Conéctate a nuestras redes

Cine

El Abogado del Crimen

Publicado

en

Si hablamos de directores que llevan décadas en Hollywood sin perder notoriedad, no podemos saltarnos a Ridley Scott. Un viejo zorro que ha hecho casi todo lo que se ha propuesto y que a sus 75 años no disminuye el ritmo de producción. Un cineasta poseedor de una obra generosa en cantidad -21 largometrajes en 36 años de carrera-, pero despojada de una clara columna vertebral narrativa y visual. A casi cuatro décadas de su inicio en este oficio, siguen siendo difusas las claves de su cine. Esta borrosa impronta lleva a pensar que la razón de que Scott no se haya perdido en el olvido y que sus cintas sigan despertando expectación, tiene más relación con un perfecto manejo en el negocio que a haber alcanzado un estatus consolidado de autor. No es un Eastwood ni un Scorsese, ni THE COUNSELOR 01tampoco un Spielberg, Ridley Scott es ante todo un director aplicado en ejercer su oficio, no totalmente impersonal, pero al menos dispar. Bastante de esto se puede volver a constatar en “El Abogado del Crimen”, su más reciente realización.

Este drama se centra en un avezado abogado (Michael Fassbender) que está pronto a casarse con Laura (Penélope Cruz) y que cae en la tentación de internarse en el negocio del tráfico de drogas. Para ello, se mueve a la frontera de Estados Unidos con México y se asocia con un adinerado empresario llamado Reiner (Javier Bardem). En la zona están lejos de ser los únicos que viven de esto, por lo que todo amenazará con salirse de control.

El nuevo trabajo de Ridley Scott es singular por varios lados, pero sobre todo por su progresión, las ideas derramadas y porque es una pieza que prácticamente no se emparenta con nada que antes haya realizado su director. De partida, es una de sus películas más alegóricas y siniestras, así como también de las más disparejas de su filmografía. Tales rasgos le deben mucho a que el guión lo firme Cormac McCarthy. En efecto, gran parte de los triunfos y derrotas de la cinta tienen su origen allí. Para desgracia, el autor de libros como “No Country For Old Men” o “The Road” (ambos transformados en filmes en los últimos años) no está del todo iluminado en su segunda experiencia como guionista de cine.

THE COUNSELOR 02El entramado narrativo de la película se va desenmarañando con dificultad y a los tumbos, puesto que la historia obtiene consistencia y espesor bien entrado el metraje. Al parecer la apuesta está en desconcertar al espectador para meterlo en la trama, escondiendo el conflicto central por largo rato. Ya dejado atrás ese problema, la cinta alterna instantes deslumbrantes y otros discretísimos, en un constante sube y baja que desorienta. Por si fuera poco, les otorga pocas libertades a sus personajes, todos de mediana estatura llevados hacia adelante a duras penas por un reparto de lujo. No todos los actores están en su mejor nivel (ojo con Penélope Cruz), pero sí con el suficiente empuje para elevar lo chato que están en el papel. De esta manera se va constituyendo una película extraña, inmadura, que además no tiene pudor en incluir intercambios de diálogos superfluos y escenas desmedidas en extensión. Y acá entramos en terrenos que involucran directamente a Ridley Scott.

El director de “Blade Runner” imprime un estilo visual superior, bañando todo con minuciosidad y audacia. Tanto así, que debe ser una de sus trabajos más pulcros a ese nivel. Parece ser su manera de demostrar que se las juega todas por el material que tiene entre manos. Por supuesto que pierde efectividad en planos a los que cuesta entender su justificación, pero en general este rasgo del filme THE COUNSELOR 03está sumamente templado. Sin embargo, con esto Scott no queda exento de culpas, pues había un margen como para compensar un guión tan poco vigoroso como este.

Quizá ninguna película con tantas luces y sombras ha desfilado por la cartelera este año. Desconcierta y encanta, en un tira y afloja que inevitablemente ocasiona que el interés vaya decayendo. Es una delicia cómo está filmada, virtud que se contrapone a un guión que echa de menos mayor afinación. Es cierto que en este torbellino dramático existe una mirada digna de destacar sobre la codicia y la moral, pero la historia de la misma es tan irregular que ocasiona que todo se extravíe bastante.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Judy

Publicado

en

Judy

El género del biopic tiene un montón de vicios difíciles de esquivar. A menudo intentan abarcar casi una vida completa, lo que hace difícil profundizar realmente en los personajes; otras veces simplemente se apoyan demasiado en el cariño que la audiencia le tiene a sus protagonistas y terminan transformándose en monumentos a sus figuras más que en historias que se valgan por sí mismas. “Judy”, dirigida por Rupert Goold, evita caer en la primera trampa e intenta esquivar la segunda, pero termina apoyándose demasiado en el peso de la figura que busca retratar, en desmedro de la historia.

La película sigue a Judy Garland (Renée Zellweger) mientras intenta revivir su carrera artística durante una serie de espectáculos en Londres a fines de los años 60. En paralelo, debe lidiar con su depresión, alcoholismo y el escrutinio público que trae un complicado y conflictivo juicio por la tutela de sus hijos pequeños. Esto es intercalado con escenas de su juventud como una estrella de cine y televisión, bajo el cruel cuidado de Louis B. Mayer (Richard Cordery).

A pesar de centrarse en un evento muy específico en la vida de la cantante, el film no alcanza a profundizar lo suficiente en su viaje. Judy Garland está poco construida como personaje, donde sus deseos y necesidades no son explorados lo suficiente y, aunque es bastante claro que su mayor meta es obtener custodia de sus hijos pequeños, su viaje interno no se relaciona con el conflicto que vemos en pantalla. Esto lleva a que la película no tenga un foco ni un estilo narrativo claro. A veces se siente como una historia perfectamente tradicional sobre una protagonista intentando sobreponerse a una serie de obstáculos para lograr su objetivo, y otras se siente como una historia menos estructurada, como una serie de viñetas en la vida cotidiana de una artista en el ocaso de su carrera, pero que no se compromete con ninguno de los dos estilos.

Por otro lado, el uso de los flashbacks a la juventud de Judy Garland se siente algo forzado. Pareciera que la película busca retratar su niñez y adolescencia (más bien, la falta de ellas) como el origen de todos los problemas en su adultez, pero no hay una clara correlación narrativa entre ambos momentos. Además, hay varios elementos y situaciones de estos flashbacks que son lamentablemente muy poco explorados, especialmente la clara implicación de que Louis B. Mayer habría abusado sexualmente de ella durante su juventud. El film toma todos estos elementos y pareciera que todo va a llevar a una reflexión sobre los efectos que la fama puede tener en la vida de una persona, pero hacia el desenlace la película se contradice y termina con un final sumamente cursi y gratuito, que temáticamente no dice nada sobre la artista ni sobre la industria. Es un cierre que no entrega nada y busca sólo apelar al cariño que el público le tiene a su figura.

Se siente como si la historia narrada fuera una simple excusa para tener a Renée Zellweger como Judy Garland, y tiene algo de sentido, puesto que su actuación es por mucho lo más rescatable de la película. No sólo es una interpretación muy emocional, sino también muy física. Tanto su postura como sus movimientos dentro y fuera del escenario se sienten excéntricos, pero a la vez espontáneos y naturales, entregando a su personaje una identidad visual muy particular. Es interesante simplemente mirarla caminando, maquillándose y bailando. Lamentablemente, el resto de los personajes son absolutamente olvidables, y se percibe como si estuvieran ahí sólo para que la protagonista tenga gente con quien interactuar, al igual que todos los otros elementos narrativos en el film.

Así, a pesar de tomar la decisión correcta de centrarse en un evento específico en la vida de una artista, “Judy”, al igual que tantas otras biopics, cae en la trampa de apoyarse demasiado en el impacto cultural de la artista que retrata, y no intenta contar una historia interesante narrativa ni temáticamente. Esto es algo que podría funcionar para fans acérrimos de la artista, pero para una audiencia menos familiarizada, “Judy” no tiene nada que ofrecer.


Título Original: Judy

Director: Rupert Goold

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Renée Zellweger, Rufus Sewell, Finn Wittrock, Michael Gambon, Jessie Buckley, Bella Ramsey, John Dagleish, Gemma Leah Devereux, Gaia Weiss, Andy Nyman, Fenella Woolgar


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 2 días

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Publicidad
Publicidad

Más vistas