Conéctate a nuestras redes

Cine

El Cordero

Publicado

en

Algo sucede entre el concepto de vida que vale la pena y el de rebeldía. Se conectan de forma natural, casi equivaliéndose. Más apropiado sabe aun cuando se aplica en la adultez, porque mientras en la juventud esto de rechazar lo políticamente correcto se da por sentado, ya pasada la treintena se interpreta como síntoma de inmadurez crónica. Ya lo retrata Sam Mendes en “American Beauty” (1999). Hay una frontera, no obstante, entre lo rebelde y lo derechamente delictual, y no es precisamente obvia. Se puede ser un rebelde sin agredir la libertad del otro, pero puede sonar como una idea aburrida, tipo helado sabor vainilla. La gracia de lo insurrecto parece no consumarse del todo si no se quebranta el statu quo de algún tercero.

La vida de Domingo (Daniel Muñoz) es pacífica y noble: es padre de familia, va al trabajo y es activo partícipe de la parroquia de su comuna. Esto cambia cuando, confundiéndola con un delincuente, asesina a su colega. A partir de entonces Domingo cometerá una serie de acciones en busca de un sentimiento esquivo: la culpa.

“El Cordero” se agarra de una temática que tristemente sigue siendo vigente, acaso no determinante, en un Estado auto-proclamado laico. Los principios del catolicismo están arraigados en el ADN del chileno promedio, independiente de su actual nivel de integración al organismo de la Iglesia per se, que va a la baja dado el torrente de atrocidades que ha salido a la luz. El caso de Domingo y su familia, en ese sentido, cuya creencia se refleja en actividades concretas y habituales en la comunidad, es cada vez más infrecuente, pero no deja de ser reconocible. Al mismo tiempo se pincela otro asunto siempre en boga en un país donde las cosas sólo funcionan si hay intereses monetarios de por medio, como lo es el negligente rol del sistema penal.

Hay un trabajo colaborativo entre guion, dirección y actuación para dar vida al protagonista: un sujeto cuyos ojos deben hablar más que sus palabras. Muñoz es un actor flexible, capaz de desarrollar divertidos payasos y almas atribuladas. Aquí se preocupa de dibujar a un hombre que vivió toda su vida creyendo estar lleno de la gracia de Dios para descubrir, literalmente de un disparo, que en realidad está vacío. Como si fuera poco, a su edad y con un pasar establecido, ni siquiera tiene claro qué le urge para llenar ese agujero. Esto se comprende sin música efectista ni diálogos explicativos, como tampoco con fantasmagóricas poses; en vez, la cara de Domingo lo enseña todo en su justa medida.

Comprendemos que el protagonista mata a su compañera en un acto estrictamente accidental, inspirado por la confusión y el miedo, y en vez de ahondar en todo el tecnicismo posterior -que no dejaba de ser fuente de material-, el relato se lo salta hasta que el hombre retoma su rutina; una pequeña elipsis que es fría y deliberada. Desde ahí, contrariado y motivado por su falta de culpa en partes iguales, decide improvisar crímenes que el tratamiento de la cinta no dramatiza, y luego se somete a un par de penitencias dictadas por su sacerdote amigo, todo con el fin de sentirse como un digno cristiano arrepentido.

El approach de la película es pragmático porque congenia con el estado existencial de Domingo, y el hecho de que eso se transmita amerita un cumplido. Hilando fino, no obstante, o tal vez mirando el otro lado de la moneda, este calculado punto de vista descomprometido puede dar cabida a preguntas o ambigüedades que no acaban por resolverse, lo que inherentemente no es negativo, pero puede molestar a aquel afanoso por resoluciones. El incidente final brinda un interrogativo, por ejemplo, o la facilidad con que Domingo podría zafar de las consecuencias de sus crímenes. Lo que sí resulta exacerbado es cómo el relato escala en gravedad hacia el término; demasiado en tan pocos minutos.

La bajada de texto o título alternativo de “El Cordero” podría ser “volviéndose malo”, no sólo porque las dos palabras resumen la historia, sino también porque el fantasma del Walter White de “Breaking Bad” ronda inexorablemente como arquetipo de referencia. Como fuere, el protagonista se presenta lo bastante complejo. Entre los secundarios destacan Jung y Cohen, ambos lúdicos como el suegro y el convicto amigo, respectivamente, mientras que González por momentos peca de sobreactuación y la sub-trama del hijo homosexual -que arranca bien en este contexto de opresión religiosa- queda al debe. Es que, en general, queda la sensación de que película debió haber sido por lo menos media hora más larga o que, inclusive, funcionaría mejor en formato serie. Ofrecida como está, de igual modo, es una obra interesante.

Por María José Álvarez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Primer trailer de “Three Thousand Years Of Longing”, la nueva película de George Miller

Publicado

en

Si bien todos los ojos están puestos en la próxima entrega de la saga Mad Max, la película “Furiosa” aún sin fecha de estreno, el director George Miller se prepara a estrenar su próxima realización luego de “Mad Max: Fury Road” (2015) con “Three Thousand Years Of Longing” (2022), película que llegará a los cines en agosto de este año y que hoy presenta su trailer oficial para que lo veas al final de esta nota.

La cinta es una adaptación de la historia corta “The Djinn In The Nightingale’s Eye” de A.S. Byatt, tratándose sobre la Dra. Alithea Binnie (Tilda Swinton) y su encuentro con un Genio (Idris Elba), que le ofrece tres deseos a cambio de su libertad. Esto presenta dos problemas: en primer lugar, duda de que él sea real y, en segundo lugar, como es una estudiosa de la historia y la mitología, conoce todos los cuentos de advertencia de los deseos que salen mal. Eventualmente, ella se deja engañar y pide un deseo que los sorprende a ambos.

Mira el trailer a continuación:

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 3 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 4 días

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 1 semana

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 2 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 2 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 4 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

LABYRINTHITIS LABYRINTHITIS
DiscosHace 1 mes

Destroyer – “LABYRINTHITIS”

Abordar la carrera de Dan Bejar, al menos en lo que respecta a Destroyer, se hace complicado por varias razones....

Publicidad
Publicidad

Más vistas