Conéctate a nuestras redes

Cine

El Abrazo de la Serpiente

Publicado

en

El fácil destacar “El Abrazo de la Serpiente” como una película original desde su sinopsis hasta su estética. No es fácil recordar alguna cinta que haya causado impacto que estuviese situada en la selva colombiana y que, también, lidiara con el conflicto de las tribus originarias e invasores occidentales, pero esta además lo hace con maestría, seguridad y simpleza, encontrando belleza en el asunto sin desmerecer los temas que contiene, haciendo de esta una película única.

el-abrazo-de-la-serpiente-01Se trata de dos historias separadas en el tiempo, pero unidas por el mismo personaje. En una de ellas, el joven Karamakate (Nilbio Torres) se encuentra con un explorador blanco que se encuentra enfermo y que busca la yakruna, una planta sagrada que le promete la sanación. Karamakate, el último hombre de una tribu destruida, resiente al afuerino, pero se compromete a ayudarlo a cambio de la información del paradero de posibles sobrevivientes de su tribu. En la segunda historia, unos cuarenta años después, Karamakate (Antonio Bolívar) se encuentra con otro occidental, un investigador americano que está en búsqueda de la misma planta y con quien emprenden el mismo viaje, ahora bajo un motor diferente.

“El Abrazo de la Serpiente” es original tanto en su concepto como en su propuesta. Filmar una película en la selva amazónica y con no actores fueron desafíos que, a pesar de haber complicado la producción según los realizadores, jamás se apoderaron del contenido de una cinta tan prolija en su puesta en escena, que demuestra haberse llevado a cabo con el mayor de los controles. Abundan planos generales que muestran un Amazonas infinito e imponente, en un melancólico blanco y negro el-abrazo-de-la-serpiente-03que señala la tristeza con que se cuenta esta historia, producto de un contexto histórico irreversible.

Apartando su impecable acabado, el mayor valor de la película –más allá de lo que su existencia signifique para la concientización de esta realidad– radica en la decisión de contarla desde el punto de vista del último hombre perteneciente a una tribu y rehusándose a disparar acusaciones fáciles a los colonos occidentales. Aunque la película muestra y sugiere la imperdonable violencia hacia pueblos originarios, no le dedica mayor metraje, pues su foco está más allá de la simple asignación de culpas. Y hay valentía en estar por encima de atacar esta injusticia; en mostrar las consecuencias de ella, no con vergüenza, rabia o denuncia, sino que de forma melancólica, a veces solemne y a veces cómica.

El hombre blanco es culpable del exterminio de pueblos, plantas y tribus originarias, y la cinta lo deja en claro más de una vez, pero va más allá en lo que dichas matanzas significaron. La interacción de el-abrazo-de-la-serpiente-02Karamakate con un científico blanco la primera vez está basada en el interés y el beneficio mutuo, pero la segunda historia es algo más complejo que eso y la perspectiva del personaje ha cambiado. Las interacciones entre ambos son quizás la parte más rica de la cinta: lo sutil de las caracterizaciones, sus silencios, la sobriedad y complicidad, a pesar de lo que cada uno representa para el otro.

Lejos de ser una historia de perdón, esta es una historia que lleva a la comprensión de los daños de la ignorancia, que habla de la tristeza en la desaparición de la cultura y no reduce a ninguna de las partes involucradas. Hacia el final, cuando el objetivo de Karamakate y el explorador es común y comprenden sus motivos, va dilucidándose que lo que la película sugiere tiene más que ver con la cooperación, con que la vinculación desde lo humano quizás sea lo único que permita el bien mayor, la preservación de la memoria.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mujercitas

Publicado

en

Mujercitas

2019 fue un gran año para el coming-of-age. “Good Boys” y especialmente “Booksmart” nos entregaron visiones nuevas sobre cómo representar la adolescencia y el paso a la adultez en el nuevo milenio. Sin embargo “Mujercitas” nos recuerda que las clásicas historias sobre romance pueden seguir vigentes, y que son clásicos por una razón. Greta Gerwig adapta y actualiza la historia de las hermanas March (y hasta cierto punto la historia de su creadora, Louisa May Alcott) y nos entrega una bella historia sobre amor –tanto romántico como fraternal–, dolor y crecimiento.

“Mujercitas” cuenta la historia de las hermanas March, Meg (Emma Watson), Jo (Saoirse Ronan), Beth (Eliza Scanlen) y Amy (Florence Pugh), principalmente desde la perspectiva de Jo. Las seguimos a través de su adolescencia y su paso a la adultez a fines de la Guerra Civil norteamericana, sus aventuras, sufrimientos y amores, profundizando especialmente en su relación con sus vecinos, Theodore Laurence (Timothée Chalamet) y su abuelo (Chris Cooper).

Es difícil explicar la trama de la película sin entrar en simplificaciones que flaco favor le harían, ya que, si bien se podría decir que “Mujercitas” trata sobre la relación entre Jo March y Theodore Laurence, la verdad es que la película habla sobre mucho más. Greta Gerwig, en su magistral sensibilidad, se asegura de mantener a sus personajes interesantes tanto en los momentos más dramáticos, como en las situaciones más nimias, haciendo que la cotidianeidad de las hermanas (verlas desayunando, jugando, entre otras cosas) adquiera relevancia y profundidad. Cada momento cuenta, cada momento nos dice algo sobre la familia, el amor y la bondad. Esto, a pesar de que los personajes a veces se pueden sentir un poco cliché.

Cada hermana es un poco arquetípica dentro del mundo de novela romántica de fines del siglo XIX. Jo es la niña tomboy con pretensiones artísticas, que se rehúsa a pensar en romance; Meg es la hermana mayor, bondadosa y romántica; Amy es la menor, celosa e inmadura; y Beth es la más balanceada, sensata y con un profundo sentido moral. Es incluso posible hacer un paralelo directo con las hermanas Bennet de la novela “Orgullo y Prejuicio” y sus posteriores adaptaciones, lo que hace que a ratos sintamos que ya hemos visto a estos personajes.

Afortunadamente, gracias a un guion que nos permite conocer a las cuatro hermanas en profundidad, viéndolas crecer y evolucionar como personajes, y también a las brillantes actuaciones de todo el elenco, los personajes logran escapar del cliché y se transforman en personas de carne y hueso. Sus acciones son comprensibles y sus reacciones se sienten honestas, particularmente por la sutileza de las interpretaciones. Los momentos más dramáticos son tratados actoralmente de manera elegante y contenida, entregando una ventana mucho más potente a la interioridad de los personajes.

Entrando en un aspecto técnico, la película es impecable. El uso del encuadre y la iluminación a menudo adquieren un gran protagonismo, generando atmósferas y sensaciones que reflejan también el estado de los personajes. Los colores cálidos y los rayos de luz que Greta Gerwig usa para retratar la adolescencia de las hermanas March genera una atmósfera de ensueño, lo que, sumado a una puesta en escena teatral, se siente casi como un cuento de hadas. En contraste, la adultez es retratada en colores fríos y apagados, reflejando la melancolía de los personajes, utilizando además un lenguaje más naturalista en la puesta en cámara. Esto, en conjunto con una hermosa banda sonora, hace que la película sea una montaña rusa de emociones.

“Mujercitas” es una película sumamente especial y llena de gracia, es una historia bellísima y atemporal, es tanto estudio de personaje como melodrama de época y al final (discutible si lo logra o no) se aventura en un ejercicio metalingüístico sobre el arte de narrar. Es una película ambiciosa que, a pesar de centrarse en algunos temas que podrían considerarse anticuados, entrega profundas reflexiones sobre el amor, la familia y el espacio que la feminidad ocupa en la sociedad, temáticas siempre contingentes. En casi todo aspecto, “Mujercitas” es un triunfo narrativo y cinematográfico.


Título Original: Little Women

Director: Greta Gerwig

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep, James Norton, Louis Garrel, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Tracy Letts


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas