Conéctate a nuestras redes

Cine

El Gran Hotel Budapest

Publicado

en

Fundamentalmente por la apariencia de su cine, es muy sencillo poder identificar una película de Wes Anderson. Esos movimientos de cámara sobre su eje, esa vasta y cautivante paleta cromática, esa perfecta simetría de sus planos, en definitiva, esa estética de cuento infantil. Eso no es casualidad ni novedad: es de seguro el cineasta estadounidense de más elaborada visualidad de los últimos veinte años. Tal cualidad lo hace un director con una batalla ganada siempre antes del combate, pero lo mejor es que la otra cruzada –lo que cuenta y cómo lo cuenta- casi siempre también está a la altura. Y su cine ha alcanzado mayor vuelo cuando ambos componentes han funcionado en perfecta sincronía; cuando, en definitiva, ha entendido de mejor manera que el goce no está completo si una historia de peso no acompaña la destreza visual. La buena noticia es que Anderson está en una madurez creativa envidiable y su octava cinta –un regreso a los hoteles tras su experiencia en el genial corto “Hotel Chevalier” (2007)- es una de las más redondas de su filmografía.

THE GRAND BUDAPEST HOTEL 01Ahora, ha situado su historia en la república ficticia de Zubrowka, un estado emplazado en los Alpes europeos. Zero Moustafa (F. Murray Abraham) recuerda cuando en 1932 era tan sólo un joven que oficiaba de “botones” –o asistente de vestíbulo- en el hotel Gran Budapest y debía seguir las órdenes del conserje emblema de la institución, Gustave (Ralph Fiennes), afamado por su impecable labor a cargo del personal y sus insólitos servicios con blondas y mayores mujeres. Una de sus visitantes más ilustres era Madame D (Tilda Swinton), quien es encontrada muerta en misteriosas circunstancias a poco de su último encuentro, lo que desata la codicia de su familia y una excéntrica disputa por los bienes de la difunta, quien lega un invaluable cuadro a Gustave.

Alguna vez alguien definió el cine de Wes Anderson como una caja musical de juguete. Bueno, haciendo uso de tal definición, esta es la caja musical wesandersiana más grande que hemos podido ver a la fecha. Juega con las estructuras y no teme lanzar todo a la parrilla, y muestra de ello es que destroza cada expectativa que nos vamos haciendo a medida que avanza, dando con un impetuoso ritmo que impide detenerse a pensar demasiado en qué diablos estamos viendo. La porción principal del relato es tan ingeniosa y deliciosa como la más inspirada de las películas de Anderson: repleta de detalles que cuesta agarrar al voleo, estelarizada por un paseo incesante de personajes y condimentada con decorados de deslumbrante construcción.

THE GRAND BUDAPEST HOTEL 02En los bellos y desoladores parajes de la ficticia Zubrowka, se desarrolla una trama de intriga, de fuga y de crecimiento, donde no se ausentan los asesinatos ni tampoco los gags físicos. A causa de ello, esta es su cinta que más coquetea con el absurdo, en contraposición a la ternura que despertaba su anterior trabajo, “Moonrise Kingdom” (2012).  El declarado tono de comedia le da al director el ancho para tomarse más libertades que las habituales –magnífico tiroteo hacia el final- y construir un relato tan alocado como agudo, que así como nunca pierde combustible, tampoco extravía su norte.

Del mismo modo que el filme tiene la intrepidez de desplegarse en cuatro temporalidades –sólo una es la que ocupa la casi totalidad del metraje-, Anderson aprovecha la historia para hablar de un país, un hotel y un hombre irónicamente detenidos en el tiempo, casi no enterados del funesto paso de los años. Acompañando a ese extravagante hombre está un adolescente apátrida (segunda ocasión consecutiva que los niños tienen gran protagonismo en el cine del director), un personaje que le sirve para volver a dibujar los lazos entre adolescentes como relaciones de amores fulminantes y para trazar un peculiar vínculo paternal, envuelto en una lógica mentor-aprendiz.

De por sí la historia de Gustave –formidable actuación de Fiennes- y Zero está contada con enorme destreza, pero lo que la termina por hacer una gran película es una audacia del guión: la narración en retrospectiva, que le confiere a la obra una espesura no siempre conseguida en el universo de THE GRAND BUDAPEST HOTEL 03Anderson. Y es que, visto con distancia, lo que hay es una hermosa historia que sirve como excusa para hablar del paso del tiempo, lo efímero de la existencia y la inmaterialidad de los tiempos actuales, temas que jamás habían sido aludidos con esta hondura por el director.

Puede sonar extraño, pero la cinta reúne varios condimentos que dan para pensar que podría ser una magistral despedida. No sólo porque toca muchos de sus temas favoritos o cuenta con la delicada banda sonora de Alexandre Desplat, sino que también abundan las caras conocidas, pues por el relato transita un voluminoso grupo de actores al que sólo parece faltarle Angelica Huston y Luke Wilson para completar la pandilla wesandersiana. A dos décadas del estreno del corto que posteriormente originaría su ópera prima, “Bottle Rocket” (1994), Wes Anderson da cuenta de un impecable estado de forma, traducido en gran lucidez al momento de definir los conflictos y los personajes. Aunque no da con la majestuosidad de “The Royal Tenenbaums” (2001), su mejor película a la fecha, por donde se le mire este es un paso adelante y una delicia destinada a encabezar los recuentos de fin de año.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

FEMCINE anuncia actividades de su versión 2020

Publicado

en

Entre el 4 y 9 de agosto se realizará la décima versión de FEMCINE, la que luego de su postergación en marzo producto de la pandemia, tendrá una edición completamente online, con una serie de actividades como visionado de películas, además de charlas y clases magistrales, todo esto de manera completamente gratuita a través de la plataforma Festhome, permitiendo así que se pueda participar desde cualquier parte de Chile.

“Como para cada persona en el mundo, esta contingencia ha sido bastante exigente para nosotras. Fue muy doloroso tener que suspender la celebración de nuestra décima edición a pocos días de inaugurar, pero nos pareció que era importante tomar las medidas necesarias para proteger a nuestra audiencia, a nuestro equipo y a las realizadoras participantes”, señala Antonella Estévez, Directora de FEMCINE.

Para esta décima edición, el evento contempla tres competencias: Internacional de Largometrajes, Internacional de Cortometrajes, Nacional de Escuelas de Cine, además de la instancia Panorama Internacional, destinada a revisar lo mejor del cine de mujeres hecho fuera de Chile. Otra de las instancias que se incluirán son Ellas por Ellos, centrada en películas dirigidas por hombres sobre temáticas de mujeres; Diva, dedicada a actrices chilenas trascendentales y el Foco Sara Gomez, como homenaje a la primer mujer cubana que dirigió un largometraje de ficción con “De Cierta Manera” de 1974.

También se efectuará de forma online y gratuita el área de formación con talleres, FEMCINE LAB, contando con clases magistrales, una mesa de conversación sobre “El Cine de Sara Gómez” y la presentación del libro “Memorias” de Alice Guy-Blaché. Los detalles sobre como participar de las distintas actividades de FEMCINE 2020, serán informados en extenso próximamente.

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 3 días

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 4 días

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 5 días

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 1 semana

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 2 semanas

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 2 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Italian Ice Italian Ice
DiscosHace 3 semanas

Nicole Atkins – “Italian Ice”

Los efectos del Covid-19 en la industria musical se han presentado en múltiples formas: cancelaciones de festivales, conciertos o álbumes...

RTJ4 RTJ4
DiscosHace 3 semanas

Run The Jewels – “RTJ4”

Cuando Killer Mike habla de un hombre negro que está siendo asfixiado en “walking in the snow”, no se sabe...

Petals For Armor Petals For Armor
DiscosHace 3 semanas

Hayley Williams – “Petals For Armor”

¿Qué puede salir de una mente agobiada? La pregunta es sencilla si solamente se mira desde una vereda superficial y...

Publicidad
Publicidad

Más vistas