Conéctate a nuestras redes

Cine

El Último Exorcismo 2

Publicado

en

En una escena cinematográfica cada vez más invadida por secuelas y franquicias, cualquier película moderadamente exitosa es buena candidata para tener una continuación. Por su parte, las películas de terror –por lo general con sus bajos costos de producción y adhesión de la audiencia garantizada, independiente de su calidad- han demostrado ser un género muy rentable y confiable. Es así como no se necesita mucha justificación para entender cómo es que la cinta de horror de 2010 “El Último Exorcismo” consigue una secuela en la ineptamente titulada “El Último Exorcismo 2”, entendiéndose que son exclusivamente fines comerciales los que se buscan con la existencia de esta, en lugar de cualquier pretensión artística o la necesidad de continuar la historia original.

La película comienza justo donde terminó la anterior, tras los fallidos intentos de un sacerdote y su equipo de filmación de exorcizar a una joven religiosa que vive en una granja y que cree estar poseída por un demonio. La chica en cuestión, Nell (Ashley Bell, adoptando el rol protagónico esta vez), busca empezar de cero en un lugar nuevo. Es así como llega a Nueva Orleans a hospedarse en un retiro para jóvenes con problemas y comienza un trabajo en un motel, tratando de vivir una vida normal mientras sospecha que el demonio que llevaba dentro no la ha dejado por completo.

Uno de los atractivos de la “Parte 1” era lo que lograba con el formato que utilizaba, el de metraje encontrado, y cómo adaptaba este estilo casi documental a una historia de exorcismo. Por razones narrativas, se vuelve ilógico continuar con este formato en la secuela, por lo que queda de lado para abordar la historia de forma tradicional, utilizando planos y un estilo de montaje convencionales. Esto hace que la película termine dependiendo más de la narrativa y la habilidad para crear suspenso de los realizadores para funcionar, lo que termina siendo un craso error dado lo mediocre que resultan ser estos intentos. La trama, que busca crear suspenso durante la primera hora de la película, avanza lento en un primer acto demasiado prolongado y con secuencias repetitivas que no aportan ni profundizan en la historia. Esto es interrumpido de vez en cuando por débiles intentos aleatorios de provocar miedo a raíz de nada (¡Un perro ladra! ¡Suena el teléfono!), acompañando torpemente estos sustos falsos con una musicalización obvia, chirridos, y golpes de sonido predecibles y movimientos de cámara súbitos que, más que asustar, advierten a una confundida audiencia de cuándo vendrá el siguiente “salto”.

Ashley Bell, cuya actuación fue uno de los puntos fuertes de la primera película, no sale bien parada de esta segunda instalación, principalmente gracias a un guión que no le pide mucho más que abrir mucho los ojos y reaccionar con sorpresa y miedo a lo que le rodea. Para frustración del público, la historia continúa avanzando de forma absurda, navegando por un mar de clichés del género, situaciones trilladas, personajes arquetípicos y diálogos que dan vergüenza ajena, siguiendo a una protagonista inactiva que no tiene motivación ni genera desarrollo en su propia historia. Esto cambia cuando, súbita y convenientemente, aparece un personaje que sirve como dispositivo para poner toda la confusión en contexto, acelerar la trama y encauzarla hacia un clímax en que la película muta de tono y se aleja de lo parsimonioso, volviéndose grandilocuente y exagerado; los sustos ahora causando risa en vez de la indiferencia inicial.

Da la sensación de que por un momento la película se vuelve consciente de su pobreza y que el absurdo rumbo que adquiere al final es intencional, pero la cinta se ha tomado demasiado en serio hasta ese punto como para que este argumento adquiera peso. Si es que eso era lo que pretendía, la cinta falla en eso también: es un fracaso rotundo. Falla como película de terror, como drama que explora la interioridad de un personaje perturbado y como sátira exagerada del género. “El Último Exorcismo 2” termina siendo –incluida la contradicción en su título- una cinta ridícula, vergonzosamente mal ejecutada e involuntariamente divertida. Un desastre en lo que sea que pretendió lograr. Una excusa descarada para sacarle todo el dinero posible a una franquicia que nunca debió haber continuado en primer lugar.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Responder

Comentarios

Shiva Baby

Publicado

en

Shiva Baby

Esta es una situación demasiado habitual: tener que asistir a un evento al que no se quiere ir, soportar a parientes y amistades de la familia que se toman las atribuciones para comentar sobre nuestra vida y apariencia, e intentar mantener la calma cuando se escuchan los comentarios que enmascaran la desaprobación de aquella gente opinante. Querer presentarse de una manera apropiada para enorgullecer a tus padres frente a los asistentes, mientras que el aire es robado por cada interacción. “Shiva Baby”, el debut en largos de Emma Seligman, toma lugar en este asfixiante escenario.

Basada en un corto de 2018 de la misma directora, la película se centra en la historia de Danielle (Rachel Sennott), una joven bisexual a punto de graduarse de la universidad sin un plan en mente, quien se dedica a tener sexo con hombres mayores a cambio de dinero. Junto a sus padres, ella debe asistir a un shiva, un velatorio judío que se realiza posterior al funeral de una persona. Dentro de los asistentes se encuentran sus entrometidas tías, su exitosa ex novia Maya, y Max, su sugar daddy.

En “Shiva Baby” Danielle funciona como la catalizadora del caos que sucede en la jornada y Rachel Sennott es totalmente destructiva en su rol protagónico. Su rostro insidioso se enciende mientras procesa su enojo y envidia, que la llevan a tomar pésimas decisiones. Ella mira calculadoramente mientras piensa cómo puede ejercer dominación en estas dinámicas de poder y, de igual forma, su mirada revela cuando nerviosamente se retira ante su derrota. La actuación de Sennott es comparable a presenciar un auto que acelera a toda velocidad mientras se dirige a un muro; es completamente avasalladora, pero imposible de ignorar.

El resto del elenco funciona como una perfecta contraparte en esta desenfrenada jornada que escala a cada minuto, destacando especialmente sus padres. Debbie (Polly Draper) conoce perfectamente los impulsos de su hija, la apoya y reprende en la misma medida, dando como resultado una divertida y refrescante dinámica entre las dos. Por otro lado, Joel (Fred Melamed) juega un poco con el estereotipo de padre despistado e incompetente, pero su presencia tiene un aire inocente y reconfortante, dando paso a cómicas situaciones.

El evento que los reúne es filmado maravillosamente por la directora Emma Seligman, quien crea una atosigante atmósfera, logrando transmitir la abrumante mirada crítica de los asistentes y la ansiedad que provocan en la protagonista. La película crea una enfermiza tensión con claustrofóbicos planos, una musicalización cercana al género de terror y un montaje preciso. Seligman saca el máximo provecho de una sola locación, en esta aplastante casa atestada de personas que cada vez se siente más abultada.

A medida que “Shiva Baby” avanza y las situaciones se tornan más absurdas, la calidad de la comedia sube con escenas perfectamente orquestadas para desembocar en una estresante resolución. El guión, con un perturbador sentido del humor, construye magistralmente estos pilares que se caen uno tras otro. Todo esto se desenvuelve bajo el lente de una interesante propuesta sobre cómo una joven se relaciona con su propia sexualidad y cómo encaja dentro de las expectativas que no logra cumplir, mientras se relaciona con las mujeres que aparentemente sí lo hacen.

Este largometraje es un angustioso espectáculo, que llega a ser muy difícil de mirar, pero no falla en entretener. Instala poderosamente a dos nuevos talentos con la llegada de una chispeante actriz principal y una inteligente directora con un negro sentido del humor. “Shiva Baby” es un electrizante viaje que, en unos compactos 77 minutos, logra construir un rico y asfixiante mundo, dejando al espectador con ganas de más.


Título Original: Shiva Baby

Director: Emma Seligman

Duración: 77 minutos

Año: 2020

Reparto: Rachel Sennott, Danny Deferrari, Fred Melamed, Polly Draper, Molly Gordon, Glynis Bell

 


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Van Weezer Van Weezer
DiscosHace 6 días

Weezer – “Van Weezer”

Weezer ha lanzado una gran cantidad de discos de manera ininterrumpida durante los últimos años. Ni siquiera la pandemia de...

WINK WINK
DiscosHace 6 días

CHAI – “WINK”

Como pocas veces en la industria, una ola internacional de música golpeó con fuerza en los últimos años. La era...

Cavalcade Cavalcade
DiscosHace 2 semanas

Black Midi – “Cavalcade”

Durante la última década, muchos prometedores nombres han pasado por la escena musical. Con un hype a veces indescriptible de...

Dry Cleaning Dry Cleaning
DiscosHace 2 semanas

Dry Cleaning – “New Long Leg”

Usualmente, al ver lo mal que lo pasa la mayoría de los habitantes del mundo, es difícil buscar una referencia...

Daddy’s Home Daddy’s Home
DiscosHace 3 semanas

St. Vincent – “Daddy’s Home”

Desde su debut en 2007 con “Marry Me”, St. Vincent ha adoptado una multiplicidad de personas para contar sus historias,...

Hella Love Hella Love
DiscosHace 4 semanas

Marinero – “Hella Love”

Marinero es el seudónimo de Jess Sylvester, músico de ascendencia mexicana que para este álbum abandona la bahía de San...

Seek Shelter Seek Shelter
DiscosHace 4 semanas

Iceage – “Seek Shelter”

Cuando lanzaron “New Brigade” y “You’re Nothing” en 2011 y 2013, respectivamente, los daneses de Iceage estaban en la cima...

G_d’s Pee AT STATE’S END G_d’s Pee AT STATE’S END
DiscosHace 1 mes

Godspeed You! Black Emperor – “G_d’s Pee AT STATE’S END!”

Durante 2019, previo a que el mundo entrara en su letargo y una pandemia no fuese más que un argumento...

Fortitude Fortitude
DiscosHace 1 mes

Gojira – “Fortitude”

Si hay algo que caracteriza a Gojira, es su preocupación por transmitir un mensaje tan potente como su música. Desde...

Itaca Itaca
DiscosHace 2 meses

Txakur – “Itaca”

Como su carta de presentación, Txakur apareció en 2018 con “La Era De La Información”, un EP donde dibujó paisajes...

Publicidad
Publicidad

Más vistas