Conéctate a nuestras redes

Cine

El Último Exorcismo 2

Publicado

en

En una escena cinematográfica cada vez más invadida por secuelas y franquicias, cualquier película moderadamente exitosa es buena candidata para tener una continuación. Por su parte, las películas de terror –por lo general con sus bajos costos de producción y adhesión de la audiencia garantizada, independiente de su calidad- han demostrado ser un género muy rentable y confiable. Es así como no se necesita mucha justificación para entender cómo es que la cinta de horror de 2010 “El Último Exorcismo” consigue una secuela en la ineptamente titulada “El Último Exorcismo 2”, entendiéndose que son exclusivamente fines comerciales los que se buscan con la existencia de esta, en lugar de cualquier pretensión artística o la necesidad de continuar la historia original.

La película comienza justo donde terminó la anterior, tras los fallidos intentos de un sacerdote y su equipo de filmación de exorcizar a una joven religiosa que vive en una granja y que cree estar poseída por un demonio. La chica en cuestión, Nell (Ashley Bell, adoptando el rol protagónico esta vez), busca empezar de cero en un lugar nuevo. Es así como llega a Nueva Orleans a hospedarse en un retiro para jóvenes con problemas y comienza un trabajo en un motel, tratando de vivir una vida normal mientras sospecha que el demonio que llevaba dentro no la ha dejado por completo.

Uno de los atractivos de la “Parte 1” era lo que lograba con el formato que utilizaba, el de metraje encontrado, y cómo adaptaba este estilo casi documental a una historia de exorcismo. Por razones narrativas, se vuelve ilógico continuar con este formato en la secuela, por lo que queda de lado para abordar la historia de forma tradicional, utilizando planos y un estilo de montaje convencionales. Esto hace que la película termine dependiendo más de la narrativa y la habilidad para crear suspenso de los realizadores para funcionar, lo que termina siendo un craso error dado lo mediocre que resultan ser estos intentos. La trama, que busca crear suspenso durante la primera hora de la película, avanza lento en un primer acto demasiado prolongado y con secuencias repetitivas que no aportan ni profundizan en la historia. Esto es interrumpido de vez en cuando por débiles intentos aleatorios de provocar miedo a raíz de nada (¡Un perro ladra! ¡Suena el teléfono!), acompañando torpemente estos sustos falsos con una musicalización obvia, chirridos, y golpes de sonido predecibles y movimientos de cámara súbitos que, más que asustar, advierten a una confundida audiencia de cuándo vendrá el siguiente “salto”.

Ashley Bell, cuya actuación fue uno de los puntos fuertes de la primera película, no sale bien parada de esta segunda instalación, principalmente gracias a un guión que no le pide mucho más que abrir mucho los ojos y reaccionar con sorpresa y miedo a lo que le rodea. Para frustración del público, la historia continúa avanzando de forma absurda, navegando por un mar de clichés del género, situaciones trilladas, personajes arquetípicos y diálogos que dan vergüenza ajena, siguiendo a una protagonista inactiva que no tiene motivación ni genera desarrollo en su propia historia. Esto cambia cuando, súbita y convenientemente, aparece un personaje que sirve como dispositivo para poner toda la confusión en contexto, acelerar la trama y encauzarla hacia un clímax en que la película muta de tono y se aleja de lo parsimonioso, volviéndose grandilocuente y exagerado; los sustos ahora causando risa en vez de la indiferencia inicial.

Da la sensación de que por un momento la película se vuelve consciente de su pobreza y que el absurdo rumbo que adquiere al final es intencional, pero la cinta se ha tomado demasiado en serio hasta ese punto como para que este argumento adquiera peso. Si es que eso era lo que pretendía, la cinta falla en eso también: es un fracaso rotundo. Falla como película de terror, como drama que explora la interioridad de un personaje perturbado y como sátira exagerada del género. “El Último Exorcismo 2” termina siendo –incluida la contradicción en su título- una cinta ridícula, vergonzosamente mal ejecutada e involuntariamente divertida. Un desastre en lo que sea que pretendió lograr. Una excusa descarada para sacarle todo el dinero posible a una franquicia que nunca debió haber continuado en primer lugar.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Ariel

    11-Ago-2013 en 9:56 pm

    El peor final que pude haber visto en una cinta de “Terror”, que para mi el final termino en una comedia.

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 6 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 6 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: