Conéctate a nuestras redes

Cine

El Código Enigma

Publicado

en

Si hacemos una retrospectiva de los principales triunfos en recaudación y crítica del cine británico, encontraremos que hay una especial experticia y oficio por recrear capítulos tras la historia oficial. Producciones como “12 Years A Slave” (2013), “The King’s Speech” (2010) y una larga lista hacia atrás, narran relatos y pericias que usualmente se reservan para el anecdotario o se omiten en los libros de historia, sobre todo cuando  sus protagonistas se alejan del prototipo del héroe, quienes pueden tener voz y espacio por medio del cine inglés. Es que pese a ser bastante diverso, mantiene una extensa tradición en narraciones y escándalos ocultos para la historia común, raigambre que también se expresa en “El Código Enigma” (película que, aunque es dirigida por el nórdico Mortem Tyldum, tiene una amplia producción y ejecución inglesa), que muestra  la biografía de uno de los científicos claves, pero desconocidos, en el devenir de la historia contemporánea: Alan Turing.

THE IMITATION GAME 01“El Código Enigma”, con escenario en la Segunda Guerra Mundial,  narra la historia personal de Alan Turing (Benedict Cumberbatch), un brillante y apático matemático inglés que, en conjunto a los criptólogos más relevantes del Reino Unido, tiene la empresa de desmantelar los mensajes y mecanismos de una máquina  que parece contener todos los secretos de la campaña alemana: Enigma. En esta misión Turing, que aunque se muestra distante del escenario político, con una ambición que va por descifrar el aparato más inexpugnable del mundo que salvar vidas, cree tener la respuesta a este acertijo en la creación de una máquina que descubra cada uno de los mensajes cifrados. Propuesta que, como es de esperar, será rechazada por su equipo de trabajo y mandamases.

El enigma, por supuesto, no se restringe al desciframiento de este artefacto, sino que también orbita en la propia historia de Turing. Este matemático, que se enlista como uno más de los tantos genios incomprendidos, posee sus propios secretos que le supondrán un obstáculo y una ventaja en una carrera contra el tiempo y las repercusiones de la guerra. Por otro lado, a través de la historia de Turing, quien es ejecutado con suma maestría por Benedict Cumberbatch, además de develar misterios, encontramos los conflictos propios de la ciencia y del trabajo, como la disputa entre máquinas y hombres, la lucha de egos o la extraña ecuación entre la vida laboral y personal, pero THE IMITATION GAME 02asimismo nos muestra cómo el cauce de eventos primordiales, como el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, dependen más de lo que sucede en un pequeño pueblo que en las trincheras de las batallas.

Si bien, parte del argumento de “El Código Enigma” puede resonarnos y recordarnos a otras cintas de hombres misántropos pero de mentes lúcidas, como “A Beautiful Mind” (2001), sobresale por la buena ejecución, solidez y cuidado en los detalles de la obra, y lo llamativa que es en sí la historia (encabezó la lista de los mejores guiones sin producir en 2011 y fue disputada por más de cinco estudios).  Aunque no destaca por una narrativa particularmente novedosa –se agradece la incorporación de flashbacks-, ni de frescura en los recursos utilizados, tiene su respaldo en un relato que, situado desde un campo que muchas veces resulta adverso de explicar como las matemáticas, logra no sólo interesar al espectador, sino inquietarlo y conmoverlo.

Las actuaciones son otro soporte fundamental de la cinta. Como ha sido mencionado, Cumberbatch da una magistral interpretación, e integra con inteligencia las diversas dimensiones de Turing, en el que la  misantropía y el ego son combinados de modo tal, que Turing, pese a su soberbia logra la empatía del espectador, al mostrarse como un inadaptado, en donde su personalidad no parece forzada ni inconsistente, sino que se hace palpable y natural a lo largo de la película. Asimismo, los THE IMITATION GAME 03personajes secundarios suman dinamismo, tensión y densidad al desarrollo del filme: una adorable Joan Clarke (Keira Knightley) como la contraparte femenina, un tozudo y vanidoso genio ajedrecista (Matthe Goode) y un inescrupuloso y vivaz jefe de inteligencia (Mark Strong).

Esta película, que se encuentra como uno de los pesos mayores en la próxima edición de los premios Oscar, alumbra especialmente por su cuidado en su desarrollo, y su fuerza no está en la creación de una producción que arriesga en lo estético o en la narrativa, sino en las actuaciones y la propia historia, que desenmascara la guerra como un evento cuyo desenlace no se define tanto por el cuerpo bélico como por la inteligencia y táctica para resolver el conflicto, y que puede venir ni siquiera de la mano de los que comandan las fuerzas, sino que justamente de quienes menos esperamos: un enigmático y casi desconocido matemático.

Por Javiera Quiroga

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Judy

Publicado

en

Judy

El género del biopic tiene un montón de vicios difíciles de esquivar. A menudo intentan abarcar casi una vida completa, lo que hace difícil profundizar realmente en los personajes; otras veces simplemente se apoyan demasiado en el cariño que la audiencia le tiene a sus protagonistas y terminan transformándose en monumentos a sus figuras más que en historias que se valgan por sí mismas. “Judy”, dirigida por Rupert Goold, evita caer en la primera trampa e intenta esquivar la segunda, pero termina apoyándose demasiado en el peso de la figura que busca retratar, en desmedro de la historia.

La película sigue a Judy Garland (Renée Zellweger) mientras intenta revivir su carrera artística durante una serie de espectáculos en Londres a fines de los años 60. En paralelo, debe lidiar con su depresión, alcoholismo y el escrutinio público que trae un complicado y conflictivo juicio por la tutela de sus hijos pequeños. Esto es intercalado con escenas de su juventud como una estrella de cine y televisión, bajo el cruel cuidado de Louis B. Mayer (Richard Cordery).

A pesar de centrarse en un evento muy específico en la vida de la cantante, el film no alcanza a profundizar lo suficiente en su viaje. Judy Garland está poco construida como personaje, donde sus deseos y necesidades no son explorados lo suficiente y, aunque es bastante claro que su mayor meta es obtener custodia de sus hijos pequeños, su viaje interno no se relaciona con el conflicto que vemos en pantalla. Esto lleva a que la película no tenga un foco ni un estilo narrativo claro. A veces se siente como una historia perfectamente tradicional sobre una protagonista intentando sobreponerse a una serie de obstáculos para lograr su objetivo, y otras se siente como una historia menos estructurada, como una serie de viñetas en la vida cotidiana de una artista en el ocaso de su carrera, pero que no se compromete con ninguno de los dos estilos.

Por otro lado, el uso de los flashbacks a la juventud de Judy Garland se siente algo forzado. Pareciera que la película busca retratar su niñez y adolescencia (más bien, la falta de ellas) como el origen de todos los problemas en su adultez, pero no hay una clara correlación narrativa entre ambos momentos. Además, hay varios elementos y situaciones de estos flashbacks que son lamentablemente muy poco explorados, especialmente la clara implicación de que Louis B. Mayer habría abusado sexualmente de ella durante su juventud. El film toma todos estos elementos y pareciera que todo va a llevar a una reflexión sobre los efectos que la fama puede tener en la vida de una persona, pero hacia el desenlace la película se contradice y termina con un final sumamente cursi y gratuito, que temáticamente no dice nada sobre la artista ni sobre la industria. Es un cierre que no entrega nada y busca sólo apelar al cariño que el público le tiene a su figura.

Se siente como si la historia narrada fuera una simple excusa para tener a Renée Zellweger como Judy Garland, y tiene algo de sentido, puesto que su actuación es por mucho lo más rescatable de la película. No sólo es una interpretación muy emocional, sino también muy física. Tanto su postura como sus movimientos dentro y fuera del escenario se sienten excéntricos, pero a la vez espontáneos y naturales, entregando a su personaje una identidad visual muy particular. Es interesante simplemente mirarla caminando, maquillándose y bailando. Lamentablemente, el resto de los personajes son absolutamente olvidables, y se percibe como si estuvieran ahí sólo para que la protagonista tenga gente con quien interactuar, al igual que todos los otros elementos narrativos en el film.

Así, a pesar de tomar la decisión correcta de centrarse en un evento específico en la vida de una artista, “Judy”, al igual que tantas otras biopics, cae en la trampa de apoyarse demasiado en el impacto cultural de la artista que retrata, y no intenta contar una historia interesante narrativa ni temáticamente. Esto es algo que podría funcionar para fans acérrimos de la artista, pero para una audiencia menos familiarizada, “Judy” no tiene nada que ofrecer.


Título Original: Judy

Director: Rupert Goold

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Renée Zellweger, Rufus Sewell, Finn Wittrock, Michael Gambon, Jessie Buckley, Bella Ramsey, John Dagleish, Gemma Leah Devereux, Gaia Weiss, Andy Nyman, Fenella Woolgar


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 2 días

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Publicidad
Publicidad

Más vistas