Conéctate a nuestras redes

Cine

El Bosque de Karadima

Publicado

en

10 de agosto de 2013, y se conocen las primeras declaraciones de Fernando Karadima en el marco de la investigación judicial llevada en su contra por abuso sexual de menores. En la oportunidad, el cura decía: “No cometí ilícitos, menos aún sobre menores de edad. Supe de las denuncias que se me hacían a través de un programa de televisión”. El caso del ex sacerdote de “El Bosque” –parroquia ubicada en Providencia, que concentra a feligreses de la clase alta de Santiago y donde se sucedieran los abusos- explotó con fuerza cuando, en abril de 2010, se publicara una serie de acusaciones que lo vinculaban con delitos sexuales, de los que la Iglesia Católica y, esencialmente, el Arzobispo de Santiago en ejercicio, Francisco Javier Errázuriz, estaban en pleno conocimiento. A cinco años de aquello, el asunto se hace película.

EL BOSQUE DE KARADIMA 01En “El Bosque de Karadima” se presenta fundamentalmente la historia de Thomas Leyton (Pedro Campos/Benjamín Vicuña) –personaje basado en James Hamilton, uno de los acusadores del clérigo en la realidad-, un joven que se hace miembro de la parroquia “El Bosque”, lugar donde se orienta en la vocación sacerdotal y del que Karadima (Luis Gnecco) es el admirado e incuestionable líder, tratado incluso de “Santo”. Thomas, herido por la difícil situación familiar que atraviesa, verá en el párroco a una figura deslumbrante, a un mentor natural. Karadima también se fija en él, y rápidamente lo íntegra a su círculo de confianza envistiéndole como su secretario personal. Aprovechando su vulnerabilidad, el cura no tarda en abusar del muchacho, quien sólo después de 20 años sometido, con su esposa Amparo (Ingrid Isensee) de confidente, lo va a poder enfrentar.

Para poder dar forma a este título, su director, Matías Lira, llevó un proceso de investigación que duró tres años. Tiempo que da cuenta de la seriedad de un proyecto que en su resultado global es total y absolutamente convincente. “El Bosque de Karadima” no es una cinta biográfica, como se podría prever; en ella convergen distintas historias que hablan sobre temas que tienen su alcance en el poder como instrumento de manipulación, hasta la desolación transversal de un ciclo vicioso, donde en un trío de personas todas pueden ser el tercero en discordia. Los protagonistas del largometraje –Thomas, Karadima (un aplicado e histriónico Gnecco) y Amparo (personaje inspirado en Verónica Miranda, ex esposa de James Hamilton), que caben dentro de un tratamiento individual muy dedicado, se van sosteniendo mutuamente en un formato pregunta/respuesta que es capaz de mantener la atención sobre el relato en cada pasaje.

EL BOSQUE DE KARADIMA 02Con respecto a lo anterior, el filme va avanzando sobre una estructura clara, sabiéndose comprometido con la verdad y la relevancia que tiene para nuestro país el horror que está contando. El desarrollo de la historia está muy bien puntualizado, siendo exhaustivo cuando corresponde y concreto cuando es necesario. Uno de los muy buenos ejemplos de esto pasa por la arista financiera del caso, poniéndose de relieve el tema de las propiedades y los recursos económicos que manejaba Karadima –fruto de la estrecha relación que mantuvo con la elite más poderosa de Chile en la realidad de los años 80: parroquianos de derecha como Jaime Guzmán o Eliodoro Matte se cuentan entre sus corderos-, sin pesquisar nombres o enrevesadas situaciones. Asimismo, la mención de las “Correcciones fraternas”, fijadas en el abatimiento de Thomas y la potestad del sacerdote antofagastino, manifiestan una visión que encara y no se guarda nada sobre lo que muestra como una Iglesia inquisidora, temible, oscura: una gran demostración –a través de una escena notable- de cómo el séquito y el círculo de hierro de Karadima actuaba casi como una mafia.

Para ir tanteando terreno, la película va pasando mesuradamente por los abusos sexuales que tienen por víctima a Thomas, para después, al borde de lo gráfico y siguiendo con acierto el cambio del personaje (se entiende que el papel esté a cargo de dos actores diferentes para situar la evolución de su figura más allá de lo puramente psicológico), arriesgar por medio de una postura que de conservadora nada tiene, para suerte del espectador más exigente. Primerísimos planos –recurso muy utilizado en las producciones chilenas que se mueven por el drama- dispuestos para representar desamparo en los personajes, y planos largos que esbozan ostentación, se contraponen para graficar EL BOSQUE DE KARADIMA 03el yugo que ejerce el clero sobre muchos de sus fieles. En la misma línea, el uso de montajes paralelos y saltos temporales en el relato, aportan con ritmo a una cinta que, con sus diálogos, expresados en el umbral de lo incómodo, recrean secuencias que son realmente inquietantes, como si todo lo que circunda a la historia fuese ficción.

Tras la resolución de la justicia eclesiástica –siendo esta diferente del estamento legal ordinario, determina con sus propios decretos las penas para miembros de su congregación que cometan delito-, Karadima es declarado culpable de abuso sexual, por lo tanto condenado a una pena de carácter espiritual y a una “vida penitente”, pero que no lo despoja de su condición de sacerdote. El antes llamado “santo” actualmente pasa sus días en el Convento Siervas de Jesús de la Caridad, confinado a la soledad clerical y a la oración. Si bien, “El Bosque de Karadima” repasa sólo una parte de un caso que es complejísimo en todas sus ramificaciones, es muy probable que su existencia vuelva a poner en la coyuntura nacional una causa sobre la que toda una comunidad exige justicia laica y verdadera. Por ahora, el filme dirigido por Matías Lira apunta al espacio donde las producciones cinematográficas no quieren subestimar ni temer a la valoración del público. Y eso es algo que se agradece y se reconoce.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Escándalo

Publicado

en

El Escándalo

La combinación de hechos reales y ficción, para así representar historias de relevancia mediática, podría reforzar una reflexión sobre el trasfondo de ciertos eventos; más aún, cuando existen permanentes discusiones sobre temas controversiales y que están forjando nuevas miradas en la sociedad contemporánea. En este contexto, existen ciertas producciones cinematográficas que toman este medio para adentrarse y otorgar una voz a sus protagonistas.

En 2016 se destapó uno de los más grandes secretos de la televisión estadounidense, cuando la ex conductora de Fox News, Gretchen Carlson, acusó y demandó a Roger Ailes, fundador y ex director del canal, de acoso sexual. El revuelo de la denuncia provocó un remesón en la cadena y ayudó a que muchas trabajadoras tomaran la decisión de denunciar a Ailes por el mismo comportamiento hacia ellas, incluida Megyn Kelly, conductora e importante figura del canal en ese entonces.

Dirigida por Jay Roach, “El Escándalo” se centra en cómo Gretchen Carlson (Nicole Kidman) interpone la demanda por acoso sexual en contra de Roger Ailes (John Lithgow) y las consecuencias de este hecho en el canal. Esta denuncia empujará a otras mujeres a alzar la voz, entre ellas Kayla Pospisil (Margot Robbie), una nueva conductora en ascenso, y a la figura más importante de Fox News, Megyn Kelly (Charlize Theron).

Al estar inspirada por hechos reales, el guion, a cargo de Charles Randolph, transita el terreno de la ficción, pero, al mismo tiempo, no deja a un lado la realidad y, casi como si fuera un documental, expone los hechos alrededor de una difusa veracidad. Esta idea permea la estructura de la cinta, fragmentando su hilo conductor e incorporando elementos que apoyen una mirada cómplice por parte del espectador. En ese sentido, la inclusión de voz en off, insertos visuales, romper la cuarta pared y movimientos de cámara simulando un falso documental, son parte de la sustancia que pretende dar autenticidad y punto de vista al relato, recordando el trabajo de Adam Mckay en “The Big Short” (2015) y “Vice” (2018).

Además, la cinta no tan sólo toma el punto de vista de quienes decidieron demandar y denunciar a Ailes, sino también agrega una tercera perspectiva para ahondar en la reiterada conducta sexual del ex director hacia las trabajadoras del canal. Por un lado, seguimos la mirada de Megyn Kelly, quien en ese momento era una de las figuras más importantes del canal, destacada por emplazar a Donald Trump cuando estaba en plena carrera presidencial. Kelly es puesta como el punto de fragmentación entre sus intereses profesionales y su postura individual cuando se enfrenta al destape iniciado por su ex compañera de canal, en ella se manifiesta el conflicto más profundo entre callar o sumarse a la denuncia, dicha disputa es llevada con gran habilidad a través de la interpretación de Theron, quien logra un extraordinario acercamiento a la figura real de Kelly.

Por otra parte, la representación de Gretchen Carlson es el disparador del gran escándalo y, aunque su presencia es primordial en la progresión de los hechos que terminaron en la denuncia en contra de Ailes, la construcción de su personaje queda incompleta al momento de profundizar en la manera en que escaló el gran destape. Por el contrario, la inclusión de un personaje ficticio en este conflicto permite una entrada hacia lo más oscuro que ocurría en el canal en ese entonces, donde se observa la conducta de George Ailes hacia las mujeres que trabajaban con él, pero también una sutil critica en contra de la industria televisiva y cómo la articulación del poder se interpone para obstaculizar el desarrollo profesional. El personaje interpretado por Margot Robbie resulta ser el más complejo de las tres, otorgando una mirada hacia su vida personal y cómo sus valores, postura política y religiosa chocan y se enfrentan a la situación en la que se ve envuelta.

“El Escándalo” intenta exponer con cierto grado de autenticidad los hechos ocurridos hace cuatro años y, a pesar de sus diferentes miradas, le resulta difícil comprometerse con un punto de vista en particular, por lo que pareciera incompleta en su propuesta. Su mayor fortaleza recae en la actuación de sus protagonistas y el trabajo de maquillaje y caracterización, el que acerca la ficción a su inspiración en la vida real, resultando en una película que sólo limita su relato a una representación superficial y parcial de la acusación que involucraba a grandes figuras de la industria televisiva.


Título Original: Bombshell

Director: Jay Roach

Duración: 109 minutos

Año: 2019

Reparto: Nicole Kidman, Charlize Theron, Margot Robbie, John Lithgow, Allison Janney, Kate McKinnon, Malcolm McDowell, Mark Duplass, Alice Eve, Connie Britton, Alanna Ubach


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas