Conéctate a nuestras redes

Cine

El Lado Bueno de las Cosas

Publicado

en

Para este redactor, “El Lado Bueno de las Cosas” se presentó como una agradable sorpresa dentro del panorama cinematográfico actual, debido a su capacidad de romper esquemas y los prejuicios con los que solemos ver una comedia romántica. Al principio, fue su desmesurada valoración a nivel mundial, alcanzando su peak en la nominación a mejor película en los próximos premios de la academia, reconocimiento que –a mi parecer- sobrepasa las pretensiones de la propia película, la que también cae en su propio juego emanando un aire indie y “cool” que trata de enmascarar a una historia ultra conocida que, a medida que avanza el metraje y los personajes se toman la pantalla, mejora considerablemente y obliga a dejar de lado los prejuicios para sumergirse en una de esas narraciones que tocan al espectador gracias a un guión impecable, cuyo fuerte reside en el desarrollo y crecimiento de la pareja protagonista.

Pat (Bradley Cooper) es un profesor de secundaria que un mal día encuentra a su mujer engañándolo con el profesor de historia. Víctima de la ira, pierde el control y propina una golpiza al amante de su mujer, siendo condenado a someterse a un tratamiento psiquiátrico debido a la violencia desmesurada de su acto. Meses después, Pat es retirado del psiquiátrico por su madre, Dolores (Jacki Weaver), quien lo lleva de vuelta a su hogar donde también vive su padre, Pat Sr. (Robert De Niro), viejo supersticioso y obsesivo-compulsivo, adicto a las apuestas en el fútbol americano. Pat ha adoptado el positivismo como su nuevo motor de vida y, ahora que está de vuelta, hará lo posible para regresar con su mujer y reconstruir su vida, pero sus planes se verán truncados cuando conoce a Tiffany (Jennifer Lawrence), una chica misteriosa y con sus propios dramas, quien se convertirá en la aliada y objeto de discordia de Pat.

Pasado el umbral del prejuicio, uno puede visualizar la verdadera magia de “El Lado Bueno de las Cosas”, descubriendo las capas de su exquisito guión y la construcción de los personajes. Desde la locura que persigue a un atormentado Pat, hasta los obsesivos rituales y cábalas de Pat Sr., todo está configurado con lupa, introduciéndonos en la psiquis de los personajes, impregnando de emociones auténticas a  una historia convencional, incluso sembrando incertidumbre a su  inevitable conclusión. Eso, en los tiempos que corren, es todo un logro y un acierto que se debe reconocer al guión y dirección de David O. Russell.

El foco está puesto en la pareja protagónica, encarnada por unos impecables Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, esta última robándose la pantalla en cada una de sus intervenciones, haciendo gala de su talento y naturalidad ante la cámara, llenando de matices la transición del daño y dolor de su personaje, a la alegría inocente y entrañable por la que se ve invadida con la llegada de Pat. Su trabajo es admirable y otra de las razones para dar una oportunidad a la cinta. La pareja avanza desde la locura y la soledad, siendo juzgados por el resto, quienes los ven como un par de locos, cuando en realidad la locura está presente en cada uno de los personajes del filme, la magia está en aceptarla y crecer con ella, mensaje que queda más que claro en el emocionante clímax, una vez más, pasando por alto cada uno de los clichés bajo los que está construido.

Sorprende ver a alguien como Chris Tucker crear a un personaje que no se sale de su particular histrionismo, pero que funciona muy bien en pantalla. Sorprende más aún ver a un Robert De Niro brillar como no lo hacía hace años. El suyo es un personaje secundario, pero lo encarna tan perfectamente, que es imposible no querer/odiar al viejo maniático que interpreta.

“El Lado Bueno de las Cosas” juega tan bien sus cartas, que no es necesario todo el bombo que han querido darle, ni la propia máscara “indie” con la que quiere disfrazarse. Lo suyo es el efecto “Little Miss Sunshine”, esas películas que se ponen de moda por un tiempo, pero pasado el boom, mantienen su magia intacta, la cual puede ser revisitada una y otra vez, asombrándonos en cada visionado como si fuera la primera vez.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Milagro en la Celda 7

Publicado

en

Milagro en la Celda 7

Los lazos familiares y los obstáculos que estos deben sortear para mantenerse firmes, es un tema recurrente en producciones que tienen como principal objetivo conectar emocionalmente con la audiencia, generando un vínculo que apele a las sensibilidades del espectador. Sin embargo, aquel objetivo no es fácil de alcanzar si no se cuenta con personajes que logren representar con honestidad las complejidades de las relaciones familiares.

“Milagro en la Celda 7” es el remake turco de “7-Beon-Bang-Ui Seon-Mul”, una cinta surcoreana estrenada con gran éxito en el año 2013. La historia se centra en la vida de Memo (Aras Bulut Iynemli), un hombre con discapacidad intelectual, y su hija Ova (Nisa Sofiya Aksongur), quienes ven cómo su apacible vida cambia cuando él es acusado de asesinar a una niña y, teniendo todo en contra, deberá demostrar su inocencia.

La primera y principal característica que resalta en “Milagro en la Celda 7” es la entrañable relación entre padre e hija, siendo cada una de sus interacciones el corazón de una historia que no pretende ser más de lo que está relatando en pantalla. En ambos se puede ver el compromiso que existe hacia el bienestar del otro y lo que están dispuestos a sacrificar (dentro de sus posibilidades) para poder estar juntos. El fuerte vínculo que los une es el motor que los mantiene firmes una vez que deben estar separados, y es así cómo el relato hace lo posible para poder resaltar aquellos momentos.

Para alcanzar tal objetivo y que resulte con naturalidad, la actuación de ambos actores interpretando a sus protagonistas logra la complicidad necesaria para hacer de su relación un vinculo creíble y capaz de enternecer la mirada de la audiencia. La dinámica de ambos juega a favor cuando quieren mostrar con total espontaneidad la relación que se ha construido, pero, además, en el momento en el que se ven distanciados, cada uno logra destacar en el entorno en el que se ven expuestos. De esta forma, logran crear personajes verosímiles y capaces de trascender a la historia en la que se ven insertos.

Por otra parte, la cinta es lo suficientemente honesta consigo misma al momento de plantear sus objetivos y lo que quiere generar en el espectador. Por lo tanto, utilizará todos los recursos necesarios para encausar y mantener el relato en el drama y, aunque a veces existen momentos de respiro para sus protagonistas, estos vuelven rápidamente a sumergirse en obstáculos que pretenden impedir esos momentos de calma. En ese sentido, su construcción narrativa está apuntando constantemente en enfatizar las dificultades que les ha tocado atravesar, donde la compasión y la empatía se vuelven esenciales para acompañarlos.

Utilizando recursos que a ratos podrían parecer insistentes, su relato se arma con el propósito de conmover a quien está viendo una cinta que no niega de su melodrama. Y aunque las técnicas utilizadas empujan con fuerza hacia las lágrimas, la sinceridad con la que se sostiene pide que esos elementos sean aceptados como las piezas que le dan el corazón a su narración.

Considerando que dicho melodrama permea cada rincón de la película, esta característica se acentúa no tan sólo con su guion, sino que también a través del montaje y la música, características que podrían poner en riesgo la complicidad con la que se ha trabajado la relación entre el relato y el espectador. Sin embargo, dichos elementos están incluidos para empujar la aflicción y lograr su principal finalidad: conmover a su público.

Con todo a su favor para lograr su propósito, “Milagro en la Celda 7” no es más que lo que promete ser: un drama familiar con los elementos necesarios para encontrar conflicto en cada paso que dan sus protagonistas. De esta forma, logra transformarse en una cinta honesta y directa cuando empieza a encausar su estructura y, a pesar de casi transitar en la desdicha, es capaz de entregar momentos de calidez apoyándose en la sencillez e ingenuidad de sus protagonistas.


Título Original: Yedinci Kogustaki Mucize

Director: Mehmet Ada Öztekin

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Aras Bulut Iynemli, Nisa Sofiya Aksongur, Deniz Baysal, Celile Toyon Uysal, Ilker Aksum, Mesut Akusta, Yurdaer Okur, Sarp Akkaya, Yildiray Sahinler, Deniz Celiloglu


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Heavy Light Heavy Light
DiscosHace 9 horas

U.S. Girls – “Heavy Light”

Con su séptimo álbum bajo el proyecto de U.S. Girls, Meghan Remy nos ofrece un material libre de restricciones, reflexivo,...

Underneath Underneath
DiscosHace 4 días

Code Orange – “Underneath”

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias–...

Aló! Aló!
DiscosHace 6 días

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 1 semana

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 2 semanas

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 2 semanas

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 2 semanas

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 3 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 3 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 3 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Publicidad
Publicidad

Más vistas