Contáctanos

Cine

El Seductor

Publicado

en

La producción más reciente de la multifacética directora Sofia Coppola se plantea como una reversión del trabajo de Don Siegel en 1971, que lleva el mismo nombre, por lo que ganarse un lugar para sí misma desmarcándose de aquella producción protagonizada por Clint Eastwood es uno de los principales desafíos que el filme logra sortear desde sus primeros minutos.

Basada en la novela original de Thomas P. Cullinan y adaptada por Sofia Coppola, la historia nos presenta a un grupo de señoritas lideradas por la institutriz Miss Martha (Nicole Kidman) que albergan a un malogrado soldado yanqui (Colin Farrell) durante la Guerra Civil estadounidense en una trama llena de reveses, amores, seducción y desventuras.

Desde los primeros minutos, la historia busca instaurar un lenguaje estético y artístico en la forma en que avanza y presenta los hechos. Los detalles están sumamente cuidados y da la impresión de un trabajo profundamente consciente de lo que busca proponer en términos artísticos. En este sentido, uno de los grandes pilares de la película viene dado por el juego de cámara prolijo que presenta; una mezcla de ángulos y colores que no sólo hablan en favor de la historia, sino que hacen constante hincapié en las texturas y formas enrevesadas que se van sucediendo a medida que el soldado McBurney (Farrell) interactúa con las damas que le dan asilo.

Sin embargo, a pesar del trabajo impresionante de los ángulos y secuencias de cámara de esta primera mitad del filme, una de las decisiones más arriesgadas que toma la película es contarse a sí misma como una historia antigua, revistiéndose de una paleta de colores, un tipo de fuente tipográfica y una forma de actuación que apuntan en esa dirección. No estamos en presencia de una reactualización, sino de una revisita íntegra a la historia ya contada por Siegel en el ’71, que toma en préstamo la estética desgastada del pasado para poner sobre la mesa temáticas contemporáneas como la aceptación, el deseo y los celos. Una apuesta arriesgada, considerando la línea estética que las películas de época han seguido en el último tiempo –de corte más moderno, apuntando a los colores vívidos, el resaltar a sus grandes figuras actorales y en un uso desmedido de efectos–, pero que logra envolver al espectador en su atmósfera particular.

Ahora bien, dentro de este mundo altamente detallista que juega con los elementos apenas perceptibles a través de los cuales sus personajes interactúan y construyen su mundo, cada aspecto menos cuidado del filme resalta de manera brutal al desentonar del resto de la propuesta. Es por esto que, al intentar agregar el trabajo musical al ominoso silencio inicial, la cinta comienza a desarmarse sobre sí misma: arreglos que entran o salen mal sincronizados, avisando de manera anticipada los puntos de tensión de la historia, van transformando lentamente la estética de los primeros minutos en un lenguaje nuevo que no logra funcionar en su segunda mitad. El clímax, situado como punto de quiebre entre ambas mitades, no sólo se vuelve predecible por esto, sino que se torna en exceso dramático como para generar cualquier tipo de empatía en el espectador.

Esta segunda parte, marcada en la narración por la aparición real de conflicto en forma de celos entre los personajes, está cargada de clichés y lugares comunes de teleseries que quiebran el ambiente y el ritmo que venía teniendo la propuesta de Coppola. Gritos exagerados y tensión que no logra instalarse, y que parece impulsada por la necesidad del guion –y no por un trabajo orgánico de la historia–, conjuntamente a un desenlace que peca de inocente debido a la falta de profundidad de su propuesta, parecen ser la tónica de esta segunda mitad. Si bien, el afirmar lo anterior no es postular que la película carezca de valor –puesto que lo tiene y su propuesta artística sigue siendo notable–, peca de inocente al caer recurrentemente en clichés que llevan a un clímax que sólo funciona por la benevolencia del espectador, debido a su falta de lógica para justificarse a sí mismo.

Es en esta confianza en que los gritos, golpes y reacciones exageradas son siempre la nota más alta del drama, donde la película se vuelve demasiado inocente y se transforma en un festival necesitado de la buena voluntad de quien la ve, siendo incapaz de plantarse como una propuesta sólida y completa; por el contrario, parecen dos películas totalmente distintas pegadas una frente a la otra y sostenidas únicamente por la buena voluntad del público. A fin de cuentas, “El Seductor” es una película que no logra presentarse orgánicamente y envolver al espectador en un viaje o en una atmósfera particular, sino que pide constantemente ayuda para plantear sus temáticas a medida que su final se acerca, perdiendo todo sentido del tacto a la hora de presentarlas.

Por Ricardo Tapia

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Cine

Liga de la Justicia

Publicado

en

Justice League

Luego de los tropiezos iniciados en una irregular “Man Of Steel” (2013), la dividida “Batman v Superman: Dawn Of Justice” (2016) y la fallida “Suicide Squad” (2016), cada anuncio de un nuevo estreno parecía ser un intento por encausar el Universo Extendido de DC cómics hacia un rumbo adecuado. Luego del estreno de “Wonder Woman” este año, pareciera que el camino se empieza a cimentar nuevamente y esta tarea cae en “Liga de la Justicia”, la que a cargo de Zack Snyder en la dirección se para como un nuevo punto de partida para el resto de este universo cinematográfico.

Luego de la muerte de Superman, el mundo se ve enfrentado a una nueva amenaza de grandes proporciones. Por lo tanto, Bruce Wayne (Ben Affleck) con la ayuda de Diane Prince (Gal Gadot) se unen para reclutar a un grupo de superhumanos, entre los que se encuentran Cyborg (Ray Fisher), Aquaman (Jason Momoa) y Flash (Ezra Miller). Juntos deberán enfrentar a Steppenwolf y su ejército de parademonios antes que logre destruir el planeta.

Tras el enfrentamiento final en “Batman v Superman: Dawn Of Justice”, que resultó en el sacrificio final de Superman, este nuevo capítulo se hace cargo de estas acciones y lidia con las consecuencias de aquel acto, describiendo una humanidad en luto por la pérdida de un protector. Pero no tan sólo el mundo llora su partida, pues quiénes rodeaban a Clark Kent son los más afectados, y es por esto que la progresión desde las películas anteriores se siente natural, por ende, no se abandona una cuestionada línea narrativa, asumiendo los costos de esta decisión. Es por esto que la determinación de Bruce Wayne por responsabilizarse frente a sus actos y tomar el control se logra sentir como algo urgente y necesario, entregando así un mayor peso a la evolución de Batman como personaje.

Una vez que él contacta a Diana Prince para reclutar a los superhumanos que ensamblarán al grupo, se inicia una escalada narrativa que rápidamente adopta un ritmo frenético, pues todo lo que ocurre en “La Liga de la Justicia” parece tener una peligrosa urgencia, lo que provoca que la cinta avance rápidamente e hipnotice con una seguidilla de secuencias de acción épica. Lo anterior es posible gracias al ensamblaje de personajes que conforman este grupo, ya que, a pesar de lo rápido que son introducidos, sus personalidades quedan claramente definidas, así también la dinámica entre ellos, representando tanto las propiedades tradicionales de un superhéroe como las características de su representación moderna. Entre el humor que aporta Flash y Aquaman, las batallas internas de Cyborg, el liderazgo que comparte Wonder Woman y Batman, y la figura mítica de Superman, se logra llegar a un grupo compacto y capaz de sostener el peso de la cinta.

Es recurrente que el punto más débil del universo cinematográfico de superhéroes radique en la representación del villano, y esta vez no es la excepción. Steppenwolf no logra encarnar un personaje lo suficientemente desarrollado para entender sus motivaciones y que represente una amenaza verdadera y original, provocando la pérdida de una sensación de peligro. Además, su construcción visual interrumpe la composición real del entorno y de los personajes humanos, por lo que el uso de CGI queda debiendo al momento de representar un escenario donde humanos, seres de otros planetas y dioses se enfrentan en el planeta Tierra.

Debido a la repentina situación familiar de Zack Snyder y la inclusión de Joss Whedon a cargo de la revisión del guion y postproducción, existe un cruce de estilos al momento de narrar esta historia y que la hace despegar de la personalidad que Snyder estaba formando en ella, provocando un progreso en el tono opaco a uno más luminoso y con tintes de humor, que aportan positivamente al desarrollo de los personajes. Aunque vale decir que no polariza su carácter, sino más bien lo matiza y avanza hacia un resultado mucho más completo.

Por otro lado, la alta exigencia que se le otorgaba a esta nueva entrega se deja notar en el esfuerzo desmedido que existe por hacer una cinta narrativamente rápida y efectiva. Dicho ritmo aporta apropiadamente en la escalada constante de su relato, y en su tercer acto colisionan todas las subtramas, resultando en un clímax un tanto caótico sin lograr cerrar algunos baches narrativos que son finalmente resueltos de manera un tanto simplona, y que sólo sirven como recursos para darle más dinamismo a las secuencias.

“Liga de la Justicia” es una cinta que, en un resultado final, carga más hacia lo positivo y logra desarrollar su propuesta con satisfacción, sirviendo como una mejora en relación a las películas anteriores del DCEU y en un necesario encauce de su línea narrativa, la que deja instalado el nuevo camino a recorrer en las ya anunciadas nuevas películas, esto principalmente por la construcción de sus personajes y la inclusión de un estilo que aporta con eficiencia. Aunque no logra dar aires frescos y a ratos sigue una línea carente de originalidad, consigue una construcción sólida y capaz de entretener.


Título Original: Justice League

Director: Zack Snyder

Duración: 121 minutos

Año: 2017

Reparto: Ben Affleck, Gal Gadot, Ezra Miller, Jason Momoa, Ray Fisher, Henry Cavill, Amber Heard, Amy Adams, Jesse Eisenberg, J.K. Simmons, Jeremy Irons, Willem Dafoe, Shalini Peiris, Connie Nielsen, Robin Wright, Diane Lane, Billy Crudup


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Night At The Opera A Night At The Opera
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “A Night At The Opera” de Queen

Al abrir la versión en vinilo de “A Night At The Opera” (1975) uno se encuentra con una imagen reveladora...

The Sin And The Sentence The Sin And The Sentence
DiscosHace 5 días

Trivium – “The Sin And The Sentence”

Beethoven señaló que el genio se compone de un dos por ciento de talento y de un noventa y ocho...

The Desaturating Seven The Desaturating Seven
DiscosHace 5 días

Primus – “The Desaturating Seven”

Cuando alguien decide adentrarse en el extraño mundo de Primus, acepta el riesgo de visitar un terreno en el que...

Hiss Spun Hiss Spun
DiscosHace 6 días

Chelsea Wolfe – “Hiss Spun”

La carrera artística de Chelsea Wolfe ha sido un recorrido gradual por las múltiples variantes que orbitan alrededor de lo...

Cendrars Cendrars
DiscosHace 2 semanas

Cendrars – “Cendrars”

El álbum debut siempre es un fenómeno interesante. Suele combinar en distintas medidas la imagen que el artista quiere proyectar...

Visions Of A Life Visions Of A Life
DiscosHace 2 semanas

Wolf Alice – “Visions Of A Life”

Cuando Wolf Alice lanzó su primer disco, “My Love Is Cool” en 2015, la prensa especializada los catalogó como la...

Colors Colors
DiscosHace 2 semanas

Beck – “Colors”

“Beck tiene que respetar el arte y debería haber dado su premio a Beyoncé”. Ya han pasado casi tres años...

Painted Ruins Painted Ruins
DiscosHace 2 semanas

Grizzly Bear – “Painted Ruins”

Luego de varios años tras su boom mediático a partir de principios de la década de 2000, hoy en día...

Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh” de Magma

Antes de hacer nuestra parte y agradecer la herencia de “Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh”, un álbum fundamentalmente esencial por la atípica...

Strange Peace Strange Peace
DiscosHace 3 semanas

METZ – “Strange Peace”

Cuando revisamos los anales del rock, cada cierto tiempo podemos divisar pequeños focos provenientes desde el país más septentrional de...

Publicidad

Más vistas