Contáctanos

Cine

Dredd

Publicado

en

Un reinicio en toda regla es lo que propone “Dredd”, re-adaptando a la pantalla grande los personajes del comic creado por el británico John Wagner, haciéndonos olvidar la irrisoria versión noventera interpretada por Sylvester Stallone con un buen tándem de acción y explosiones sin concesiones, algo para  agradecer en los tiempos que corren.

En un futuro decadente y sumido en el crimen, los “jueces” son los implacables ejecutores de la ley en las calles, con la autoridad para dictar sentencia, e incluso, matar cuando la situación lo amerita. El juez Dredd (Karl Urban), uno de los más respetados de la unidad, recibe a Anderson (Olivia Thirlby), novata que busca entrar al cuerpo de los jueces y que tiene como habilidad especial el poder para leer mentes. A ambos se les encomendará una sospechosa misión en uno de los peligrosos bloques ubicados en los barrios bajos de la ciudad, donde un par de jóvenes, victimas de una letal sustancia conocida como SLO-MO, la nueva droga de moda que provoca que el cerebro perciba el tiempo al 1% de su velocidad normal, los llevó a lanzarse desde las alturas. El trabajo se hace aun más dificultoso cuando Ma-Ma (Lena Headey), reina del crimen en el edificio, comience una mortal cacería contra los jueces.

El inglés Pete Travis, quien ya se encargara de películas como la excelente “Omagh” (2004), “Vantage Point” (2008) y “Endgame” (2009), realiza un notable trabajo impregnando a la cinta de una atmósfera sucia y decadente, muy en la línea de lo mostrado en “RoboCop” (1987), mezclado con la pulcra oscuridad de “The Matrix” (1999), en una refrescante cruza de estilos que, sumados a las bondadosas dosis de gore, hacen de “Dredd” una inesperada –y muy agradable– sorpresa. Un fenómeno más que irregular cuando la película sufrió una serie de retrasos debido a las re-filmaciones y cambios de último minuto, señales que suelen presagiar lo peor. Afortunadamente, “Dredd” salió airosa.

Tampoco es la panacea, pero sí es un filme bastante decente en su género. Quienes hayan podido visionar la locura de acción que es “The Raid: Redemption” (2011) –totalmente recomendable, por lo demás–, podrán encontrar muchas similitudes de la trama con la cinta que nos ocupa, claro que con un tratamiento mucho más occidentalizado y más balas que golpes de artes marciales. Con este antecedente, los momentos de acción se suceden uno tras otro, cada una con su factor explosivo particular que, añadidos a la dirección de Pete Travis, se transforman en secuencias espectaculares llenas de efectos y artificios audiovisuales.

Sin ser una superproducción, la película es inteligente al centrar la acción en un espacio cerrado con poca luminosidad, donde los acotados usos del CGI lucen esplendorosos ante la fiesta de estallidos. La prioridad está en lo artesanal, en las logradas explosiones de miembros y heridas infringidas con sabor a acción ochentera. En cuanto al montaje, este es concordante con el tono de la película, potenciando la paranoia que se vive en el edificio en la medida justa para no marear y dejar apreciar con claridad la cacería.

Karl Urban, quien interpretara a Eomer en la trilogía de “El Señor de los Anillos”, protagoniza su primer filme taquillero, y aunque su rostro esté cubierto por un casco durante la totalidad del metraje, el actor es capaz de entregar carisma a su Dredd, alejándose de la caricatura que realizó Stallone hace 17 años, para dar vida a un justiciero implacable. Olivia Thirlby, quien tiene más carrete como secundaria en dramas y comedias románticas, es la novata idealista que se ve obligada a sacar las garras ante la adversidad, con una interpretación solvente ante el poco desarrollo de personajes, que queda al debe para una eventual segunda parte que, de conservar el tono, se avista interesante en cuanto a seguir indagando más en el universo distópico en el que se sitúa la cinta.

Se puede criticar el desarrollo de la trama, donde los malos están destinados a perder desde un principio, y más que un choque de fuerzas, presenciamos el poder de la mano ajusticiadora de Dredd castigando al crimen con balas y sangre, que a fin de cuentas, es todo lo que esperábamos de una película de estas características. Si se busca acción, explosiones y grandes dosis de hemoglobina, “Dredd” es lo que están buscando.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Cine

3 Anuncios Por Un Crimen

Publicado

en

3 Anuncios Por Un Crimen

El director inglés Martin McDonagh ha probado con astucia en dos producciones –”In Bruges” (2008) y “Seven Psychopaths” (2012)– la manera para desarrollar una aguda comedia negra que puede ser entretenida e inquietante a la vez. Su última producción, “3 Anuncios Por Un Crimen”, reciente ganadora del Globo de Oro a la Mejor Película Dramática, se adentra sin miedo en un relato crudo y visceral sobre la violencia, el abuso y la injusticia en tiempos donde la discusión sobre estos temas sigue vigente.

Mildred Hayes (Frances McDormand) ha esperado por meses que se encuentre al culpable del brutal asesinato de su hija. Cuando ya no parece haber respuesta, decide publicar tres grandes anuncios en el camino hacia su pueblo con controversiales mensajes dirigidos hacia el jefe de policía, William Willoughby (Woody Harrelson). Así, Mildred inicia una batalla en contra de las autoridades, destapando la ineficiencia del sistema policial.

“3 Anuncios Por Un Crimen” se centra en el dolor y las consecuencias alrededor de una muerte en medio del desconsuelo de una madre, pues es a través de ella que se canaliza la aflicción y la rabia que la motivan a iniciar una incesante búsqueda de justicia. Mildred es un personaje complejo, que va mostrando sus capas paulatinamente, siendo su carácter impulsivo e impetuoso el causante de provocar decisiones poco predecibles y que pondrán en jaque al resto de los personajes. Gracias a la interpretación de Frances McDormand, Mildred parece real; es una persona que también falla y se ha construido a partir de estas imperfecciones, pero su determinación la hace parecer implacable. La muerte de su hija la empuja a endurecerse aún más, actuando desde el sufrimiento, pero nunca asumiéndose como víctima; por el contrario, toma el control con valentía, enfrentándose a un sistema que se siente capaz de doblegarla, donde su resistencia la hace persistir.

El brutal crimen no sólo trae consecuencias en el núcleo familiar de la joven, sino que repercute en todo el pueblo. La lucha que ha iniciado Mildred está dirigida principalmente hacia la policía del lugar, quienes representan la corrupción moral y la falla estructural de un sistema que no está funcionando, provocando la frustración y decepción de quienes habitan el lugar, quienes han normalizado este fracaso, asumiendo este funcionamiento e incluso cuestionando el actuar de la protagonista.

A través de dos personajes secundarios lo suficientemente fuertes para acompañar este crudo relato, la batalla entre la justicia y el abuso de poder se hace evidente. Por un lado, el jefe de policía es un hombre que cree poseer una amplia compresión del contexto en el que están insertos, pero que asume con decepción el fracaso del sistema, por lo que sus intentos por cambiarlo no parecen ser los suficientes y, aunque comprende el sufrimiento de Mildred, mira con reticencia sus acciones. Por otro lado, el oficial Dixon (Sam Rockwell) es quien encarna el discurso más incómodo de digerir, y que a la vez simboliza de manera tangible uno de los cuestionamientos más complejos del relato.

Las temáticas que la cinta trabaja podrían cargarla hacia un drama pesado y abrumador, pero son los respiros de su humor agudo los que la hacen tomar pausas y situarla como una comedia negra alrededor de un tema sensible. Es a través de diálogos incómodos, mediante el uso de un lenguaje fuerte y desvergonzado, donde abundan los comentarios racistas y sexistas, y planta su naturaleza provocadora y controversial. Sin embargo, estas situaciones se hacen cargo de lugares olvidados y socialmente rechazados desde sus bases. Si bien, este filme no hace un análisis en profundidad sobre el tema, existe la intención de entender su origen y abrir el diálogo hacia la comprensión del contexto sociopolítico de los personajes. En ese sentido, la evolución de uno de sus caracteres lo empuja hacia la redención, situando al espectador en una posición incómoda, donde se nos pide que el concepto de empatía prevalezca, en una cinta en que no se pide ni se entrega perdón.

“3 Anuncios Por Un Crimen” no pasa desapercibida y puede ser una cinta difícil de ver cuando su premisa resulta ser tan delicada, pero la discusión que arma alrededor la vuelve necesaria. En ese sentido, reflexiona bruscamente sobre la violencia, sin pretensiones de enseñar una lección moral. Pone a la frustración y la injusticia al centro de una historia que se cruza y choca con la tolerancia frente a ideas y discursos, donde la empatía se vuelve fundamental para explorar en mayor profundidad los síntomas de una sociedad que sin duda está cambiando.


Título Original: Three Billboards Outside Ebbing, Missouri

Director: Martin McDonagh

Duración: 115 minutos

Año: 2017

Reparto: Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, Lucas Hedges, Peter Dinklage, John Hawkes, Abbie Cornish, Caleb Landry Jones, Brendan Sexton III, Samara Weaving, Kerry Condon


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 1 mes

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 1 mes

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 1 mes

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 1 mes

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 2 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 2 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 2 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas