Conéctate a nuestras redes

Cine

Diana

Publicado

en

Difícil es hablar de ella, del personaje público que aquellos que somos algo mayores conocimos en la televisión, en las portadas de las revistas de papel cuché que solían colgar por decenas en los quioscos, que vimos vivir y morir trágicamente ante nuestros ojos aún cuando nunca estuvimos cerca, o nos importaba realmente si lo estaba, pues su imagen estaba ahí, lo quisiera uno o no. Su rostro angelical, derrochando carisma, invadiendo los medios por razones nunca del todo claras que no fuera por el sólo hecho de ser ella.

DIANA 01Nunca supimos si Diana Spencer fue amada u odiada por cumplir un cuento de hadas, por ser una princesa, por ser parte de una realeza la cual nunca la aceptó realmente, por ser engañada y enfrentar públicamente a la familia real británica, por las múltiples causas humanitarias que apoyó, o por ser todas esas cosas y ninguna a la vez. Nunca supimos si quien vimos de manera frecuente era ella realmente o era una imagen construida fría y calculadamente frente a un espejo. Es por ello que, para quienes gustan de ahondar en los secretos de los personajes, las biografías tanto autorizadas como las que no, resultan un verdadero deleite. Sin embargo, bajo este y muchos aspectos, esta película resulta ser una verdadera decepción.

“Diana”, basada en el libro “Diana, Su Último Amor” de Kate Snell, narra y contextualiza los últimos dos años de vida de la Princesa de Gales (Naomi Watts) y de las vicisitudes que surgieron junto a su último y verdadero gran amor, el Dr. Hasnat Khan (Naveen Andrews), un destacado cardiólogo musulmán, machista y apegado a su familia y tradiciones, con quien trata de vivir una relación normal y tranquila sin dejar de lado su agitada y notoria vida pública.

DIANA 02Hay que reconocer que Naomi Watts hace un encomiable esfuerzo por tratar de dar vida a una Diana con doble fachada. Sin embargo, la actriz se ve superada tanto por la figura de la princesa como por las propias falencias del personaje escrito por Stephen Jeffreys (“The Libertine”, 2004), que la describe profundamente dañada y carente de afecto, pero con la profundidad de una placa de Petri por lo que, con la ayuda de buenos vestuaristas y peluqueros, lo suyo queda más bien en el terreno de la imitación que en el de la personificación. Naveen Andrews, por otra parte, tampoco tiene mucho material con el cual trabajar, limitándose a tratar de llevar su trabajo lo más dignamente posible.

Y es que resulta improbable que los actores principales puedan llevar a buen puerto sus interpretaciones con un guión sin rumbo ni identidad. El relato transita entre la biografía pura y el drama romántico, pero sin acertar jamás ni con la verdadera personalidad detrás de esa fachada conocida públicamente como la Princesa Diana, como tampoco logra dar con el tono adecuado para que esa aparentemente épica historia de amor resulte siquiera interesante.

DIANA 03Aún cuando el guión pudiera fallar, no cabe duda que la labor del director Oliver Hirschbiegel –conocido por estos pagos por la imborrable “La Caída” (2004)- ayuda bastante a esta catástrofe. Nadie duda de que el director ha probado anteriormente su capacidad para atrapar y mantener cautivo al público, manejando la tensión narrativa con precisión. Sin embargo, claramente lo suyo no se circunscribe a ninguno de los géneros que trata de abarcar la cinta.

Lo de “Diana” podrá no ser una sorpresa o decepción, pero sin lugar a dudas constituye, nada más empezar el año, uno de los títulos más olvidables e intrascendentes de la temporada, que se suma a otros fiascos recientes en torno a películas biográficas de reconocidas figuras públicas, como “Jobs” (2013). Queda la duda de si el material del cual se dispone es suficiente como para siquiera considerar realizar estas películas, y que tal vez las vidas que envidiamos o tal vez soñamos vivir no sean en realidad una “vida de película”.

Por Rodrigo Garcés

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Terminator: Destino Oculto

Publicado

en

Destino Oculto

Treinta y cinco años han pasado desde el estreno de “The Terminator” (1984) y la saga continúa viva gracias al recuerdo imborrable de sus personajes y de una particular premisa, que en aquella época fue lo suficientemente original como para tomar un lugar importante en el género de acción y ciencia ficción a la vez. Después de cinco producciones cinematográficas y una serie de televisión, Tim Miller toma la dirección de una cinta producida por James Cameron y que pretende establecer las bases para un nuevo camino en la saga.

Sarah Connor (Linda Hamilton) y Grace (Mackenzie Davis) deben proteger a una joven (Natalia Reyes) que está siendo perseguida por un nuevo modelo de Terminator. Juntas intentarán escapar, luchar y descubrir lo que existe debajo de esta persecución.

Los hechos ocurridos en “Terminator: Destino Oculto” se instalan años después de “Terminator 2: Judgment Day” (1991), dejando a un lado lo ocurrido en las secuelas que fueron estrenadas entre 2003 y 2015, y la serie de televisión también producida hacia finales de la década pasada. Esta decisión encuentra sus bases en el intento de darle una dirección definitiva a la saga, y claramente apostando a la nostalgia que implica tener a Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger juntos en pantalla una vez más desde 1991.

Como la nostalgia prima en esta nueva entrega, también se decide seguir un camino seguro, que proporcione las características suficientes para justificar la producción de esta película. De esta forma, se puede realizar una equivalencia evidente entre los hechos establecidos en las primeras dos entregas y esta nueva producción, particularmente en el tratamiento que se le da una de sus protagonistas y que actúa como protegida de Sarah Connor y Grace. La joven debe escapar de las manos que la quieren ver muerta y así cambiar el destino de la humanidad una vez más; en ella se puede percibir la misma incertidumbre que Connor tenía en la primera película, cuando era perseguida por el modelo T-800. La diferencia es que el cambio de actitud de la joven es evidente en el tercer acto, donde toma el control de la situación y se posiciona horizontalmente frente a sus compañeras.

El trío de mujeres que protagoniza esta cinta resulta ser su mayor fortaleza, evidenciando la autoconsciencia que se tiene frente a la trascendencia de Sarah Connor como protagonista, otorgando la oportunidad de traspasar un legado imborrable. Linda Hamilton logra transmitir el peso significativo de lo que he Sarah ha vivido, siendo su presencia un constante recordatorio de su importancia como personaje. Y siendo aquella fortaleza la base de su figura, las nuevas protagonistas que la acompañan logran estar a la altura, generando una dinámica natural y que puede sostener una trama que afloja, pero no decae.

“Terminator: Destino Oculto” sienta sus cimientos en la acción y, como tal, cumple al tener secuencias que mantienen la tensión y son capaces de entregar un espectáculo competente, capaz de estar a la altura de sus antecesoras más antiguas. Por otra parte, el villano encarnado en un nuevo modelo de Terminator trata de cumplir con el legado de Schwarzenegger y Robert Patrick en la cinta de 1991, pero sus atributos no son los suficientes como para generar la angustia necesaria que un rol como ese necesita. Si bien, la presión de la persecución está presente, estas secuencias se vuelven repetitivas al no contar con una base que sustente la existencia del nuevo androide. Sin embargo, las características del género de acción –que están presentes en esta película– logran que el estado de entretención se mantenga frente a los hechos ocurridos en pantalla.

Si bien, los intentos por otorgar aires frescos a la saga son evidentes, estos no alcanzan a dar el salto definitivo como para posicionar esta nueva producción como una secuela necesaria. La falta de originalidad le juega en contra, incluso considerando la aparición y dinámica establecida entre los personajes de Schwarzenegger y Hamilton, aunque este hecho no logra justificar del todo una nueva entrega de una saga que parece no poder salir a flote, pero que, aun así, intenta permanecer viva, recurriendo al recuerdo e impacto que causó el estreno de “The Terminator” y su posterior segunda parte.


Título Original: Terminator: Dark Fate

Director: Tim Miller

Duración: 128 minutos

Año: 2019

Reparto: Linda Hamilton, Mackenzie Davis, Natalia Reyes, Arnold Schwarzenegger, Gabriel Luna, Diego Boneta, Enrique Arce, Tristán Ulloa, Alicia Borrachero, Tom Hopper, Cassandra Starr


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 5 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 5 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 5 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 5 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 2 semanas

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 2 semanas

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 2 semanas

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 2 semanas

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 3 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 3 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas