Conéctate a nuestras redes
Detroit: Zona de Conflicto Detroit: Zona de Conflicto

Cine

Detroit: Zona de Conflicto

Publicado

en

En el último tiempo, nuestro país ha sido testigo de una lenta pero continua entrada de migrantes que han llegado para quedarse en el suelo nacional. Cada vez es más fácil escuchar nuevos acentos, comer nuevas comidas y ver distintos colores de piel a los cuales el chileno promedio no estaba acostumbrado. No es un proceso nuevo y, más allá de las opiniones de algunos que se encuentran en contra de ello, es un suceso que no da indicios de detenerse. Es en medio de este escenario nacional que “Detroit: Zona de Conflicto” nos enfrenta en nuestras pantallas con el escenario del odio racial, la segregación y el trato desigual a aquellos que han llegado esperando encontrar nuevas oportunidades donde no necesariamente las hay. A través de un drama basado en testimonios, documentos y reconstrucciones, esta película nos mantiene por más de dos horas en constante cuestionamiento, a medida que nos relata una historia que tiene tanto de atingente como de necesaria.

La historia se basa en las manifestaciones de 1967 en Detroit, Estados Unidos, uno de los conflictos civiles más grandes que ha presenciado ese país. El trabajo de ficción y reconstrucción histórica nos llevará a través de las vivencias de Larry (Algee Smith) y Fred (Jacob Latimore), dos jóvenes afroamericanos que buscan alcanzar sus sueños de un mejor futuro en medio de los violentos enfrentamientos en las calles de Detroit y el abuso de poder de la policía.

Desde el punto narrativo, las historias de los distintos personajes están cuidadosamente trabajadas para reflejar no sólo la violencia de la época, sino también los sueños y convicciones del período. Siguiendo la línea de trabajo de “12 Years A Slave” (2013), “Detroit: Zona de Conflicto” no se sitúa a sí misma como un mero retrato de las vandálicas manifestaciones y los abusos de poder, sino que entrega un toque humano en cada momento, permitiéndonos ver con ojos simpatizantes a los personajes a medida que se desarrollan.

En este sentido, la historia aprovecha muy bien su tiempo para desenvolverse de una manera orgánica en un ritmo que no deja esa sensación forzada que tienden a tener los relatos de ficción histórica, sino que se narra con un lujo de detalles que deja al descubierto el trabajo impecable de su directora, Kathryn Bigelow.

La propuesta artística se deja sentir desde el primer minuto de película, tomando decisiones arriesgadas respecto a la forma en que se contextualiza la historia y las formas en que el narrador ingresa y sale de ella, e incluso el confuso punto de partida que no tiene relación directa con los personajes. Decisiones que, tras la primera mitad del largometraje, hacen valer el riesgo, tomando un peso que da carácter al filme. De igual forma, el trabajo para ambientar la época no se limita sólo a sus colores y objetos, sino también a un ámbito que se volverá crucial a la hora de cerrar la película: la música. A diferencia de la mayoría de filmes donde la banda sonora se configura como canciones que acompañan la acción desde el fondo, “Detroit: Zona de Conflicto” prefiere trabajar desde el ruido de la vida diaria. El sonido de las fábricas, las pisadas, el vidrio quebrándose y la gente cantando, plagan su espacio auditivo, e incluso las canciones y melodías están totalmente integradas a la narración, sirviendo al fin último de desenvolver la historia.

De esta forma, el trabajo creativo y las licencias artísticas que se toma la película pasan a ser como una pequeña máquina que trabaja unida para atrapar al espectador en el crudo relato de la ciudad del acero. Y es en medio de este trabajo extremadamente consciente que se nos presenta el último de los grandes detalles que hacen de esta cinta una excelente razón para ir al cine: el trabajo documental. Fotografías y grabaciones del conflicto real se mezclan con las tomas de estudio de una manera tan bien lograda, que muchas veces es difícil distinguir si se trata de una secuencia real de una cámara del ‘67 o de una toma de las cámaras del equipo de Bigelow. Esto genera que, a pesar de la duración de la película, el espectador llegue a preguntarse hasta dónde todo lo visto es o no ficción, involucrándose con el filme y distanciándose al mismo tiempo, transportado a un espacio de reflexión en torno a cómo aquellos afroamericanos y sus sueños resisten la violencia de un mundo que les desprecia en su búsqueda de un futuro mejor.

En conclusión, “Detroit: Zona de Conflicto” es una película violenta, que habla de un tiempo tormentoso y lleno de abusos y agresividad en el marco de una sociedad altamente racista, pero que no sólo se queda en mostrar un sufrimiento gratuito rodeado de injusticia, sino que pone hincapié en lo humano de sus participantes, en sus sueños, valores, miedos y deseos de justicia. Una mirada neutra de un conflicto pasado que toma cada día más revuelo e importancia para nosotros como sociedad, en un trabajo sólido e integro.


Título Original: DetroitDetroit: Zona de Conflicto

Director: Kathryn Bigelow

Duración: 143 minutos

Año: 2017

Reparto: John Boyega, Algee Smith, Will Poulter, Jack Reynor, Ben O’Toole, Hannah Murray, Anthony Mackie, Jacob Latimore, Jason Mitchell, Kaitlyn Dever, John Krasinski, Darren Goldstein


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Cine

Han Solo: Una Historia de Star Wars

Publicado

en

Han Solo: Una Historia de Star Wars

Desde el estreno de “Star Wars: The Force Awakens” (2015), la nueva etapa de la saga se ha mantenido vigente anualmente en la retina del público, y gracias a los spin off denominados “Una historia de Star Wars” se le ha otorgado un respiro a los episodios oficiales, por lo tanto, estas versiones que corren de manera alternativa tienen la libertad de explorar rincones desconocidos y que de todas maneras se ajustan a la gran historia. La primera de ellas, “Rogue One” (2016), logró sorprender y adherirse de manera natural a la franquicia, así el desafío quedó planteado para las siguientes.

El reto de tomar a uno de los protagonistas de la saga y contar su propia historia es bastante grande, considerando que la figura de Han Solo se ha construido en el imaginario colectivo por más de cuarenta años, más aún si se suma la casi inseparable figura de Harrison Ford como intérprete. La producción de la cinta, en un principio dirigida por Phil Lord y Christopher Miller, enfrentó varios problemas que la llevaron a ser replanteada y terminar al mando de Ron Howard, por lo que la expectación a su alrededor es bastante alta.

“Han Solo: Una Historia de Star Wars” se centra en los inicios del contrabandista Han Solo (Alden Ehrenreich), quién, luego de escapar de su planeta natal, pretende volver en busca de su novia y compañera, Qi’ra (Emilia Clarke). En el camino descubre un desconocido mundo criminal que lo llevará a conocer a Chewbacca (Joonas Suotamo), su inseparable compañero de viaje abordo del Halcón Milenario.

Uno de los desafíos que ha tenido que enfrentar esta nueva etapa de la saga está en el tono en el que las nuevas producciones se van ajustando a la franquicia, por consecuencia, el reto de mantener el equilibrio entre una historia que parezca encajar en las reglas de este universo ficticio, pero que se sienta fresca, es bastante alto. En ese sentido, esta nueva producción logra caminar con mayor seguridad dentro de esa línea y el relato da cuenta de la familiaridad con que los personajes son retratados y la natural exploración de sus mundos, aquellos que no necesitan mayor presentación, por lo que el foco está puesto en la edificación inicial de sus personalidades e interacciones. Y su resultado es el retrato de una aventura en un mundo familiar con personajes que, no siendo nuevos, dejan sentir una frescura satisfactoria.

La nueva imagen y representación de Han Solo logra romper una construcción definitiva y entrega el esbozo de lo que se convertirá, pues en esta nueva versión de origen se distingue su espíritu intrépido y rebelde, pero a la vez se percibe como un personaje desconocido y distante, con el potencial de realizar el extenso viaje hasta “Star Wars: The Last Jedi” (2017). La interpretación de Alden Ehrenreich logra representar esta idea de novedad como un personaje encubierto, desafiando a ser destapado y, por otra parte, la familiaridad y guiños a su propio universo están presentes durante toda la cinta, evidenciando su autoconsciencia y agotando la sorpresa. Sin embargo, el centro de ella está puesta en la interacción de sus personajes, y sin duda ver el primer encuentro entre Han Solo y Chewbacca y la evolución de su relación es uno de los puntos altos de esta entrega.

Este spin off descansa en lugares comunes y en la evidente autoconsciencia de su universo, desarrollándose una historia que no logra ganar relevancia y que tambalea cuando comete torpezas para unir cabos de manera forzada. No obstante, abraza con seguridad una naturaleza basada en la aventura pura de un space-western y en la nostalgia del cine de décadas pasadas. Su estructura, hecha a través de secuencias de escapes, asaltos y batallas, fortalece una propuesta que logra balancear la entretención y el manejo de la acción, y en ese camino el universo narrativo es expandido, alejándose de La Fuerza y los Jedi y concentrándose en el mundo que está abajo, donde en cada rincón se está gestando la rebelión.

“Han Solo: Una Historia de Star Wars” se une al extenso catálogo de la franquicia como una propuesta que funciona y cumple con el objetivo de expandir la construcción de un personaje fundamental, y que encuentra sus aciertos en su estructura y forma de llevar el relato, logrando en ese viaje explorar rincones desconocidos, pero aún llenos de nostalgia. Sin embargo, su relevancia puede ser cuestionada cuando no logra ajustarse de manera natural al resto de las entregas, viéndose forzada y a ratos artificial, por lo que la mencionada autoconsciencia se hace presente y plantea una vez más la pregunta frente a la explotación de la saga.


Título Original: Solo: A Star Wars Story

Director: Ron Howard

Duración: 135 minutos

Año: 2018

Reparto: Alden Ehrenreich, Emilia Clarke, Donald Glover, Woody Harrelson, Thandie Newton, Phoebe Waller-Bridge, Warwick Davis, Clint Howard, Paul Bettany, Richard Dixon, Joonas Suotamo, Sarah-Stephanie


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 días

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 3 días

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 semana

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 3 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 1 mes

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 meses

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas