Conéctate a nuestras redes
El Gran Showman El Gran Showman

Cine

El Gran Showman

Publicado

en

P.T. Barnum fue un empresario y artista circense conocido por ser uno de los fundadores de “Ringling Brothers And Barnum & Bailey Circus”, uno de los circos más famosos e importantes de Estados Unidos, en el que Barnum se caracterizó por montar shows llenos de ilusiones y rarezas. Después de 126 años de su muerte, Michael Gracey dirige un musical basado en su historia y en la celebración del espectáculo como forma de congregar a la audiencia.

P.T. Barnum (Hugh Jackman) es un hombre que siempre ha anhelado una vida diferente para él y su familia. Cuando es despedido de su trabajo, verá esta oportunidad como la señal de emprender su sueño en el negocio del espectáculo. Por lo que decide reclutar a un grupo de marginados pero talentosos artistas para montar un gran show que lo ayudará a alcanzar el éxito.

Si bien “El Gran Showman” está basada en la vida real del empresario circense, esta se aleja de la estructura tradicional de un biopic, utilizándolo sólo como una inspiración para contar una historia que habla de su legado en el circo y de la fascinación con el espectáculo. Para esto, utiliza eventos y personajes reales para situarlos en una narración que se fundamenta en la grandilocuencia de sus cautivantes números musicales. En consecuencia, la organización de su relato se configura en favor de sus canciones, siendo aquellos números los que agilizan y empujan la narración. En ese sentido, la presentación de la primera canción se alza como una declaración de principios frente a los objetivos de la cinta, invitando al espectador a sentarse y disfrutar de la función.

Al intencionalmente tomar distancia de la vida real de P.T. Barnum y extraer su sorprendente visión frente al entretenimiento de audiencias y su destreza en los negocios, quedan entre líneas las obsesiones y los conflictos más oscuros que rondaron su vida, dando paso a una versión mucho más romántica e ingenua, que se ajusta con la dirección que se le quiere dar al relato, uno que habla de los sueños y el extenuante camino a recorrer para alcanzarlos. Sin embargo, la personificación de Barnum logra ser lo suficientemente atractiva como para acompañar su viaje de éxitos y conflictos interpersonales, especialmente por a la interpretación de Hugh Jackman, quien calza perfecto en este rol, robando la atención cuando la música empieza a sonar y la realidad se difumina para dar paso a las canciones que forman el principal foco de esta producción.

“El Gran Showman” está concebida como un musical y, como tal, las canciones que la conforman están situadas para ser el foco de atención y son las responsables de mover el relato y conectar a los personajes con sus pensamientos y emociones, caracterizadas por poseer un ritmo cargado al pop, con melodías pegajosas y letras memorables, que funcionan como la base de la cinta, pues cada vez que parte un número musical, su objetivo es cumplido al desprender con ostentación los atractivos visuales propios de un musical en el contexto de un espectáculo circense. Y si bien están ubicadas con el propósito de darle dinamismo a la narración, varias de ellas funcionan como cuadros apartados, tal como si fueran videos musicales del propio soundtrack.

En consecuencia, en muchas ocasiones se revela una evidente discordancia entre el relato y dichos números, pareciendo que avanzan en direcciones diferentes, pero que tratan de unirse a la fuerza. Este desajuste radica en el rumbo de la narración, ya que la cinta parte estableciendo una temática que se mantiene regular durante todo el metraje, pero sus ramificaciones –en desordenadas direcciones– provocan que el relato pierda rumbo cuando intenta abarcar más de lo que de verdad propone en pantalla.

Por un lado, se establece el conflicto de P.T. Barnum, personificado como un soñador que lucha por cumplir sus sueños y cómo estos llegan a afectar a su familia y a quienes han confiado en él y, por otro lado, la cinta propone el reconocimiento de lo diferente representado en los artistas reclutados para ser parte del show, temática que es parte de una de las canciones principales, pero que no logra tener el espacio suficiente dentro del relato como para tener un desarrollo lo suficientemente satisfactorio. Por lo tanto, muchos de los personajes secundarios quedan relegados, así también la relación del protagonista con ellos.

Muchos de los conflictos y sus soluciones quedan atados a la fuerza, provocando cierta disconformidad en el desarrollo de la historia, de manera que se recurre a los números musicales para darle solución a estos problemas y dejar que la música haga lo suyo. En consecuencia, “El Gran Showman” avanza de manera irregular en sus propuestas narrativas, pero es exitosa en la manera de desarrollar con precisión y destreza su invitación a disfrutar de un espectáculo visual y musical que sólo busca la distracción y la propia admiración del género.


Título Original: The Greatest Showman

Director: Michael Gracey

Duración: 115 minutos

Año: 2017

Reparto: Hugh Jackman, Michelle Williams, Zac Efron, Zendaya, Rebecca Ferguson, Diahann Carroll, Fredric Lehne, Yahya Abdul-Mateen II, Isaac Eshete, Katrina E. Perkins, John Druzba


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 5 días

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 6 días

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 semana

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas