Conéctate a nuestras redes

Cine

El Hobbit: Un Viaje Inesperado

Publicado

en

El último blockbuster más esperado del año, por fin hace su estreno en las salas de todo el mundo, para llevarnos de vuelta a los mágicos parajes de la Tierra Media a nueve años de nuestra última visita con el cierre de la trilogía del anillo. “El Hobbit: Un Viaje Inesperado”, es la primera parte de una nueva trilogía basada en la obra de J.R.R. Tolkien. La novela “El Hobbit” sirve de fuente de inspiración para Peter Jackson, quien regresa a la mitología tolkieniana después de dirigir el para muchos fallido remake de “King Kong” (2005) y la desastrosa “The Lovely Bones” (2009), para comandar una cinta que encanta por su fantasía y aventuras.

Sesenta años antes de los sucesos ocurridos en “El Señor De Los Anillos”, un joven hobbit llamado Bilbo Bolsón vive en paz y tranquilidad en su agujero en La Comarca, hasta que un día un viejo hechicero conocido como Gandalf lo saca de su rutina para prácticamente obligarle a unirse a una travesía junto a trece enanos para recuperar el tesoro y la soberanía de Erebor, el gran reino de los enanos que fue arrasado por el feroz dragón Smaug. En su viaje, Bilbo conocerá los peligros que existen fuera de su querida Comarca, poniendo a prueba sus límites y descubriendo al aventurero dentro de él.

Para tranquilidad de todos, en ningún caso estamos ante la nueva “Amenaza Fantasma”, como algunos críticos se han apresurado en señalar en los primeros pases de prensa alrededor del mundo. Por ningún motivo esa comparación es valida para referirse a “El Hobbit: Un Viaje Inesperado”. En el malogrado filme de Lucas, pasaba poco, muy poco, sosteniéndose en un par de anécdotas para justificar el inicio de una serie de películas que, para este redactor, eran totalmente innecesarias y sólo arruinaron el material original a base de pésimas decisiones de dirección y fanfarria digital. Lo mismo se podría pensar de “El Hobbit: Un Viaje Inesperado”, cuando el libro en el que se basa sobrepasa por poco la mitad de las páginas que contiene cualquiera de los tres volúmenes de “El Señor De Los Anillos”, poniendo inmediatamente en duda el cómo van a distribuir los hechos en tres películas de tres horas cada una. Después de visionar esta primera parte de “El Hobbit”, se puede decir que la narración funciona perfectamente, aunque con pequeñas irregularidades que surgen principalmente por las licencias que el realizador se toma sobre el material original, las cuales buscan extender el universo de Tolkien y realizar guiños a la saga protagonizada por Frodo. Es así como la adhesión de Radagast el Pardo y su línea argumental, se sienten un tanto fuera de lugar y alejadas del relato central, para presentar un par de acontecimientos que quedan en el aire y sin mayores pistas sobre su posterior desarrollo en las próximas entregas, pareciendo que sólo fueron incluidos con la intención de hacer alusión a los días oscuros del regreso de Sauron y ocupar algo más de metraje. Sin embargo, para aquellos que alegaron por las ausencias de personajes como Tom Bombadil en la saga original, disfrutarán el poder presenciar estas secuencias que son divertidas e impresionantes, pero que juegan en contra de la fluidez del relato y dejan la sensación de que pudieron haber tenido una mejor cabida en una versión extendida de la película.

El resto del metraje, el que corresponde al desarrollo de la trama central, se toma su tiempo para despegar del todo, con unos 45 minutos de mucho diálogo entre Bilbo, Gandalf y los enanos, hasta salir de La Comarca y emprender la aventura, tiempo que en proporciones se asemeja a cuando se lee la novela. Y aquí puede aparecer un punto de discordia para todos aquellos que pensaban que podrían descubrir más de los secretos de Hobbiton y la Tierra Media en general, ya que la película no indaga más en estos lugares, como asumiendo que cualquiera que se siente a ver “El Hobbit: Un Viaje Inesperado” vio la trilogía del “El Señor De Los Anillos” y conoce las reglas del universo de Tolkien. Tratándose de una aventura más pequeña, era de esperar una mirada más profunda en los personajes y los parajes que nos encantaron en la trilogía del anillo, pero la película avanza rauda y poniendo énfasis en la aventura de esta nueva comunidad, la cual  deslumbra con la misma magia que conquistó al público a principio de la de la década pasada.

“El Hobbit: Un Viaje Inesperado”, no sólo ha despertado expectativas por tratarse de una nueva adaptación de la obra de Tolkien a la pantalla grande, sino que también por la forma en que fue filmada, a 48 cuadros por segundo, el doble de cuadros que posee una película normal y que, se supone, debería ser el futuro del cine y la forma en que es visionado. Este avance tecnológico es el que mantiene divido a los críticos y al mundo del cine en general, tanto así que personajes como Quentin Tarantino han declarado que dejarán de hacer cine si la filmación digital se transforma en el canon a seguir por la industria, mientras que otros como James Cameron aseguran que sus próximas películas alcanzaran los 60 cuadros por segundo. Muchos critican el hecho de que las películas ahora parecen telenovelas y se pierde el “encanto” de ver una obra registrada en celuloide tradicional. Habiendo podido visionar la película en 48 cuadros por segundo, la impresión de este redactor también se encuentra divida. Por una parte, hay que confesar que ver la película en este nuevo formato es, efectivamente,  una experiencia nueva, y a ratos sorprendente. La inmersión que hace unos años conseguía “Avatar” (2009) y su tecnología 3D, ahora se ve sobrepasada por lo que logra el filme de Peter Jackson, en secuencias donde la pantalla se transforma en una ventana a un paisaje que parece estar vivo frente a nosotros. La profundidad que alcanza esta nueva tecnología, hace parecer que no existe un fondo al final de la proyección. Además la película es inteligente al no abusar de efectismos con el tradicional uso de los objetos que salen de la pantalla, sino que se concentra en la inmersión del espectador con el espacio, siendo incluso más amable con la vista al mejorar la fluidez de los movimientos, sin marear tanto como lo hace el 3D convencional. Por otra parte, es cierto que a ratos parece que se estuviera viendo una teleserie más que una película, visualmente hablando, claro está. La cadencia de los movimientos, la textura de la imagen, el tempo, características que hacen del filme el formato insigne del cine a lo largo de la historia, es remplazada por la proyección digital con sabor a inmediatez y banalidad de la televisión. Suena exagerado,  pero no es un alegato romántico en defensa del celuloide, porque es verdad que la película se transforma en una experiencia con el nuevo formato, pero esa sensación de estar viendo algo que no es cine, es por decirlo de una manera, mata pasiones. El efecto de “True Motion”, presente en gran parte de los televisores digitales en la actualidad, y que consiste en sumar cuadros a la imagen para dotar de mayor fluidez a los movimientos, es el responsable de crear la sensación televisiva y artificial, que hace que algunas de las criaturas generadas por CGI se vean falsas en comparación a los de la primera trilogía, problema que hay que pulir si se quiere lograr la inmersión completa que buscaba Jackson desde un principio. Los 48 cuadros por segundo tiene sus virtudes y defectos, más virtudes en realidad, porque una vez familiarizado con la nueva imagen, el impresionante diseño de producción y las secuencias de aventuras y batallas, brillan como nunca antes.

Regresando a la película en sí, el reparto vuelve a destacar con caracterizaciones e interpretaciones perfectas. Martin Freeman, quien se hiciera conocido por sus roles en las series británicas “The Office” y “Sherlock”, encarna al carismático Bilbo Bolsón, dando vida a un ser espontáneo y entrañable, ávido de aventuras aunque su naturaleza de Hobbit lo lleve a añorar su hogar lejos del peligro. Ian McKellen vuelve a dar vida a Gandalf El Gris, el mago sabio y paternal, que esta vez se muestra con dudas y resquemores sobre Bilbo y su destino. Dentro de las nuevas adhesiones, Richard Armitage es Thorin, nieto del rey de Erebor, intrépido líder de los enanos que busca recuperar el reino y hogar que le fueron arrebatados. En el resto del reparto se encuentran un par de rostros que ya pudimos ver en el resto de la saga, y más que arruinar sorpresas, sólo se puede comentar que la magia de sus personajes sigue intacta.

En cuanto a los aspectos técnicos, la película contiene todos los elementos que hicieron grande a “El Señor De Los Anillos”, rencontrando al espectador con las melodías y los lugares que hicieron del material contenido en las páginas de la obra de Tolkien, una de las adaptaciones más bellas de la historia del cine moderno.

“El Hobbit: Un Viaje Inesperado” es el gran regreso a la Tierra Media, con una aventura más pequeña y con un tono más suave en comparación a la historia apocalíptica de Sauron y el anillo, recuperando el sentido de la aventura que tenía “The Fellowship Of The Ring” (2001), en una cinta que contiene un par de baches en su narración, pero manteniéndose divertida e impresionante en cada una de sus secuencias. El tema de los 48 cuadros puede tomarse como un valor agregado, pero sinceramente, si se disfruto de la trilogía de “El Señor De Los Anillos”, no hay necesidad de recurrir a avances tecnológicos para disfrutar de la fantasía y magia de “El Hobbit: Un Viaje Inesperado”. Un buen comienzo para esta nueva saga y un gusto volver a ser parte de las épicas historias de la Tierra Media. Ahora a esperar hasta el próximo año.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
41 Comentarios

41 Comments

Responder

Artículos Cine

Primer trailer de “Three Thousand Years Of Longing”, la nueva película de George Miller

Publicado

en

Si bien todos los ojos están puestos en la próxima entrega de la saga Mad Max, la película “Furiosa” aún sin fecha de estreno, el director George Miller se prepara a estrenar su próxima realización luego de “Mad Max: Fury Road” (2015) con “Three Thousand Years Of Longing” (2022), película que llegará a los cines en agosto de este año y que hoy presenta su trailer oficial para que lo veas al final de esta nota.

La cinta es una adaptación de la historia corta “The Djinn In The Nightingale’s Eye” de A.S. Byatt, tratándose sobre la Dra. Alithea Binnie (Tilda Swinton) y su encuentro con un Genio (Idris Elba), que le ofrece tres deseos a cambio de su libertad. Esto presenta dos problemas: en primer lugar, duda de que él sea real y, en segundo lugar, como es una estudiosa de la historia y la mitología, conoce todos los cuentos de advertencia de los deseos que salen mal. Eventualmente, ella se deja engañar y pide un deseo que los sorprende a ambos.

Mira el trailer a continuación:

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 5 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 6 días

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 2 semanas

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 2 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 3 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 4 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

LABYRINTHITIS LABYRINTHITIS
DiscosHace 1 mes

Destroyer – “LABYRINTHITIS”

Abordar la carrera de Dan Bejar, al menos en lo que respecta a Destroyer, se hace complicado por varias razones....

Publicidad
Publicidad

Más vistas