Conéctate a nuestras redes

Cine

En la Mente del Asesino

Publicado

en

La ficción se ha ocupado de entregarnos asesinos en serie que descubren en sus actos una forma de expresión y a veces ocultan un discurso que es difícil de entender. Curiosamente, nos sentimos atraídos por la representación de estas historias en la pantalla, tal vez porque nos cautiva la posibilidad de apreciar la complejidad humana y cómo es llevada al extremo. No es casualidad que muchos de estos macabros relatos sean presentados a través del punto de vista del detective, quien nos hace observar desde la cordura a estos personajes oscuros y complejos, lo que también ayuda a explicar qué lleva a que el género aún siga concentrando atención y curiosidad.

SOLACE 01El agente del FBI Joe Merriweather (Jeffrey Dean Morgan) se encuentra con una intrincada investigación cuando descubre un particular modus operandi en una serie de homicidios. Es por esto que decide acudir a un antiguo colaborador del FBI, el ya retirado Dr. John Clancy (Anthony Hopkins), quien pondrá sus habilidades clarividentes al servicio de la investigación. Juntos intentarán descifrar el torcido propósito que esconde Charles Ambrose (Colin Farell).

El guión original suponía ser una secuela de “Seven” (1997) de David Fincher, pero esa idea fue descartada y el proyecto se transformó en una historia totalmente distinta, cuya dirección quedó en manos del brasileño Afonso Poyart. Aunque hacer comparaciones puede ser tedioso, es innegable la influencia que tiene el segundo trabajo de Fincher en esta película, evidenciada primero en su estética y luego en el complejo rompecabezas que los detectives deben resolver para llegar al asesino. Sin embargo, el filme de Poyart se desploma por la construcción de relato que hace su guión, que subestima al espectador al excederse en explicaciones y albergar diálogos que carecen de sutileza. De ese modo, se entorpece la historia y se desencadenan situaciones forzadas y acciones inverosímiles.

Cuando se trabaja en el ámbito de lo paranormal y la clarividencia, se debe tratar con mucho cuidado su representación, pues existe una delgada línea entre lo serio y lo paródico. Por momentos la cinta juega en ese terreno, corriendo riesgos que pudieron haber sido evitados en favor de alcanzar el peso narrativo que caracteriza al género. Estos riesgos son evidenciados al momento de introducir al personaje interpretado por Hopkins, abusando SOLACE 02del estereotipo y cayendo en diálogos que lo distancian de ser complejo u original. Lamentablemente, estas malas decisiones causan la desconexión con la narración y que se termine cuestionando la motivación detrás de ese y el resto de los personajes.

Eso no quita que la película pueda contener aspectos interesantes en su propuesta narrativa, como la manera en que se posiciona al asesino cuando es enfrentado a su rival, ya que ambos son perfilados como iguales en cuanto a sus capacidades extrasensoriales. Ahí nuevamente la carencia de ingenio en la ejecución de los diálogos, que abundan en sobreexplicar lo que ocurre en pantalla, hace que la propuesta en la trama extravíe valor y que a la larga, aunque es una buena premisa, en la confección misma se pierda la oportunidad de contar una buena historia.

Si bien en cuanto a su elaboración narrativa la cinta tiende a derrumbarse, los elementos visuales la protegen. Punto a favor es el trabajo en la dirección de arte y, como resultado, en su apariencia estética, la que crea la atmósfera necesaria para mantener la tensión. El trabajo de cámara y montaje acierta al intentar traducir las intenciones de los personajes y darle ritmo a la narración, y además existen ciertas decisiones visuales interesantes y dignas de revisión, en especial algunas secuencias oníricas que persiguen graficar los aspectos psicológicos de sus perturbados protagonistas.

SOLACE 03De alguna forma existe una autoconciencia sobre el peso actoral y en este caso tener a Anthony Hopkins como protagonista no es casualidad, quien con su participación efectivamente logra sostener gran parte de la película. Resulta difícil hacer a un lado el personaje de Hannibal Lecter, y que esta vez Hopkins esté participando desde el otro lado y se enfrente al mal que representó en “The Silence Of The Lambs” (1991), por lo que ya con su sola presencia asegura que se mire con especial atención su despliegue a través de la cinta y ésta logre hacerse más llevadera.

Debido al importante volumen de representaciones fílmicas de asesinos en serie, es innegable la presencia que estas tienen en el imaginario colectivo, lo que provoca que no sea menor la exigencia al verse enfrentado a una película de este tipo. “En la Mente del Asesino” no logra encontrar el espacio que otras obras han ganado con holgura en el género, principalmente por sus numerosos desaciertos narrativos, que impiden que una historia original e interesante logre funcionar al momento de ser plasmada en pantalla.

Por Ángelo Illanes

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Judy

Publicado

en

Judy

El género del biopic tiene un montón de vicios difíciles de esquivar. A menudo intentan abarcar casi una vida completa, lo que hace difícil profundizar realmente en los personajes; otras veces simplemente se apoyan demasiado en el cariño que la audiencia le tiene a sus protagonistas y terminan transformándose en monumentos a sus figuras más que en historias que se valgan por sí mismas. “Judy”, dirigida por Rupert Goold, evita caer en la primera trampa e intenta esquivar la segunda, pero termina apoyándose demasiado en el peso de la figura que busca retratar, en desmedro de la historia.

La película sigue a Judy Garland (Renée Zellweger) mientras intenta revivir su carrera artística durante una serie de espectáculos en Londres a fines de los años 60. En paralelo, debe lidiar con su depresión, alcoholismo y el escrutinio público que trae un complicado y conflictivo juicio por la tutela de sus hijos pequeños. Esto es intercalado con escenas de su juventud como una estrella de cine y televisión, bajo el cruel cuidado de Louis B. Mayer (Richard Cordery).

A pesar de centrarse en un evento muy específico en la vida de la cantante, el film no alcanza a profundizar lo suficiente en su viaje. Judy Garland está poco construida como personaje, donde sus deseos y necesidades no son explorados lo suficiente y, aunque es bastante claro que su mayor meta es obtener custodia de sus hijos pequeños, su viaje interno no se relaciona con el conflicto que vemos en pantalla. Esto lleva a que la película no tenga un foco ni un estilo narrativo claro. A veces se siente como una historia perfectamente tradicional sobre una protagonista intentando sobreponerse a una serie de obstáculos para lograr su objetivo, y otras se siente como una historia menos estructurada, como una serie de viñetas en la vida cotidiana de una artista en el ocaso de su carrera, pero que no se compromete con ninguno de los dos estilos.

Por otro lado, el uso de los flashbacks a la juventud de Judy Garland se siente algo forzado. Pareciera que la película busca retratar su niñez y adolescencia (más bien, la falta de ellas) como el origen de todos los problemas en su adultez, pero no hay una clara correlación narrativa entre ambos momentos. Además, hay varios elementos y situaciones de estos flashbacks que son lamentablemente muy poco explorados, especialmente la clara implicación de que Louis B. Mayer habría abusado sexualmente de ella durante su juventud. El film toma todos estos elementos y pareciera que todo va a llevar a una reflexión sobre los efectos que la fama puede tener en la vida de una persona, pero hacia el desenlace la película se contradice y termina con un final sumamente cursi y gratuito, que temáticamente no dice nada sobre la artista ni sobre la industria. Es un cierre que no entrega nada y busca sólo apelar al cariño que el público le tiene a su figura.

Se siente como si la historia narrada fuera una simple excusa para tener a Renée Zellweger como Judy Garland, y tiene algo de sentido, puesto que su actuación es por mucho lo más rescatable de la película. No sólo es una interpretación muy emocional, sino también muy física. Tanto su postura como sus movimientos dentro y fuera del escenario se sienten excéntricos, pero a la vez espontáneos y naturales, entregando a su personaje una identidad visual muy particular. Es interesante simplemente mirarla caminando, maquillándose y bailando. Lamentablemente, el resto de los personajes son absolutamente olvidables, y se percibe como si estuvieran ahí sólo para que la protagonista tenga gente con quien interactuar, al igual que todos los otros elementos narrativos en el film.

Así, a pesar de tomar la decisión correcta de centrarse en un evento específico en la vida de una artista, “Judy”, al igual que tantas otras biopics, cae en la trampa de apoyarse demasiado en el impacto cultural de la artista que retrata, y no intenta contar una historia interesante narrativa ni temáticamente. Esto es algo que podría funcionar para fans acérrimos de la artista, pero para una audiencia menos familiarizada, “Judy” no tiene nada que ofrecer.


Título Original: Judy

Director: Rupert Goold

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Renée Zellweger, Rufus Sewell, Finn Wittrock, Michael Gambon, Jessie Buckley, Bella Ramsey, John Dagleish, Gemma Leah Devereux, Gaia Weiss, Andy Nyman, Fenella Woolgar


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 2 días

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Publicidad
Publicidad

Más vistas