Conéctate a nuestras redes

Cine

Doctor Strange: Hechicero Supremo

Publicado

en

Con el esperado estreno de “Captain America: Civil War“, en abril de este año se dio inicio a la llamada “fase 3” del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU), uno que lleva ocho años de desarrollo y cuyos planes contemplan generar al menos 20 películas hasta 2020 –sin contar las series para televisión y streaming–. Con un denso mapa de 13 cintas en su canon, ya es posible hablar de un culto y una franquicia que marca la pauta. Y es que lo atractivo de este cosmos no sólo proviene de su vastedad de historias o la diversidad de personajes encarnados gracias al talento de grandes actores: sus temáticas, que tocan distintas fibras dependiendo de cada storyline, están armadas de tal manera que seducen de inicio a fin, a pesar de que no necesariamente sigan el mismo camino de los cómics. No sólo es acción o fantasía, son historias con virtudes humanas y esperanzadoras, que nos conectan en distintos niveles y que nos llevan por viajes y mundos impensados, no importando si se es adulto o niño.

doctor-strange-01La fase actual contempla seis producciones, las cuales terminarían con dos cintas relacionadas a “Infinity War” que unirán por fin a casi todos los personajes que conocemos. Es en este camino, que se va armando a razón de dos películas anuales, que “Doctor Strange: Hechicero Supremo” llega renovado al MCU como una propuesta donde la caleidoscópica metafísica visual es total protagonista.

Stephen Strange (Benedict Cumberbatch), un excelente pero arrogante neurocirujano, sufre un accidente automovilístico que daña sus manos, perdiendo la destreza que marcó su carrera médica. Desesperado por los infructuosos tratamientos, recurre a un viaje de sanación en la extática comunidad de Kamar-Taj, cerca del Tíbet. Aproximándose a las artes mágicas, Strange conocerá a The Ancient One (Tilda Swinton), su mentora y guía junto a Mordo (Chiwetel Ejiofor). Pero el aprendizaje y la maestría en las técnicas ancestrales también conllevarán la gran responsabilidad de cuidar al mundo de las amenazas místicas.

Junto al estreno de la nueva cortina introductoria de Marvel Studios, “Doctor Strange” es una adición auténtica y asombrosa a las cintas de superhéroes, en cuanto al estilo único de los elementos visuales en que se apoya. El que es quizás el mayor triunfo de esta cinta, se logra gracias a un meticuloso trabajo de efectos que responden a cómo representar las vibraciones de lo mágico, trascendental y metafísico en algo “tangible” en pantalla. Lo perfectamente imperceptible irónicamente se moldea desde el minuto 1, sobrecogiendo con los niveles de detalle que se van alcanzando en ciertas etapas y dándole una inflexión diferente y jugada.

doctor-strange-03Es claro ver influencias tipo “Inception” (2010) con sus maquetas oníricas, u obras como “Relativity” de Escher, pero incluso más allá que eso, es una adaptación magistral de su material de fuente. Así, la psicodelia de la obra de Steve Ditko y Stan Lee cobra vida de forma especial, y en sus cimientos de la contracultura de los 60 moldea visual y conceptualmente la realidad de un héroe peculiar que busca la iluminación en base a la inteligencia, el aprendizaje, la experiencia y la práctica. Un superhéroe que, como otros, no es perfecto, pero que encuentra en su quiebre la fuerza para empezar una búsqueda más allá de lo científicamente comprobable, y el vigor para comprender los desafíos cósmicos que se avecinan en el universo al que pertenece. En este sentido, Scott Derrickson y compañía hacen un trabajo admirable al desplegar las manías, demonios y virtudes de un hombre de ciencia que evoluciona astutamente hacia la reconquista de su propio ser, dándole una identidad representada notablemente, tal como debiera ser el personaje creado en 1963.

Aunque el “cómo” es bastante original y está muy bien logrado, la historia en sí no presenta innovaciones según a lo que estamos acostumbrados a ver en los filmes de Marvel: un viaje del héroe adaptado a cada situación, con infaltables toques de acción y humor. A pesar de ello, sacan el mayor provecho posible de sus virtudes, logrando formar una épica incansable –que incluso se hace corta–, misteriosa, fascinante y audaz, al menos dentro de sus márgenes.

doctor-strange-02Es en este último punto donde recae precisamente la gran debilidad de los estudios: el insuficiente desarrollo de sus villanos. Conocemos sus metas y sus discursos, pero por diversos motivos jamás terminan por encantar. No se juega con desenlaces que vayan más allá de la zona de confort, siguiendo tal vez un destino más sólido e implacable. Es cierto que Kaecilius –encarnado con energía por un excelente Mads Mikkelsen– es un antagonista que cumple con todos los requisitos para serlo, no obstante, su personaje es bastante débil. Un destino similar tiene el personaje de la doctora Christine Palmer, que en cuerpo de Rachel McAdams tiene todas las oportunidades de ser un gran añadido, porque finalmente es el contacto con el mundo real de Strange, pero al igual que varias secundarias, su rol es tomado más como apoyo casual y conveniente que algo realmente duradero.

A pesar de ello, el casting es inmejorable, y pasando por alto la extrañeza de escuchar a Cumberbatch con acento norteamericano, su caracterización es excepcional. No hay momento en que se sienta distante o que no funcione: su gracia y carisma se combinan con su habilidad de saber cómo encarnar a un sabelotodo estoico, muy a lo “Sherlock” (2010). Controversias aparte, Tilda Swinton logra una representación grandiosa, pues su etérea y no binaria presencia, junto a los dotes de sabiduría y misterio otorgados en su construcción, la presentan como la opción perfecta para encarnar a un personaje poderoso por donde se mire.

doctor-strange-04Ciertamente, los excéntricos universos presentados no estarían completos sin la magistral adición de Michael Giacchino al MCU. Su score está lleno de melodías trabajadas conscientemente como partes de un hechizo. De hecho, el misticismo máximo se logra en la inusual canción de cierre, donde el uso del clavicémbalo y guitarras eléctricas sellan en un nivel superior a este particular relato.

En la suma, y comparada a otras, “Doctor Strange” no es lo mejor del MCU, pero sin duda alguna está dentro de las producciones más potentes y destacables. Con sus hipnóticas alucinaciones visuales que evocan la sicodelia de los primeros cómics del Doctor, el estilo único en la construcción del personaje y la evidente conquista con una fórmula probada, indiscutiblemente se convertirá en un clásico del Universo Marvel. Por supuesto, la recomendación es quedarse hasta el final, ya que en esta oportunidad son dos las escenas post créditos que juntas sirven de conexión para los futuros planes del intrincado MCU.

Por Daniela Pérez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Midsommar

Publicado

en

Midsommar

“Midsommar”, el segundo largometraje de Ari Aster, logra reafirmar un estilo particular de dirección para abordar el terror. A diferencia de “Hereditary” (2018), su película anterior, aquí la idea de la ritualidad es abarcada desde una puesta en escena que ya no es oscura y nocturna, sino que totalmente iluminada para transmitir una idea pureza y virginidad.

Dani (Florence Pugh) es una joven estudiante que acaba de sufrir el fallecimiento de su hermana y de sus padres. Christian (Jack Reynor), su pareja, es el único lazo que la contiene frente a sus constantes crisis, pero la relación de ambos se encuentra en un momento de inestabilidad. Dani se entera por el grupo de amigos de él de que viajarán todos juntos a Suecia, donde se celebrará un evento especial de la comunidad a la que uno de ellos perteneció. Por compromiso, Christian decide invitarla. Entregados a admirar y participar de este festival de verano, al poco tiempo son testigos de rituales que son a lo menos duros de mirar, y de los cuales inevitablemente se van volviendo parte, hasta convertirse en pilares fundamentales de la celebración.

La construcción de esta historia gira en torno a lo desconocido y lo ajeno que resulta para los personajes todo lo que está por ocurrir en esta semana de festividad de acuerdo a las creencias de los mismos participantes. Sin embargo, estas son mostradas con antelación al espectador, por lo que el desarrollo de la película no estaría marcado precisamente por la sorpresa de los acontecimientos, y más bien se avanza a través de ella como compañeros de su protagonista, interpretada por Florence Pugh, quien encarna perfectamente a este personaje atormentado y confundido, siendo parte de un universo que no entiende, pero del que se sumerge casi sin darse cuenta.

Si bien, el guion juega con darle un carácter de “cultural” o una justificación religiosa a las acciones de sus antagonistas –ya que los mismos personajes mantienen la intención de una investigación antropológica–, no profundiza en ello, para así dejarnos principalmente con la sensación de terror frente a imágenes crudas que no pueden ser fácilmente entendidas por quienes no somos parte de esa espiritualidad, la que, a su vez, pareciera tener un futuro ya predeterminado.

Ari Aster crea así una atmósfera de ensoñación acorde a los estados de sus personajes, drogados con las pócimas, la belleza del lugar y lo extraño de los distintos acontecimientos. El Midsommar es representado desde la dirección de arte a través de un espacio que se presenta como pulcro y perfecto, con los colores cálidos del verano y el colorido de las flores. La fotografía, por su parte, forma una especie halo blanco que remite a un lugar paradisíaco, bañado con la luz del sol, el que se distorsiona de manera interesante en ciertos momentos para enfatizar un estado mental abierto a “la influencia”.

La calidad en las distintas áreas técnicas del cine del director logra formar una pieza de valor artístico que es sin duda un aporte para el género de terror, sin embargo, si bien aquí de todas maneras juega con elementos de suspenso a través de la música o sus movimientos de cámara, “Midsommar” no resulta una película que deje con una sensación constante de demasiado miedo ni terror, sino más bien de una espera frente a lo que está por venir y una contemplación constante.

Conociendo a grandes rasgos los elegantes mecanismos técnicos que le dan a Aster un carácter de autor al que vale la pena seguir el rastro, su tercer filme exigirá dar un paso más allá respecto de cómo abordar situaciones “terroríficas”, donde quizás su mayor desafío sea el de seguir mezclando una buena historia de terror o suspenso con una hermosura de imágenes y sonidos que le den otra capa de profundidad o, al menos, algún tipo de cuestionamiento de la misma, y así poder ver las dos caras de la moneda, es decir, poder percibir lo “especial” que ve el antagonista respecto a eso que a nosotros nos da terror. En este sentido, no remitirse al susto exclusivamente por lo brutal e inesperado, sino que enlazarlo con una mirada artística, que necesite cada vez menos sustentarse en los clichés, continuando también con una construcción de personajes y dirección de actores impecable, que puedan transmitirnos una historia completamente ajena al espectador, pero a la vez cercana y posible.

“Midsommar” resulta una película que aborda el terror desde un interés cercano a la antropología, que, al igual que “Hereditary”, explora la idea del ser parte de una comunidad con ciertas creencias y tradiciones que ya tienen un plan establecido para los protagonistas, y de los que ellos no están enterados, pero que, en el caso particular de esta cinta, propone crear un contraste entre prácticas brutales y una apariencia visual pura o virginal, idea que pudo haber sido explotada más profundamente para generar un impacto potente en el espectador, y que acá no se consigue del todo. De todos modos, cabe destacar que, en lo que va de su filmografía, Aster logra unas gloriosas escenas finales, que dejan con una sensación perturbadora e incómoda de, a pesar de todo, estar admirando algo realmente bello.


Título Original: Midsommar

Director: Ari Aster

Duración: 147 minutos

Año: 2019

Reparto: Florence Pugh, Jack Reynor, Will Poulter, William Jackson Harper, Ellora Torchia, Archie Madekwe, Vilhelm Blomgren, Julia Ragnarsson, Anna Åström, Anki Larsson


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 7 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 7 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 7 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 7 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 2 semanas

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 1 mes

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 mes

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas