Conéctate a nuestras redes
El Viajante El Viajante

Cine

El Viajante

Publicado

en

A poco tiempo de iniciado su mandato, el polémico presidente estadounidense Donald Trump decretó un bloqueo en las visas entregadas a todos los ciudadanos de seis países musulmanes, entre los que se encontraba Irán, lugar de origen del destacado director y guionista Asghar Farhadi, quien ganó el Oscar a Mejor Película Extranjera este año. Farhadi, a modo de protesta contra la medida, se ausentó de la ceremonia y envió a un reemplazo en su lugar. De esta forma el director se consagraba con su segundo premio de la Academia, esta vez gracias a su séptimo largometraje, “El Viajante”.

El joven matrimonio de actores compuesto por Emad (Shahab Hosseini) y su esposa Rana (Taraneh Alidoosti), se ve forzado a trasladarse de casa debido a que su edificio está pronto a ser demolido. En su nuevo hogar, el cual pertenecía antes a una mujer “de mal vivir”, Rana es atacada por un hombre. Este hecho traumático genera profundos problemas en la relación y embarca a Emad en un viaje de venganza, mientras que Rana, consecuencia de la sociedad que la rodea, prefiere el silencio y la contención.

Farhadi lleva tiempo en esto de escribir películas, y con los años ha sabido desarrollar una técnica infalible en cuanto a sutileza y cautela narrativa. Con esta habilidad el autor ha conseguido dar vida a un guion que fusiona tintes del buen thriller de Hitchcock con el drama híper realista. La progresión narrativa –dictada por cómo Rana reacciona ante la agresión que ha sufrido– fluctúa entre lo pasivo y lo agresivo, en un tránsito orgánico donde ambos protagonistas se pasan la antorcha como eje cinético del relato. Si bien, en un comienzo Emad sólo reacciona como mejor puede a las decisiones de su mujer, esta dinámica muta en 180 grados hasta que es ella quien debe detener las ensañadas acciones de su marido. Esto responde al evidente interés del autor por el rol femenino en la narrativa contemporánea, además de su afán por zurcir la estereotipada imagen de la mujer musulmana. En términos de relato, Emad es quien mueve las acciones que hacen avanzar la trama, pero el motor narrativo que dinamita el avance de los actos, los giros y la progresión de ambos protagonistas, está dictado exclusivamente por el actuar de Rana y su dual manera de abordar la conmoción post-traumática. Es este contrapunto en la cinética del guion el que le otorga a esta película una refrescante narrativa, que la vuelve disfrutable por todos los públicos.

Si la caótica metáfora inicial del edificio a punto de derrumbarse no es aviso suficiente de la espiral de destrucción emocional que se avecina para la joven pareja, el manto de misterio que cubre a la nueva propiedad de Emad y Rana funciona como advertencia para el espectador de que nada bueno ocurrirá en la cinta. Dicho caos se vuelve perfectamente digerible gracias al suave tratamiento de cámara y montaje, siendo este último el artífice de largas pausas y momentos de aparente calma, donde –gracias a sendos detalles de actuación– los personajes se desarrollan y sumergen más en una relación autodestructiva.

La película está plagada de momentos de aparente calma, siendo instancias perfectas para que la pareja –que parece ser un feliz matrimonio al inicio del filme– destruya poco a poco esos bastiones de amor que todas las relaciones tienen; el sueño de tener un hijo, el respeto mutuo y los secretos. La sutil violencia con la que Farhadi tiñe la cinta, se distribuye con silenciosa calma a lo largo de todas las esquinas de los personajes y, gracias a su magistral dirección, termina por envenenar sigilosamente toda la trama, generando sórdidos momentos que dejan al borde del asiento y que, por la tensión generada por el montaje y las actuaciones, logran instalar a esta película como un referente a considerar a la hora de hablar de un thriller contemporáneo.

Obviamente, un filme de este origen no está libre de la crítica social, de la cual Farhadi es muy consciente. Con la astucia que entrega la experiencia, el autor logra sortear delicados temas con habilidad y disimulo. Son pequeños guiños los que nos presenta a la hora de cuestionar ciertas costumbres de su cultura natal: la importancia de la exposición pública como modo de castigo, el miramiento en menos de las mujeres y la participación casi a modo de cameo del departamento de censura gubernamental. Si bien, el cine de Farhadi siempre ha tratado de decantar su atención en tópicos alejados a la polémica nacional, en esta cinta el autor acierta en plasmar en pantalla un elemento medular de la idiosincrasia de su nación como lo es el castigo en público, y lo ata con maestría a su relato de venganza.

Farhadi ha superado la maestría con la que nos presentó “Jodaeiye Nader Az Simin” (2011) y ha elevado su narrativa a un punto más allá de la madurez. El autor se posiciona como un crítico no sólo de su nación, sino del propio espíritu humano y de cómo la venganza como herramienta no lleva a nada. Dinámica, sorprendente y chocante, “El Viajante” es una vibrante experiencia cargada de metáforas visuales y de profundidad de personajes que nadie, pero nadie, puede dejar pasar.


Título Original: Forushande

Director: Asghar Farhadi

Duración: 124 minutos

Año: 2016

Reparto: Shahab Hosseini, Taraneh Alidoosti, Babak Karimi, Mina Sadati, Farid Sajjadi Hosseini, Mojtaba Pirzadeh, Maral Bani Adam

 


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Escándalo

Publicado

en

El Escándalo

La combinación de hechos reales y ficción, para así representar historias de relevancia mediática, podría reforzar una reflexión sobre el trasfondo de ciertos eventos; más aún, cuando existen permanentes discusiones sobre temas controversiales y que están forjando nuevas miradas en la sociedad contemporánea. En este contexto, existen ciertas producciones cinematográficas que toman este medio para adentrarse y otorgar una voz a sus protagonistas.

En 2016 se destapó uno de los más grandes secretos de la televisión estadounidense, cuando la ex conductora de Fox News, Gretchen Carlson, acusó y demandó a Roger Ailes, fundador y ex director del canal, de acoso sexual. El revuelo de la denuncia provocó un remesón en la cadena y ayudó a que muchas trabajadoras tomaran la decisión de denunciar a Ailes por el mismo comportamiento hacia ellas, incluida Megyn Kelly, conductora e importante figura del canal en ese entonces.

Dirigida por Jay Roach, “El Escándalo” se centra en cómo Gretchen Carlson (Nicole Kidman) interpone la demanda por acoso sexual en contra de Roger Ailes (John Lithgow) y las consecuencias de este hecho en el canal. Esta denuncia empujará a otras mujeres a alzar la voz, entre ellas Kayla Pospisil (Margot Robbie), una nueva conductora en ascenso, y a la figura más importante de Fox News, Megyn Kelly (Charlize Theron).

Al estar inspirada por hechos reales, el guion, a cargo de Charles Randolph, transita el terreno de la ficción, pero, al mismo tiempo, no deja a un lado la realidad y, casi como si fuera un documental, expone los hechos alrededor de una difusa veracidad. Esta idea permea la estructura de la cinta, fragmentando su hilo conductor e incorporando elementos que apoyen una mirada cómplice por parte del espectador. En ese sentido, la inclusión de voz en off, insertos visuales, romper la cuarta pared y movimientos de cámara simulando un falso documental, son parte de la sustancia que pretende dar autenticidad y punto de vista al relato, recordando el trabajo de Adam Mckay en “The Big Short” (2015) y “Vice” (2018).

Además, la cinta no tan sólo toma el punto de vista de quienes decidieron demandar y denunciar a Ailes, sino también agrega una tercera perspectiva para ahondar en la reiterada conducta sexual del ex director hacia las trabajadoras del canal. Por un lado, seguimos la mirada de Megyn Kelly, quien en ese momento era una de las figuras más importantes del canal, destacada por emplazar a Donald Trump cuando estaba en plena carrera presidencial. Kelly es puesta como el punto de fragmentación entre sus intereses profesionales y su postura individual cuando se enfrenta al destape iniciado por su ex compañera de canal, en ella se manifiesta el conflicto más profundo entre callar o sumarse a la denuncia, dicha disputa es llevada con gran habilidad a través de la interpretación de Theron, quien logra un extraordinario acercamiento a la figura real de Kelly.

Por otra parte, la representación de Gretchen Carlson es el disparador del gran escándalo y, aunque su presencia es primordial en la progresión de los hechos que terminaron en la denuncia en contra de Ailes, la construcción de su personaje queda incompleta al momento de profundizar en la manera en que escaló el gran destape. Por el contrario, la inclusión de un personaje ficticio en este conflicto permite una entrada hacia lo más oscuro que ocurría en el canal en ese entonces, donde se observa la conducta de George Ailes hacia las mujeres que trabajaban con él, pero también una sutil critica en contra de la industria televisiva y cómo la articulación del poder se interpone para obstaculizar el desarrollo profesional. El personaje interpretado por Margot Robbie resulta ser el más complejo de las tres, otorgando una mirada hacia su vida personal y cómo sus valores, postura política y religiosa chocan y se enfrentan a la situación en la que se ve envuelta.

“El Escándalo” intenta exponer con cierto grado de autenticidad los hechos ocurridos hace cuatro años y, a pesar de sus diferentes miradas, le resulta difícil comprometerse con un punto de vista en particular, por lo que pareciera incompleta en su propuesta. Su mayor fortaleza recae en la actuación de sus protagonistas y el trabajo de maquillaje y caracterización, el que acerca la ficción a su inspiración en la vida real, resultando en una película que sólo limita su relato a una representación superficial y parcial de la acusación que involucraba a grandes figuras de la industria televisiva.


Título Original: Bombshell

Director: Jay Roach

Duración: 109 minutos

Año: 2019

Reparto: Nicole Kidman, Charlize Theron, Margot Robbie, John Lithgow, Allison Janney, Kate McKinnon, Malcolm McDowell, Mark Duplass, Alice Eve, Connie Britton, Alanna Ubach


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas