Contáctanos

Cine

Emoji: La Película

Publicado

en

De kaomojis, a Unicode, a emojis –pasando por una serie de otras expresiones en lenguaje de código–, la transición y expansión de los emoticonos ha estado siempre a la par con la evolución de los computadores, celulares y, hoy, los smartphones. Este ya normalizado fenómeno es también una herramienta global del lenguaje, que traspasa barreras idiomáticas y permite que la instantaneidad sea mayor y las interpretaciones algo más exactas. Porque escribir seguido de un emoticón predispone automáticamente a un sentimiento del emisor, que el receptor puede comprender fácilmente.

Una sensación contraria a lo anterior es lo que logra “Emoji: La Película”, la apuesta de Sony Animation Studios por otorgarle “vida” a los otrora inanimados iconos amarillos. Tras colores brillantes, una animación cumplidora y ritmos pop se esconde una desabrida historia que, lejos de generar una real identificación o incluso servir como una compuesta sátira, en ningún momento da el paso más allá de la zona de confort de las animaciones; ese espacio que ya hace años otros estudios se atrevieron a dejar atrás.

Dentro de la interfaz del smartphone del joven Alex se encuentra la ciudad de Textópolis, cuna de la civilización de los emojis. Estos seres deben expresar una sola emoción para que, cuando estén listos, puedan ser enviados como mensajes de texto. Pero Gene tiene problemas con mantener la emoción que le tocó, “meh”, así que al fallar va junto a su nuevo amigo Hi-5 en busca de Jailbreak, para hackear el sistema y encajar en lo preestablecido.

Es importante tener en cuenta que, pese a lo tergiversado de la información, “Emoji: La Película” no es “la peor cinta animada del último tiempo”, sino que sería más justo indicar que su pobre nivel la llevan a ser otro filme más en el cajón de las olvidables cintas digitales. Y es que la escasa inteligencia de guion, desarrollo de personajes, desenlace e, irónicamente, falta de emoción frente a un barullo de sin sentidos y bromas sin gracia, producen un efecto claramente negativo y sumamente aburrido que permea a cada segundo.

Si bien está exclusiva y evidentemente enfocada en la Generación Z tardía, tiene varios elementos identificables para el espectador común, los que fácilmente podrían haberse convertido en herramientas de genialidad dramática, por ejemplo, como sátira a la adicción a las pantallas portátiles y a lo alocado de la vida común. No obstante, estos términos son relevados para dar paso al camino fácil y poco astuto de la cultura pop ya saturada y abusada a más no poder.

“Emoji: La Película” es una interpretación promedio y poco imaginativa sobre un aparato en el que confiamos nuestra vida. Si es permitido comparar, sería un intento de homologar “Inside Out” (2015) –nuestras emociones personificadas y con sentimientos individuales–, pero en vez de eso, es el capricho de hacer algo “cool” que mantenga durante hora y media la poca atención de los preadolescentes que crecieron al mismo tiempo que los celulares se volvieron touch.

A raíz de esto, es clara la relación entre el objetivo de esta producción y su nivel, pues lleva tras sí una macabra finalidad: ser una mera publicidad de aplicaciones y otros utensilios digitales, de los que ya las mentes jóvenes están ultra saturadas. Por lo anterior, se debe ser tajantes al indicar que no estamos frente a una película para niños pequeños, como se quiere vender, y evidentemente tampoco logra ser una obra de ficción destacable para adultos jóvenes, pues sus repetitivos y sobre exagerados diálogos y acciones no justifican para nada el rato frente a la pantalla. Aunque en este apartado se puede sacar a colación el caso de “The Lego Movie” (2014), basada en las populares piezas de plástico, la ejecución de sus fundamentos tiene giros entretenidos y conllevan mensajes que traspasan lo comercial, promoviendo elementos positivos más allá de las ventas.

Cuando pensamos en Sony Pictures Animation hay pocos títulos que acompañan a la casa de animación. “Cloudy With A Chance Of Meatballs” (2009), “The Smurfs” (2011) y “Hotel Transylvania” (2012) son las únicas producciones medianamente exitosas y que, en desmedro, han sido explotadas con segundas o terceras partes en camino. La exageración de expresiones, movimientos y la tonalidad algo “plástica” son realmente las únicas características que diferencian estas cintas, que si bien atraen al público pequeño con una animación llamativa, no han logrado desarrollar temáticas imperecederas –algo trágico, considerando la competencia, pero que parece no importarles–.

Aparte del perdonazo que debemos hacerle a Sir Patrick Stewart por prestar su voz para un “desperdicio” parlante, “Emoji: La Película” no es un largometraje memorable, satisfactorio ni entretenido, sino un simple capricho en pos de las regalías, sirviendo como subterfugio fácil a una apuesta más riesgosa o con mensajes de mayor peso. Aunque es una cinta mala promedio, más en la línea de “Despicable Me 3” (2016) que “Foodfight!” (2012), la carencia de corazón y esencia en su realización, además de una terrible mezcla de sonido y la forzosa construcción de los personajes, la hacen muy poco tolerable por donde se le mire.

Por Daniela Pérez

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Estrenos cinematográficos del 26 de octubre

Publicado

en

Thor Ragnarok
Anterior1 de 6
Usa tus teclas ← → para navegar el artículo

“Jesús”

Título Original: Jesús

Director: Fernando Guzzoni

Duración: 90 minutos

Año: 2016

Reparto: Nicolás Durán, Alejandro Goic, Sebastián Ayala, Esteban González, Gastón Salgado, Constanza Moreno

Anterior1 de 6
Usa tus teclas ← → para navegar el artículo

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Deeper Understanding A Deeper Understanding
DiscosHace 6 horas

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son...

Colossus Colossus
DiscosHace 1 día

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

Publicidad

Más vistas