Conéctate a nuestras redes

Cine

El Juez

Publicado

en

Para los creadores de ficción, hace rato que no es novedad la sentencia de que todas las historias ya están contadas. Cada uno de los relatos que hoy en día ven la luz, independiente del formato, provienen de premisas que han sido utilizadas en incontables ocasiones de manera más o menos acabada. La víctima que vuelve del infierno para cobrar venganza contra quien le castigó injustamente, los jovencitos que se enamoran a pesar de pertenecer a mundos opuestos, el maestro que gracias a su perseverancia logra traspasar su sabiduría a los alumnos rebeldes; la lista sigue, pero todas coinciden en que la clave del éxito responde a la originalidad con que se manejan las piezas, THE JUDGE 01para que la archiconocida materia prima no sea más que un antecedente. No es precisamente lo que ocurre con “El Juez”, pero eso tampoco lo convierte en un trabajo desechable.

Henry Palmer (Robert Downey Jr.) es un abogado al que no le importa las clases de humano que representa, siempre y cuando le paguen bien para perpetuar su lujosa situación económica que contrasta con la personal. Al borde del divorcio, su vida empeora con la súbita muerte de su madre, volviendo a su hogar de infancia para despedirla. Esto lo obliga a enfrentar a su padre, Joseph (Robert Duvall), juez de la ciudad con quien rompió relaciones, y quien se involucrará en un confuso accidente que tendrá insospechadas secuelas en la familia, y especialmente en Henry.

El cuento es antiguo. El caso del personaje exitoso que por un asunto puntual debe retornar a regañadientes a su pueblo natal, enfrentándose a recuerdos que tenía enterrados y eventualmente cambiando su perspectiva de vida, ha sido abordado en películas tan diversas una de otras como la muy hollywoodense “Sweet Home Alabama” (2002) y la emotiva sueca “As It Is In Heaven” (2004). En esta ocasión, el taquillero Downey Jr. es quien comanda una historia que se debate entre la comedia y el drama, y que intenta ser inteligente a nivel de guión, utilizando el dispositivo materializado en el accidente automovilístico protagonizado por el padre, para desenredar un conflicto familiar que lentamente se va aclarando. El aporte del actor es clave hacia ambos extremos, porque aunque su carisma innato sostiene un porcentaje importante de la obra y saca varias risas, su interpretación a ratos se asemeja demasiado a la que viene entregando en cada una de sus últimas cintas, evidenciando la prerrogativa que goza por ser sinónimo de éxito.

THE JUDGE 02La película fuerza algunas decisiones con tal de alcanzar sus objetivos, fallas ilusas porque eran evitables de haberse tomado la molestia de pensar las cosas mejor. El ejemplo más notorio es la extraña ocurrencia del padre por contratar a una excusa de abogadillo para defenderlo, siendo que él en su estatus de juez antiguo, respetado y querido del pueblo, puede optar por un profesional experto, todo con tal de que, por supuesto, no tenga más opción que recurrir a la ayuda de Henry. De igual manera, y como es común en producciones como estas, se nos presenta una subtrama romántica que literalmente no contribuye en nada y que, es más, sólo parece indicar la sexista necesidad de incluir rostros femeninos bellos con tal de adornar el masculinizado ambiente. En la línea de los adornos, la música no es sólo eso, sino que a momentos cae en una abierta cursilería que hace rememorar melodías de las más insufribles y conservadoras cintas familiares.

Con una duración de dos horas y veinte minutos, conforme se resuelven los cabos sueltos, la sensación de que la extensión del metraje pudo haber sido reducida considerablemente sólo aumenta. Por un lado se aprecia la paulatina construcción de la problemática interna de los Palmer, ya que sí logra el afán de conmover, sobre todo en su instante cúlmine en una secuencia entre Henry y Joseph durante el juicio (probablemente la escena más lograda). No obstante en su urgencia de que el viaje del protagonista dé una vuelta circular del todo y que por extensión su transformación sea comprendida por el espectador, el film peca de ofrecernos al menos tres finales falsos antes del cierre THE JUDGE 03definitivo. Gran error, ya que al hacer esto estiran y malgastan el valorable nivel de emotividad obtenido hacia el clímax, dilatándolo hasta rozar con el fastidio e instigando deseos de que los créditos corran pronto.

Divertida y sentida también, “El Juez” difícilmente deja indiferente con la historia de esta familia herida y la compleja relación padre e hijo marcada por la incomunicación, choque de egos, el rencor y expectativas frustradas. Tal vez con majadería, pero éxito al fin, apela a nuestro propio historial familiar, formando nudos en la garganta. Sin embargo, el aire a fábula ronda gran parte del film, manchándola con algunos factores insustanciales, incoherentes y sobre todo cargantes, que son perjudiciales para el tono. Eso, claro, si el propósito era dar con una obra sutil y adulta. Cual sea la respuesta, la consabida premisa argumental se cumple, no sorprendentemente, tanto en su carácter empático como predecible.

Por María José Álvarez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Hombre Invisible

Publicado

en

El Hombre Invisible

Luego de fallar en el intento de crear una nueva franquicia basada en los monstruos clásicos del estudio Universal, la decisión de traerlos de vuelta sigue en pie, pero otorgándole a cada uno por separado la oportunidad de reiniciar sus raíces a través de relecturas basadas en su material original. “El Hombre Invisible”, novela escrita en 1897 por H.G. Wells, tuvo su propia adaptación cinematográfica en 1933, dirigida por James Whale, y en el reinicio en 2020 a cargo de Leigh Whannell (“Upgrade”, 2018) la historia dará un giro para ser adaptada a nuestros tiempos y mezclarse con los miedos modernos, para así encontrar un espacio y poder sobrevivir en la atestada cartelera semanal.

Esta nueva versión se centra en Cecilia Kass (Elisabeth Moss), quien, luego de escapar de la abusiva relación que tenía con un millonario científico, recibe la noticia que él se ha suicidado, dejándole gran parte de su fortuna como herencia. Sin embargo, su cordura se ve cuestionada cuando, después de unos extraños sucesos, Cecilia comienza a suponer que su ex pareja en realidad no está muerto. Mientras trata de convencer al resto de sus sospechas, deberá arrancar de quién la acecha y proteger a quienes ama.

Reconstruir clásicos y reversionar sus propuestas siempre parece ser un trabajo difícil, más aún cuando se tiene las limitaciones de interpretar al pie de la letra el material original y sólo se realizan ciertas modificaciones para que pueda camuflarse correctamente en tiempos actuales. Sin embargo, la labor que realiza el guion a cargo del mismo Whannell parece más ambiciosa que sólo rehacer la adaptación de una novela escrita a finales de 1800.

De aquel material original sólo se toma la premisa para ahondar en miedos aún más profundos y que tienen relevancia con los tiempos que nuestra sociedad está viviendo. Aunque esto se podría tomar como aprovechamiento mediático de un movimiento, que hizo que muchas mujeres alzaran la voz frente a los abusos que han sido cometidos en su contra, la cinta pareciera tener la intensión de acentuar el temor que existe tras salir de una relación abusiva, y cómo las consecuencias persiguen a su sobreviviente, incluso cuando el escenario ya parece seguro.

Este subtexto se esparce durante toda la cinta, dejando en claro que, para hacer una película que se mueve entre el terror y el thriller psicológico, debe existir una sustancia que sostenga las decisiones de su protagonista y los eventos que la rodean. En ese sentido, esta producción logra el objetivo sin excesos o la utilización de su protagonista como víctima; por el contrario, el viaje que realiza Cecilia desde que logra escapar de las manos de su abusador hasta la resolución final da cuenta de una evolución frente a los cuestionamientos frente a su cordura, pues, quienes la rodean, no logran advertir el calvario por el que ella realmente está pasando.

De esta forma, el trabajo realizado por Elisabeth Moss resulta esencial para poder retratar este estremecedor trayecto. Su rostro, presente en casi todo el metraje en pantalla, logra encarnar las emociones necesarias para conectar con su resistencia, llevándose gran parte del peso dramático de esta película. Whanell prefiere tomar el tiempo necesario para construir la tensión, optando por extender ciertos momentos donde el peligro acecha, apoyándose en la información que el público maneja sobre la situación y evitando los ya sobre utilizados jump scares. No obstante, la decisión de extender estos momentos de incertidumbre acaba por ralentizar secuencias de angustia, terminando en resoluciones anticlimáticas y que podrían agobiar el compromiso tácito entre espectador y relato.

Por otra parte, al encontrarse enfocada en la exploración psicológica de su protagonista y cómo los hechos a su alrededor ponen en jaque su cordura, este énfasis está estirado hasta que el momento donde las revelaciones comienzan a ser más claras, las que parecen ser incluidas casi por obligación y sin sutilezas, provocando que la narración decaiga hacia su final.

“El Hombre Invisible” no aspira a esclarecer la ciencia detrás de la posibilidad de ser invisible, dejando a un lado cualquier rastro de explicación innecesaria sobre aquel hecho. Por el contrario, el relato avanza hacia los miedos que existen cuando lo que más se teme aparece sin razón y no se le puede ver. Si bien, la cinta avanza con algunos tropiezos y decisiones que pudieron ser evitadas, es cierto que su propuesta funciona de manera acertada, principalmente gracias al trabajo de su subtexto y el desempeño de su actriz protagonista.


Título Original: The Invisible Man

Director: Leigh Whannell

Duración: 110 minutos

Año: 2020

Reparto: Elisabeth Moss, Storm Reid, Harriet Dyer, Aldis Hodge, Oliver Jackson-Cohen, Zara Michales, Michael Dorman, Amali Golden


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

I Disagree I Disagree
DiscosHace 2 días

Poppy – “I Disagree”

YouTube ha entregado algunos de los videos virales más singulares de internet. La popularidad de la plataforma le ha permitido...

On Circles On Circles
DiscosHace 3 días

Caspian – “On Circles”

Cada vez más pantanoso, el territorio del post rock busca permanentemente desmarcarse de los clichés y estar en constante evolución....

Hotspot Hotspot
DiscosHace 1 semana

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 4 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 1 mes

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Publicidad
Publicidad

Más vistas