Conéctate a nuestras redes

Cine

El Lado Bueno de las Cosas

Publicado

en

Para este redactor, “El Lado Bueno de las Cosas” se presentó como una agradable sorpresa dentro del panorama cinematográfico actual, debido a su capacidad de romper esquemas y los prejuicios con los que solemos ver una comedia romántica. Al principio, fue su desmesurada valoración a nivel mundial, alcanzando su peak en la nominación a mejor película en los próximos premios de la academia, reconocimiento que –a mi parecer- sobrepasa las pretensiones de la propia película, la que también cae en su propio juego emanando un aire indie y “cool” que trata de enmascarar a una historia ultra conocida que, a medida que avanza el metraje y los personajes se toman la pantalla, mejora considerablemente y obliga a dejar de lado los prejuicios para sumergirse en una de esas narraciones que tocan al espectador gracias a un guión impecable, cuyo fuerte reside en el desarrollo y crecimiento de la pareja protagonista.

Pat (Bradley Cooper) es un profesor de secundaria que un mal día encuentra a su mujer engañándolo con el profesor de historia. Víctima de la ira, pierde el control y propina una golpiza al amante de su mujer, siendo condenado a someterse a un tratamiento psiquiátrico debido a la violencia desmesurada de su acto. Meses después, Pat es retirado del psiquiátrico por su madre, Dolores (Jacki Weaver), quien lo lleva de vuelta a su hogar donde también vive su padre, Pat Sr. (Robert De Niro), viejo supersticioso y obsesivo-compulsivo, adicto a las apuestas en el fútbol americano. Pat ha adoptado el positivismo como su nuevo motor de vida y, ahora que está de vuelta, hará lo posible para regresar con su mujer y reconstruir su vida, pero sus planes se verán truncados cuando conoce a Tiffany (Jennifer Lawrence), una chica misteriosa y con sus propios dramas, quien se convertirá en la aliada y objeto de discordia de Pat.

Pasado el umbral del prejuicio, uno puede visualizar la verdadera magia de “El Lado Bueno de las Cosas”, descubriendo las capas de su exquisito guión y la construcción de los personajes. Desde la locura que persigue a un atormentado Pat, hasta los obsesivos rituales y cábalas de Pat Sr., todo está configurado con lupa, introduciéndonos en la psiquis de los personajes, impregnando de emociones auténticas a  una historia convencional, incluso sembrando incertidumbre a su  inevitable conclusión. Eso, en los tiempos que corren, es todo un logro y un acierto que se debe reconocer al guión y dirección de David O. Russell.

El foco está puesto en la pareja protagónica, encarnada por unos impecables Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, esta última robándose la pantalla en cada una de sus intervenciones, haciendo gala de su talento y naturalidad ante la cámara, llenando de matices la transición del daño y dolor de su personaje, a la alegría inocente y entrañable por la que se ve invadida con la llegada de Pat. Su trabajo es admirable y otra de las razones para dar una oportunidad a la cinta. La pareja avanza desde la locura y la soledad, siendo juzgados por el resto, quienes los ven como un par de locos, cuando en realidad la locura está presente en cada uno de los personajes del filme, la magia está en aceptarla y crecer con ella, mensaje que queda más que claro en el emocionante clímax, una vez más, pasando por alto cada uno de los clichés bajo los que está construido.

Sorprende ver a alguien como Chris Tucker crear a un personaje que no se sale de su particular histrionismo, pero que funciona muy bien en pantalla. Sorprende más aún ver a un Robert De Niro brillar como no lo hacía hace años. El suyo es un personaje secundario, pero lo encarna tan perfectamente, que es imposible no querer/odiar al viejo maniático que interpreta.

“El Lado Bueno de las Cosas” juega tan bien sus cartas, que no es necesario todo el bombo que han querido darle, ni la propia máscara “indie” con la que quiere disfrazarse. Lo suyo es el efecto “Little Miss Sunshine”, esas películas que se ponen de moda por un tiempo, pero pasado el boom, mantienen su magia intacta, la cual puede ser revisitada una y otra vez, asombrándonos en cada visionado como si fuera la primera vez.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Midway: Batalla en el Pacífico

Publicado

en

Midway

La Batalla de Midway en 1942 entre Japón y Estados Unidos fue un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial, cuyas fuerzas se enfrentaron y demostraron el potencial militar con el que contaban, cambiando el curso que los enfrentamientos estaban teniendo hasta el momento. Aquella batalla sirvió como material de inspiración para la película “Midway” (1976) y nuevamente es retratada en pantalla en las manos de Roland Emmerich, quien está a cargo de una producción que rememora uno de los grandes momentos bélicos del siglo pasado.

“Midway: Batalla en el Pacífico” se ubica en 1942, justo en medio de la Segunda Guerra Mundial y seis meses después del ataque en Pearl Harbor a manos de la armada japonesa. Sus enemigos estadounidenses preparan un contraataque al ejercito japonés y una de las grandes batallas toma lugar en las Islas Midway, donde todo el poder militar estadounidense se pondrá a prueba para poder vencer a las fuerzas opuestas y darle un giro a la gran guerra.

Roland Emmerich es reconocido por su ostentación visual, donde el espectáculo de efectos especiales es el foco de atención y las grandes explosiones y batallas sirven como el adorno perfecto para, al mismo tiempo, complementar historias centradas en el heroísmo y el sacrificio por un bien mayor.

Después de “Independence Day: Resurgence” (2016), Emmerich se embarca en uno de sus proyectos de vida, queriendo rememorar y homenajear a quienes formaron parte de una de las batallas más importantes en las que Estados Unidos fue parte en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. El heroísmo y la abnegación son el pilar fundamental en la manera en que los protagonistas de esta historia son retratados, siendo ellos quienes conectan el monumental enfrentamiento y el drama humano detrás de la destrucción de portaaviones y cruceros.

Considerando las posibilidades visuales con las que se cuentan para representar este evento histórico, esta superproducción aprovecha con creces cada una de esas herramientas, reproduciendo la batalla aérea y naval de manera épica, y cumpliendo con el nivel grandilocuente de Emmerich. Aquellas escenas bélicas –apoyadas fundamentalmente por efectos digitales– constituyen la gran fortaleza de una cinta que pretende alcanzar más allá de lo que realmente logra. Por lo tanto, y desde un comienzo, estas secuencias harán de “Midway: Batalla en el Pacífico” una película que se basa más en la forma que en el fondo.

Sin embargo, el principal problema recae en el ensamblaje de estas secuencias de batalla con otras de un tono mucho más íntimo, donde el drama personal de algunos de los personajes sale a flote en medio de una guerra externa. Estos momentos, cuya naturalidad se pierde en diálogos flojos y forzados, aflojan la gran historia que se está tejiendo en el campo de batalla, produciendo una disonancia entre la ostentosidad de efectos visuales y hazañas heroicas, y la sencillez de acciones puestas a la fuerza para abarcar cada rincón que esconde un evento histórico. Queda en evidencia la desconexión que existe al momento de entrelazar y dar como resultado final un relato que pretende profundizar, no obstante, se queda en la superficie como si no supiera cómo avanzar.

“Midway: Batalla en el Pacífico” cuenta con el potencial y las características necesarias para poder convertirse en una producción que quiere mezclar secuencias épicas y el drama humano detrás de las grandes batallas. Sin embargo, falla al no poder lograr juntar ambas visiones de una manera coherente y natural, no alcanzando a abarcar en profundidad uno de sus objetivos, dejando que el espectáculo se apodere de la pantalla y resultando en una cinta atractiva de ver, pero carente de sustancia.


Título Original: Midway

Director: Roland Emmerich

Duración: 138 minutos

Año: 2019

Reparto: Ed Skrein, Woody Harrelson, Patrick Wilson, Luke Evans, Aaron Eckhart, Nick Jonas, Mandy Moore, Dennis Quaid, Darren Criss, Luke Kleintank, Alexander Ludwig, Mark Rolston


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas