoyo

Tras un inexplicable recorrido en festivales, llega a Netflix la película española “El Hoyo”, un high-concept de ciencia ficción que busca hacer reflexionar con la metáfora que envuelve su premisa filosófica, y asquear con un estilo gore provocativo. Una mezcla que puede parecer mal planeada, pero que al parecer fue lo suficientemente chocante o interesante como para convertir a la producción en uno de los títulos más populares de la plataforma de streaming.

Toda la película ocurre en “el hoyo”, una prisión con cientos de niveles de pocos metros cuadrados cada uno. En cada piso, dos personas elegidas al azar deben compartir espacio por un mes, después del cual son repartidos aleatoriamente a cualquier otro piso. El giro es que cada nivel tiene en el centro un agujero por el que cada día desciende desde el piso más alto un banquete para alimentar a los presos. La comida es abundante y podría dar abasto para alimentar a todos los integrantes del hoyo, pero, por supuesto, los de arriba no se demoran en terminársela, forzando a los de abajo a luchar por restos, desnutrirse, comerse entre ellos, volverse locos o suicidarse.

Esto lo vemos desde la perspectiva de Goreng (Iván Massagué), un nuevo recluso/potencial mesías que lógicamente cuestiona este sistema. Por suerte, una serie de personajes no se molestan en explicarle todo el funcionamiento. “El Hoyo” tiene muchas reglas y, a pesar de ser molesta y constante, la sobreexposición está generalmente justificada por los requisitos de la película de construir la metáfora. “Los de arriba son los de arriba y los de abajo son los de abajo”, es la sabiduría que le transmite al protagonista Trimagasi (Zorion Eguileor), su primer compañero y desde entonces la no tan sutil comparación con el mundo exterior que la cinta está haciendo se vuelva evidente.

Si bien, el comunismo y la equitativa repartición de los recursos es lo que debería salvar el sistema, las cosas no funcionan así, y la exploración de la película de por qué esto no sucede es lo que hace avanzar la trama a medida que Goreng pasa por diferentes pisos y entendemos al revés y al derecho el funcionamiento del calabozo.

La película tiene ideas sobre lo difícil que es convencer a los privilegiados de que piensen en el resto, de cómo los desfavorecidos terminan obligados a pelear entre ellos y sobre que, finalmente, cada uno vela por sí mismo. Toda postura está representada: desde aquellos personajes que buscan el diálogo, otros que entienden que las cosas se hacen por la fuerza, los que quieren solucionar el problema para todos, aquellos que buscan sobrevivir y los que simplemente se rinden, cuyos cuerpos pisos y pisos de reclusos ven caer hasta llegar al fondo.

Esto es lo más interesante de la película, pero no viene sin reparos. “El Hoyo” ve las cosas demasiado en blanco o negro, forzando a personajes a actuar de maneras exageradas o irreales y a eventos demasiado convenientes a ocurrir para marcar el evidente punto que está probando. Es un experimento social interesante, pero nunca es sutil (al contrario), y la metáfora que tanto se esfuerza en construir no es tan inteligente o novedosa. Es una constatación de lo que muchos sabemos y sentimos, y que otras películas como “Snowpiercer” (2013) o “Parasite” (2019) ya dejaron claro antes y con mayor maestría.

Lo que sí tiene esta película son unas inagotables e inofensivas ganas de entretener, y cuando uno deja de molestarse por los argumentos filosóficos que insiste en presentar como si fueran grandes descubrimientos, puede impactarse con la cantidad de sangre que se sacan sus personajes, ya sea por defensa propia o canibalismo, sorprenderse con las peripecias de un guion hiperkinético que le saca todo el jugo a una locación limitada y regocijarse en la exageración total que supone la mera existencia de una obra como esta. “El Hoyo” no nos dice nada nuevo, y es más entretenimiento que filosofía, pero es inexplicablemente efectiva y fácil de ver, y de paso nos repite un par de cosas que están mal con el sistema que nunca está de más recordarnos.


Título Original: El Hoyo

Director: Galder Gaztelu-Urrutia

Duración: 94 minutos

Año: 2019

Reparto: Ivan Massagué, Zorion Egileor, Antonia San Juan, Emilio Buale, Alexandra Masangkay, Eric Goode, Algis Arlauskas, Miriam Martín, Óscar Oliver


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

F8 F8
DiscosHace 4 días

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 6 días

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 7 días

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 2 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 2 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 2 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 3 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

The Slow Rush The Slow Rush
DiscosHace 3 semanas

Tame Impala – “The Slow Rush”

El tiempo ha sido siempre un enigma en sí mismo para el ser humano. A veces, pareciera que pasa de...

Mind Hive Mind Hive
DiscosHace 4 semanas

Wire – “Mind Hive”

Se suele decir que una banda es “de culto” cuando se habla de una agrupación que, ya habiendo cesado sus...

Quadra Quadra
DiscosHace 4 semanas

Sepultura – “Quadra”

Con más de tres décadas de historia y establecidos como referentes a nivel mundial, Sepultura continúa siendo una máquina imparable...

Publicidad
Publicidad

Más vistas