Conéctate a nuestras redes

Cine

El Abogado del Crimen

Publicado

en

Si hablamos de directores que llevan décadas en Hollywood sin perder notoriedad, no podemos saltarnos a Ridley Scott. Un viejo zorro que ha hecho casi todo lo que se ha propuesto y que a sus 75 años no disminuye el ritmo de producción. Un cineasta poseedor de una obra generosa en cantidad -21 largometrajes en 36 años de carrera-, pero despojada de una clara columna vertebral narrativa y visual. A casi cuatro décadas de su inicio en este oficio, siguen siendo difusas las claves de su cine. Esta borrosa impronta lleva a pensar que la razón de que Scott no se haya perdido en el olvido y que sus cintas sigan despertando expectación, tiene más relación con un perfecto manejo en el negocio que a haber alcanzado un estatus consolidado de autor. No es un Eastwood ni un Scorsese, ni THE COUNSELOR 01tampoco un Spielberg, Ridley Scott es ante todo un director aplicado en ejercer su oficio, no totalmente impersonal, pero al menos dispar. Bastante de esto se puede volver a constatar en “El Abogado del Crimen”, su más reciente realización.

Este drama se centra en un avezado abogado (Michael Fassbender) que está pronto a casarse con Laura (Penélope Cruz) y que cae en la tentación de internarse en el negocio del tráfico de drogas. Para ello, se mueve a la frontera de Estados Unidos con México y se asocia con un adinerado empresario llamado Reiner (Javier Bardem). En la zona están lejos de ser los únicos que viven de esto, por lo que todo amenazará con salirse de control.

El nuevo trabajo de Ridley Scott es singular por varios lados, pero sobre todo por su progresión, las ideas derramadas y porque es una pieza que prácticamente no se emparenta con nada que antes haya realizado su director. De partida, es una de sus películas más alegóricas y siniestras, así como también de las más disparejas de su filmografía. Tales rasgos le deben mucho a que el guión lo firme Cormac McCarthy. En efecto, gran parte de los triunfos y derrotas de la cinta tienen su origen allí. Para desgracia, el autor de libros como “No Country For Old Men” o “The Road” (ambos transformados en filmes en los últimos años) no está del todo iluminado en su segunda experiencia como guionista de cine.

THE COUNSELOR 02El entramado narrativo de la película se va desenmarañando con dificultad y a los tumbos, puesto que la historia obtiene consistencia y espesor bien entrado el metraje. Al parecer la apuesta está en desconcertar al espectador para meterlo en la trama, escondiendo el conflicto central por largo rato. Ya dejado atrás ese problema, la cinta alterna instantes deslumbrantes y otros discretísimos, en un constante sube y baja que desorienta. Por si fuera poco, les otorga pocas libertades a sus personajes, todos de mediana estatura llevados hacia adelante a duras penas por un reparto de lujo. No todos los actores están en su mejor nivel (ojo con Penélope Cruz), pero sí con el suficiente empuje para elevar lo chato que están en el papel. De esta manera se va constituyendo una película extraña, inmadura, que además no tiene pudor en incluir intercambios de diálogos superfluos y escenas desmedidas en extensión. Y acá entramos en terrenos que involucran directamente a Ridley Scott.

El director de “Blade Runner” imprime un estilo visual superior, bañando todo con minuciosidad y audacia. Tanto así, que debe ser una de sus trabajos más pulcros a ese nivel. Parece ser su manera de demostrar que se las juega todas por el material que tiene entre manos. Por supuesto que pierde efectividad en planos a los que cuesta entender su justificación, pero en general este rasgo del filme THE COUNSELOR 03está sumamente templado. Sin embargo, con esto Scott no queda exento de culpas, pues había un margen como para compensar un guión tan poco vigoroso como este.

Quizá ninguna película con tantas luces y sombras ha desfilado por la cartelera este año. Desconcierta y encanta, en un tira y afloja que inevitablemente ocasiona que el interés vaya decayendo. Es una delicia cómo está filmada, virtud que se contrapone a un guión que echa de menos mayor afinación. Es cierto que en este torbellino dramático existe una mirada digna de destacar sobre la codicia y la moral, pero la historia de la misma es tan irregular que ocasiona que todo se extravíe bastante.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas