Conéctate a nuestras redes

Cine

Ella

Publicado

en

El futuro en el que Spike Jonze sitúa “Ella” –su más reciente película como director y su primera como guionista exclusivo- se siente como algo perfectamente verosímil. Es lo suficientemente lejano como para presentar personajes que interactúan de formas más avanzadas que nosotros, pero lo suficientemente próximo como para que los dilemas que estos enfrentan sean los mismos que nos afligen actualmente.

HER 01Es así como su protagonista, Theodore Twombly (Joaquín Phoenix), tras recientemente haberse separado de su esposa y encontrarse retraído en una nostálgica monotonía, busca llenar ese vacío con tecnología que le promete compañía y comprensión. El resultado es la adquisición de Samantha (voz de Scarlett Johansson), un sistema operativo con la capacidad de procesar infinita información, comunicarse e incluso interactuar. Sin creer estar preparado para una relación humana, y con la inquisitiva presencia de Samantha demostrando interés por todo lo que la rodea, hombre y máquina comienzan a enamorarse y forman una relación.

Scarlett Johansson interpreta a Samantha –divertida, ansiosa, devastadora- con el entusiasmo de alguien que no conoce el miedo ni las inseguridades, ya que no ha vivido lo suficiente como para encontrarse con ellos. Su personalidad es justamente lo que Theodore necesita, y a pesar de no aparecer físicamente en ningún cuadro de la película, su voz hace que el personaje logre instalarse como una presencia creíble, dotando a la relación de una verosimilitud inquietante y sugiriendo que esta podría desarrollarse de la misma manera si estuviera compuesta por dos personas.

HER 02Más allá de hacer una parodia o una crítica a nuestra relación con la tecnología, Jonze extiende la descabellada premisa inicial impidiendo que se agote, sin dejar ninguno de los rincones de esta idea sin explorar, dotándola de sentimiento y dando giros a la historia que demuestran que es más que lo que su sinopsis sugiere. Y es ahí donde radica el valor de “Ella”: en que logra trascender la premisa “hombre se enamora de computador” más allá de su relativa simpleza, tanto estructural como temáticamente.

En cuanto a estructura, la cinta se divierte con esta situación anecdótica inicial, pero pronto avanza más allá, complejizándola y sorprendiendo en el proceso, y el foco deja de estar en la posibilidad de que un amor tan inusual pueda existir y pasa a situarse en lo que tienen que aprender el uno del otro y cómo sobrellevar una relación semejante, cuyas complicaciones tienen raíces en las mismas inseguridades y demonios que acechaban al protagonista en sus relaciones anteriores, por más humanas que fueran

HER 04Y, temáticamente, Jonze utiliza dicha premisa como mera herramienta para explorar aspectos mayores y más universales, y así “Ella” deja de ser una película sobre el amor entre un hombre y su sistema operativo y se convierte en una historia sobre los compromisos que hacemos y lo lejos que estamos dispuestos a llegar para ser felices. Theodore, después de mucho tiempo de aislamiento, empieza a atreverse a salir de su zona de confort y permitirse a sí mismo experimentar nuevas situaciones y reencantarse con la vida. “Estamos en la tierra brevemente”, le responde una amiga cuando él pide su consejo, “…y mientras estoy aquí quiero permitirme ser feliz”. Como mensaje, eso trasciende.

“Ella” es una película llena de ideas, rebosante de ellas, todas como pequeñas cápsulas dentro de la película, pero alineándose para apuntar hacia lo mismo. Estas ideas dan forma a la historia y transmiten los temores del protagonista, yendo desde el ensimismamiento, al que al parecer nos encaminamos inevitablemente, hasta cómo nos comunicamos con quienes nos rodean, el significado que le damos a nuestro pasado y el miedo que genera el pensar que ya sentimos todas las emociones y sensaciones que la vida tenía para ofrecernos.

HER 03La fotografía refuerza este aspecto y apunta a la evocación del sentir. A pesar de lo planas y genéricas que se quiere hacer ver las calles de este Los Angeles futurista y los ordenados interiores teñidos de tonos pasteles y grises, la cámara aquí busca capturar sensaciones y emociones, llamar la atención a cada detalle, deteniéndose en texturas –una partícula de polvo, las gotas de agua en la ducha- y haciendo vívidos momentos, realzando un mundo que Theodore puede sentir, pero en el que Samantha jamás se va a encontrar.

Conmovedora, divertida, inteligente y reflexiva, “Ella” exige solamente que suspendamos la incredulidad para demostrarnos que las historias de amor pueden existir en cualquier forma y empaque, y el mensaje que quiere transmitir una película puede hacerse presente hasta en las premisas más inusuales. Son la maestría y originalidad de un director las que las dotan de verdadera belleza, y Spike Jonze se vale de la ciencia ficción no por su aparataje, curiosidad o atractivo, sino con el fin de contar de forma original y novedosa algo que puede ser tan simple como la historia de alguien que quiere ser feliz, y se permite hacerlo.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Mariana (@Lady_Mari)

    26-Feb-2014 en 12:16 pm

    Muy buen comentario!! La vi el lunes y refleja completamente mi percepción. Linda película 🙂

  2. Carlos Navarro

    27-Feb-2014 en 9:36 am

    Es una buena película con originalidad es cierto, pero con deficiencia en el mismo aspecto en el asunto de fondo (no escapa de un tema muy retratado, pero pasa a ser un detalle). Por otra parte esta crítica es interesante, sin embargo, puede que hierre en su premisa principal (“hombre se enamora de máquina”) y esta debiese ser realmente “la soledad y lo sustituible de las relaciones humanas así como su futilidad”, quizás de esa perspectiva se hubiese logrado otra perspectiva del film, por lo tanto, seguiré buscando otros análisis. Es probable que el cine no hable mucho más de esta película, pero si la sociología y hasta la filosofía. Inteligente crítica de todas formas. Saludos.

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 1 semana

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 semana

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 semana

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: