Conéctate a nuestras redes

Cine

El Vengador del Futuro

Publicado

en

Nunca es bueno comenzar un texto con un cliché, pero en esta ocasión se justifica: las comparaciones son odiosas. Tanto en un sentido positivo o negativo, realizar este ejercicio en obras que puedan compartir elementos, provengan de un mismo origen o que hasta tengan el mismo nombre, es una operación a ratos estéril, porque se está obviando algo esencial: cada objeto cultural posee vida propia, según la capacidad de mostrar y desarrollar una idea novedosa de algo ya inventado y contado. No hay nada nuevo bajo el sol, versa otra frase hecha que también viene al caso.

Lamentablemente, aquí las comparaciones son casi obligatorias. Nos encontramos ante la versión 2012 de “Total Recall”, película basada en el relato de Philip K. Dick y ya llevado a la gran pantalla por Paul Verhoeven en 1990. Sin embargo, ya la trama desnuda que el trabajo de reinvención fue exhaustivo. Tenemos al mismo Douglas Quaid (Colin Farrell), ahora empleado de una fábrica de autómatas militares llamados “sintéticos”, con la misma esposa llamada Lori (Kate Beckinsale) y la misma vida monótona que intenta variar con la oferta de recuerdos en liquidación de Rekall. Pero al visitar la clínica de implantación de recuerdos, se da cuenta que su mente ya ha sido manipulada, y que forma parte, como agente secreto, de la maquinación que enfrenta a los dos estados (uno subyugado económicamente al otro) sobrevivientes en una Tierra post guerra química.

La decisión de sacar a Marte –parte capital de la película de Verhoeven- de esta nueva versión, es el reflejo más patente de las intenciones de Len Wiseman (“Underworld” y “Live Free Or Die Hard”) en la dirección, y Kurt Wimmer (“Equilibrium” y “Ultraviolet”) como guionista, tras revisar el cuento “Podemos recordarlo por usted al por mayor”. Encontramos así un remake sin mucho que ver con el original –en papel y celuloide-, donde los nombres de los personajes se conservan más por una identificación con el público que por una intención de rehacer el film noventero, y todas las referencias son a modo del clásico “cameo”. En ese sentido, no hay mucho que comparar, esta nueva entrega se separa de su antecesora, lo que agrada al fanático de los excesos de la película protagonizada por Arnold Schwarzenegger, cinta que los años han hecho madurar como el vino.

Más aún, la referencia a modo de homenaje no se queda sólo en su antecesora, con la que comparte el origen del relato. Es interesante recopilar las múltiples citas que reverencian a otras obras de la ciencia ficción clásica de Hollywood, y que se hacen presentes en “Total Recall”, pasando por “Blade Runner” (1982), “Minority Report” (2002), “I, Robot” (2004) e incluso “Aliens” (1986). Como efecto residual queda la idea de reimplantar los recuerdos de la infancia y la adolescencia, aquellas imágenes que ya fueron desarrolladas antes en este género. Nuevamente, la intención del homenaje se queda en la formalidad, no hay profundidad ni creatividad, ni siquiera el tratamiento de la película es novedoso, a ratos se parece demasiado a todas las demás, en sus secuencias de acción y en sus planteamientos, en sus planos y en sus diálogos.

Algo que surge respecto a esta nueva entrega del clásico relato de Philip K. Dick, y que engloba a casi toda la ciencia ficción como género cinematográfico, es la capacidad de formular preguntas que inmediatamente se diluyen y desaparecen al pasar a la siguiente escena de acción y explosiones. “Total Recall” no se salta ninguno de los tópicos clásicos de los relatos de adelantamiento, que aquí rondan en la cuestión de la realidad, la ficción simulada, la memoria y los nuevos adelantos científicos que permitirían manipular esas experiencias. Pero, como en toda cinta comercial, se debe dar paso a la acción. Partiendo por esa premisa, ¿existe tiempo para la reflexión? Tal como puede haberlo en clásicos como “2001: A Space Odyssey” (1968), “Solyaris” (1972) o la contemporánea “Moon” (2009), todos con un ritmo menos vertiginoso, más lento, más calmado. En “Total Recall”, por el contrario, todo suena a un profesor que intenta ser profundo, enunciando un tema que luego no dejará que sus alumnos respondan, y que no volverá a tocar.

La acción, además de anular la reflexión, implica asumir un estatuto de “verdad” en el relato, lo que hace que cualquier ambigüedad enunciada quede inmediatamente superada. De partida sabemos –o estamos obligados a asumir- que todo es “real”, o el sentido del film pierde su razón de ser (recuerden a Cobb en “Inception”, ¿tiene sentido su odisea onírica si, al regresar al hogar, éste es también una ilusión?). Por eso no hay sorpresas, no es necesario cuestionarse nada, todo viene preparado y listo para servirse, como las mismas palomitas que se compran y se consumen durante la función. Total Recall, como divertimento de acción, podrá sobrevivir unas cuantas semanas en cartelera. Es más, como tal es bastante entretenida, y logra cautivar con algunas secuencias de pelea y persecución. Pero no hay que pedirle más, porque ni siquiera se lo propone. Incluso, haciendo un ejercicio premonitorio, es casi imposible que logre envejecer como lo hizo su antecesora.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. caradebofe

    16-Ago-2012 en 5:09 pm

    este critico de cine es como la caca

  2. Chocobo

    16-Ago-2012 en 6:54 pm

    Estas listo para lun Naota.

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: