Conéctate a nuestras redes
Geostorm Geostorm

Cine

Geo-Tormenta

Publicado

en

Las películas de catástrofes han servido para poner a prueba la capacidad de asombro cuando nos vemos en medio de una situación de destrucción masiva. Este subgénero, que con cintas como “Deep Impact” (1998), “The Day After Tomorrow” (2004), “2012” (2009) o “San Andreas” (2015), entre otras, pretende asombrar con el espectáculo visual de efectos especiales, entregando sólo una experiencia cinematográfica en particular, donde, sin aspirar a la trascendencia, sólo buscan el entretenimiento y, en su honestidad, la mayoría de la veces lo logran. Dean Devlin, quien ha trabajado como productor en varias cintas de Roland Emmerich –conocido por trabajar producciones de este tipo– está a la cabeza de este nuevo proyecto que tiene al cambio climático como foco de atención.

Luego de una serie de sucesos climatológicos que afectaron gravemente a la Tierra, se implementó un sistema de satélites que la protegen y controlan estos eventos naturales. Tras varios años de funcionamiento, el proyecto comienza a fallar, poniendo en riesgo la existencia de todo el planeta. Jake Lawson (Gerard Butler), gestor del proyecto, es reclutado para viajar a la estación espacial que controla la red y así salvar a la Tierra de una catástrofe masiva.

Luego de varios estrenos que ponen a la Tierra como foco principal y escenario de destrucción, existen ciertos patrones de fácil identificación, que cumplen el objetivo de crear una estructura familiar que prepare el camino para que la simulación digital de varias ciudades del mundo y sus monumentos más conocidos sean transformados en escombros.

La primera cinta dirigida por Devlin para la pantalla grande no se arranca de ello y comienza por establecer un ensamblaje narrativo ya conocido, adornado de artilugios que pretenden sorprender, pero que alimentándose de clichés sólo logran contar una historia que parece haber sido experimentada antes. Y de cierta forma no pretende hacer algo diferente, pues, siendo honesta en su propuesta, logra encausar la narración para que todo pueda explotar hacia el esperado clímax. En ese sentido, existe una construcción de la tensión y la sensación de peligro adecuada para mantener la atención y comprometer al espectador hasta el final.

Considerando y asumiendo aquella construcción narrativa, es imposible seguir involucrado cuando situaciones forzadas comienzan a tener lugar en pantalla, principalmente en el drama que envuelve a su protagonista. Para lograrlo, se toma como pretexto los lazos familiares de Jake, en particular la relación que tiene con su hermano (Jim Sturgess), la que, por causa de disputas que involucran al proyecto climatológico, se mantiene rota. Esta situación da pie a una seguidilla de diálogos que disfrazan la poca profundidad con la que se está trabajando, en una dinámica que parece creada a la fuerza.

Además de la débil construcción de sus personajes, las preguntas comienzan a ser inevitables cuando se necesita ensamblar todas las piezas que llevan a la humanidad a verse enfrentada a una situación de esta magnitud, y es ahí cuando los vacíos narrativos comienzan a inundar la pantalla, sin lograr dar explicaciones lo suficientemente lógicas y sólidas para entregarle verosimilitud al relato. Su autoconsciencia y la carente capacidad para manipular al género a su favor le juegan una mala pasada, a pesar de que aprovecha de tocar temas mediáticos y que tienen relación con la actual situación sociopolítica que Estados Unidos está viviendo en estos momentos.

Si bien, al enfrentarse a una película centrada en un desastre natural masivo, se asumen ciertos vicios del género y se buscan sólo los objetivos que pretende entregar. Sin embargo, esta no es capaz de desarrollar satisfactoriamente las secuencias de destrucción, de manera que hacia su último tercio se vuelve tediosa y frustrante al no cumplir con lo planteado desde su inicio, perdiéndose entre el cruce de temáticas y géneros que quiere abordar, y de esta forma no se compromete con ninguno de ellos.

Aunque, sin desconsiderar los intentos que se realizan para sostenerse, apoyándose principalmente en sus secuencias digitales de destrucción masiva –las que resultan ser lo más atractivo y cumplen con el espectáculo esperado–, estas no logran ser suficientes para sostener a “Geo-Tormenta” cuando se observa la suma total de los elementos que la construyen, entregando un resultado poco satisfactorio y carente de originalidad


Título Original: Geostorm

Director: Dean Devlin

Duración: 109 minutos

Año: 2017

Reparto: Gerard Butler, Jim Sturgess, Abbie Cornish, Ed Harris, Andy Garcia, Zazie Beetz, Robert Sheehan, Alexandra Maria Lara, Mare Winningham, Arnold Chun, Sue-Lynn Ansari, Eugenio Derbez


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 4 días

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 5 días

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 6 días

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas