Conéctate a nuestras redes

Cine

Francotirador

Publicado

en

Más que objetar con justa razón la nominación de un largometraje como “Francotirador” a varias categorías de los próximos premios Oscar –entre ellas, la de Mejor Película-, es necesario dimensionar el real alcance que podría tener un discurso como el que finalmente esta entrega, pues, aunque sus realizadores no lo quieran reconocer, claramente la cinta va más allá de sus intenciones artísticas. Su director, Clint Eastwood, leyenda viviente de la historia cinematográfica contemporánea, nos ofrece un título que no sólo busca ser complaciente a partir de la significancia que tiene un héroe de guerra para un país como EE.UU., tan sensible respecto a lo denominado como terrorismo, sino que también desliza una provocación sobre todas las implicancias morales que existen en cualquier escenario bélico.

AMERICAN SNIPER 01La película está basada en la historia real de Chris Kyle (Bradley Cooper), un soldado miembro del cuerpo de la armada estadounidense SEAL, que estuvo realizando operaciones en la guerra de Irak de 2003. El relato va repasando los aspectos más importantes en la vida de Kyle: desde su niñez en una rígida familia conservadora, pasando por las actividades que debe desarrollar en el ejercicio militar, hasta los problemas que se van presentando para mantener la relación con su esposa (Sienna Miller). Todo esto en el marco de una guerra que tiene a Kyle como el francotirador norteamericano más letal que se haya conocido, con todos los dilemas éticos que aquello representa.

Si para promocionar una película se incluye en el afiche oficial a un soldado junto a la bandera de Estados Unidos, se usa la palabra “american” para construir su título original (“American Sniper”) y, aparte, se instala a un asumido republicano (algo que en Chile vendría a ser la derecha política) como Clint Eastwood en tareas de dirección, ¿se puede culpar a la gente por pensar que lo que verán será una cinta “patriótica”? El longevo realizador de 84 años, ha tenido que salir al paso para aclarar que la cinta sólo busca contar una historia de la forma más auténtica posible, y que no se malinterprete como un panfleto coloreado de oficialismos u oposiciones. Sin embargo, la sensación que queda después de pasados los 132 minutos de metraje, no puede ser otra que la de plenitud territorial y política, o la de indignación frente a la justificación de la guerra.

AMERICAN SNIPER 02El filme, enquistado en la profunda e idiosincrásica cultura yanqui, esa que en los estados más tradicionales erige a la figura de la masculinidad y el machismo a través de las generaciones, siempre forjando los caracteres desde la ascendencia, va planteando de manera eficiente sus arcos dramáticos, haciendo un breve pero significativo paso por la infancia de Chris Kyle para entender el porqué de su comportamiento en la adultez. Si bien esto es algo que se muestra inteligentemente, se pierde algo de fuerza en la transición hacia el Kyle maduro, al retratar el proceso de adoctrinamiento militar en personas que ya comparecen entusiasmadas sobre la cruzada “anti terrorista”, entendiendo también que esto ya se ha visto muchísimas veces en otras producciones del mismo género.

Por otra parte, existen escenas muy bien logradas dentro del formato pausa-movimiento que tiene la cinta, con los cambios fotográficos que esto sobrelleva; hay espacios para reunir toda la tensión necesaria en momentos de alto vuelo emocional, y hay lugar para un tipo de acción más contenida en relación a otros títulos trabajados bajo la misma hechura. Para que podamos decir que “Francotirador”, en el estricto sentido audiovisual, no es un mal producto, lo anterior se suma al temple que tiene un tipo como Clint Eastwood para sacar a relucir sus mayores virtudes como cineasta, esencialmente para dotar a sus personajes de semblantes únicos, en los que el peso del drama pueda sostenerse sin derribarse hasta lo no creíble, teniendo en “Unforgiven” (1992) o “Mystic River” (2003) los ejemplos más claros de aquello. Sin llegar a ser cien por ciento efectivo bajo esa consigna, esto es algo que se repite en la película que aquí describimos; no obstante, la cinta está AMERICAN SNIPER 03concebida para que haya un solo protagónico –Bradley Cooper es solvente en su rol, sobre todo en términos gestuales- y los papeles secundarios pasen casi a ser una sombra del central, así las piezas se terminan acoplando para el beneficio de la continuidad del relato.

Clint Eastwood ya había incursionado en la confección de películas de corte bélico con “Flags Of Our Fathers” (2006) y “Letters From Iwo Jima” (2006), dos trabajos que, estrenados casi simultáneamente y con el mismo Eastwood como director, contraponen de excelente manera dos visiones sobre un mismo conflicto. Lamentablemente, en “Francotirador” existe una sola versión de la historia que bordea el rasgo antojadizo.

A pesar de que por momentos el tono de la película busque poner en el juicio moral a la historia que se está contando, y trascendiendo al error garrafal de no cubrir con un presupuesto de 60 millones de dólares algo tan doméstico como una equivocación técnica –la secuencia que muestra la burda barriga de la esposa embarazada de Kyle y el muy plástico hijo recién nacido de ambos quedará para la posteridad-, el mensaje concreto que entrega “Francotirador” deja, en mayor o menor medida e irresponsablemente, a la guerra como un mal necesario y a la bancada militar estadounidense como mártires (atención a los créditos finales). Y sólo eso ya es imperdonable.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Llamado Salvaje

Publicado

en

El Llamado Salvaje

El CGI (Computer Generated Imagery) en el cine es a menudo un tema controversial al ser a veces mal utilizado, o ser técnicamente deficiente. A veces el efecto que genera es simplemente espantoso, como en el caso de “Cats” (2019), en otras busca ser casi lo único valioso en una película, más que historia o personajes, como en el caso de “Avatar” (2009). Esto se debe en gran medida a que es un recurso relativamente nuevo en la historia del cine, y las capacidades técnicas de los efectos especiales siempre están evolucionando. Algo notable de “El Llamado Salvaje” desde un principio es el uso de CGI para generar personajes casi en su totalidad, lo que es definitivamente una apuesta arriesgada. Sin embargo, el resultado, a pesar de no ser perfecto, es un buen camino a seguir para la industria en el futuro.

La historia sigue a Buck, un perro grande y afable, criado por una acaudalada familia en California, que es secuestrado y vendido durante la Fiebre del Oro, y enviado a Yukon, al norte de Canadá. Ahí vivirá diversas aventuras y conocerá a diferentes perros y personas que lo acercarán a su lado más salvaje, lo que finalmente lo llevará a su destino.

“El Llamado Salvaje” es una sólida película de aventuras, en gran medida porque el personaje principal es profundamente querible. Pese a que puede ser sumamente difícil generar empatía con un protagonista que no habla, por lo que se vuelve difícil entrar en su mundo interior, el film toma las decisiones adecuadas de utilizar una voz en off que a menudo nos dice lo que piensa, y hacer uso del CGI para darle al animal un gran rango de emociones y personalidad. Inmediatamente somos capaces de conectarnos con Buck, y además de entender su relación con los otros animales que conoce, los que también son sumamente expresivos.

Y ese es uno de los grandes aciertos de la película. El uso que le da al CGI tiene más que ver con construir personajes expresivos y queribles que con buscar un fotorrealismo que sea técnicamente sorprendente, o con generar un mundo de fantasía que sea el gancho de la cinta. A diferencia de “The Lion King” (2019), acá los personajes caninos están llenos de expresividad y personalidad, incluso a pesar de no tener voz, y esto es casi en su totalidad a lo efectivo del CGI.

Aunque, claro, la falta de prolijidad técnica en la animación de los personajes se siente, y en algunas escenas casi llega a distraer de la historia. Hay momentos en que estos no alcanzan a mezclarse bien con su ambiente y se sienten como personajes de videojuego, moviéndose por un ambiente de manera desconectada. Sin embargo, el film completo genera una sensación de fantasía y plasticidad que se complementa bien con este aspecto.

Básicamente, todo es un poco plástico, pero al menos de manera coherente. Se siente como un film animado, tanto por su textura visual como por su puesta en escena, lo que tiene sentido, considerando que es la primera película live action del director Chris Sanders, famoso por “Lilo & Stitch” (2002) y “How To Train Your Dragon” (2010) y “The Croods” (2013). Esto lleva a que los momentos en que el CGI falla se vuelvan menos choqueantes y nunca lleguen a ser más llamativos que la historia en sí.

“El Llamado Salvaje” no es una película perfecta, tiene algunas falencias de guion, algunos de sus personajes (particularmente los villanos) son algo caricaturescos y el final se vuelve sobre explicativo, alargándose y siendo innecesariamente cursi. Sin embargo, al igual que el viaje de Buck, es una película con altos y bajos: una vez terminada, es un viaje que valió la pena tomar. Y no sólo eso, es también un buen ejemplo de las posibilidades narrativas que puede tener el uso de CGI en el cine, si dejamos de centrarnos en el aspecto técnico y volvemos a concentrarnos en la historia y los personajes.


Título Original: The Call Of The Wild

Director: Chris Sanders

Duración: 105 minutos

Año: 2020

Reparto: Harrison Ford, Dan Stevens, Bradley Whitford, Karen Gillan, Omar Sy, Jean Louisa Kelly, Terry Notary, Cara Gee, Colin Woodell, Wes Brown, Anthony Molinari, Brad Greenquist


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 5 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 4 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas