Conéctate a nuestras redes

Cine

Fargo

Publicado

en

Considerada por algunos como la pieza clave del cine de los Coen y, por otros, como el punto más sobrevalorado de su filmografía, lo que sí resulta innegable es que “Fargo” (1996), la sexta entrega de estos hermanos norteamericanos, emerge hoy en día como una de las obras más representativas de toda su narrativa. Famosos por constituir en sus entregas una mezcla constante entre lo que podríamos denominar como neo noir y el complejo lenguaje de la comedia, cierto es que es en esta cinta, donde se hace más palpable el poder apreciar cómo esta dupla logra conducir a nuevos límites el género de la violencia, al ser capaces no sólo de sumergirse en ella para hacerla aparecer plagada de las más altas dosis de humor negro, sino que además, consiguiendo llevar a la misma a convertirse en un comercial y rotundamente exitoso híbrido.

Jerry Lundegaard (Macy), es un hombre fracasado, de personalidad introvertida y atravesando por serios problemas económicos. Su esposa Jean (Rudrüd), es la hija de un millonario magnate, que se presentará como la única vía de escape, a través de la cual Jerry podrá solucionar su crisis monetaria. Para ello, urdirá un plan consistente en el falso secuestro de su mujer, con el fin de que el padre de ella se decida a pagar la recompensa. Dicho secuestro será llevado a cabo por la dispar dupla compuesta por Carl y Gaear (Buscemi y Stormare, respectivamente), una inusual pareja de criminales que tomará esta misión sin saber toda la avalancha de situaciones que la misma conlleva.

Como es de esperar, y tal como sucede habitualmente en el universo fílmico de los Coen, este plan, en apariencia sencillo, derivará en una serie de desafortunados eventos, entre los que destacará el constante acecho de parte de la ley a la figura de estos maleantes. El personaje de la sheriff Marge, interpretado por la genial Francis McDormand, será en este punto quien tome especial relevancia, al caracterizar a la perfección el papel de una suspicaz y embarazada policía, tras la pista de los hechos de violencia acontecidos en el pueblo de Fargo.

La historia se desarrollará así en medio de una suma de giros y situaciones inesperadas, todas ellas entrecruzadas por el permanente factor de la ironía y en la que los constantes virajes (del thriller a la comedia, del crimen a la ternura) se convertirán en los grandes protagonistas. Las actuaciones, en tanto, absolutamente magistrales, harán también lo suyo, para llevar a este metraje al sitio de gloria que hasta hoy para muchos suele tener.

Visualmente, el uso de planos generales, frecuentes tomas exteriores y la presencia constante de una fotografía gélida, propia del norte de los Estados Unidos, darán cuenta no sólo de lo arraigado que el cine de los Coen está dentro de su propio territorio (para bien o para mal), sino que hablará también acerca de la misma frialdad, o más bien neutralidad, que atraviesa en este metraje el relato propiamente dicho. Así, las decisiones y objetivos de cada personaje, no se verán determinados tanto por temas emocionales o pasionales, sino que responderán más que nada a los intereses personales de cada quién. La concepción de un hombre poniendo en riesgo la vida de su esposa, no resulta entonces aberrante ni cuestionable a los ojos de esta historia, sino que se presenta simplemente como el movimiento necesario para activar todo el artificio cinematográfico.

Esta misma falta de cuestionamientos morales, será también extrapolada al resto de los personajes, conformándose así en esta historia, un escenario en el que nadie resulta ser puramente bueno o malo, y en el que finalmente, la ejemplaridad en la conducta pasa a un segundo plano. La constitución de roles será entonces definida a partir de la figura del absurdo, en una configuración en la que el uso de la caricatura tomará primordial status, y para lo cual los directores nos presentarán una serie de delirantes y patéticos personajes. La aparente torpeza de los mismos será, sin embargo, combinada hábilmente con un guión inteligente, que encuentra su fuerte en los dinámicos giros y certeros diálogos al interior de la cinta, con lo que no será complejo el adentrarnos en un ambivalente y sofisticado universo de parodia.

El cine de los Coen es, ante todo, una suma de ácidas radiografías de todo aquello que resulta intrínsecamente gringo en el cine, una burla al establishment hollywoodense, en la que el delirio de lo absurdo, pasa a ser la mejor arma para ir en contra de la narrativa comúnmente establecida, como lo hace, por ejemplo, el falso/verdadero comentario que nos asegura hallarnos frente a una película basada en una historia real. “Fargo” resulta entonces una buena muestra de todo el leitmotiv del imaginario de estos hermanos y un imperdible, tanto para los seguidores de la dupla, como para todo aquél que comience a adentrarse en este universo coeniano. Una película dinámica e inteligente, que es capaz de mantenernos atento a su trama, pero con la que se corre el riesgo de adentrarse quizás demasiado hondo en las profundas aguas del patetismo y la ridiculez humana. La advertencia ya está hecha y la decisión depende de cuánto humor macabro sea cada uno capaz de soportar.

Por Macarena Bello

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Terminator: Destino Oculto

Publicado

en

Destino Oculto

Treinta y cinco años han pasado desde el estreno de “The Terminator” (1984) y la saga continúa viva gracias al recuerdo imborrable de sus personajes y de una particular premisa, que en aquella época fue lo suficientemente original como para tomar un lugar importante en el género de acción y ciencia ficción a la vez. Después de cinco producciones cinematográficas y una serie de televisión, Tim Miller toma la dirección de una cinta producida por James Cameron y que pretende establecer las bases para un nuevo camino en la saga.

Sarah Connor (Linda Hamilton) y Grace (Mackenzie Davis) deben proteger a una joven (Natalia Reyes) que está siendo perseguida por un nuevo modelo de Terminator. Juntas intentarán escapar, luchar y descubrir lo que existe debajo de esta persecución.

Los hechos ocurridos en “Terminator: Destino Oculto” se instalan años después de “Terminator 2: Judgment Day” (1991), dejando a un lado lo ocurrido en las secuelas que fueron estrenadas entre 2003 y 2015, y la serie de televisión también producida hacia finales de la década pasada. Esta decisión encuentra sus bases en el intento de darle una dirección definitiva a la saga, y claramente apostando a la nostalgia que implica tener a Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger juntos en pantalla una vez más desde 1991.

Como la nostalgia prima en esta nueva entrega, también se decide seguir un camino seguro, que proporcione las características suficientes para justificar la producción de esta película. De esta forma, se puede realizar una equivalencia evidente entre los hechos establecidos en las primeras dos entregas y esta nueva producción, particularmente en el tratamiento que se le da una de sus protagonistas y que actúa como protegida de Sarah Connor y Grace. La joven debe escapar de las manos que la quieren ver muerta y así cambiar el destino de la humanidad una vez más; en ella se puede percibir la misma incertidumbre que Connor tenía en la primera película, cuando era perseguida por el modelo T-800. La diferencia es que el cambio de actitud de la joven es evidente en el tercer acto, donde toma el control de la situación y se posiciona horizontalmente frente a sus compañeras.

El trío de mujeres que protagoniza esta cinta resulta ser su mayor fortaleza, evidenciando la autoconsciencia que se tiene frente a la trascendencia de Sarah Connor como protagonista, otorgando la oportunidad de traspasar un legado imborrable. Linda Hamilton logra transmitir el peso significativo de lo que he Sarah ha vivido, siendo su presencia un constante recordatorio de su importancia como personaje. Y siendo aquella fortaleza la base de su figura, las nuevas protagonistas que la acompañan logran estar a la altura, generando una dinámica natural y que puede sostener una trama que afloja, pero no decae.

“Terminator: Destino Oculto” sienta sus cimientos en la acción y, como tal, cumple al tener secuencias que mantienen la tensión y son capaces de entregar un espectáculo competente, capaz de estar a la altura de sus antecesoras más antiguas. Por otra parte, el villano encarnado en un nuevo modelo de Terminator trata de cumplir con el legado de Schwarzenegger y Robert Patrick en la cinta de 1991, pero sus atributos no son los suficientes como para generar la angustia necesaria que un rol como ese necesita. Si bien, la presión de la persecución está presente, estas secuencias se vuelven repetitivas al no contar con una base que sustente la existencia del nuevo androide. Sin embargo, las características del género de acción –que están presentes en esta película– logran que el estado de entretención se mantenga frente a los hechos ocurridos en pantalla.

Si bien, los intentos por otorgar aires frescos a la saga son evidentes, estos no alcanzan a dar el salto definitivo como para posicionar esta nueva producción como una secuela necesaria. La falta de originalidad le juega en contra, incluso considerando la aparición y dinámica establecida entre los personajes de Schwarzenegger y Hamilton, aunque este hecho no logra justificar del todo una nueva entrega de una saga que parece no poder salir a flote, pero que, aun así, intenta permanecer viva, recurriendo al recuerdo e impacto que causó el estreno de “The Terminator” y su posterior segunda parte.


Título Original: Terminator: Dark Fate

Director: Tim Miller

Duración: 128 minutos

Año: 2019

Reparto: Linda Hamilton, Mackenzie Davis, Natalia Reyes, Arnold Schwarzenegger, Gabriel Luna, Diego Boneta, Enrique Arce, Tristán Ulloa, Alicia Borrachero, Tom Hopper, Cassandra Starr


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 3 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 1 semana

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 1 semana

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 1 semana

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 1 semana

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas