Conéctate a nuestras redes

Cine

El Babysitter

Publicado

en

Hollywood es el sueño húmedo del precario medio audiovisual chileno. Hacer películas de industria y comenzar a diversificar una cartelera criolla viciada de dictaduras y miseria social, que aburren a la población que clama por productos comerciales que los distraigan de la rutina diaria. Olvidar nuestra historia e identidad para parir comida rápida y mostrarle al mundo que el cine chileno se puede parecer al del país del norte, aunque cuente con el mínimo de recursos y talentos para crear buen cine de evasión. Con este afán, la comedia ha sido el género predilecto de los realizadores chilenos, siendo la más perjudicada en los últimos años. El hecho de que esté confeccionada para provocar risa, hace pensar que la comedia es un género menor, ideado sólo para distraer  y hacer pasar un buen rato al respetable. Nada más alejado de la realidad, dependiendo el caso obviamente, existen comedias que sólo buscan entretener y otras que se proyectan más allá de la carcajada. Si tomamos como ejemplo al cine hollywoodense y al cine europeo, encontramos el factor ausente en las comedias chilenas del último tiempo. Desde la sátira más burda protagonizada por Adam Sandler, hasta la sofisticada comedia negra de “Sie7e Psicópatas” (2012), todas las cintas comparten un factor en común, que por muy simplista que parezca, es la principal falencia de la comedia, y de gran parte del cine chileno: son películas.

EL BABYSITTER 01Así de simple, así de complejo. Se puede entrar en una discusión eterna sobre qué es el cine y qué se entiende por película, pero para quién redacta, una película debe contar con ciertos elementos fundamentales que se sustentan, principalmente, en una coherencia entre la propuesta del director, el guión, la puesta en escena y las propias pretensiones que se ponga la cinta. La armonía entre estos elementos da como resultado una película, que puede o no ser del gusto personal, pero logra visualizarse como una obra cinematográfica completa. Ahora, toda esta reflexión que puede sonar a queja de tonto grave, nace a raíz del visionado del segundo filme dirigido por la dupla Gonzalo Badilla y Sebastián Badilla, “El Babysitter” (2013), un producto que busca convertirse en la comedia chilena del verano, pero que se queda completamente corta al dejar de lado todo lo positivo que busca copiar de su referente estadounidense, para dar forma a un extenso comercial de 90 minutos, donde los protagonistas son los auspiciadores que financiaron la producción, y de relleno, vienen un montón de sketches mal actuados y sin ninguna gracia, en lo que se podría definir, sin ningún asco, como el anti-cine.

Emilio Ortíz (Sebastián Badilla) es un joven superficial y fanfarrón que se dedica a conquistar chicas a punta de mentiras y engaños. Un día llega Sol (Javiera Acevedo), una atractiva rubia que viene a cuidar a sus pequeños y odiosos primos pequeños. Emilio caerá redondo ante sus encantos y comenzará a hacerle favores con tal de pasar más tiempo junto a ella, hasta convertirse en el niñero –o babysitter- de los niños. Berna (Denise Rosenthal), la mejor amiga de Emilio, lo ayudará en su cometido, guiada por el amor secreto que siente hacia él, pero sin poder demostrarlo debido a la inmadurez de su amigo.

EL BABYSITTER 02Desde que, por lo menos, siete marcas comerciales hacen su aparición entre los títulos de crédito al inicio de la película, quedan claras las pretensiones de la cinta. No hay ninguna intención por entregar un producto mínimamente disfrutable, usando los clichés de la comedia adolescente norteamericana, bajo una óptica simplista y falsa, vendiendo una imagen de un Chile “agringado” donde la gente dice “babysitter” en vez de “niñera”, o los niños hablan como pequeños actores mejicanos. De chilena, esta película sólo tiene la procedencia, independiente de que se desarrolle en un contexto de clase alta, como la mayoría de las comedias juveniles chilenas; tampoco se ve un retrato fiel del cuico chileno, sólo caricaturas de personajes que emulan a los estereotipos estadounidenses. “El Babysitter” no tiene identidad, una de las características claves a la hora de trascender hacia nuevas fronteras, ignorando una vez más otra de las virtudes de la comedia gringa: todas hablan de su propia idiosincrasia y se mofan de ella.

Gran parte de las películas de industria son concebidas con fines comerciales, pero lo de “El Babysitter” da vergüenza ajena. El placement es un recurso comercial que ha existido desde siempre en la historia del cine. Una manera de vendernos un producto sin que nos demos cuenta y, de ser usado con ingenio, juega incluso a favor de la propia película. En una escena unos amigos entran a un bar y piden una cerveza de una marca X, ningún problema, la gente hace eso en la vida diaria y no desencaja porque tampoco es un comercial sobre la marca, sólo se menciona una vez y listo, la película sigue su curso. En “El Babysitter” tenemos un primer plano del protagonista sosteniendo convenientemente un paquete de galletas mostrando la marca directamente hacia el lente, luego una EL BABYSITTER 03escena totalmente innecesaria donde Emilio le enseña a pedir una pizza por Facebook a uno de los niños, sin ningún otro fin que mostrar la marca.

Es cierto que conseguir recursos para realizar una película en Chile es toda una odisea, y es de agradecer que existan personas interesadas en invertir dinero en una película, pero una cosa es poner la marca en alguna escena, y la otra es hacer de tu película un comercial para esa marca. Molesta y saca groseramente al espectador de la narración. Este es un mal que se repite en muchas películas de nuestro país, y es francamente lamentable que para obtener dinero para realizar, haya que prostituir a la propia obra.

Hablando de la película en sí, el guión vuelve a brillar por su ausencia, dejándonos con un montón de sketches forzados y maqueteados, donde las actuaciones dejan mucho que desear, basándose una vez más en el método estadounidense, al poner frente a la cámara a conocidos rostros televisivos de la “comedia” chilena, tales como Felipe Avello, a hacer algo chistoso que sirva como excusa para ocupar metraje. No funciona, y se desaprovecha el potencial de estos personajes debido a la pobreza de un guión cuyo hilo conductor es errático y casi inexistente. Los pocos momentos graciosos están dados por los esfuerzos de los actores, como es el caso de la pareja homosexual encarnada por EL BABYSITTER 04Fernando Larraín y Felipe Izquierdo, que salvan sus escenas gracias al talento de la improvisación y al carisma que muestran en pantalla. El guión es una herramienta fundamental al momento de crear una película de estas características, ya es hora de que el medio chileno comience a poner más cuidado en la construcción de sus textos.

“El Babysitter” es el claro ejemplo de una industria mal encaminada. Más que diversificar el panorama nacional, juega en contra al entregar un producto sin rostro, ni identidad. Una mala copia de Norteamérica, que cada año nos entrega un montón de productos similares que, siendo incluso los peores, son superiores a la cinta que nos ocupa. El camino para establecer una industria chilena capaz de acoger por igual a propuestas de autor y productos comerciales, está en crear una cinematografía que nos represente, que nos diferencie del resto del mundo, sólo así vamos a poder traspasar las fronteras y hacer de Chile un país rico en diversidad cinematográfica. Existen talentos, ganas e ideas, lamentablemente carecemos de recursos que puedan financiar a realizadores con historias dignas de contar. Afortunadamente, las tecnologías han ido derribando de a poco las barreras que impiden filmar a aquellos que carecen de grandes recursos y, de a poco, realizadores jóvenes han podido hacerse un espacio en los circuitos de cine independiente. Quizás algún día dejemos de ver hacia afuera para encontrar nuestra mirada, y quienes puedan financiar se den cuenta que se puede vender priorizando el talento y el buen gusto, sin convertir una obra cinematográfica en un extenso comercial proyectado en pantalla grande.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
23 Comentarios

23 Comments

Responder

Artículos Cine

Cartelera Centro Arte Alameda del 23 al 27 de junio

Publicado

en

Como cada semana, Centro Arte Alameda presenta su cartelera de estrenos con una serie de películas entre las que destaca “Memoria” (Apichatpong Weeraserhakul, 2021) y “Lightyear” (Angus McLane, 2022). Cabe señalar, que este spin off de “Toy Story”, que cuenta la historia del origen de Buzz Lightyear, el héroe que inspiró el juguete, nos da a conocer al legendario Guardián Espacial que acabaría contando con generaciones de fans. La cinta contará con funciones dobladas al español, detalles de días y horarios más abajo.

Memoria” trata sobre Jessica (Tilda Swinton), botánica británica establecida en Colombia, que despierta una noche por un sonido que parece ser de otro mundo. La protagonista emprende un viaje hasta el corazón de la selva en busca del origen de este ruido que solo ella parece oír. A estas dos películas se suman “Todo en Todas Partes al Mismo Tiempo” (2022) de Daniels, aún en cartelera, junto con otros títulos como “Retrato de una Mujer en Llamas” (2018) de Céline Sciamma, y mucho más que dejamos en detalle más abajo.

Como siempre, la venta de tickets está disponible mediante sistema Passline ACÁ, mientras que el detalle de películas y funciones te lo dejamos a continuación:

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Immutable Immutable
DiscosHace 3 días

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 4 días

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 1 semana

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 2 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 2 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 3 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Everything Was Beautiful Everything Was Beautiful
DiscosHace 3 semanas

Spiritualized – “Everything Was Beautiful”

Grabado casi en simultáneo con “And Nothing Hurt” (2018), pero trabajado durante toda la pandemia, con Jason Pierce a cargo...

Mr. Morale & The Big Steppers Mr. Morale & The Big Steppers
DiscosHace 4 semanas

Kendrick Lamar – “Mr. Morale & The Big Steppers”

Cinco años de espera tuvieron que pasar lentamente para que Kendrick Lamar entregara la obra que, de alguna u otra...

Dragon New Warm Mountain I Believe In You Dragon New Warm Mountain I Believe In You
DiscosHace 1 mes

Big Thief – “Dragon New Warm Mountain I Believe In You”

Con cuatro discos bajo el brazo y firmando un catálogo que en su estilo roza la perfección, es difícil no...

The Long Road North The Long Road North
DiscosHace 1 mes

Cult Of Luna – “The Long Road North”

El sonido avasallador de Cult Of Luna es un titán que los suecos llevan alimentando durante más de dos décadas,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas