Conéctate a nuestras redes

Cine

El Mayordomo

Publicado

en

Hace un par de semanas se abrió en nuestras salas la temporada de estrenos de películas favoritas –o serias aspirantes- a obtener reconocimientos en las distintas premiaciones que la industria celebra durante los primeros meses del año. Las hay monstruosas, con producciones dignas de cualquier blockbuster del verano boreal, como también sencillas y que apelan a la capacidad de los intérpretes para desarrollar sus personajes. Y también las hay calculadas de manera fría y certera, apelando a técnicas y efectismos probados anteriormente para conseguir una buena recepción tanto en la crítica como en el público, de modo que los anuncios “Para Su Consideración” logren su objetivo y destaquen en el período de premiaciones.

THE BUTLER 01“El Mayordomo”, dirigida por Lee Daniels, quien se ha hecho a pulso un nombre en la industria como productor y destacara como director hace un par de años con “Precious” (2009), entra dentro de la categoría de serias aspirantes, aún cuando dicha aspiración se ha visto opacada por la reciente “12 Años De Esclavitud” (2013), que abarca una temática similar. Con un presupuesto modesto, logra reunir a un envidiable elenco compuesto por intérpretes consagrados como también otros nombres destacados en distintos campos del entretenimiento estadounidense, como la música (Mariah Carey, Lenny Kravitz) y la televisión (Oprah Winfrey), para sacar adelante una historia que, al menos en su premisa, suena atrayente.

La película repasa la vida de Cecil Gaines (Forest Whitaker), quien fuera por 34 años mayordomo de la Casa Blanca y por ello se convirtió en un testigo privilegiado de importantes hechos que marcaron la historia de los Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XX. Su excesiva dedicación afecta también su vida familiar, siendo su esposa (Oprah Winfrey) y sus hijos los que sufren con su distancia y su particular forma de enfrentar la vida y las injusticias a las que se vieron expuestos en un país racialmente segregado por décadas.

THE BUTLER 02Inspirada vagamente en la historia de Eugene Allen, quien trabajara en la Casa Blanca desde 1952 hasta su retiro en 1986, la película aprovecha la particular posición de la cual gozó este personaje para narrar, analizar y, de alguna forma, enjuiciar la lucha por los derechos civiles de la población afroamericana durante aquella época. La vida de Gaines es retratada más dura que la de su inspirador, para dar cuenta de los distintos hitos que se sucedieron a lo largo de la historia política estadounidense, hasta la elección de Barack Obama como Presidente de la “tierra de los libres”. Así, la historia de Cecil Gaines parte desde su infancia, en la plantación de algodón donde trabajaba con su familia, en una época donde algunos actos quedaban impunes, para luego ser entrenado como un siervo de casa, y así atender a los blancos de modo tal que su presencia fuera apenas perceptible.

Aquella formación del personaje da pie también para reflejar la división existente en la propia población afroamericana. Por un lado estaban aquellos que preferían ser serviles con tal de vivir tranquilos y conformarse con pequeños logros, impensados en otra época, y por el otro aquellos que estaban por la lucha, ya sea de forma pacífica o violenta, sin temor a enfrentarse a la autoridad, pero desdeñando el papel jugado por los primeros y la imagen que proyectaban al resto de la población, como por ejemplo los personajes interpretados en el cine por Sidney Poitier. Esta tensión es trasladada en el relato dentro del propio núcleo familiar de Gaines, donde su hijo mayor, Louis (David Oyelowo), se convierte en un serio activista, contraviniendo los deseos de su padre. Sin duda que los mejores pasajes de la película pasan por esta conflictiva y distante relación de amor-odio entre dos generaciones que no pueden ni quieren comprenderse, rodeados de personajes desorientados y autodestructivos.

THE BUTLER 03Por nombres, uno de los puntos fuertes de la cinta debieran ser sus actuaciones. No vamos a negar ni menospreciar el trabajo de Forest Whitaker, aún cuando abusa de la contención emocional para construir un personaje más bien observador que protagonista. Sí sorprenden tanto Oprah Winfrey como David Oyelowo, con personajes llenos de matices, sin embargo, decepcionan un poco Robin Williams, Alan Rickman y el resto del elenco encargados de personificar a los distintos presidentes y personajes históricos, quienes con sus breves intervenciones desvían la atención del relato principal, además de circunscribirse más bien en el terreno de la imitación que de la personificación. Por otro lado, la gran debilidad de la película son sus notorias pretensiones de galardones. La inclusión –y promoción- de un gran elenco para encarnar personajes memorables de la historia reciente de los Estados Unidos, cercena la historia más interesante del relato para convertirlo casi en una subtrama. Además, el relato se construye en un tono excesivamente melodramático, apuntando directamente a la sensibilidad del espectador, para lo cual se apoya en una banda sonora que guía de manera efectista las emociones, tratando de convertir en épicos momentos aquellos que en realidad deberían provocar vergüenza y rabia.

“El Mayordomo” no será la gran película sobre la lucha por los derechos civiles, ni el gran retrato de la historia de la población afroamericana en Estados Unidos principalmente por los propios pecados que cometen flagrantemente los realizadores, lo que puede explicar que haya sido una de las grandes olvidadas de estas premiaciones. Por suerte, logra sostenerse con algunas sólidas interpretaciones, lo que puede resultar motivo suficiente para cierta parte del público. Al menos no es la clásica película con aires de independiente sobre familias disfuncionales que suelen copar las salas en esta época.

Por Rodrigo Garcés

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 2 días

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 3 días

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 4 días

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 1 semana

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 1 semana

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 2 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 2 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 3 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas