Conéctate a nuestras redes

Cine

Día de la Independencia: Contraataque

Publicado

en

Las desaforadas fantasías de Roland Emmerich han azolado muchas veces al mundo en las últimas décadas, pero jamás equiparando el recuerdo de “Independence Day”, esa película que medio mundo fue a ver hace 20 años y que ha contado con eterna circulación en el cable. Un representante del buen cine chatarra difícil de dejar en el olvido y que se niega a reposar en la nostalgia. Todos los hits del siglo pasado están volviendo, y la cumbre del cine de catástrofes de los 90 no quiso restarse de la fiesta. Aunque, claro, lo hace sin su principal estrella, Will Smith.

INDEPENDENCE DAY RESURGENCE 01En un paralelismo con la realidad, han pasado exactos dos decenios desde que los alienígenas invadieron la Tierra. Los países han dejado a un costado sus diferencias para reconstruir el mundo y blindarse ante un eventual nuevo ataque, desarrollando avances con la tecnología extraterrestre. Un misterioso descubrimiento lleva a David Levinson (Jeff Goldblum) hasta donde el líder de una comunidad africana (Deobia Oparei), quien ya ha solicitado la presencia de una vieja conocida del experto, la autora Catherine Marceaux (Charlotte Gainsbourg). Por otro lado, el ex presidente Thomas Whitmore (Bill Pullman) tiene pesadillas con los alienígenas y asegura que preparan su regreso, alertando a su hija (Maika Monroe) e incluso a la misma mandataria estadounidense (Sela Ward). Sus temores se concretan y el mundo deberá afrontar otra invasión, una incluso más grande que la anterior, para lo que deberá contar con la mayor de las ayudas de jóvenes como Jake Morrison (Liam Hemsworth) y Dylan Hiller (Jessie Usher), el hijo del desaparecido capitán que salvó a la humanidad hace 20 años.

Apestada de personajes, con una vocación inacabable de brincar de un frente a otro, y envuelta de subtramas que no conducen a nada demasiado sustancial, “Día de la Independencia: Contraataque” es, en el mejor de los casos, una puesta al día de la moral noventera; claramente, no sabe igual a nada que hayamos visto en cines en el último tiempo, punto a favor que puede tener su raíz en que el realizador es el mismo de la original y en que se trata de un cineasta que goza comandando relatos desvergonzados y directos, de enorme potencial destructor.

INDEPENDENCE DAY RESURGENCE 02Fuera de todo gesto promisorio, todo el primer acto de la película es un indolente ejercicio de poner al día al espectador, que conlleva revelar en qué están los personajes de Goldblum, Pullman y el resto, e insertar un puñado de caras nuevas, y que implica, por supuesto, contar muy por encima el destino que tuvo el capitán Steven Hiller, interpretado por Will Smith. Definitivamente, hay poco de entusiasmo desde la dirección en ese inicio; una mixtura de incógnitas, romances y viejas rencillas que, más allá de no cuajar, dejan frío. Lo más interesante es también lo más obvio: se sugiere que algo catastrófico está por llegar (de nuevo), asaltando únicamente la duda de cuán grande y poderoso será ahora.

Así es como el desmadre de efectos visuales no demora en presentarse y ahí el director alemán ofrece su conocida batería de recursos. Emmerich no es un tipo de bellos pincelazos, pero de cuando en cuando se acuerda que esto no se trata de destruir por destruir, y ubica su lente en batallas mínimas: en la mujer que es salvada con su hijo recién nacido o en el hombre que intenta escapar de la ola con su barco.

INDEPENDENCE DAY RESURGENCE 03Cargando con que es poco fluido cómo se intercalan explicaciones y diálogos acartonados con la acción propiamente tal, existe un cuidado en la manera de tratar la progresiva destrucción del planeta. El alemán juega, se relame haciendo y deshaciendo. Aunque el guión es blandísimo y los actores están condenados a decir sinsentidos, el director demuestra su comodidad con el material y, por fortuna –pese a lo tentador que asoma que el nuevo ataque sea “igual que antes pero más grande”–, no enloquece con las posibilidades técnicas de este siglo y guarda lo mejor para el final. Y si hay algo que atenta contra el vigor de esas escenas, es sobre todo un montaje poco limpio, que interrumpe y corta la emoción en vez de ser un facilitador de la narrativa.

Como cualquier blockbuster tontorrón que no quiere desfallecer en el intento, la película cuenta con una porción de autoconocimiento y humor básico. El gran Jeff Goldblum es la mejor expresión de eso. Jamás displicente, le otorga un matiz de conocer cabalmente qué debe hacer y qué dimensión tiene esta cinta. Que es cine para devorar y devolver con rapidez, pero que hay que ponerle empeño. Si el filme se sostiene antes de que la acción estalle de nuevo, es probablemente porque hay mucho de esa diversión, sin culpa ni tapujos. Otra contribución saludable en ese sentido la proporciona el doctor Okun (Brent Spiner), que despierta de un coma y se dedica a hacer tantas genialidades como INDEPENDENCE DAY RESURGENCE 04ridiculeces en medio de lo que podría ser la extinción de la raza humana. Si el guión tuviera algo más de inteligencia, quizá lo mismo se podría haber dicho del que interpreta Charlotte Gainsbourg, que parte monocorde y va desvaneciéndose hasta desaparecer.

A la larga, el principal problema para una película de acción como esta traspasa en que todos los personajes den bastante lo mismo (salvo los antiguos, que si nos resultan relevantes es por lo que hicieron antes). Esto tiene que ver, en especial, con la decisión de fragmentar el enfoque en múltiples personajes, y así, en vez de construir unos cuantos héroes que nos importen y hagan soportable cualquier dosis de patriotismo y superficialidad, todo se disgrega y se colma de muchos elementos sustituibles. Hay momentos –el uso del bus escolar merece mención–, su parte final es de efectiva entretención –superior al remate de, por ejemplo, “Batman v Superman: Dawn Of Justice”–, y Goldblum le suma mucho, pero esta secuela es con seguridad incluso más prescindible e irrelevante que la primera. Igual de claro que de todas formas sea una de las mejores cintas de Emmerich.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 6 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 6 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas