Conéctate a nuestras redes
Todo el Dinero del Mundo Todo el Dinero del Mundo

Cine

Todo el Dinero del Mundo

Publicado

en

La reciente visibilidad en los medios sobre los casos de abusos y acoso sexual en Hollywood fue la razón por la que “Todo el Dinero del Mundo” explotó en popularidad. Esta atención indeseada no tiene que ver con la temática del filme, más que en la poca humanidad que uno de los protagonistas comparte con los acusados. El actor original de aquel rol, Kevin Spacey, fue uno de los más recientes involucrados, por lo que Ridley Scott decidió reemplazarlo a semanas del estreno, cuidando su producción, pero también sentando el precedente que estas conductas ya no quedan impunes en las carreras de los atacantes, sean o no grandes figuras o millonarios de la industria.

Durante los años 70, Paul (Charlie Plummer), nieto del hombre más rico de la historia hasta ese momento, el magnate del petróleo John Paul Getty (Christopher Plummer), es secuestrado en Italia. Gail (Michelle Williams), madre del adolescente, suplica al millonario que pague el rescate de 17 millones de dólares pedido por los secuestradores, pero este se niega y ella debe luchar en dos frentes: los captores de su hijo, cada vez más peligrosos y el al avaro Getty, un hombre al que sólo le preocupa el poder.

Dirigida por Ridley Scott, “Todo el Dinero del Mundo” resulta un thriller de ritmo lento, inquietante y visualmente envolvente en sus planos y ángulos. Cada diálogo e imagen está cuidadosamente construida y coloreada para enfatizar lo que representan los personajes, desde la secuencia inicial, caracterizando claramente al adolescente Paul en una larga toma por las calles de Roma y su vida nocturna, hasta las apariciones del octogenario Getty, rodeado de obras de arte, colores oscuros y bajo contraste.

Si bien, la caracterización está lograda casi a la perfección, resulta difícil encontrar un protagonista en esta historia, sobre todo al inicio, ya que su construcción es tan pausada y ocasionalmente dispersa, que incluso la temática resulta perjudicada. Las grandes fuerzas son Gail y John Paul Getty, pero su confrontación es escasa. Scott decide pasar más tiempo con los secuestradores, quienes resultan poco amenazantes y no generan un sentido de urgencia mientras Gail trata con ellos, todo mediante un teléfono, perdiendo escenas que pudieron ser recordables con personajes más fuertes en pugna.

Michelle Williams entrega una sutileza en su interpretación que resulta mucho más creíble que lo exagerado de otras actuaciones similares, en cambio, elige pequeños gestos e inflexiones en su voz para dejar claro el momento que vive y la personalidad de Gail, la que resulta ser el centro moral del filme. Charlie Plummer (sin ninguna relación a Christopher Plummer) en el papel del joven Paul tiene un encanto particular y sutil, que lo hace llamativo durante el tiempo que se encuentra en pantalla, muy diferente a Mark Wahlberg, que, aunque no da una mala interpretación, parece no calzar bien en el rol de un calmado y retirado agente de la CIA.

Destacando entre todos ellos está Chistopher Plummer en el rol del millonario y avaro John Paul Getty. Tiene la presencia siniestra de un hombre despiadado que no cree serlo, le importa más su legado que la posible muerte de su nieto y posee una desconexión con la humanidad, entregada sólo por la perspectiva que le ha dado esa cantidad inconmensurable de dinero. Plummer deja que sus acciones hablen lo suficiente; es sutil, sin exageraciones dramáticas al interpretar a este hombre, para quien, más que tener como motor el acumular dinero, es motivado por la posibilidad de poder que este le entrega, siendo un complemento perfecto a lo interpretado por Williams.

Resultó un acierto que Plummer reemplaza a Kevin Spacey, quien aparece en la filmación original no sólo por la polémica de acoso sexual, sino también por el enfoque que entrega al personaje. Si bien, no veremos la versión de Spacey más que en el trailer inicial, se conoce el tipo de villanos que interpreta. Lo de Plummer es ser un hombre práctico, entregando una carga expresiva distinta, probablemente más cercana al hombre real y a los villanos que Ridley Scott suele retratar, como lo fueron Eldon Tyrell en “Blade Runner” (1982) o Commodus en “Gladiator” (2000).

Scott logra un thriller eficiente, pero algo disperso. Explora la idea de la violencia en actos y palabras, la avaricia, pero también la idea del legado y lo que significa para alguien como John Paul Getty. Este hombre resulta lo más interesante del filme; su obsesión con el poder y el sentido de propiedad que le entrega –algo que incluso se extiende a sus nietos, a quienes transforma en una inversión a largo plazo– crea un contraste que choca con la visión propia de humanidad. Es en esta exploración donde “Todo el Dinero del Mundo” brilla más, ya que lo construido en torno a los secuestradores se vuelve monótono con facilidad, no por su ritmo, sino por su falta de consecuencias.


Título Original: All the Money in the World

Director: Ridley Scott

Duración: 132 minutos

Año: 2017

Reparto: Michelle Williams, Mark Wahlberg, Christopher Plummer, Timothy Hutton, Romain Duris, Charlie Shotwell, Charlie Plummer, Andrea Piedimonte, Marco Leonardi, Roy McCrerey, Kit Cranston


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Dolor y Gloria

Publicado

en

Dolor y Gloria

Algunos autores lo hacen al principio, no pudiendo escapar de sus propias influencias; otros deciden hacerlo hacia el ocaso de una carrera marcada por logros que no supusieron este nivel de exposición personal. Son creaciones como “8 ½” de Fellini o “Stardust Memories” de Woody Allen donde el autor se refleja sin tapujos en su obra, haciendo explícita su biografía y poniendo como tela de conflicto sus propias inseguridades y ruminaciones. En “Dolor y Gloria” Pedro Almodóvar nos muestra pasajes que, por ser personales, nos afectan más de lo que deberían. El niño que pasa del pueblo rural a la escuela de curas, la madre que le pide no ser retratada, pero a quien homenajea de todas maneras, y un protagonista, de pelo canoso y parado, que se planta temeroso ante su carrera de cineasta.

Aquí Antonio Banderas es Salvador Mallo, un hipocondríaco y enfermo director de cine, que afirma en reiteradas ocasiones que su vida no tiene sentido si no está rodando, pero que se demuestra reticente a volver a escribir o filmar alguna película. Está en un momento de parálisis creativa, una abundancia de tiempo libre que sólo lo lleva a enfermarse más, deprimirse y entregarse a los vicios.

Retraído, esta estasis se rompe por una serie de coincidencias que, más que fortuitas, son señaladas por el guion como tales, de esas que podrían ocurrir en la vida: el reencuentro con un amor no superado, una pintura significativa que reaparece desde su infancia, un actor problemático con el que peleó hace años. Salvador se plantea frente a las circunstancias que remecen su bloqueo con la calma de alguien que no espera mucho más de la vida, mientras internamente se empiezan a mover los engranajes que lo podrían impulsar de vuelta a la acción.

Es Almodóvar haciendo las paces con la vida, cerrando ciclos, admitiendo errores, saldando deudas. Deambulante, la película no siempre anuncia hacia dónde va, o incluso se podría decir que ese destino no está tan claro o prefijado. Son, en muchos sentidos, pasajes de la vida. Escenas sorprendentemente cortas, cómicas o dramáticas; momentos o frases que sentimos que el autor anotó en su celular o una servilleta cuando ocurrieron en la vida real, de escasa relevancia dramática a primera vista, pero que van armando un efecto acumulativo mayor al que tendría la más prístina y compleja de las tramas.

Almodóvar es un maestro guionista, y en varias de sus películas anteriores es el plot, los giros narrativos y las sorpresas lo que exige la atención del espectador. Ese nivel de dominio parece haberle enseñado al director que lo contrario puede ser igualmente efectivo, y aquí se plantea algo similar a lo insinuado en “Los Abrazos Rotos” (2009), también la historia de un cineasta, valiéndose más de una atmósfera melancólica que de impresionantes giros dramáticos.

Es una suerte de síntesis del trabajo de Almodóvar en una trama muy poco almodovaresca, un experimento –o auto ficción, como lo llamaría él– que huele un poco a despedida y nos deja con la duda de hacia dónde irá después. Si bien, no es su obra más conmovedora o dramática, “Dolor y Gloria” se trata –como ha anunciado la crítica y él no se ha molestado en desmentir– del trabajo más personal de uno de los directores más influyentes de la historia, y esa es razón suficiente para inmiscuirse en el mundo que decidió compartir con nosotros.


Título Original: Dolor y Gloria

Director: Pedro Almodóvar

Duración: 113 minutos

Año: 2019

Reparto: Antonio Banderas, Asier Etxeandia, Penélope Cruz, Leonardo Sbaraglia,Julieta Serrano, Nora Navas, Asier Flores, César Vicente, Raúl Arévalo, Neus Alborch, Cecilia Roth, Pedro Casablanc


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 meses

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 3 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 4 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 6 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 año

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas