Conéctate a nuestras redes

Cine

Enemigo Invisible

Publicado

en

No es muy común toparse con una película traída desde EE.UU. que se enlace con el género bélico y que sea más modesta que las luces de su reparto. Claramente los británicos lo saben hacer bastante mejor, y así lo refrenda “Enemigo Invisible”, el séptimo largometraje del sudafricano Gavin Hood, ganador del Oscar por “Tsotsi” (2005). Aun si la cinta no es el derroche de tensión, energía y ambigüedad que su premisa puede ofrecer, hay margen para sacar cuentas favorables y darle algo de frescor a la cartelera que, a falta de lo nuevo de los hermanos Coen –estreno inexplicablemente cancelado–, parece un yermo que sólo transmite desolación.

EYE IN THE SKY 01La coronel Powell (Helen Mirren) encabeza una operación secreta que busca la captura de un grupo de terroristas en Nairobi, Kenia, detrás de la que también están involucrados el Teniente Frank Benson (Alan Rickman) en compañía de un conjunto de otras autoridades; un piloto estadounidense (Aarol Paul), y cerca del lugar de los hechos, un agente encubierto (Barkhad Abdi). La misión cambia su carácter cuando se descubre que el grupo planea un ataque suicida y, peor aún, cuando una niña local se ubica cerca del lugar de los hechos, desarmando todo lo inicialmente previsto.

Suministrando una suave y delgada capa de historia a cada personaje, la cinta presenta sus rasgos de ejercicio calculado y medido, que economiza sus recursos y los pone sólo en función de sus pretensiones. Inicialmente, es abarcado únicamente lo fundamental para atrapar, quedando fuera del cuadro un mayor hincapié en el contexto, porque –y esto sólo irrumpe más tarde– sus dardos examinadores e interrogantes trascienden en el tiempo y no se estacionan en el siglo XXI de la guerra contra el terrorismo.

EYE IN THE SKY 02Luego, la película viene hacerse cargo de lo suyo, sacarle trote a la tirantez implícita de la misión, y ahí es donde se mueve con facilidad, yendo de un lado a otro con pericia; cuatro frentes se reparten la historia y proveen un ángulo e interés diferente, en un filme concentrado menos en lo físico y más en las pequeñas consideraciones que hacen inclinarse a los seres humanos hacia un lado u otro, para decidir, muchas veces, los destinos de la humanidad.

Es atractiva la óptica que concede la película, porque permite amplitud y mantener no sólo al ojo atento, sino que inquietar desde el primer momento con los reales alcances de su historia. Siendo pequeña y directa, contiene  riquezas que incluso la propia cinta desconoce, y llega más lejos como acercamiento fílmico al terrorismo y la lucha de occidente que muchas otras producciones infladas, sin que eso implique que se conduzca por otra vertiente, como hiciera Anton Corbijn con el delicado cine de espionaje en “A Most Wanted Man” (2014).

Como buen profesional, Gavin Hood impone su oficio en la puesta en escena y en la dirección de actores (impecables Mirren y Rickman), prescindiendo de una banda sonora demasiado omnipresente y manipuladora, y ejecutando sin aspavientos el recurso del dron. Sin embargo, debe lidiar con un guión que, por homogenizar en cada frente y concentrar la atención en lo que va opinando uno y otro personaje, termina volviéndose parejo y previsible. Para darle una vuelta a eso, la película inyecta complicaciones, una tras otra, y genera más lejanía que cercanía. No por ello la cinta deja de contener EYE IN THE SKY 03algo muy adictivo, pero se extravía una parte importante de brillo, observándose de ahí en adelante con mayor distancia los dilemas expuestos. Ante el desconocimiento de cómo son realmente los procedimientos de este tipo, queda la duda de si el filme exagera en lo embrollado que se vuelve o derechamente es desmedido en su fidelidad a la realidad. Pero lo claro es que, por darle más cuerda a la tensión en incremento, se pone momentáneamente en jaque la trascendencia de la película.

Es probablemente su final lo que la devuelve a ese estado original, emanado de su premisa, y la transforma en un ejercicio mucho más serio que un entretenimiento que se puede consumir y desechar en un santiamén. Se acuña algo que queda en la retina, se instala una postura, y eso ya es digno de reconocimiento. Si “Ender’s Game” (2013) era un aceptable ejercicio de ciencia ficción, con “Enemigo Invisible” Gavin Hood se pone un escalón más arriba. Tal vez jamás sea un Paul Greengrass o una Kathryn Bigelow, pero su cine está adquiriendo un peso que no se pilla en cada realizador que se atreve con el thriller.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Midway: Batalla en el Pacífico

Publicado

en

Midway

La Batalla de Midway en 1942 entre Japón y Estados Unidos fue un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial, cuyas fuerzas se enfrentaron y demostraron el potencial militar con el que contaban, cambiando el curso que los enfrentamientos estaban teniendo hasta el momento. Aquella batalla sirvió como material de inspiración para la película “Midway” (1976) y nuevamente es retratada en pantalla en las manos de Roland Emmerich, quien está a cargo de una producción que rememora uno de los grandes momentos bélicos del siglo pasado.

“Midway: Batalla en el Pacífico” se ubica en 1942, justo en medio de la Segunda Guerra Mundial y seis meses después del ataque en Pearl Harbor a manos de la armada japonesa. Sus enemigos estadounidenses preparan un contraataque al ejercito japonés y una de las grandes batallas toma lugar en las Islas Midway, donde todo el poder militar estadounidense se pondrá a prueba para poder vencer a las fuerzas opuestas y darle un giro a la gran guerra.

Roland Emmerich es reconocido por su ostentación visual, donde el espectáculo de efectos especiales es el foco de atención y las grandes explosiones y batallas sirven como el adorno perfecto para, al mismo tiempo, complementar historias centradas en el heroísmo y el sacrificio por un bien mayor.

Después de “Independence Day: Resurgence” (2016), Emmerich se embarca en uno de sus proyectos de vida, queriendo rememorar y homenajear a quienes formaron parte de una de las batallas más importantes en las que Estados Unidos fue parte en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. El heroísmo y la abnegación son el pilar fundamental en la manera en que los protagonistas de esta historia son retratados, siendo ellos quienes conectan el monumental enfrentamiento y el drama humano detrás de la destrucción de portaaviones y cruceros.

Considerando las posibilidades visuales con las que se cuentan para representar este evento histórico, esta superproducción aprovecha con creces cada una de esas herramientas, reproduciendo la batalla aérea y naval de manera épica, y cumpliendo con el nivel grandilocuente de Emmerich. Aquellas escenas bélicas –apoyadas fundamentalmente por efectos digitales– constituyen la gran fortaleza de una cinta que pretende alcanzar más allá de lo que realmente logra. Por lo tanto, y desde un comienzo, estas secuencias harán de “Midway: Batalla en el Pacífico” una película que se basa más en la forma que en el fondo.

Sin embargo, el principal problema recae en el ensamblaje de estas secuencias de batalla con otras de un tono mucho más íntimo, donde el drama personal de algunos de los personajes sale a flote en medio de una guerra externa. Estos momentos, cuya naturalidad se pierde en diálogos flojos y forzados, aflojan la gran historia que se está tejiendo en el campo de batalla, produciendo una disonancia entre la ostentosidad de efectos visuales y hazañas heroicas, y la sencillez de acciones puestas a la fuerza para abarcar cada rincón que esconde un evento histórico. Queda en evidencia la desconexión que existe al momento de entrelazar y dar como resultado final un relato que pretende profundizar, no obstante, se queda en la superficie como si no supiera cómo avanzar.

“Midway: Batalla en el Pacífico” cuenta con el potencial y las características necesarias para poder convertirse en una producción que quiere mezclar secuencias épicas y el drama humano detrás de las grandes batallas. Sin embargo, falla al no poder lograr juntar ambas visiones de una manera coherente y natural, no alcanzando a abarcar en profundidad uno de sus objetivos, dejando que el espectáculo se apodere de la pantalla y resultando en una cinta atractiva de ver, pero carente de sustancia.


Título Original: Midway

Director: Roland Emmerich

Duración: 138 minutos

Año: 2019

Reparto: Ed Skrein, Woody Harrelson, Patrick Wilson, Luke Evans, Aaron Eckhart, Nick Jonas, Mandy Moore, Dennis Quaid, Darren Criss, Luke Kleintank, Alexander Ludwig, Mark Rolston


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas