Conéctate a nuestras redes
Dunkirk Dunkirk

Cine

Dunkerque

Publicado

en

La guerra, tanto las batallas como el antes y el después de los conflictos, ha sido siempre una fuente invaluable de historias para la televisión y el cine; es el drama humano, el dolor, la esperanza y el honor lo que nos mueve a contar una y otra vez estos sucesos desde cientos de miradas distintas y ángulos que ya han llegado a convertirse en clásicos de este género cinematográfico. Es por esto que plantear una nueva película basada en conflictos bélicos es siempre un desafío a la habilidad del equipo técnico para poder plasmar un hecho conocido desde una manera novedosa y, en mayor o menor medida, capaz de emocionar a la audiencia. La búsqueda de cómo encontrar esa originalidad y conexión con el público es la que lleva a una película como “Dunkerque” a poner especial énfasis en el ritmo con el que se cuenta una historia que, a diferencia de otras películas de rescates, como “Saving Private Ryan” (1998), centra su atención en el desarrollo psicológico de sus personajes más que en tomas de acción que retraten la crueldad de la guerra.

“Dunkerque” se posiciona, entonces, como una nueva entrega de Christopher Nolan, nombre mayormente conocido por su trabajo en la serie de películas que componen la saga de Batman (2005 – 2012), pero que ya posee una trayectoria y una filmografía sensible a los detalles y comprometida con el desarrollo de personajes que se remonta hasta “Following” (1998) y la inolvidable “Memento” (2000).

En esta historia seremos testigos del rescate de 400 mil soldados británicos de Dunkerque a través de los ojos de tres de sus protagonistas: Tommy (Fionn Whitehead), un soldado en búsqueda de volver a casa, un pescador británico (Mark Rylance) que se lanza al mar para ir a recoger a las tropas en la misma Dunkerque, y un piloto de la fuerza aérea británica (Tom Hardy) encargado de derribar a los bombarderos alemanes que evitan la evacuación. La multiplicidad de los puntos de vista genera una rítmica profundamente lograda a lo largo de los 106 minutos de película. Cada una de estas historias tiene un ritmo propio y reconocible, que interactúa con los otros relatos a través de saltos temporales y eventos cruzados que tejen la gran odisea del rescate de la playa de Dunkerque.

Una de las cosas que más destaca dentro de este planteamiento narrativo son los escasos diálogos presentes en el filme. Se esperaría, al tratarse de una película de rescate, encontrarse con un sinnúmero de interacciones verbales que sirvan para contextualizar y agregar tensión a la situación de los soldados, no obstante, estos diálogos no llegan a presentarse en el trabajo de Nolan, sino que son reemplazados por un rico lenguaje no verbal, un juego de cámara brillante y una banda sonora que entrega de manera sobrada la tensión argumental necesaria para que la película funcione sin necesidad de explicaciones, apostando a una inversión emocional que haga sentir la desolación y desesperanza de los soldados desde el silencio cansado que llevan a cuesta, y relegando los diálogos a unas pocas interacciones que articulan las distintas aristas argumentales presentes en cada una de las tres historias.

Desde ese trabajo de guion es que se plantea la sonoridad como esencial para sumergir al espectador en el clima de la película y hacerlo parte del relato. Sin embargo, este elemento no trabaja de manera independiente en forma de canciones envasadas, sino que se construye complementando plenamente la rítmica narrativa de la película, presentando violines y chelos eléctricos que conviven con el sonido de motores de aeronaves y disparos, hasta amalgamarse en una sinfonía que transporta al espectador de clímax en clímax a medida que la historia se mueve a través de las notas musicales y los juegos de cámara.

De igual manera, desde el punto de vista visual, el filme nos entrega una propuesta de encuadre impecable, que sabe utilizar ángulos y tomas centradas en los personajes principales sin caer en el error de sobreexplotar las caras conocidas de su elenco. Por el contrario, se dedica a insertar esos encuadres cercanos con tomas panorámicas que cambian rápidamente a medida que una historia se entrecruza con la siguiente. Del mismo modo, las decisiones de cambio entre los relatos se acompañan de una paleta de colores que caracteriza cada uno de estos momentos, mostrando un trabajo cuidado y decidido sobre la visualidad del filme.

En resumen, “Dunkerque” se presenta como una experiencia fílmica completa; un justo homenaje a los veteranos de la guerra y a los fanáticos del cine, capaz de arriesgarse y tomar su lugar como arte, es decir, hacernos sentir, soñar y emocionar a través de un trabajo consciente y maduro. Es claro que, más allá de lo experimentado de su director, esta película cuenta con una mirada fina de todo su equipo, y es muy difícil encontrarle fallas importantes e imperdonables que superen lo bien logrado de su composición.


Título Original: Dunkirk

Director: Christopher Nolan

Duración: 106 minutos

Año: 2017

Reparto: Fionn Whitehead, Mark Rylance, Kenneth Branagh, Tom Hardy, Cillian Murphy, Barry Keoghan, Harry Styles, Jack Lowden, Aneurin Barnard, James D’Arcy, Tom Glynn-Carney, Bradley Hall


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Midway: Batalla en el Pacífico

Publicado

en

Midway

La Batalla de Midway en 1942 entre Japón y Estados Unidos fue un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial, cuyas fuerzas se enfrentaron y demostraron el potencial militar con el que contaban, cambiando el curso que los enfrentamientos estaban teniendo hasta el momento. Aquella batalla sirvió como material de inspiración para la película “Midway” (1976) y nuevamente es retratada en pantalla en las manos de Roland Emmerich, quien está a cargo de una producción que rememora uno de los grandes momentos bélicos del siglo pasado.

“Midway: Batalla en el Pacífico” se ubica en 1942, justo en medio de la Segunda Guerra Mundial y seis meses después del ataque en Pearl Harbor a manos de la armada japonesa. Sus enemigos estadounidenses preparan un contraataque al ejercito japonés y una de las grandes batallas toma lugar en las Islas Midway, donde todo el poder militar estadounidense se pondrá a prueba para poder vencer a las fuerzas opuestas y darle un giro a la gran guerra.

Roland Emmerich es reconocido por su ostentación visual, donde el espectáculo de efectos especiales es el foco de atención y las grandes explosiones y batallas sirven como el adorno perfecto para, al mismo tiempo, complementar historias centradas en el heroísmo y el sacrificio por un bien mayor.

Después de “Independence Day: Resurgence” (2016), Emmerich se embarca en uno de sus proyectos de vida, queriendo rememorar y homenajear a quienes formaron parte de una de las batallas más importantes en las que Estados Unidos fue parte en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. El heroísmo y la abnegación son el pilar fundamental en la manera en que los protagonistas de esta historia son retratados, siendo ellos quienes conectan el monumental enfrentamiento y el drama humano detrás de la destrucción de portaaviones y cruceros.

Considerando las posibilidades visuales con las que se cuentan para representar este evento histórico, esta superproducción aprovecha con creces cada una de esas herramientas, reproduciendo la batalla aérea y naval de manera épica, y cumpliendo con el nivel grandilocuente de Emmerich. Aquellas escenas bélicas –apoyadas fundamentalmente por efectos digitales– constituyen la gran fortaleza de una cinta que pretende alcanzar más allá de lo que realmente logra. Por lo tanto, y desde un comienzo, estas secuencias harán de “Midway: Batalla en el Pacífico” una película que se basa más en la forma que en el fondo.

Sin embargo, el principal problema recae en el ensamblaje de estas secuencias de batalla con otras de un tono mucho más íntimo, donde el drama personal de algunos de los personajes sale a flote en medio de una guerra externa. Estos momentos, cuya naturalidad se pierde en diálogos flojos y forzados, aflojan la gran historia que se está tejiendo en el campo de batalla, produciendo una disonancia entre la ostentosidad de efectos visuales y hazañas heroicas, y la sencillez de acciones puestas a la fuerza para abarcar cada rincón que esconde un evento histórico. Queda en evidencia la desconexión que existe al momento de entrelazar y dar como resultado final un relato que pretende profundizar, no obstante, se queda en la superficie como si no supiera cómo avanzar.

“Midway: Batalla en el Pacífico” cuenta con el potencial y las características necesarias para poder convertirse en una producción que quiere mezclar secuencias épicas y el drama humano detrás de las grandes batallas. Sin embargo, falla al no poder lograr juntar ambas visiones de una manera coherente y natural, no alcanzando a abarcar en profundidad uno de sus objetivos, dejando que el espectáculo se apodere de la pantalla y resultando en una cinta atractiva de ver, pero carente de sustancia.


Título Original: Midway

Director: Roland Emmerich

Duración: 138 minutos

Año: 2019

Reparto: Ed Skrein, Woody Harrelson, Patrick Wilson, Luke Evans, Aaron Eckhart, Nick Jonas, Mandy Moore, Dennis Quaid, Darren Criss, Luke Kleintank, Alexander Ludwig, Mark Rolston


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas