Conéctate a nuestras redes

Cine

El Botón de Nácar

Publicado

en

El estreno de “Nostalgia De La Luz” (2010), del documentalista Patricio Guzmán, marcó el inicio de un viaje a través de la memoria y la historia humana de un país. Conceptos que han sido abordados de distintas maneras en el cine chileno, pero que nunca han tenido la profundidad, belleza y trascendencia presentada por las obras de Guzmán, que en este caso retorna a sus tópicos esenciales para sumergirnos nuevamente en una perspectiva cósmica y trascendental. Esfuerzo que termina por entregarnos obras de una calidad muy por encima a lo que nos tiene acostumbrado la cartelera chilena, y que, sin duda alguna, carece de aquello que “El Botón De Nácar” nos otorga de manera magistral: cine con un mensaje profundo y cargado de un conocimiento acerca de nosotros mismos, en el que las heridas internas más profundas de nuestra cultura e historia son exhibidas e iluminadas.

EL BOTON DE NACAR 01En este nuevo documental, el relato se centrara en el agua y su relación con los indígenas de la Patagonia, como también con los desaparecidos y prisioneros de la dictadura que fueron arrojados al mar. La idea presentada es que el agua posee memoria y voz, iniciándose así un recorrido a través de distintos relatos, paisajes e historia de Chile. Al igual que en su anterior obra, Guzmán se vale de metáforas en relación a la naturaleza y sus principales figuras para lograr profundizar en eventos históricos. Dicho esto, si previamente desarrolló sus ideas en torno al desierto de Atacama, en esta nueva ocasión el foco lo poseen los océanos, ríos y glaciares, que desde su visión nos constituyen culturalmente, aludiendo a las potentes ideas en torno al agua, como también a  la intensa presencia geográfica de este recurso natural en nuestro país. En este sentido, y a medida que avanza el documental, se hace cada vez más explícita la intención de mostrarnos aquello que muchas veces se encuentra oscurecido, olvidado y omitido en nuestra historia, la que es marcada por una relación primigenia e intensa con el agua.

La misión es monumental, pero lograda maravillosamente por su ejecutor, quien personalmente usa su voz para  relatar esta relación entre los ingredientes de interés, algo no menor, puesto que de esta manera dota así al relato de un matiz semejante al de  una búsqueda personal e íntima, que anhela darle un sentido trascendental a aquellas atrocidades de la humanidad que más lo remueven dentro de sí. A partir de esta personalización, Guzmán se transforma en un representante de aquellas voces silenciadas, transmitiendo un dolor que se encuentra impregnado en el agua, fuente de la vida, pero que también es portadora de la memoria más brutal de un país.

EL BOTON DE NACAR 02A pesar de toda esta brutalidad, el documental fluye de una manera pausada, descriptiva y contemplativa, y no podía ser de otra manera, dada la temática tratada y el interés del director, que se posiciona en las antípodas de un cine comercial rápido e inmediato. En relación a esto, la  imagen y sonido de  la película dan cuenta de una intención por embellecer el mensaje de olvido y dolor que se nos transmite, esto por medio de paisajes naturales sobrecogedores que comunican por sí solos la magnitud del fenómeno cósmico observado por Guzmán, como también por secuencias en las que el uso del zoom nos acerca a realidades microscópicas que poseen una belleza muchas veces no percibida y que, a pesar de su pequeñez, trascienden en la pantalla grande. El sonido, por su parte, permite dotar al agua de un lenguaje propio, representado cinematográficamente a través de constantes sonidos acusmáticos, pudiendo entregar así un mensaje que respete su principal idea: el agua tiene voz y memoria.

A lo largo de la cinta recorremos el pasado, presente y futuro de una manera armónica e indiferenciada, en donde el relato indígena se puede relacionar de una manera abrumadora y directa con los sucesos de la dictadura. Todo por medio de un eje conductor  correspondiente al flujo constante del agua y su transformación, la cual, con su voz e imagen, genera vínculos hermosos a través de todo el documental. A partir de este fluir se construye una memoria cósmica que reside en nuestro interior, como también en todo lo que nos rodea. Esto nos permite acceder como espectadores a una posición de introspección, donde nuestras identidades y memorias se construyen a medida que avanza el metraje.

EL BOTON DE NACAR 03Lograr establecer una relación fuerte entre dos aspectos tales como el agua y la historia, es algo difícil de lograr. Más aún si esta relación se pretende desarrollar en los códigos cinematográficos. Pero Guzmán logra realizarlo de manera impresionante, logrando delicadeza, poesía y belleza, para finalmente trascender el mensaje inicial y llevarlo a dimensiones que sobrepasan lo local, encumbrándose así a fronteras mucho más lejanas y profundas de nuestra existencia como humanidad. El documental, finalmente, toma la forma de un rompecabezas con cada  pieza tratada de manera detallada, donde los conectores pueden ser artefactos tan sutiles como un botón o tan majestuosos como un océano, y que en conjunto dan forma a un todo superior.

En conclusión, “El Botón de Nácar” es poesía cinematográfica, donde la memoria, la historia y el agua fluyen de una manera conjunta y armónica, para dar forma a un relato cargado de identidad, que interpela al espectador a sumergirse en un viaje que parte en nuestro entorno, pero que termina en el interior de cada uno de nosotros, y así tener como fin último la transcendencia y el homenaje sin intereses políticos ni ideológicos a una memoria oscurecida, que durante lo que dura el documental, es brillante y bella.

Por Matías Ponce

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 6 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 6 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas